) .fn ( font-site: 150% ; color: #ffffff ; )

Translator

Astropsicología Holística

Todas las Entradas del Curso paso a paso...

Los planetas en la Casa Siete

SOL: La prueba de la fraternidad, todo lo que puede salir de las relaciones interpersonales a todos los niveles y en todos los dominios, está particularmente acentuada en el destino. Esta posición del Sol no nos indica sistemáticamente que se vaya a triunfar en sus relaciones intimas, porque se puede estar también demasiado sometido a los otros, pero indica que es por las experiencias del matrimonio, o no importa qué asociación intima, cómo se puede realizar mejor su destino. Hay que atreverse a salir de si mismo, abandonar la imagen que se tiene de si y unirse libremente, gozosamente, con valor, sobre una base de igualdad. Hay que valorarse, no independizándose, sino en asociación con otras personas. En los niveles biológicos y socio-culturales, el Signo solar domina. Según este Signo se radia su vitalidad, o se gasta, intentando imponerse, ser el centro de atención y del grupo. En el nivel individual, puede haber una fuerte voluntad de dirigir, de atraer a si y para si las relaciones y asociados. Pero si las relaciones están condicionadas por los complejos y los miedos, la persona tendrá dificultad en descubrir su profunda verdad de ser y se perderá en los otros. En el nivel transpersonal se debe irradiar una luz que integre, actuar de manera que sus relaciones sean ricas y significativas y aporten alguna cosa de valor a la sociedad. Aquel que tenga el Sol en la Casa 7 no tendrá razón para tener dificultades en sus relaciones, porque siempre atraerá alguien con un elevado sentido del honor y que le necesita como compañero en su negocio y como quiera que sea la más íntima de las asociaciones. El Sol en esta Casa es una posición especialmente afortunada por esta razón, porque atraerá a un compañero de matrimonio que le será absolutamente fiel y sincero, uno en quien se podrá confiar como en un escudo en todas las exigencias y vicisitudes de la vida hasta la muerte. Como en la Tierra no hay mayor tesoro que un amor duradero, ésta es quizá la mejor de todas las posiciones solares. Si la persona fuera desgraciada hasta el extremo de verse envuelta en litigios, el Sol en la Casa 7 predispone al favor de los jueces y a un resultado feliz. Esta ubicación denota una personalidad pública. Su vida está fuertemente integrada y también la influencia de aquellos que le rodean; el compañero de matrimonio, el socio de negocios, etc. Estas conexiones se pueden hacer o deshacer pues hay una tendencia a reaccionar individualmente con la gente alrededor, para poner en marcha proyectos por su cuenta. Eres particularmente hábil para las relaciones públicas y sabe cómo cooperar y tratar con los demás. Esta es una buena posición para la mayoría de las carreras en las ventas y promoción. El poder de esta posición será siempre a través de las relaciones, y será necesario brillar poder ayudar a otros a que también brillen. Su agudo sentido de la proporción le permite convertirse en un árbitro, como un llamamiento para que equilibre la relación entre una persona con otra.

LUNA: Se es muy sensible a todo cambio en la vida objetiva y a los altibajos en las relaciones interpersonales. Las experiencias exigen que se desarrolle plenamente su capacidad de adaptación a los otros, que se permanezca flexible, dispuesto a emprender los cambios necesarios en el comportamiento para afrontar las exigencias del momento. Uno se siente disminuido si los otros imponen las decisiones sin haber discutido con él las nuevas adaptaciones consideradas necesarias por los acontecimientos: es necesario siempre que el punto de vista y los hábitos personales sean tomados en consideración. En un mapa masculino, la madre, la esposa, las mujeres o el público influyen la elección de la profesión o del destino público. La Luna puede a veces representar una Musa inspiradora. En un mapa femenino, uno se une más voluntariamente a un hombre de fuerte Anima. La actitud es bastante subjetiva, cambiante, sometida a los humores del momento. Con esta posición de la Luna, es más bien necesario que uno sostenga la relación en vez del compañero. Si está bien aspectada, es una posición muy afortunada para tener éxito en el matrimonio, en asociaciones comerciales y en todo lo que se relacione con el público, porque hace a la persona muy popular. Si estuviese tensionada seriamente indicaría un compañero de matrimonio de naturaleza cambiable, muy inconstante y voluble; también indicaría pérdidas como consecuencia de litigios, por los socios y por el público en general, lo cual pondría a estas personas en condiciones desfavorables. La Luna en la 7 proyecta su influencia, presentando el don y la capacidad para adaptarse a casi cualquier lugar. Porque saben cómo reaccionar ante el ambiente sutil de una situación y a menudo establecen una relación profunda con aquellos que entren en contacto. Hay un fuerte deseo de aceptación social, y debido a su dependencia emocional, es posible que contraen matrimonio precozmente. Nunca se puede ser un  tipo como el del "lobo solitario". El matrimonio puede proporcionar una sensación de seguridad interior, así como los antecedentes familiares y la posición social de la pareja es un factor primordial que tiene consideración. También puede atraer un socio que es temperamental y sensible, pero antes del matrimonio es probable que haya gran cantidad de indecisión acerca de que si la una relación es permanente o no.

MERCURIO: Las relaciones intimas, la participación en los grupos, estimulan la actividad intelectual y la capacidad de percibir las cosas objetivamente y sin pasión. Hay que discutir con los otros, cambiar de ideas, intentar contactos nuevos entre ideas y personas, desarrollar los medios de comunicación hace a la persona popular en círculos científicos y literarios. Es una posición muy buena para los oradores públicos y para todos aquellos que tienen una actuación mercantil de relación con el público. Pero si Mercurio está tensionado proporciona una gran cantidad de crítica hostil, de naturaleza pública y es propenso a envolver a la persona en litigios, tanto para defenderse a sí mismo contra libelos escritos por otros o bien por libelos escritos por el nativo. Un Mercurio bien aspectado en esta Casa indica un matrimonio feliz con alguna persona de su familia o bien con algún empleado, pero cuando Mercurio está tensionado, bien la persona o el compañero de matrimonio es de una naturaleza regañona, de modo que la vida del matrimonio está constantemente convertida en un campo de batalla por disputas y debates constantes debido a la infidelidad o a la inconstancia. Esta posición muestra una tendencia a gravitar hacia el uso de la inteligencia, siendo personas muy elocuentes. Son expertos en comunicación con el público y deben de tener éxito en ventas y relaciones públicas. También sobresalen en el arbitraje, la mediación y asesoramiento. La necesidad de compañía mental debe conducirle frecuentemente a relacionarse con una persona que es inteligente y bien educada. Es una posición excelente para la promoción de ideas porque sabe expresarlas de una manera inteligente.

VENUS: Se desea que sus relaciones tengan un sentido, un auténtico valor. Los hechos simples, las experiencias instintivas, el sexo por el sexo, no satisfacen. Se pesa el pro y el contra de cada encuentro. Se desea siempre evaluar y a menudo glorificar o rodear de fascinación: se coloca frecuentemente al "otro" sobre un pedestal. Se tiene tendencia a creer que una vida sin amor, sin relaciones, estará vacía de sentido, ya que se trata de Venus, símbolo de nuestra escala de valores. Se concede, pues, demasiada importancia a la cualidad de la relación, según los valores que se utilizan para juzgar las cosas. Se debe también tener el deseo de añadir alguna cosa de valor a sus compañeros, sobre todo en el nivel individual, cuando se tiene la capacidad de encarnar ciertos valores apreciados por los otros y por la sociedad. Se dará a veces la tendencia contraria: se utiliza, incluso inconscientemente, sus relaciones para hacerse valer socialmente o para conseguir aquello de lo cual se tiene necesidad personalmente. En el nivel transpersonal hay que emplear la discriminación en la elección de sus compañeros. En otro sentido, Venus en 7 puede ser un símbolo del hecho de la toma de conciencia del "nosotros" en vez del "yo" en las relaciones; se traspasa el sentido de ser un individuo separado, ya que el amor universal se expresa a través suyo. Es uno de los signos más seguros de felicidad doméstica. Significa un matrimonio precoz y un aumento de prosperidad después de tal acontecimiento. Si la persona tiene probabilidades de formar una sociedad sobre bases mercantiles, la presencia de Venus tiende a hacer estas relaciones armoniosas y benéficas. Es también propicio si se presentan litigios, pues siempre se les ocurre algún medio para solucionarlos sin llegar a la ruptura. Esta posición es muy buena para los actores, cantantes y todos aquellos que se presentan ante un público para dirigirles con su voz de una manera o de otra, porque asegura una recepción bondadosa y simpática por parte de su auditorio. Esta ubicación normalmente muestra las habilidades sociales, y por lo general, un matrimonio feliz. Casi todas las relaciones son armoniosas y amigable. El matrimonio y los amigos son muy importantes para ti, y aportas mucho de tu parte para que tengan éxito. El matrimonio suele producir prosperidad. La posición es favorable en para las carreras relacionadas con las relaciones públicas, como la psicología, ventas de productos con arte o cosmética.

MARTE: Se gasta mucha energía en el dominio de las relaciones humanas; se proyecta con fuerza, ardor y eventualmente combatividad o agresividad, sobre el mundo exterior. Se desea tomar la iniciativa e imponerse al otro o a los otros. Es necesario buscar al grupo o las circunstancias que pueden aprovechar al máximo la inmensa energía, orgánica o espiritual, según el nivel que está a disposición y que hay que utilizar. En los niveles biológicos y socio-culturales, Marte en 7, moviliza las energías orgánicas para imponerse al mundo; se desea dominar sexualmente o muscularmente. Puede haber una fuerte ambición de triunfar en el matrimonio o en los negocios. Pero de forma negativa puede ser que el matrimonio o el deseo de asociación tan sólo sea una huida de si mismo o de sus responsabilidades. Se puede ser demasiado impulsivo, imprudente, instintivo por lo tanto violento. En el nivel individual puede haber entrega de si mismo a los demás; uno se dedica al grupo o a un gurú, pero la ambición personal de triunfar permanece. Hay tendencia a actuar abiertamente e incluso violentamente contra las tradiciones y tabúes en el dominio de la 7. Psicológicamente es preciso que todo su ser penetre en la relación, que se funda en el otro, incluso si esta experiencia hace mal, porque puede que sea necesario experimentar la experiencia de este dolor. En el nivel transpersonal, hay que buscar en las experiencias interpersonales los desafíos al desarrollo de la voluntad profunda. Se puede llegar a ser una herramienta para las fuerzas del inconsciente colectivo o de la colectividad superior. Hay que estar poderosamente determinado a enseñar su egoícidad verdadera al mundo y desarrollar esta determinación. Cuando está bien aspectado, proporciona un compañero de matrimonio capaz, industrioso y activo, incansable en la promoción del bienestar de su familia; una fuerte personalidad que debiendo gobernar lo hará de manera bondadosa. Esto se aplica a los dos sexos, pues cuando se halla en el horóscopo de un hombre, la compañera estará indicada por Marte en la Casa 7 y su esposa será de carácter masculino y querrá tomar las riendas del gobierno de la casa en sus manos. La Casa donde Marte está emplazado indica aquella esfera de la vida que es crucial para mantener nuestra energía física y salud. Por otro lado, la posición de Marte muestra también dónde es necesario que enfrentemos la vida, que corramos riesgos, que nos atrevamos a afirmar nuestra presencia, libertad e independencia. El Descendente es el punto diametralmente opuesto al Ascendente, y describe nuestra facultad de recibir y absorber aquello que se nos va acercando. Simboliza nuestro encuentro con el tú, la forma de establecer contactos, y las personas que cobran significado en el transcurso de nuestra vida. Esta Casa revela el tipo de persona que se siente atraída hacia nosotros e indica las expectativas que aportamos a nuestras relaciones. Marte en esta Casa da origen a una intensa urgencia de definir su identidad y de alcanzar un sentimiento de poder mediante las relaciones con otras personas. Por consiguiente, hay muchos ejemplos de este emplazamiento en los mapas de personas jóvenes que se precipitan desatinadamente en el matrimonio, inspiradas por el primer brote de pasión sexual, o motivadas parcialmente por el deseo de escapar de las restricciones impuestas por un medio familiar difícil u opresivo. Creen que por obra del matrimonio podrán encontrarse a sí mismas por propio derecho, pero lo que con más frecuencia descubren es que han reemplazado una forma de tiranía por otra. Pero eso no quiere decir que Marte en la Casa 7, la de la convivencia lleva exclusivamente a relaciones colmadas de dificultades y contiendas. Si eres consciente de los peligros que supone la energía marciana en la esfera de las relaciones, puedes intentar canalizarla de la forma más constructiva posible. El dinamismo de Marte puede servir para hacer la relación vivaz y estimulante, en donde tú y tu pareja os «sacáis chispas» en forma positiva el uno al otro, sin por eso dejar de permitiros recíprocamente el mantenimiento de vuestra libertad personal. No es tarea fácil, ya que siempre existe el peligro de que vuelques tu agresión sobre los seres más queridos y más próximos, o de que provoques, de una manera no demasiado sutil, el enfado de otras personas, con lo que tendrás una excusa justificable para dar cauce al tuyo propio. Igualmente, es probable que seas el primero en levantarte en defensa de alguien, si crees que a la otra persona se la está acusando injustamente. Marte representa una fuerza que más bien tiende a dividir en vez de unir, pero toda energía tiene su aplicación positiva y negativa, y depende de ti, cómo vayas a emplear esa energía en tu vida.

JÚPITER: Se debe tener la capacidad de expandirse, de extenderse personalmente gracias a sus asociados de negocios o privados. Hay que encontrar al mundo y a sus íntimos libremente, sin miedo, sin establecer barreras. Es gracias a sus asociados, a los contactos con un maestro o un gurú tal vez, que se descubre su verdadero destino, su lugar en la sociedad. Este destino exige a veces, que se acepten responsabilidades sociales. En otros casos, se hace un nombre por su manera individualista de hacer frente a la sociedad y a los problemas. En el nivel socio-cultural, esta posición de Júpiter debe permitir una buena cooperación con vistas a un trabajo en común que aportará frutos a todo el mundo, sobre la base de valores aceptados por la sociedad. Se llega fácilmente a compartir sentimientos y pensamientos. En el nivel individual, se está seguro de si y del valor que se tiene en su posición social, de su actitud en el mundo, que es frecuentemente la de un líder paternalista en una organización. Existe el peligro de exagerar su importancia e incluso de volverse paranoico. Uno se siente superior, socialmente o espiritualmente a aquellos a quienes se encuentra en el plano personal. Es todavía la trampa en el nivel transpersonal, cuando no se han repudiado aún completamente las bases de juicio utilizadas en el nivel socio-cultural. En todos los niveles se debe desarrollar la capacidad de asumir responsabilidades sociales o religiosas y participar plenamente con calor y entusiasmo en su colectividad. Hay que llegar a ser el compañero ideal, cooperativo y no impedir que los demás hagan su real voluntad. Da un corazón grande y noble y un compañero de matrimonio simpático que traerá favores a la persona, fortuna y prestigio social. Esta es una inclinación ideal para el matrimonio, así como para una persona que busca un consorcio, o bien para formar parte de sociedades. También puede tenerse la seguridad de que el compañero de negocios será noble, sincero, honrado y confiable, y, como consecuencia de todo esto, el éxito coronará la cooperación. Es una posición ideal para un abogado, porque indica éxito en leyes y la habilidad de reconciliar intereses opuestos. Pero si Júpiter es débil o está tensionado, perderá sus litigios o sufrirá por abuso de confianza por parte de sus consorcios; el matrimonio será demorado, denegado y cuando se consume se manifestarán algunos inconvenientes por causa de la indolencia y del hábito de indulgencia propia del consorte; por lo tanto, la prudencia dicta que la persona evite tales relaciones. También debido a su apertura, amabilidad y benevolencia a los demás tendrá siempre alguien a su lado. Su fuerte sentido de justicia le pide relacionarse siempre con los demás de manera justa y esperar lo mismo a cambio. Parte de su éxito en las asociaciones se puede atribuir a su buen criterio en la selección de los asociados, y las ganancias materiales son probablemente el resultado de las relaciones desarrolladas, a menos que sus aspectos estén muy tensionados, porque hay una tendencia a ser demasiado optimista respecto a las relaciones.

SATURNO: Con esta posición de Saturno se sienten de manera aguda sus diferencias con relación a otros. Es pues difícil de encontrar a sus compañeros sobre una base de igualdad. Puede haber cierta rigidez y un énfasis sobre las convenciones. Se intenta compensar sus debilidades, sus miedos, sus complejos en sus relaciones. En el nivel biológico, puede haber un cuerpo débil o cualquier anomalía física que impida las relaciones sanas y libres con los otros. En el nivel socio-cultural, el deseo de seguridad domina las asociaciones. El entorno puede ser hostil o bien se resienten de la disciplina impuesta en el lugar del trabajo. Hay a menudo un complejo-padre que arrastra a someterse socialmente a personas autoritarias o disciplinarias. Una mujer con esta posición de Saturno puede proyectar su imagen-padre sobre su marido o buscar un compañero mucho mayor que ella. La imagen-padre puede también desarrollar el Animus y el lado masculino de la naturaleza en las relaciones. La búsqueda de seguridad lleva a desear contractos, como el matrimonio para sellar las relaciones. De todas formas existe generalmente bien sea una debilidad innata, bien sea un sentimiento de miedo o de inferioridad, que condiciona la forma de abordar la vida transpersonal. A menudo también se compensan estos sentimientos, ya sea de una forma de agresividad o de determinación, ya sea uniéndose a alguien o a un grupo que estructure convenientemente el comportamiento social. Pero hay casos en los que siendo ineficaz la compensación, la persona se sume en la depresión, creyéndose incapaz de encontrar su puesto en la sociedad. Sin embargo, como dice Jung, todo complejo puede ser el trampolín del éxito ya que moviliza de manera excepcional la voluntad de triunfar. En el nivel individual, las compensaciones actúan generalmente, pero la persona tendrá problemas de cooperación a causa de su sentimiento de independencia y de unicidad. Se puede ser una fuerza estabilizadora, alguien que añada profundidad a las relaciones habituales o bien se es paternalista. En el nivel transpersonal, la persona debe superar las cristalizaciones saturninas en las experiencias de la 7. En sus relaciones hay que superar todo sentimiento de jerarquía, así como la tendencia a someterlos a principios o dogmas tradicionales. Cuando está bien aspectado, denota un compañero de matrimonio dotado de las saturninas virtudes de castidad y discreción, tacto y discernimiento, prudencia y economía, que son de la mayor ayuda para que la persona pueda amasar sus fortunas tanto sociales como financieras. Esta es una posición muy afortunada, salvo por el hecho de que Saturno en la Casa 7, tanto bien como mal aspectado, indica un trabajo arduo y disciplinado con un compañero de matrimonio. Un Saturno tensionado en esta Casa denota un compañero frío, melancólico, desagradable y triste que es siempre obstructivo y refrenador para la persona. "No", es la palabra más frecuente en su lenguaje. Esta posición da también inconvenientes y pérdidas por medio de litigios, y las personas con estos aspectos no deben ir nunca a someter sus asuntos a los jueces o entrar en compañía de negocios porque están siempre propensas a la decepción. La Casa donde tenemos a Saturno es el sector de nuestra vida que ofrece estabilidad y estructura, pero sólo a cambio de esfuerzo, sacrificio y el cumplimiento de responsabilidades. El Descendente es el punto diametralmente opuesto al Ascendente, y describe nuestra facultad de recibir y absorber aquello que se nos va acercando. Simboliza nuestro encuentro con el tú, la forma de establecer contactos, y las personas que cobran significado en el transcurso de nuestra vida. Esta Casa revela el tipo de persona que se siente atraída hacia nosotros e indica las expectativas que aportamos a nuestras relaciones. Saturno ubicado en esta Casa señala que las relaciones no son cosa fácil para ti, y sin embargo es precisamente en éste el ámbito donde tendrás que enfrentarte con la necesidad de crecer y de autoexaminarte. Debido a que allí donde se encuentra Saturno está el miedo, es probable que obstaculices tus relaciones porque te asusta la posibilidad de un contacto emocional demasiado íntimo. Quizá tengas miedo del compromiso que exige una relación profunda, y te aterre la idea de una dependencia excesiva de otra persona. En parte temiendo y en parte esperando que te hieran, no puedes arriesgarte a la vulnerabilidad que implica una intimidad auténtica. Por otro lado, con Saturno en este emplazamiento, tiendes a buscar una pareja que proporcione seguridad y estabilidad, alguien mayor que tú, o tal vez alguien que no genere una pasión enorme. También es probable que escojas deliberadamente una persona a la que, en ciertos aspectos, consideras inadecuada o incompleta. Por consiguiente, si la relación fracasa, siempre puedes consolarte diciéndote que estás mejor sin aquella inútil aburrida... Para evitar esa situación, debes mirar hacia dentro con toda honestidad y examinar tu actitud al respecto. Cultiva la buena fe y confianza en los demás. Eso no quiere decir que abandones tu buen juicio a la hora de examinar si la otra persona es honesta en sus motivos, pero ábrete un poco más de lo habitual y no seas tan defensivo y desconfiado. Tu pareja y tus amigos te lo agradecerán. Saturno en la 7 denota un enfoque muy cauteloso con el matrimonio y existe la probabilidad de que el matrimonio se retrasa. Eres un socio muy estable. Cuando el matrimonio se realiza finalmente, perdurará gracias a la madurez que proporciona Saturno.

QUIRÓN: El problema de la persona con esta posición de Quirón está relacionado con la pareja y la relación con el otro. Será muy sensible al rechazo por parte de los demás, y la herida puede proceder de una ruptura con la pareja o de una relación de tipo complementario. La cooperación con los demás resulta difícil hasta que se transforme en un tipo de relación especial creada por la persona misma. Tiene que encontrar sus propios medios de relacionarse, lo que puede desembocar en un encuentro con un maestro o gurú que será el vehículo de la transformación personal. Su particular y original manera de relacionarse impacta a los demás, lo que la convierte fácilmente en un personaje público que ejerce un magnetismo especial sobre la gente. Con este emplazamiento es posible que la naturaleza de Quirón sea proyectada sobre la pareja, a quien quizá se vea como evidentemente herida, ya sea en lo físico o en lo psicológico, aunque también puede ser que se la viva como una especie de mentor o maestro de prudencia. A la inversa, también es probable que quienes tienen a Quirón en esta Casa puedan actuar como maestros de otras personas. El sentimiento de rechazo de Quirón puede aflorar en una relación si está emplazado en la 7. El golpe de una separación dolorosa con un ser amado puede producir heridas profundas que suavizan, sensibilizan y transforman incluso a las personas de corazón mas duro. En otros casos, estos nativos podrían experimentar dificultades ante la discrepancia que hay entre una noción idealizada del amor y la realidad que tienen ante ellos.

URANO: Allí donde se encuentra Urano, se está llamado a traspasar los valores saturninos. Uno se burla de contratos y convenciones que gobiernan las relaciones interpersonales en el nivel socio-cultural. No hay nada fijo o establecido en el acercamiento de estas relaciones. Se ama el cambio, lo inesperado, lo inédito y se intenta encontrar la vida y el amor libremente y con valor. Acontecimientos inesperados, rupturas pueden ser sin embargo trastocar la paz de sus asociaciones o de su matrimonio. Por el contrario, las transformaciones más radicales en la personalidad vienen por las experiencias y crisis en el matrimonio y las relaciones intimas. Aquellos que se transforman verdaderamente pueden llegar a ser reformadores o regeneradores capaces a su vez, de transformar la conciencia de otras personas e incluso de su época. En el nivel individual, Urano en 7 enseña que es por su manera de hacer frente a las exigencias de la vida interpersonal como mejor se puede probar si se ha sido capaz o no de sobrepasar el nivel socio-cultural, de transcender lo que tan sólo son represiones personales. Para muchos, Urano en 7 tan sólo "provoca" un descontento producido y magnificado por las condiciones del matrimonio o de la actividad social. Pero, más tarde, esta posición de Urano conduce a comprobar que es preciso alinearse con nuevas tendencias que penetran la cultura y con las personas que están ya identificados con estas tendencias. Urano va a desafiar la manera de actuar, tradicional o socio-cultural, del Signo en el cual se encuentra al nacer. Las experiencias repetidas del Signo a este nivel, poco a poco van a hastiar. Se desea sobrepasar este nivel y cambiar las motivaciones de sus relaciones e incluso la clase de persona o de grupo con el que se tiene la costumbre de relacionarse. Indica un matrimonio romántico, repentino o desgraciado. Algunas veces la unión civil u otras formas irregulares del matrimonio se consuman bajo esta posición. A menudo el compañero de matrimonio es una persona en que nunca se ha pensado como para tal unión hasta que el rayo de Urano impele al matrimonio bajo el acicate del momento. Las personas con Urano en la Casa 7 encuentran dificultades en las relaciones matrimoniales, debido a que el compañero de matrimonio tiene la naturaleza espasmódica, inconstante e independiente de Urano; se irrita bajo las limitaciones y no puede permanecer sincero a ninguna otra persona, sino que se deja seducir por relaciones clandestinas, con el resultado de que el matrimonio se disuelve frecuentemente mediante la acción del tribunal de divorcios, siguiendo la separación y el alejamiento; hay a menudo un escándalo público en relación con estos negocios; todo esto según los aspectos. Las personas con Urano en esta Casa no deben ir nunca ante la ley, pues no obstante lo justo que sea su causa hay indicios de que quizá sean traicionadas o derrotadas por algunas circunstancias extrañas, imprevistas o repentinas, de modo que hay muchas probabilidades para que pierdan su causa. También deben evitar los empleos en oficinas públicas, porque no obstante lo honrados que sean, habrá siempre el peligro de que se vean envueltos en escándalos y disgustos por tal razón. En resumen, esta posición de Urano en la Casa 7 es difícil (pero no imposible si hay una gran dosis de libertad) para las relaciones de cualquier clase con el público, con leyes o con sociedades. Esta ubicación  muestra con frecuencia asociaciones o una pareja en la que de distintas formas es muy diferente de nosotros. El problema radica que podría casarse tan rápidamente como podría divorciarse. Deben esforzarse conscientemente para desarrollar compromisos a largo plazo, considerando siempre el factor de la libertad dentro de dicha relación. 

NEPTUNO: La persona puede esperar, en las relaciones interpersonales, experiencias que tienden a disolver o a metamorfosear el ego personal. Habrá en el matrimonio o en una participación de ideales sociales o espirituales con otro, ocasiones de modificar su actitud fundamental en la vida. Se es atraído por personas distintas, tal vez "artista" o muy imaginativas, ver místicas. O bien uno mismo intenta ser idealista, sobrepasar el nivel socio-cultural, en su manera de unirse al mundo y a los otros. Habrá también un lado brumoso o lleno de ilusiones erróneas en las relaciones y hay que vigilar para no ser víctima de las apariencias. En el nivel individual, se es empujado a insertarse en la sociedad sobre una base ni tradicional ni habitual o bien se está llamado a trascender los problemas "normales" que fastidian en el nivel socio-cultural. Las normas de comportamiento pueden irritar o disgustar. Se tiene constantemente delante de si la visión de lo que se podría o debería ser, de forma que uno se vuelve fácilmente utópico. Esta proyección constante de una imagen ideal puede sin embargo provocar poco a poco cambios de actitud en las personas con las que se está relacionado. En el nivel transpersonal esta posición de Neptuno es una llamada a encontrar el mundo y a los otros en función de valores universales y siempre más inclusivos; una llamada a desarrollar un verdadero amor, una compasión por todos aquellos a quienes se encuentra. Bien aspectado, indica el matrimonio con una persona de naturaleza espiritual e inspirada, generalmente una unión platónica de la naturaleza más satisfactoria para el alma, una verdadera compañía de dos que realmente se completan. Indica también éxito como orador público en asuntos ocultos y místicos. Pero cuando está tensionado Neptuno en la Casa 7, indica un compañero de matrimonio emotivo, mediúmnico y desconfiable, o bien puede sufrir fraude o decepciones en cosas relacionadas con el matrimonio: quizá uno de los cónyuges cometa bigamia. Esta posición indica también los parásitos que se nutren del público en general o bien de aquellos que a su vez son víctimas del disfavor público, todo con arreglo a la naturaleza de los aspectos y éstos indicarían bien si lo que ocurre es merecido o no. A causa de que es vulnerable a la influencia de los demás, su elección de pareja es muy importante. No se comprenden claramente con la pareja. Puede formar una unión que no es socialmente aceptable o puede enamorarse locamente y fugarse. Con Neptuno en esta Casa, necesita desprenderse de las gafas con cristales rosados y aprender a encararse con la realidad; debe también aprender a dar sin esperar recibir tanto. Si tiene aspectos tensionados, huya de asuntos legales y lea la letra pequeña antes de firmar nada. Esta posición de Neptuno a menudo indica matrimonio o asociación con un minusválido o alguien que realmente necesita ayuda desinteresada.  Esta colocación puede producir  excesivo idealismo y hay que ser realista con todo tipo de relaciones. A veces hay un fuerte vínculo psíquico con el compañero de matrimonio, y por lo general hay una fuerte conciencia intuitiva con las otras personas.

PLUTÓN: Con esta posición de Plutón se tiene tendencia a encontrar a los otros en función de grandes principios. Se los encuentra no de una manera personal, emocional, espontánea, sino según su diligencia para actuar por una causa que se encuentra por si misma valiosa. La mejor contribución que se puede aportar a la sociedad está condicionada por la clase de causa que se abraza y por la capacidad que se tiene de interesar a los demás en el valor de esta causa. En el nivel individual, hay que vigilar el fanatismo. Plutón inclina a una conversión religiosa, artística o política irrevocable. No hay necesidad de volverse demasiado autoritario o paternalista. Es importante purificar la expresión de Marte en el mapa, el sentido de ambición personal, los deseos y los impulsos demasiado egocéntricos. En el nivel transpersonal, hay que utilizar a Plutón según su Signo en el nacimiento. Por ejemplo, cuando se quiere resolver un problema actual y si se ha nacido con Plutón en Géminis, la mejor vía consiste en una solución buscada en el plano mental, en función de las ideas implicadas en el problema. A menudo, la Casa donde se encuentra Plutón es donde quizá tengamos que hacer frente al dolor y la crisis. El reto consiste en afrontar este área con honestidad y sin reservas para efectuar una evolución de nuestra conciencia. Así aprenderemos que el dolor y la crisis no son necesariamente un estigma o una patología, algo malo que es menester evitar a cualquier precio, sino que forman parte de un proceso más amplio, que conduce a la renovación y al renacimiento. El Descendente es el punto diametralmente opuesto al Ascendente, y describe nuestra facultad de recibir y absorber aquello que se nos va acercando. Simboliza nuestro encuentro con el tú, la forma de establecer contactos, y las personas que cobran significado en el transcurso de nuestra vida. Esta Casa revela el tipo de persona que se siente atraída hacia nosotros e indica las expectativas que aportamos a nuestras relaciones. En esta Casa, Plutón se encuentra en el sector de las asociaciones. En vez de considerar el matrimonio, u otra forma de unión íntima, como una mera cuestión de «... y vivieron felices», lo más prudente para ti será entender las relaciones como catalizadores o agentes de transformación, cambio y crecimiento en el nivel personal. Es posible que, con este emplazamiento, percibas tus propias tendencias destructivas en el dominio de las relaciones y, por consiguiente, vivas en el temor de que los otros pueden ser capaces del mismo tipo de comportamiento. O quizá desconozcas por completo tu propia energía destructiva y te limites a atribuírsela a la otra persona. Debido al temor constante de que tarde o temprano el otro vaya a perturbar la relación, a ti se te hace difícil confiar en tu pareja o sentir seguridad en una unión. Entonces, es probable que, en procura de evitar semejante catástrofe, intentes dominar, poseer y controlar a tu pareja. Lamentablemente, un comportamiento así sirve con frecuencia para alejar a la otra persona, con lo que has provocado la situación que más te aterraba. No obstante, allí donde se halla Plutón está también la capacidad de volver a levantarse, como el fénix de sus cenizas. Hay una considerable intensidad en cualquier relación íntima, pero muy especialmente en el matrimonio. Tu pareja puede ser la causa de tu regeneración o puede robarte la energía. Depende de los aspectos que reciba la Casa 7. Las personas con Plutón en esta casa pueden lograr la propia transformación personal en el campo del matrimonio y las relaciones íntimas. A menudo estas personas quieren dar a los demás gran libertad y ansían desesperadamente gustar a los otros, pero suelen no tener la capacidad suficiente para establecer relaciones verdaderas, ya que tienden a tener problemas emocionales compulsivos y dolorosos en las relaciones íntimas. Resultan difíciles las relaciones con personas que tienen un poder definido en su vida. Un matrimonio puede durar mucho con esta posición, siempre que se acepten los cambios necesarios para que todo funcione bien. Las características mas comunes de los nativos con este emplazamiento son: necesidad de establecer relaciones simbióticas y apasionadas, necesidad de dominar o ser dominados por otros, poder hipnótico sobre los demás, gran atractivo sexual, competitividad y luchas de poder en las relaciones, necesidad de pedir consejo o de convertirse en consejero. De igual forma esta Casa nos va a ayudar a entender a los demás y a nosotros mismos, ya que proyectamos condicionados por la clase de causa que se abraza y por la capacidad que se tiene de interesar a los demás en el valor de esta causa. En el nivel individual, hay que vigilar el fanatismo. Plutón inclina a una conversión religiosa, artística o política irrevocable. No hay necesidad de volverse demasiado autoritario o paternalista. Es importante purificar la expresión de Marte en el mapa, el sentido de ambición personal, los deseos y los impulsos demasiado egocéntricos. En el nivel transpersonal, hay que utilizar a Plutón según su Signo en el nacimiento. Por ejemplo, cuando se quiere resolver un problema actual y si se ha nacido con Plutón en Géminis, la mejor vía consiste en una solución buscada en el plano mental, en función de las ideas implicadas en el problema. A menudo, la Casa donde se encuentra Plutón es donde quizá tengamos que hacer frente al dolor y la crisis. El reto consiste en afrontar este área con honestidad y sin reservas para efectuar una evolución de nuestra conciencia. Así aprenderemos que el dolor y la crisis no son necesariamente un estigma o una patología, algo malo que es menester evitar a cualquier precio, sino que forman parte de un proceso más amplio, que conduce a la renovación y al renacimiento. El Descendente es el punto diametralmente opuesto al Ascendente, y describe nuestra facultad de recibir y absorber aquello que se nos va acercando. Simboliza nuestro encuentro con el tú, la forma de establecer contactos, y las personas que cobran significado en el transcurso de nuestra vida. Esta Casa revela el tipo de persona que se siente atraída hacia nosotros e indica las expectativas que aportamos a nuestras relaciones. En esta Casa, Plutón se encuentra en el sector de las asociaciones. En vez de considerar el matrimonio, u otra forma de unión íntima, como una mera cuestión de «... y vivieron felices», lo más prudente para ti será entender las relaciones como catalizadores o agentes de transformación, cambio y crecimiento en el nivel personal. Es posible que, con este emplazamiento, percibas tus propias tendencias destructivas en el dominio de las relaciones y, por consiguiente, vivas en el temor de que los otros pueden ser capaces del mismo tipo de comportamiento. O quizá desconozcas por completo tu propia energía destructiva y te limites a atribuírsela a la otra persona. Debido al temor constante de que tarde o temprano el otro vaya a perturbar la relación, a ti se te hace difícil confiar en tu pareja o sentir seguridad en una unión. Entonces, es probable que, en procura de evitar semejante catástrofe, intentes dominar, poseer y controlar a tu pareja. Lamentablemente, un comportamiento así sirve con frecuencia para alejar a la otra persona, con lo que has provocado la situación que más te aterraba. No obstante, allí donde se halla Plutón está también la capacidad de volver a levantarse, como el fénix de sus cenizas. Hay una considerable intensidad en cualquier relación íntima, pero muy especialmente en el matrimonio. Tu pareja puede ser la causa de tu regeneración o puede robarte la energía. Depende de los aspectos que reciba la Casa 7. Las personas con Plutón en esta casa pueden lograr la propia transformación personal en el campo del matrimonio y las relaciones íntimas. A menudo estas personas quieren dar a los demás gran libertad y ansían desesperadamente gustar a los otros, pero suelen no tener la capacidad suficiente para establecer relaciones verdaderas, ya que tienden a tener problemas emocionales compulsivos y dolorosos en las relaciones íntimas. Resultan difíciles las relaciones con personas que tienen un poder definido en su vida. Un matrimonio puede durar mucho con esta posición, siempre que se acepten los cambios necesarios para que todo funcione bien. Las características mas comunes de los nativos con este emplazamiento son: necesidad de establecer relaciones simbióticas y apasionadas, necesidad de dominar o ser dominados por otros, poder hipnótico sobre los demás, gran atractivo sexual, competitividad y luchas de poder en las relaciones, necesidad de pedir consejo o de convertirse en consejero. De igual forma esta Casa nos va a ayudar a entender a los demás y a nosotros mismos, ya que proyectamos en los otros lo que no queremos asumir; y nunca en un mejor caso que teniendo Plutón en Casa 7, ya que a través de nuestras relaciones de pareja estaremos proyectando nuestra sombra (Plutón). En algunos casos, el individuo se sentirá atraído por una persona fuerte, segura, estable, activa y con un gran magnetismo que controlará y manipulará su vida. Se plegará exclusivamente a los deseos y necesidades del otro o  le impondrá sus valores, ideas y creencias hasta que la otra persona empiece a sentirse humillada y frustrada, y al final se produzca la ruptura. En general con Plutón en la Casa 7 o con aspectos Venus-Plutón, una de las personas quiere abandonar la relación porque piensa que la otra persona ya no puede ofrecerle nada más o no ha evolucionado; pero la otra persona luchará e intentará todo tipo de manipulación emocional y artimañas para la relación no se rompa, ya que el grado de dependencia es muy elevado. Cuando esto sucede, la persona que ha abandonado la relación sufre un gran sentimiento de culpa, y la persona abandonada pasa por una intensa crisis y dolor al tener que asumir su independencia. En cualquier caso Plutón en Casa 7 nos va a forzar a transformarnos y a aprender a tener relaciones basadas en la igualdad, cooperación y respeto. Porque cuanto más nos aferremos compulsivamente a una relación o queramos cambiar y controlar al otro, mas problemas tendremos. En su aspecto positivo, una relación Plutoniana sabrá compartir su poder y experimentará cambios profundos que hará que la relación se renueve continuamente, enriqueciendo a ambos. La Casa opuesta es la Casa 1 y Aries, indican que el nativo debe aprender a ser independiente, tomar sus propias decisiones sin depender de los demás; y por otro lado, debe evitar controlar y dirigir la vida de otros. Este individuo tiene una gran capacidad de conectar en profundidad con los demás y de entender sus miedos y su sombra, porque él ha tenido que vivir en la oscuridad y salir de los infiernos transformado. Cuando se ha superado esta crisis el individuo se puede convertir en un gran consejero para los demás.



                  
                    Om Tat Sat