) .fn ( font-site: 150% ; color: #ffffff ; )

Translator

Astropsicología Holística

Todas las Entradas del Curso paso a paso...

Los planetas en la Casa Cuatro

SOL: La persona debe encontrar sus raíces profundas en la vida de familia o en sus contactos con sus padres. En otro nivel debe haber un contacto profundo con su raza, su nación o los valores culturales de su sociedad. Hay que intentar expresar los frutos de ese contacto en las obras personales. Esta posición da seguridad personal y tal vez una vida interior rica. Algunos se interesen por el pasado, por la tradición con una T mayúscula, como fuente de verdad. Otros se vuelven hacia su herencia, sus tierras y las riquezas que ellas contienen. La búsqueda de seguridad puede llegar a ser el motivo principal u ocasionar preocupaciones en el nivel socio-cultural; hay tendencia a ser conservador. El éxito interior y exterior de la vida depende en gran parte del punto donde se establezcan sus limites personales, psicológicos o sociales. En el nivel socio-cultural, como siempre, el Sol tiene un sentido según el Signo más que según la Casa. Si, psicológicamente hablando, no se es un individuo, el Sol en la 4 sugiere alguien que encarna poderosamente las cualidades del Signo, como tipo de naturaleza humana particularmente señalado en la sociedad y la clase en las que pertenece. Quiere situarse sobre la base de un comportamiento establecido colectivamente. En el nivel individual, es en 4 donde comienza la búsqueda sostenida de su centro individual, lo mismo que la realización consciente de sus potencialidades innatas. En el nivel transpersonal, el Sol en 4 busca una participación en la conciencia y en la actividad de un todo mayor, según su manera de entreverlo. Esto puede ser alguien que encarna las necesidades de un grupo, de una clase, de una nación o de la humanidad entera. En cierto sentido ésta es una posición muy reservada, porque priva a la persona de la influencia solar durante la mayor parte de la vida, la cual es por tal razón una lucha cuesta arriba constante; pero como la Casa 4 rige la parte última de la vida, es siempre un consuelo el saber que los años de declinación serán placenteros por el éxito que el Sol prestará. De este modo hará que las molestias de la vida sean más llevaderas. Con el Sol en  esta Casa, la unidad de la personalidad se encuentra principalmente en la expresión de la familia, el hogar, la tierra, y se refiere a la propiedad. La seguridad es su principal preocupación,  y luchará por completo para garantizar su autosuficiencia. Puede haber una herencia de algún tipo a través de tus padres. Experiencias internas también será importante para ti, porque la seguridad y la autosuficiencia requieren la integración de la personalidad en el nivel psicológico - una tarea muy difícil y sólo después de completado con sudor podrás sentir tus raíces más profundas. El Sol situado en la Casa 4 denota profundas raíces en el hogar y un fuerte impulso para la seguridad nacional. Su expresión personal en la vida, está encaminado hacia los asuntos de familia y el entorno del hogar. El sol en la 4 presta poderosos instintos de protección y conservación de las tradiciones e instituciones con las que se identifica con la base de su vida, el hogar. Si bien la primera parte de su vida pudo haber sido una lucha cuesta arriba, de alguna manera, le marcaron fuerte y profundamente su historia familiar, o tal vez sólo por el entorno temprano. Se trata de una situación favorable para el Sol, ya que a menudo produce aumento de la prosperidad con rapidez y seguridad en la segunda mitad de la vida, al tiempo que aumenta la vitalidad y energía durante estos últimos años. El Sol en esta Casa le proporciona la guía de sus derechos reales sobre inmuebles, casas, ecología o recursos naturales y tal vez cuestiones relacionadas con la conservación.

LUNA: La influencia de la madre, de la familia y de las tradiciones culturales y nacionales es generalmente fuerte. Es difícil salir de la matriz psíquica creada por esta influencia y de afrontar el mundo como individuo; se tiene miedo de crecer y de dejar el estado psicológico de la infancia. Frecuentemente hay una fuerte sensibilidad psíquica; se siente la atmósfera de los lugares, los cambios de humores de las personas. Pero, aunque se siente intensamente las cosas, se siente dificultad de expresar positivamente la continuidad de estos sentimientos. Se puede ser médium, clarividente, radiestecista. Se actúa o en completa armonía o en desacuerdo con el hogar. Se establecen hábitos, automatismos precisos y rígidos. A menudo no se desea intimar más con que un pequeño grupo de personas hacia las que se vuelve posesivo, pues depende de ellas psicológicamente. En el nivel socio-cultural, la Luna en 4 sugiere que la persona base sus adaptaciones a la vida en los sentimientos colectivos establecidos por su familia, la educación, la moda. En el nivel individual, la persona debe intentar dar una forma individualizada a estos sentimientos colectivos, en la cultura, en las artes. Puede también llegar a ser un sanador que canalice estas fuerzas psíquicas, pero esto se es generalmente de manera mediúmnica o inconsciente. En el nivel transpersonal la Luna viene a ser símbolo del alma o de la Animus-Anima, este intermediario entre el "yo" individualizado, y a la vez la colectividad socio-cultural y la colectividad superior que constituye la realidad trascendente de la Humanidad. Ella puede ser la Musa que inspira o la "mujer fatal" que intenta mantener a la persona en el nivel socio-cultural. Bien aspectada, indica condiciones del hogar afortunadas, especialmente hacia el término de la vida, pero si la Luna está tensionada puede asegurarse a habrá dificultades. Estas posiciones dan también tendencia hacia las experiencias psíquicas, especialmente si la Luna está en su propio Signo, Cáncer, o en Piscis, otro Signo acuático. También indica muchos cambios de residencia, los cuales serán afortunados, o lo contrario con arreglo a los otros aspectos de la Luna. La Casa donde se encuentra la Luna es la esfera de nuestra experiencia donde buscamos sobre todo la seguridad emocional. Es donde nos resulta más fácil sentirnos cómodos y donde nos refugiamos cuando necesitamos un descanso de la lucha diaria por la existencia. Representa el ámbito de nuestra vida donde nos encontramos con circunstancias fluctuantes y atravesamos fases que dependen de nuestros estados de ánimo cambiantes. El Immum Coeli (IC) o Casa 4 simboliza el lado oculto de la personalidad, a saber: nuestras raíces y nuestros sentimientos menos visibles a primera vista. La Casa 4 tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. La Luna en su Casa natural puede señalar una excesiva identificación con la familia; es decir, aun cuando ya tengas tu propia familia, es probable que hagas las maletas y corras a ampararte en tu familia de origen cuando surjan dificultades. Necesitas que el hogar sea una especie de retiro o santuario, y por tanto sintonizas finamente con los movimientos ocultos y los cambios de atmósfera del medio familiar. No obstante, puede que no siempre llegues a conseguir que tus sentimientos sean claros para los demás y que, en situaciones adversas, tiendas a regresar a pautas de conducta que se remontan a tu primera infancia. Buscas apoyo y estímulo en tu hogar y tu familia. Te interesa la historia (personal o de cualquier otro tipo) y tiendes a ser un tanto nostálgico. La seguridad y la tranquilidad son algo de gran importancia para ti; necesitas una buena base para llegar a ser productivo. La Luna en la 4 produce fuertes lazos con el hogar, para incluir no sólo en el que ahora llamamos hogar, pero más en general, la patria, la naturaleza y el aire libre. Puedes tener una fuerte necesidad de tener un sentido de continuidad con las cosas buenas del pasado. Existe un interés potencial de las antigüedades, las casas antiguas y la genealogía. La influencia de los padres son, o han sido muy fuertes en los primeros años de vida. La posición refleja una parte de tu naturaleza que desea estar aislado de la realidad, y tienes fuertes tendencias a ser  muy subjetiva e incluso tener demasiadas inseguridades.

MERCURIO: Se debe utilizar el intelecto, su capacidad de establecer los lazos entre las cosas y de generalizar los resultados de sus experiencias bajo la forma de conceptos y de sistemas de pensamiento. Esta será la mejor manera de encontrar bases valiosas para si, por su expresión personal. Puede tener un gran poder de concentración mental y la capacidad de percibir lo esencial en los sujetos de estudio. La mentalidad se basa a menudo, en el pasado, en la tradición o en las ideas aceptadas por su cultura y su religión. El ambiente de la familia puede ser intelectual, lo que resalta el gusto por los estudios en la casa. Puede existir mucha habilidad en el dominio doméstico para el bricolaje o las reparaciones domésticas. En el nivel biológico, debe haber una buena integración de los sistemas nerviosos, lo que puede, en algunos casos, permitir una transmisión de prana a los demás. En el nivel socio-cultural, Mercurio en 4 da buenas bases a la mentalidad utilizada con fines sociales jupitarianos: riqueza, expansión, prestigio. En el nivel personal, es necesario cultivar una "mentalidad" capaz de reflejar claramente lo que le viene de los niveles superiores "cósmicos", más que personales. Da inestabilidad a las condiciones del hogar. Significa personas errantes, sin hogar, que siempre se están moviendo de un sitio para otro, a menos que un buen aspecto con Saturno se presente para hacerlas permanecer quietas alguna vez. Este es, sin embargo, un buen aspecto para las personas ocupadas en empleos mercuriales, los cuales requieren una residencia estacionaria tal como el librero, el hombre literato en trabajos de periódicos, empleado en un establecimiento de imprenta, en una casa comisionista, en agencias y en organizaciones semejantes. Cuando Mercurio reside en la Casa 4  se produce una necesidad de resolver los asuntos internos. Esta posición indica a menudo actividades mentales educativas en el hogar. Esta posición puede referirse a las condiciones cambiantes o de alguna manera, con una vida nómada como estilo. Siendo algo nervioso y que se irrita con facilidad,  y por ello puede que le resulte difícil relajarse.

VENUS: Este planeta se encuentra cómodo en 4, ya que se va a dar un valor a las cosas esenciales. En 4 es capaz de dar una significación personalizada a los valores tradicionales en las artes o las otras manifestaciones culturales. Trae armonía a la situación familiar, tal vez, incluso la familia tenga una tradición estética. En el nivel socio-cultural, se desea hacer valer a la familia o representar convenientemente la cultura de su país. Se siente que se tienen más posibilidades de ser feliz expresando los valores aceptados por su comunidad y su cultura. Se desea también crear una atmósfera armoniosa, bella, refinada en el hogar y recibir amablemente en él. Desea también rodearse de personas y de objetos de los cuales se siente necesidad para su bienestar y desarrollo. En el nivel individual es necesario concentrar su atención sobre los objetos e ideales que se han seleccionado conscientemente en función de su importancia para uno mismo, individualmente. Para hacer tal elección es preciso evaluar de nuevo los valores culturales, sociales y familiares, no aceptarlos como normales. Hay que establecer las bases para una expresión individual y creadora, utilizar los valores socio-culturales de la colectividad inferior para hacerse valer. En algunos casos habrá dificultad de expresar sus sentimientos personales fuera del hogar o de su vida psicológica intima. En el nivel transpersonal, ya que se ha separado de los valores socio-culturales de la colectividad inferior se empieza a buscar el dar una forma individual a los valores espirituales que emanan de la colectividad superior de la que es consciente. Indica felicidad en el hogar, especialmente en la última parte de la vida. Indica también que la persona puede heredar; y si ésta tiene propiedades o fincas campestres es posible que se beneficie mucho con ellas. En la Casa ocupada por Venus buscamos lo que nos proporciona placer y felicidad; allí esperamos encontrar paz y equilibrio interno. Es donde podemos desarrollar una mayor apreciación de los otros y, a la vez, sentirnos apreciados y valorados por ellos. Es allí donde exhibimos algo de nuestro mejor gusto y estilo. Además, el emplazamiento de Venus puede señalar en qué campo de la vida sentimos rivalidad o envidia hacia los que quizá estén mejor dotados que nosotros. El Immum Coeli (IC) o Casa 4 simboliza el lado oculto de la personalidad, a saber: nuestras raíces y nuestros sentimientos menos visibles a primera vista. La Casa 4 tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. Con Venus en esta Casa, valoras y deseas un ambiente de paz y armonía. Te gustan las cosas bellas, y deseas un hogar adornado con todo lo fino y hermoso. Preocupado por tener todo el confort posible, intentas encontrar maneras de conseguirlo, pero sin tener que invertir más de lo absolutamente necesario. Por otro lado, sientes una obligación espiritual de ayudar a personas necesitadas, e incluso si no eres capaz de proveer asistencia material, encontrarás alguna forma para demostrar que estás sinceramente preocupado. La gente se queda impresionada por tu disposición de echar una mano, siempre estás atento, y no quieres comprometerte hasta tener la seguridad de que la otra persona no trata de aprovecharse de tu buena voluntad. Esta ubicación muestra un potencial hogareño feliz, o al menos a lograr un hogar feliz según tu ideal. Te enorgulleces de tu casa, y pareces disfrutar de verlo artísticamente decorada, en la medida en que tus medios te lo pueden permitir. Hay una fuerte conexión con la tierra, lo que puede incluir un amor patriota a tu país de origen . Es muy beneficioso para ti un acercamiento sincero con tus padres.

MARTE: En esta Casa de concentración y de integración de la energía, Marte, el planeta de exteriorización, no está cómodo. En el plano biológico y socio-cultural, estará acentuado el aspecto físico y las capacidades musculares y sexuales, como base para afrontar la vida. Puede haber un fuerte deseo de hacerse valer personalmente y de tener éxito en la vida familiar, y la capacidad de trabajar para conseguirlo. Pero algunos pueden ser demasiado agresivos y bruscos en el hogar. Deben aprender que las explosiones de cólera o de violencia son una expresión de un sentimiento de inferioridad y de inseguridad más que la reacción a una falta del otro. Esta posición de Marte indica, a veces, una gran devoción a uno de los padres o a un ideal. En el nivel individual se rebela con bastante fuerza contra las formas tradicionales y se hace a menudo de una manera demasiado egocéntrica o fanática. Sin embargo, si la persona se halla en la búsqueda de su ser global, seguirá el camino con mucha fe y fervor. Tendrá la capacidad de pasar los obstáculos y las capas superficiales. Debe permanecer firme y positivo frente a las presiones familiares y a las actitudes tradicionales de su sociedad, incluso si la búsqueda de sus propias bases exige un fuerte gasto de energía. Es en este nivel en el que se hace prueba de intensa devoción hacia alguien, maestro o gurú, que canaliza las energías. En el nivel transpersonal, Marte en 4 es la voluntad, a menudo muy emotiva de avanzar hacia su centro o de llegar a ser un combatiente en el ejército de la colectividad superior. Cuando está bien aspectado da una constitución fuerte, la cual es mantenida en un buen estado aun en edad avanzada; las facultades digestivas son buenas especialmente, de aquí que, por regla general, disfrute de buena salud y robustez. Esta posición hace al nativo excesivamente agresivo en sus esfuerzos para "amueblar su nido" y para acumular propiedades para la edad avanzada y para un día ruinoso. Hay también indicios de que reciba legados de sus padres. Es una posición muy afortunada, especialmente si Marte está en Aries, Leo o Capricornio, pero si Marte es débil, como en Cáncer o Piscis, y tensionado por Cuadratura u Oposición, las dificultades digestivas o la disipación minarán la vitalidad y la persona se hará cada día de su vida más amiga de las disputas. Será también propensa a tener dificultades en su casa.Las personas con Marte en esta posición deben abandonar su lugar nativo tan rápidamente como les sea posible, pues esto aliviará la posición adversa en alguna medida. Sientes la necesidad lograr cierta seguridad, y puede que tengas un fuerte sentido de patriotismo. Esta ubicación suele mostrar que hay en la familia muchas peleas y disputas, y con frecuencia las personas con esta posición de Marte deciden no casarse.  Esta es también la ubicación para el tipo de persona que dice "hácelo por ti mismo", y siempre ocupado arreglando o mejorar la casa. En esta ubicación también está conectada a la tierra, puede haber intereses en los movimientos ecológicos y ambientales, tal vez el nativo se expresa activamente o de manera determinada con estos asuntos. Físicamente, esta posición es gratificante, ya que tienden a tener una constitución fuerte, incluso en la vejez.

JÚPITER: En 4, este planeta da la gestión y de la buena organización que permite hacer fructificar los recursos personales de la 2 que llegan a ser utilizables. Es un símbolo de expansión personal posible, sobre la base de raíces fuertes y radiantes. Dicho de otra manera, es preciso desarrollarse y expandirse partiendo de sus bases ancestrales, familiares, o identificándose con su cultura o con la religión tradicional. En el nivel socio-cultural, la vida psíquica y los sentimientos deben irradiar y el hogar puede reflejar una riqueza material o psicológica. Es una buena posición para ejercer una profesión en casa. Puede haber una vida social intensa en la casa. Se es confiado y optimista, a veces, orgulloso, satisfecho con sus antepasados. Cree en su valor personal y en el valor de sus bienes y tradiciones. A este nivel la búsqueda de seguridad o de estabilidad se hace estableciendo una comunión de sentimientos o ideales entre los miembros de la familia o del grupo. Se busca la colaboración de otras personas para un objetivo común. En el nivel individual, hay un fuerte deseo de llegar a ser alguien importante y se tiene fe en sus medios. Las experiencias sociales o profesionales desarrollan su sentido de unidad y la confianza en las raíces del ser. Wagner es un buen ejemplo de esta posición de Júpiter ya que él a revivido los mitos germánicos (las raíces ancestrales) en sus dramas musicales. El orgullo puede ser un obstáculo al desarrollo espiritual. Uno se siente superior a los otros o bien se cree miembro de una élite. Para llegar a ser transpersonal es preciso sobrepasar esta tendencia a realizar el camino hacia su centro global en el que se realiza su función con la relación a la colectividad superior, función que se cumple con toda humildad. Cuando está bien aspectado, es muy afortunado para las condiciones del hogar, especialmente en la última parte de la vida. La persona con Júpiter en esta posición se desenvolverá del mejor modo en el lugar de su nacimiento que en cualquiera otra parte y recibirá la ayuda más considerable de sus padres y probablemente una herencia dejada por ellos. Sus negocios se establecerán en bases sólidas y discurrirán suavemente, de modo que al terminar su vida habrá acumulado una cantidad considerable de bienes con arreglo a su estado social y las oportunidades de su ambiente circundante. Esas personas pasarán sus días en paz y los finalizarán entre amigos, entre la riqueza y la prosperidad. Pero cuando Júpiter está tensionado en la Casa 4, la persona debe abandonar su ciudad natal muy pronto en su vida porque las condiciones en ella le serán menos favorables. Una prodigalidad y gustos extravagantes, el amor a la exhibición y tendencias semejantes costosas dilapidarán sus recursos, lo cual la llevará a la bancarrota; además de todo esto, un falso orgullo la apartará de hacer una reforma radical propia aun cuando se haya hecho consciente del hecho de que debe obrar de tal modo y que, por consecuencia de tal cambio de conducta, podría salvarse, siendo el resultado de todo esto que el único medio que se halla para salir del paso es mudarse de ciudad para empezar de nuevo. La Casa que contiene a Júpiter es una esfera adonde nos dirigimos para renovar nuestra fe en la vida, nuestra confianza y esperanza en el futuro. Es ahí donde nos sentimos protegidos, ya nos ofrece la creencia en algo más grande, la esperanza de algo mejor y el sentimiento de que la vida no es una mera secuencia de acontecimientos aleatorios, sino que tiene un significado y un propósito. El Immum Coeli (IC) o Casa 4 simboliza el lado oculto de la personalidad, a saber: nuestras raíces y nuestros sentimientos menos visibles a primera vista. La Casa 4 tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. Con Júpiter en esta Casa, un hogar acogedor es una de las cosas más importantes en tu vida, y es probable que inviertas gran cantidad de dinero y energía en instalar ese hogar de tus sueños. Pero será mejor que te asegures de tener en él el espacio suficiente para satisfacer tu necesidad de andar siempre moviéndote. Por consiguiente, es aconsejable vivir fuera de las condiciones de la ciudad, en el marco más abierto y natural como el campo, donde ni la visión del paisaje ni los puntos de vista encuentran obstáculo. Con respecto a tu vida interior, este emplazamiento favorece el intento de organizar la vida dentro de un marco claramente moral o filosófico, y es probable que sepas aportar a tu familia un nuevo sentido de la visión espiritual. Júpiter en Casa 4 muestra que este planeta tiene un papel importante en la configuración de una devoción a la casa y la familia y con frecuencia a la ayuda de los padres más allá de los años de formación. Ganarás mucho con la influencia de sus padres, especialmente de tu madre. Debido a las circunstancias tempranas, puedes disfrutar de muchas ventajas sociales y educativas. Esta posición también sugiere que la segunda mitad de la vida será plena y feliz.

SATURNO: En 4 este planeta se vuelve conservador e indica la importancia del padre, para la vida interior, psicológica. Pero puede también significar un ser profundo y perspicaz. En algunos casos la vida parece concentrar el karma familiar -o incluso nacional- en la persona. De una manera o de otra la persona parece soportar una carga fatídica o aparentemente injusta. En un primer tiempo puede ser bueno no alejarse demasiado de donde se está seguro, pero cuando llegue el momento de individualizarse estas ataduras a lo conocido, a lo consciente, lleguen a ser un obstáculo. Si la persona ha estado dominada por el padre o si el padre le ha faltado, toda actitud puede estar dictada por el miedo y el sentimiento de inferioridad. En el nivel socio-cultural, Saturno aquí se refiere a la autoridad de las leyes y tradiciones que dominan la toma de posición de la persona. Hay acento sobre la seguridad, la moralidad, la conciencia, el ego y, mentalmente, sobre la lógica, los sistemas y los dogmas. Se desea controlar o disciplinar los sentimientos, los propios y los ajenos, se busca un lugar estable, se desea tener un nombre y vivir en la respetabilidad. En el nivel individual, el esfuerzo se lleva sobre el establecimiento de un sentido de identidad único, de una imagen personal del si, de una estructura de conciencia segura y estable. Si está dispuesto a aprender del pasado de su cultura, pero con el objeto de utilizarla como medio de expresión de su individualidad. Hay tendencia a desear llegar a ser una autoridad, probablemente en algún dominio especializado. A este nivel, se debe intentar descubrir el poder del "padre interior", la ley o la finalidad de su propio ser. Los aspectos de los planetas Quirón, Urano, Neptuno y Plutón se vuelven importantes porque, sin su mediación, Saturno en 4 puede tener una "influencia" demasiada estrecha, rígida y personal. Con Saturno en 4, y según la mentalidad, la persona intenta ir al fondo de las cosas en el dominio de su interés. En el nivel transpersonal habrá necesidad de transcender las limitaciones establecidas por Saturno, de abrir la conciencia individualizada a lo que intenta introducirse allí, procedente de la colectividad superior. El "centro-yo" cerrado debe llegar a ser un "centro-yo" abierto más capaz de contener, de estructurar, lo que viene del inconsciente colectivo. Bien aspectado, indica ganancias por medio de herencias, así como éxito de inversiones y en las administraciones de casa y tierras agrícolas o propiedades mineras mediante su administración cuidadosa y económica. El éxito aumenta conforme la vida avanza. Cuando Saturno está tensionado en la Casa 4 significa que es probable que haya desarmonía o dificultades  en el hogar, pérdidas de propiedades y la pobreza consiguiente. Esta posición, tanto bien aspectada como tensionada, hace de la persona un recluso voluntario en los últimos años de la vida. La Casa donde tenemos a Saturno es el sector de nuestra vida que ofrece estabilidad y estructura, pero sólo a cambio de esfuerzo, sacrificio y el cumplimiento de responsabilidades. El Immum Coeli (IC) o Casa 4 simboliza el lado oculto de la personalidad, a saber: nuestras raíces y nuestros sentimientos menos visibles a primera vista. La Casa 4  tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. Es probable que tus primeros años te pareciesen algo fríos, poco cariñosos o en algún otro sentido limitadores. Con este emplazamiento de Saturno te resulta difícil hallar en fuentes externas una sensación de seguridad y de bienestar. Tendrás, en cambio, que descubrir dentro de ti tu propia fuerza, tu solidez y tus puntos de apoyo. En este sentido, Saturno en esta Casa puede ser, realmente, una bendición disfrazada, porque una vez que establezcas desde adentro tu propio sentimiento de valor, el mundo exterior jamás podrá despojarte de él. Con frecuencia te sientes profundamente incapaz y desconfías de otras personas, y sin embargo anhelas que en tu vida haya algo permanente y estable. En algunos casos se llega a compensar este sentimiento de inseguridad mediante la adquisición de tierras y propiedades. Esta ubicación denota grandes responsabilidades en los asuntos de la familia y el hogar. Tienes una arraigada aversión por el cambio, tal vez motivada por un temor real a lo desconocido y no probado. Tienes una gran preocupación por su seguridad, y tomas medidas conservadoras para asegurar de que te proporcionan esa seguridad más adelante. Te aferras al pasado y a tus raíces. Sin embargo, probablemente serias más feliz lejos del lugar donde has nacido.

QUIRÓN: En la 4, al ser Angular, adquiere más importancia y revela la necesidad de integración del individuo con sus raíces, su familia, su grupo. Podemos encontrar casos en los cuales la persona ha sentido un rechazo familiar durante la infancia, lo que ha creado una hipersensibilidad respecto a su sentimiento de soledad. Al sentirse distinta del grupo, buscará nuevas formas de relacionarse con él. En su búsqueda de aceptación tribal, puede aportar su enfoque original en beneficio del crecimiento y conservación del grupo. Puede representar el eslabón entre la idea conservadora y estructurada de la célula familiar y un ideal comunitario, encontrando formas únicas y originales de compaginar ambos extremos. Si consideramos que la 4 representa al padre, este puede ser portador de la proyección de Quirón. Es probable que el niño que tenga este emplazamiento sea excepcionalmente sensible a sus heridas, o que considere al padre como una especie de maestro o mentor. Una mujer que conocí, y que tenia el sol en Conjunción con Quirón en la Casa 4, de pequeña fue abandonada por el padre, poco después de que la madre hubiese muerto de cáncer. Tan precoz rechazo contribuyo a aumentar su receptividad hacia el dolor, las necesidades y los sentimientos de otras personas. Es posible que en la última fase de la vida, los que tienen este emplazamiento comienzan a cultivar un gran interés por diversas formas de curación.

URANO: Este planeta coloca un punto de interrogación después de cada anunciado tradicional. Se cuestiona la autoridad de los padres, de la familia; ningún fundamento parece sagrado. Lo que parece rígido y estable se disloca. Puede haber cambios frecuentes de domicilio e incluso exilio, sentimientos agitados, inquietos. A veces la inestabilidad de base produce un desquiciamiento de la personalidad: esquizofrenia, locura. En otros casos, hay genialidad, fuerte inspiración o un espíritu revolucionario. Esto, que es posible, depende mucho de la posición de Saturno y de la Luna en el mapa porque Urano trastoca siempre lo que estos dos planetas representan como actitud consciente en la vida. Desde de un punto de vista transpersonal, es preciso establecer las bases de la expresión del "yo" sobre lo que ese "yo" concibe como su función en el todo más grande. Uno debe atreverse a tomar posición delante del mundo de una manera que abra a las personas a las que se está unido a horizontes más vastos que permitirán una expresión más libre. La búsqueda de la estabilidad del centro no tendrá fin. Las personas que tienen Urano en la Casa 4 deben abandonar su lugar de nacimiento tan pronto como les sea posible porque no pueden tener éxito en él. Tanto los padres como todo el vecindario y el ambiente que los rodea les serán antagónicos. Si ocurriera que los padres fuesen ricos intentarán el modo de desheredar a un hijo nacido con Urano en la Casa 4. Aún cuando sus Casas séptimas y octava estén bien fortificadas, es muy dudoso que pueda vencer en una contienda por la que persiga la parte del patrimonio que le corresponda, pues el sentimiento público en su lugar nativo, en el que tal litigio probablemente se ventilaría, estará tan manifiestamente en contra de él que finalmente perdería el pleito. También sería desastroso para tal persona el casarse demasiado pronto para establecer un hogar propio, porque la paz, armonía y contento le es muy difícil cuando un espasmódico y errático Urano está tensionado. Si está bien aspectado es dudoso también el que tal persona intente establecer un hogar, porque sus simpatías serán muy grandes y probablemente se identificará con actividades humanitarias más amplias en varios hogares a una escala mayor y más universal. Esta posición da también una atracción muy fuerte hacia las ciencias ocultas. Esta colocación demuestra la posibilidad de trastornos repentinos y inesperados en la vida y en el hogar. Hay una tendencia a buscar un sentido de libertad en el entorno del hogar; a querer entrar y salir cuando quieras. De alguna manera, sus condiciones de vida serán diferentes o poco común, y en contra de las tradiciones familiares.

NEPTUNO: En 4 este planeta puede crear una confusión en la búsqueda de bases personales. Neptuno despersonaliza siempre de manera que lo que se construye interior y exteriormente tiene tendencia a disgregarse constantemente de manera sutil. La búsqueda de seguridad habitual se revela ilusoria. Neptuno quiere que se establezca su vida personal sobre valores más que personales. Es por lo que, con esta posición, se niega a menudo el valor del individuo como tal con relación a la sociedad, como en el comunismo y ciertas formas de socialismo. En todo caso se intenta sobrepasar el nivel egocéntrico. Neptuno puede disolver los limites normales y ancestrales de la personalidad y del hogar. Dicho de otra manera hay, frecuentemente, bajo la forma de alguna cosa o de alguien que nos fascina, un desafío de romper con los valores que procuran un sentimiento de seguridad a la mayoría de las personas. Neptuno en 4 no quiere que se busque su centro individual, sino más bien que se asocie a alguna obra colectiva o a un ideal universal -puede ser en el dominio de la música, del cine- se olvida el yo y se abre, incluso sin haberlo buscado verdaderamente, a fuerzas suprapersonales que vienen de la colectividad superior. Por esta razón, Neptuno en 4 no actúa más que en los niveles individual y transpersonal. Cuando está bien aspectado, da una atmósfera espiritual al hogar con condiciones excepcionales para el crecimiento del alma como consecuencia de las relaciones que en él se forma; pero cuando está tensionado brinda decepciones y fraude, problemas peculiares y muchos cambios de residencia. Su ambiente y sentido del hogar es religioso y su actitud hacia sus padres idealista; sin embargo, puede cambiar muchas veces de residencia y sentir confusión acerca de su identidad. Quizás fue un niño adoptado o quizá creció con una familia encargada de su guarda y custodia. Es artístico y musical; puede ser abnegado y necesita tiempo para sí mismo para encontrar su camino. Con aspectos tensionados, puede andar errante por el mundo y no encontrar su hogar en ninguna parte, hasta que no sé de cuenta de que la paz mental en su interior es la solución de sus problemas. Puede tener un progenitor que desapareció o que es alcohólico. En esta posición se tiende a idealizar a los padres como en la primera infancia y la vida familiar cobra una importancia enorme. La persona es muy psíquica en lo relacionado con su hogar y la familia, y los lazos emocionales con ellos son de naturaleza espiritual. Son posibles los cambios frecuentes de domicilios, viajes por agua y secretos sobre la vida familiar. Neptuno en esta Casa sugiere una fuerte necesidad de seguridad personal, de sentirse a gusto en el hogar. Esto denota lazos emocionales inconscientes y fuertes con la familia. Hay una sensación de incertidumbre inherente al entorno del hogar, y esto es a menudo causado por algún problema detrás de la escena, como un pariente alcohólico o el uso indebido de drogas en el hogar. Puedes sentir un fuerte deseo de vivir cerca del agua, y soñando con los ojos abiertos vivir cerca del mar o de una cascada salvaje. A medida que crecen, por elección propia, pueden tornarse más solitarios.

PLUTÓN: Esta posición pone acento sobre un poder de integración poco común que empuja al individuo a actuar de manera a veces belicosa o despiadada, sobre la base de elementos que ha podido reunir concretamente en su personalidad. Si se da la talla necesaria y si se es capaz de vivir en el nivel individual o transpersonal, se puede llegar a ser un símbolo de la colectividad de algún grupo, espiritual, político, económico o racial y nacional. Se es ejemplo de una integración personal poco común. A menudo, la Casa donde se encuentra Plutón es donde quizá tengamos que hacer frente al dolor y la crisis. El reto consiste en afrontar este área con honestidad y sin reservas para efectuar una evolución de nuestra conciencia. Así aprenderemos que el dolor y la crisis no son necesariamente un estigma o una patología, algo malo que es menester evitar a cualquier precio, sino que forman parte de un proceso más amplio, que conduce a la renovación y al renacimiento. El Immum Coeli (IC) o Casa 4 simboliza el lado oculto de la personalidad, a saber: nuestras raíces y nuestros sentimientos menos visibles a primera vista. La Casa 4 tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. En la esta Casa, Plutón indica complejos, traumas y problemas sin resolver que se arrastran desde la infancia y que están bullendo por debajo del nivel de la conciencia. Es probable que hayas tratado de amputar completamente tus sentimientos más profundos, ejerciendo un rígido control sobre ti mismo como manera de defenderte de esas primitivas emociones. Y sin embargo, tienes siempre la sensación de algo peligroso que acecha en las profundidades, y que finalmente podría arrasarte. Debes hundirte en los abismos del inconsciente personal y traer a la luz los complejos ocultos, para así poder examinarlos, elaborarlos y, esperémoslo así, transmutarlos y sublimarlos. Transformas tu vida y te regeneras a ti mismo gracias a tus asuntos domésticos, que, de algún modo, son poco usuales. A través de tu hogar y tu familia, rompes con la tradición y creas una fuente constante de renovación. Aquí, la compulsividad plutoniana actúa tanto en el hogar, como en las profundidades psicológicas del individuo. Existe una gran tendencia a la seguridad y al control de todo lo que esta sucediendo en el medio en el que se desarrolla, lo que conduce a una vida hogareña llena de conmociones y luchas, causadas por la terquedad y la porfía. Plutón esta indicando que se necesita reorganizar los sentimientos profundos, el sentido de seguridad, paz interior y contento. Puede mostrar también una fuerte aptitud para introducirse en la mente inconsciente y una intuición enorme de las necesidades emocionales de los otros. Las principales características de este emplazamiento son: intensidad y exigencia emocional, actitud defensiva al sentirse frecuentemente amenazados, sentimientos de soledad y aislamiento, necesidad de protección y de pertenecer a una familia, y sentimientos vengativos cuando se sienten heridos profundamente. Sin embargo también pueden ser muy afectivos, generosos, leales y sacrificados por las personas que quieren. Necesidad de manipular y controlar su entorno. El nativo de Plutón en esta Casa siente desde muy niño la incomprensión, abandono, abuso de poder y falta de satisfacción emocional por parte de uno de los padres. Por lo tanto se encierra en sí mismo con objeto de conseguir una seguridad y estabilidad que no encuentra en su familia. Tales experiencias son tremendamente duras y difíciles para un niño, teniendo en cuenta la gran sensibilidad, emotividad y vulnerabilidad que produce Plutón en esta Casa. Estos nativos vivirán conflictos emocionales relacionados con el sentimiento de no sentirse apreciados, nutridos o comprendidos y no entenderán por qué son rechazados o que error han cometido, produciéndose frecuentemente sentimientos de culpa. Desearán inconscientemente durante toda su vida tener unos padres que les comprendan y respondan a sus necesidades emocionales. La inseguridad innata que arrastran estos individuos les hace no tener límite respecto a la protección emocional que necesitan para sentirse seguros. En algunos casos, el nativo tendrá un padre o una madre dominante, manipuladora o autoritaria, con un comportamiento claramente abusivo hacia el niño; por lo cual el niño optará por rebelarse o replegarse sobre sí mismo y aislarse. En otros casos se puede producir una separación de los padres o la muerte de uno de ellos, surgiendo de nuevo el abandono y las crisis emocionales. En la mayoría de los casos, las intensas necesidades emotivas que no han sido satisfechas en el entorno familiar, serán trasladadas a otras personas, formando relaciones posesivas y manipuladoras. En el ámbito de las relaciones de pareja atraerán a personas psicológicamente parecidas a sus padres, volviéndose a encontrar con la misma situación una y otra vez, hasta que el individuo aprenda a madurar emocionalmente y a conseguir seguridad interna. Los nativos que tienen a Plutón en Casa 4 van a experimentar una amplia gama de emociones, sentimientos y estados de ánimo intensos y dramáticos, pasando por ciclos alternativos de euforia y melancolía. Necesitarán periodos de aislamiento y soledad para reorganizar sus sentimientos. La Casa opuesta es la Casa 10 y Capricornio, por lo que el nativo tendrá que aprender a aceptar la responsabilidad de sus actos y afirmarse en su autoridad y valor personal por medio de su esfuerzo y capacidad de trabajo. De esta forma desarrollará un sentimiento de seguridad interna y de confianza y aprenderá a conocerse a sí mismo y a los demás. El individuo que ha pasado por esta transformación se podrá volcar en cualquier empresa con una gran dedicación y pasión; también podrá ofrecer su conocimiento y comprensión del mundo emocional a los demás.



                  
                   Om Tat Sat