) .fn ( font-site: 150% ; color: #ffffff ; )

Translator

Astropsicología Holística

Todas las Entradas del Curso paso a paso...

El Sol en los Signos del Zodiaco


En el mapa natal, el Signo en el que se encuentra el Sol nos da el Signo solar, más conocido como Signo del Zodiaco, que es el Signo por el que transitaba el Sol en el momento del nacimiento de una persona. Representa el yo profundo, el yo verdadero, la identidad básica. La voluntad, los propósitos en la vida. El Sol significa también lo paternal. En el mapa natal de un hombre, el Sol, junto con Marte, es parte de su identidad masculina, mientras que en la de una mujer, el Sol y Marte revelan su percepción de lo masculino. Como centro del sistema solar, el Sol también simboliza lo que es central para nosotros: nuestra identidad. Psicológicamente, representa nuestra experiencia con el padre y su influencia en nuestro carácter y en nuestra habilidad para expresarnos como individuos. También simboliza nuestro impulso creativo y la necesidad de hacernos ver. Aspiramos a realizar las cualidades representadas por el Sol en nuestro horóscopo mediante un proceso de individuación durante nuestra vida. Este proceso que seguimos para sentirnos realizados es nuestro mayor objetivo. El Signo ocupado por el Sol nos indica la dirección que seguimos en la lucha por la realización personal. El Sol cambia de Signo cada mes. Las características de este Signo son como adjetivos que dan color a nuestra expresión. Tenemos que desarrollar y perfeccionar estas cualidades para encontrarnos a nosotros mismos. La Casa en que está el Sol nos indica cuál es el área específica del mundo material en que manifestamos nuestra identidad. Nos identificaremos fuertemente con los asuntos particulares representados por esta casa. La realización llega mediante las materias conectadas con esta casa. Los aspectos con nuestro Sol demuestran las influencias psicológicas en nuestra identidad que deben ser integradas de alguna manera. Los aspectos indican los efectos específicos que modifican la expresión de nuestra identidad y que nos hacen individuos únicos. Los aspectos también podrán revelar claramente cómo podremos experimentar la influencia del padre y cómo afecta esto a los esfuerzos para afirmar nuestra propia identidad. Son personas de acción, dotados de una gran vitalidad e iniciativa. Independientes y de espíritu competidor, les gusta empezar proyectos y poner en marcha cosas nuevas, buscando el reconocimiento a través de la competición y la auto-afirmación. Aries es directo, no se para mucho tiempo a reflexionar y quiere actuar ya.


Sol en Aries: Son personas de acción, dotados de una gran vitalidad e iniciativa. Independientes y de espíritu competidor, les gusta empezar proyectos y poner en marcha cosas nuevas, buscando el reconocimiento a través de la competición y la auto-afirmación. Aries es directo, no se para mucho tiempo a reflexionar y quiere actuar ya.

Características generales: Este Signo, influido por el Sol y por Marte, símbolos masculinos, representa la fuerza, la agresividad, el deseo de afirmación viril; así como la violencia, el ímpetu, la fuerza brutal a menudo necesaria para defenderse del entorno en el que el hombre vive. A Aries le corresponde la primera casa del Zodíaco, que representa la personalidad en el estado puro, los instintos y el carácter del individuo enfrentado a sí mismo. Es la primera toma de contacto con el mundo. Aries representa el nacimiento, que es siempre un acto violento. Quien nace con el Sol en este Signo es valiente, intrépido, pero también informal en el trabajo, intolerante y a menudo agresivo. Impaciente, lo quiere todo al instante; ataca con furia, a menudo ciega e irracionalmente, quemando etapas e infravalorando las dificultades. La caída de Saturno, símbolo de lo racional, hace que los Aries sean poco reflexivos y con poca capacidad de concentración, defectos que vienen compensados por el deseo violento de alcanzar las metas por ellos fijadas y por su gran vitalidad (exaltación del Sol). Si el obstáculo es demasiado difícil y no llega a ser superado, Aries cae en frustraciones profundas y en estados de pesimismo. Su vida está caracterizada, de hecho, por períodos de optimismo, que alternan con períodos de desaliento. Su comportamiento está dominado por la inestabilidad, cambios bruscos, por la emotividad, por la tendencia al riesgo. Es el Signo de la cólera imprevista, de quien quiere quemar en un instante todas sus energías potenciales. Esto conlleva el peligro de que esa fuerza impetuosa y desordenada siga una dirección equivocada o que se convierta en destructora. Aries, que ama el riesgo, vive su vida como un guerrero que debe afrontar siempre nuevas batallas. Valiente y generoso, pero también deseoso de independencia, se convierte en un ser intolerante cuando se ve sometido a algo o a alguien. Aries aspira a ser algo importante, pero sólo puede alcanzar sus ambiciosas metas si los demás aspectos de su carta natal le confieren la coherencia, el razonamiento y la capacidad de reflexión indispensables para llevar a buen fin empresas que tienen necesidad de un espíritu paciente. De otro modo sus éxitos tenderán a ser imprevistos y de corta duración, con el peligro de estar dando siempre pasos en falso, por su tendencia a confiar excesivamente en sí mismo. Su comportamiento es autoritario: ama el orden, la ley y respeta toda forma de estructura jerárquica. Proyectado siempre hacia el futuro, tiene poca memoria y olvida fácilmente. En el plano afectivo le gusta dominar a su pareja, es apasionado y sentimental, pero a menudo incapaz de una relación profunda. Se muestra casi siempre inconstante, viviendo muchas pasiones que quema en poco tiempo y que resuelve con rupturas imprevistas. Anatómicamente, Aries está asociado a la cabeza. La mujer del signo: Es impulsiva, agresiva y valiente. Aspira a la emancipación y a la libertad individual. Entre los veinte y treinta años puede tener un comportamiento ligero que se calma con la madurez. Capaz de pasiones fuertes e imprevistas, puede olvidarse de sí misma por un compañero que estime y admire. Si renuncia a su libertad, puede sufrir fuertes depresiones y llegar a la ruptura de una relación que le resulte opresiva.


Sol en Tauro: Tauro valora mucho lo material. Busca el bienestar, el confort y la sensación de poseer. Son personas serenas, constantes, pacientes y con mucha resistencia. Les gusta la estabilidad y la seguridad de lo duradero. Son de confianza y considerados, pero se sienten mejor entre personas con las que están familiarizados. A veces son inflexibles.

Características generales: Los individuos que nacen durante este período son posesivos, siempre a la búsqueda de seguridad y goce de las alegrías de la vida. Venus, regente del Signo, empuja a buscar el placer y la satisfacción de los deseos materiales. Tauro corresponde a la Casa 2 del Zodíaco, que representa el momento en el que el recién nacido tiende a satisfacer su propia seguridad. Ve la posesión de los bienes como indispensable para conquistar la seguridad material, que pueda asegurarle a él y a los suyos la supervivencia, protegiéndole de todo riesgo. La tenacidad, la ponderación y la perseverancia le hacen llegar casi siempre a sus metas prefijadas. A menudo es un trabajador metódico y fiel, dotado de una gran resistencia tanto física como psíquica, lo que le convierte en un ser muy equilibrado ante los obstáculos y las dificultades. La caída de Mercurio, si por un lado le priva de la agudeza y vivacidad típica de Géminis, por otro le hace muy práctico, muy concreto en la visión de la realidad y capaz de concentrarse esencialmente en la realización de sus propios objetivos, procediendo con lentitud y sin correr riesgos. La exaltación de Júpiter le hace amante de la buena mesa, del ocio y de la comodidad. Es un instintivo al que le gusta el contacto con la naturaleza, y sus gustos son siempre sanos y sencillos. Sensual, posesivo en las relaciones afectivas, Tauro tiende también a considerar a su pareja como un objeto de su propiedad: de aquí los fuertes celos que pueden empujarlo a veces a verdaderos actos de cólera violenta. Respetuoso con las tradiciones, es un conservador, a menudo un moralista, e intenta alcanzar un puesto en la vida respetando las convenciones y reglas sociales. Su amor por el hogar le empuja a invertir su dinero en bienes inmuebles, que le hacen sentirse seguro e inmune a los riesgos tan detestados por él. Si en el mapa natal la posición de Saturno es fuerte, el deseo de posesión puede transformarse en avidez y avaricia, con un carácter melancólico e inclinado a la monotonía y al pesimismo. Si, por el contrario predominan Júpiter y Venus, planetas hedonísticos, el amor a los placeres de la vida puede ser muy intenso convirtiéndolos en personas extravertidas, expansivas y optimistas, aunque también inclinadas a la exageración en todos los planos de la vida, con escaso autocontrol. El sentido del dinero es, de todas maneras, muy fuerte en ambos casos. Tauro está asociado anatómicamente a la voz (de ahí la musicalidad del Signo), a la garganta y al cuello. La mujer con este Signo ama la casa y a los niños, a los que tiende a sobrealimentar, siendo a menudo una buena cocinera. La maternidad se siente como una necesidad física, y entraña el riesgo, por falta de rigor ideológico, de malgastar todas sus energías como ama de casa.


Sol en Géminis: Personas curiosas, que necesitan estar informadas de todo y cuyo interés abarca numerosos temas. Dificultad para centrarse en un solo campo. Les gusta comunicar lo que aprenden y expresarse ya sea de forma oral o escrita. Buscan reconocimiento por su capacidad intelectual.

Características generales: Géminis corresponde a la adolescencia: Mercurio, la plata viva, regente del Signo, se asocia a esta fase de la vida. La curiosidad, la percepción intelectual, las primeras experiencias de relaciones sociales, la disponibilidad, el deseo de movimiento continuo y la diversidad de intereses son características típicas de quien nace bajo este signo. De lo estático de Tauro se pasa a la movilidad, rapidez y sentido del humor con el que Géminis afronta las dificultades y los obstáculos. El sentido crítico y la vivacidad mental los hacen poco respetuosos de las tradiciones y convenciones sociales. Deseosos de cambios, que saben afrontar con una actitud libre de prejuicios y una pizca de juvenil inconsciencia, la movilidad y los intereses varios por los que se sienten atraídos puede ser la causa de cierta superficialidad o de una incapacidad de especulación profunda y creativamente provechosa. Es el Signo que corresponde a la tercera Casa del Zodíaco, la de las relaciones con el entorno social más inmediato, con los hermanos y amigos en general. Es el sector de las comunicaciones rápidas, del intercambio de ideas. Los Géminis, de hecho, tienen a menudo un óptimo sentido dialéctico que los permite establecer relaciones fáciles e inmediatas a través de la palabra. El Aire es su elemento, por esto sienten siempre la necesidad de espacio en el que puedan moverse libremente, incluso a nivel físico. Atentos a las modas, sobre todo a las de tipo intelectual, saben ir con los tiempos intentando no quedar nunca desfasados: desde el último "best-seller" al espectáculo del que todos hablan. Saben siempre expresar su opinión a propósito de cualquier cosa, aunque a menudo su conocimiento de la materia sea más bien superficial. Los proyectos a largo plazo no están hechos para ellos. Se aburren mucho si tienen que concentrarse en un único objetivo: en consecuencia se entregan a una pluralidad de intereses y trabajos al mismo tiempo cuando uno sólo no es lo suficientemente variado como para contactar con personas y lugares siempre distintos. La exaltación de Plutón los hace capaces de representar no sólo en el escenario, sino también en la vida. Tienen siempre la necesidad de un escenario donde interpretar papeles diferentes. Su inteligencia los lleva a ver las múltiples facetas de la realidad, y en los tipos más evolucionados se dan hábiles políticos u óptimos diplomáticos. Las cualidades intelectuales, que indudablemente poseen, pueden llevar a ciertos Géminis a triunfar fácilmente, aunque no sepan mantener sus éxitos durante largo tiempo. La sexualidad es algo fría pero curiosa, y fácilmente estimulable por la novedad, por esto puede caer en la ambivalencia. Anatómicamente, el Signo de Géminis está asociado a los brazos y al aparato respiratorio, pulmones y bronquios. La mujer con este Signo es una compañera alegre, vivaz, muy simpática, pero poco sensual. Como madre sabe mantenerse joven con sus hijos y divertirse con ellos como una niña. Tanto el hombre como la mujer mantienen su espíritu juvenil (a veces algo infantil) hasta la vejez, porque saben conservar intacto el sentido del humor y la actitud abierta hacia nuevas ideas.


Sol en Cáncer: Pura sensibilidad. Son personas que tienden a guiarse más por los sentimientos que por la razón. De espíritu protector, se sienten a gusto en familia y con los niños. Están interesados en la nutrición y les gusta alimentar y nutrir a otros. Se sienten seguros en su caparazón, pudiendo ser algo reservados o tímidos.

Características generales: El domicilio de la Luna y la exaltación de Venus hacen del nacido en este Signo un receptivo, pasivo y sensible. Ligado a la madre y a la familia de origen, se siente siempre atado a la infancia, al pasado, a los recuerdos. Con esfuerzo (y no siempre) es capaz de cortar el cordón umbilical y vivir de forma autónoma su propia vida. El carácter tiende a ser melancólico, introvertido, con miedo al futuro, que es vivido siempre como lo desconocido angustioso. Por esto el Cáncer prefiere la seguridad del pasado y se aferra a la tradición y a la familia. La falta de agresividad (caída de Marte) le hace poco inclinado a tomar iniciativas y a dejarse arrastrar por la acción. El mundo de la realidad le atemoriza y ama refugiarse en el ensueño y en la fantasía. No posee el espíritu temerario de Aries ni la alegre inconsciencia de Géminis, pero suple estas faltas con una profunda intuición y una afinada sensibilidad, que le permite igualmente alcanzar sus metas. Condicionado por la Luna y su elemento, el Agua, Cáncer se caracteriza por su humor inestable, inquieto, y por una continua alternancia de momentos de introversión y de entusiasmo. Susceptible y muy vulnerable, si es herido en su sensibilidad se cierra inmediatamente en su concha. El cangrejo cubierto por su resistente caparazón y siempre alerta para huir ante el peligro expresa perfectamente el carácter del signo. El hombre Cáncer tiene una compleja vida afectiva: aferrado a la madre, ésta le arrastra hasta el punto de complicar de forma a menudo dramática toda relación con el otro sexo. La componente lunar le hace necesitar la paz doméstica. La madre significa para él la dulzura de la infancia, la seguridad del claustro materno, mientras que otra mujer representa lo desconocido, y por esto mismo el peligro. Inestabilidad, temor y angustia caracterizan su vida sentimental; incluso si toma conciencia y se rebela contra la figura materna, quedará siempre en la base de cada relación una cierta conflictividad y competitividad hacia la compañera, ya que el hombre Cáncer desea una eterna repetición de la relación con la madre protectora, que acepta todo sin pedir nada a cambio. Anatómicamente, el Signo está asociado a los pechos, el estómago y el vientre. La mujer del signo: Para ella las cosas son muy distintas. Si acepta el papel que la sociedad le impone, madre y esposa, podrá expresar su agudo sentido materno y su amor por la familia. Si por el contrario se rebela contra el papel tradicional e intenta seguir otras vías, su inconsciente vocación -reprimida- la hace correr el riesgo de experimentar trastornos neuróticos. Tanto el hombre como la mujer tienden a crear, incluso en el lugar de trabajo, un clima familiar en el que desempeñan el papel protector de "la gran madre".


Sol en Leo: Personas muy creativas que necesitan expresarse y demostrar su talento. Son cálidos, generosos, atentos, independientes, y están orgullosos de sí mismos. Quieren destacar, ser reconocidos y recordados. Leo tiene la fuerza necesaria para enfrentarse a numerosas y diversas situaciones.

Características generales: Los nacidos bajo el Signo de Leo están regidos por el Sol, símbolo de la vitalidad, que los hace conscientes de su propia fuerza y de su propia conciencia. El yo se manifiesta en su plena madurez de forma muy distinta a la de Aries, primer Signo de Fuego, dominado por la impulsividad y agresividad marcianas. La valentía, la audacia, el deseo de sobresalir son características de Leo, que demuestra su propia fuerza con absoluta naturalidad y espontáneamente. La seguridad que tiene de sí mismo le hace aspirar al mando, la auto-afirmación, el éxito (sobre todo en el ámbito social). Aferrado al presente, tiene un fino sentido de la realidad, que le capacita para valorar exactamente cada aspecto de ésta. A diferencia de Cáncer, vuelto hacia el pasado y todavía inmerso en el inconsciente, Leo afronta su propia existencia tratando de controlarla y de vivirla con absoluta seguridad y conocimiento de causa. El mayor riesgo que corren los individuos nacidos bajo el signo de Leo es la sobre-valoración de sus propias cualidades; la inflación de su propio ego puede dar como resultado un individualismo exacerbado con todos los excesos que esto conlleva. Así, los Leo que no sean capaces de desarrollar armónicamente su propia personalidad reflejan de forma negativa las cualidades potenciales del signo. Entonces predominan el orgullo, la megalomanía; en fin, la desproporcionada confianza en sus propios medios. Este tipo de sujetos vuelcan todos sus objetivos estrictamente hacia cosas materiales sin ningún deseo de evolución interior y con absoluta incapacidad de sublimación. El sentido de autoridad se transforma en autoritarismo, la generosidad en un estéril exhibicionismo, el deseo de afirmación en tiranía y en afán de dominio. El control de su propia fuerza y vitalidad es esencial en el Leo para el desarrollo armónico de su personalidad. De hecho, en los tipos evolucionados se encuentran individuos con grandes ideas e ideales, con un fuerte sentido del humor y capaces de canalizar ellos mismos su energía hacia la realización de grandes empresas. Cuando sus cualidades potenciales se realizan y el individuo es capaz de controlar su voluntad con un fuerte sentido de la responsabilidad consciente, encontramos sujetos capaces de acciones inesperadas por su alto contenido ideológico, pudiendo trascender a experiencias creativas en el campo artístico con óptimos resultados. La fragilidad de Leo se manifiesta en la necesidad de ser admirado; por este motivo puede ser presa fácil de astutos aduladores, que pueden herirle en su talón de Aquiles. Leo, de hecho, no es astuto y sí transparente, aborrece la hipocresía y el retorcimiento. Es su debilidad, pero también su fuerza. Afectivamente es pasional, ama sinceramente, con lealtad y generosidad; pero, como a la vez anida en él el peligro de ser demasiado orgulloso y exigente, puede convertirse en tirano y egocéntrico hasta la insensibilidad, provocando grandes sufrimientos. Anatómicamente rige el corazón, el plexo solar y la circulación sanguínea. La mujer con este Signo: Posee las mismas características del hombre, por lo que tiene necesidad de afirmación y reconocimiento sociales. Óptima organizadora, está más cualificada para desempeñar un trabajo o profesión que para ejercer de ama de casa. En el plano afectivo necesita tener cerca un compañero importante o por el que sienta gran estima o admiración. Tanto él como ella dan importancia al dinero, sobre todo para poder gastarlo y de esta forma procurarse una vida confortable, de la que no pueden prescindir, siendo a la vez uno de los signos más manirrotos del Zodíaco.


Sol en Virgo: Observadores apasionados de los detalles, inteligentes, lógicos, críticos y exigentes consigo mismo y con los demás. Son personas entregadas y serviciales, organizados y adaptables a las circunstancias, que fácilmente pueden estar al servicio de una causa o individuo. Son humildes a la vez que conscientes de su gran labor, con cierta necesidad de sentirse útiles.

Características generales: Mientras que Leo canaliza la energía hacia la conquista de la individualidad y toma de conciencia del ego, en el Signo de Virgo la energía se canaliza hacia la racionalidad, la lógica y el análisis de las propias capacidades intelectuales. Del mismo modo que en este período se realiza la separación de la mies de la madre Tierra y la consiguiente selección para la recolección, en la psique de quien nace bajo el signo de Virgo existe la tendencia a dividir, clasificar, analizar y eliminar lo superfluo. Quirón junto a Mercurio, planeta regente, es aquí muy distinto del Mercurio-Aire de los Géminis. En el elemento Tierra de Virgo pierde la movilidad y la improvisación y convierte la personalidad en moderación y autocontrol. Las facultades mentales se imponen sobre las instintivas. La predisposición a la inquietud origina un sistema nervioso muy sensible, con estados de ánimos alternos y cambiantes. La duplicidad del Signo hace, por una parte, el carácter pesimista, inclinado a la melancolía y a menudo con ideas destructivas, aunque por otra puede conferir una fuerte inclinación creativa dirigida a la búsqueda de la perfección e incluso del refinamiento. Negando el instinto, la personalidad intenta controlar, ordenar su flujo vital. Siempre está presente la preocupación por mejorar y mejorarse con una atenta búsqueda del detalle y de lo particular. La inteligencia es analítica, práctica y crítica, con un fuerte sentido de la organización y de pasión por la técnica. Desea sistematizar, casi burocratizar, cada sector de su propia existencia. Si prevalece el rechazo de lo instintivo el carácter puede llegar a hacerse algo árido, frío y exageradamente atento a la minucia, puntilloso y obsesionado por el orden. El individuo puede estar muy afectado por el moralismo y conservadurismo, porque da mucha importancia al presente y no le gusta cambiar sino después de un atento y controlado examen de la situación: todo debe ser conducido por la razón y la lógica, nada debe ser abandonado a la casualidad ni a la pasión. Virgo corresponde a la C asa 6 del Zodíaco, que representa lo cotidiano, las cosas pequeñas, la atención al propio cuerpo. De hecho, los nacidos bajo este signo están a menudo obsesionados por la higiene y aseo personales y por la salud. La predisposición a concentrarse en el orden y el método hace de Virgo un Signo más capacitado para la teoría que para las grandes estrategias. Son trabajadores muy serios y concienzudos, incansables y con gran sentido del deber. Su capacidad manual es a menudo excepcional. La exaltación de Urano (las manos) los capacita para llegar a ser muy buenos técnicos, y, aunque ejerzan cualquier tipo de profesión, serán capaces de efectuar las reparaciones caseras. El exilio de Júpiter (planeta del optimismo) conforma un sujeto desconfiado, cauteloso y privado de entusiasmo y extroversión. Virgo no aspira a grandes éxitos y en consecuencia no está expuesto a grandes fracasos: su vida tiende a desarrollarse en un plano programado, ordenado y tranquilo. Tanto el hombre como la mujer son afectivamente más bien fríos, a veces hasta puritanos, y difícilmente se abandonan a la pasión. Son exigentes con su pareja y, si no encuentran la adecuada, prefieren quedarse solos. Anatómicamente, por su afinidad con el análisis, selección y separación, Virgo está asociado al intestino. Asimismo se le asocian los disturbios psicosomáticos y neurovegetativos por la hipersensibilidad de su sistema nervioso. La mujer del Signo: Es en general práctica, concreta y con una fuerte necesidad de protección. Es fundamental que pueda realizarse fuera de los papeles tradicionales, pudiendo trabajar con éxito en el campo comercial, artístico, docente o simplemente puede llegar a ser una buena y eficiente empleada. Si por el contrario se encierra en el papel de ama de casa, su deseo de perfección puede transformarse en manía del orden, de limpieza e incluso en un sentido de frustración perenne, que puede dañar sus relaciones familiares y afectivas. La sexualidad está en general frenada y sentida a veces como "pecado". Por esto la mujer Virgo tiene necesidad, más que otras, de liberarse de las opresiones para poder tener una vida afectiva positiva.


Sol en Libra: Buscan el equilibrio y procuran ser justos a la vez que objetivos, evaluándose siempre a sí mismos, a sus propias opiniones e intenciones. Sociables e intelectuales. No se sienten a gusto solos, necesitan relacionarse con los demás e interactuar con la sociedad. Tienden a entregarse a los demás. Les gusta la armonía, la belleza interior y exterior.

Características generales: La personalidad de Libra se conforma a través del contacto, del diálogo con el mundo. Sus características más acusadas son el tacto, la diplomacia y la delicadeza. Dotado de una gran capacidad afectiva, los nativos de este Signo consiguen sin dificultad cultivar muchas relaciones amistosas, y a través de éstas buscan su propia confirmación ante el mundo. Cada nueva amistad se ve como algo maravilloso que se debe vivir intensamente. Guiados por su profundo sentido de la justicia, están siempre atentos para no herir la susceptibilidad de los demás. Siempre deseosos de equilibrio, prefieren el compromiso a la confrontación abierta. La caída del Sol los priva de una fuerte vitalidad, mientras prevalece, por el contrario, una profunda capacidad racional impulsada por el deseo de profundizar en todo tipo de experiencias y juzgarlas desde todos los puntos de vista. Las personas nacidas bajo este signo tienen a menudo como meta la búsqueda de la perfección y el respeto de las formas. Poco agresivos, los individuos de Libra parecen a menudo indecisos, porque su preocupación constante es elegir lo mejor. Esta búsqueda puede llevarlos a quedar incapacitados crónicamente para tomar decisiones y bloquearlos en el plano existencial. La incertidumbre, sobre todo en el campo afectivo, punto débil de los nativos de Libra, los hace extraordinariamente vulnerables. Demasiado dispuestos a la búsqueda de nuevas relaciones, pueden fácilmente llegar a ser heridos en su sensibilidad. Si se sienten víctimas de injusticias sufren terriblemente, llegando a ser extremadamente severos y rigurosos en sus juicios y casi maníacos en sus análisis. En el polo opuesto se pueden encontrar individuos a la búsqueda constante y espasmódica de relaciones, hasta el punto de soportar cualquier relación o situación por miedo a la soledad. La inteligencia es frecuentemente óptima, y ella puede rescatar al Libra de los momentos en que su fuerza de voluntad se ofusca en dejarse influenciar por los demás. Cuando la capacidad afectiva (Venus) se funde armoniosamente con el raciocinio (Saturno), se conforman individuos de personalidad muy equilibrada y con un alto sentido de la justicia para quienes los valores interiores prevalecen sobre los deseos materiales y exteriores. Anatómicamente, Libra está asociado a los riñones. La mujer con este Signo aspira a la unión ideal, a la relación perfecta. La búsqueda de un compañero que la pueda entender le resulta importante, pero muy dificultosa. En una sociedad patriarcal corre el peligro de sufrir terribles desilusiones. Quiere, en definitiva, ser "la compañera" por excelencia. Dispuesta a todo, si es amada y comprendida, situándose conscientemente en un segundo plano respecto al hombre, que en muchas ocasiones no está a la altura de sus aspiraciones y la desilusiona.


Sol en Escorpio: Tienen mucha vitalidad y siempre serán capaces de regenerarse y empezar de cero. Son apasionados y les gusta vivir intensamente. Les gusta profundizar en las cosas, no son nada superficiales y les atraen los temas más extraños y misteriosos. Aman el poder, pudiendo ser manipuladores en su intento de controlar. Miedo a la inestabilidad y a la dependencia.

Características generales: Dominado y regido por el planeta Plutón, Escorpio está caracterizado por una fuerte instintividad y tendencia a impulsos violentos. Su fuerza inconsciente es a menudo demasiado potente para ser controlada y se revela de forma desordenada provocando profundas angustias existenciales. Solamente en la dialéctica Tauro-Escorpio se puede entender plenamente el sentido de la tipología de este Signo, en el que el sentido de la vida y de la muerte está estrechamente ligado. Mientras que su Signo opuesto, Tauro, simboliza la vida en su expresión más simple y concreta, y la sexualidad, por ejemplo, se vive como un medio de procreación, en Escorpio la sexualidad se transforma en erotismo, se vive con agresividad, con curiosidad, pero también con temor, como un momento en el que el placer y la muerte se confunden. La agresividad escorpiónica se extiende también al campo mental e intelectual. A menudo la inteligencia es agudísima, anticonformista y a veces revolucionaria. Al contrario de Tauro, tranquilo, desconfiado y "frenado", Escorpio ama el riesgo y su audacia se revela tanto más evidentemente cuanto más difícil y peligrosa se presente la situación. Le corresponde la 8ª Casa del Zodiaco, que es la de la muerte, pero también la de la capacidad de resurrección, y puede destruir y desacreditar lo tradicional para revolucionarlo y construir algo completamente nuevo. Plutón junto a Marte, regente del Signo, simboliza no sólo la semilla que fecunda, sino también las fuerzas inconscientes que buscan una forma de expresión creativa y original. Quien está fuertemente marcado por Escorpio es, a menudo, un inconformista, con una inteligencia abierta a toda propuesta, incluso la menos ortodoxa, y con una voluntad de poder y una intuición casi demoníaca, que en algunos puede convertirse en un arma al servicio de sus propios fines de forma no siempre cristalina. Cuando prevalecen las fuerzas agresivas e instintivas, la vida de los nacidos bajo este Signo está caracterizada por la lucha, así como por una fuerte competitividad, que puede llegar a la violencia y a la crueldad. Si, por el contrario, las fuerzas instintivas profundas pueden ser controladas y disciplinadas, el nativo de Escorpio llega a un alto grado de sublimación. Incluso se pueden encontrar sujetos que rechacen y repriman el instinto y la sexualidad convirtiéndose en presa de la angustia y de fuertes sentimientos de culpabilidad. Los continuos temores pueden convertirlos en seres profundamente infelices y atormentados. Anatómicamente, Escorpio está asociado a los órganos genitales y al ano. La mujer con este Signo al igual que el hombre, da mucha importancia al erotismo. A menudo es seductora y parece más hecha para vivir pasiones arrolladoras y breves que para una vida matrimonial, que, con el tiempo, podría resultarle monótona.


Sol en Sagitario: Aventureros de mente inquieta que quieren comprender y profundizar en el significado de todas las cosas, buscando la relación entre ellas, y que tienen su propia idea del mundo. Personas optimistas que pretenden contagiar su felicidad a los demás, perdiendo a veces la objetividad. Entusiastas, convencidos de sus ideales, extrovertidos y liberales.

Características generales: Los nacidos bajo este Signo poseen una doble y mutable naturaleza representada o por la simbología estacional, que indica el paso de una estación a otra, o por la figura mitológica, mitad hombre y mitad caballo. El Sagitario está dominado por el deseo de cambio para conquistar situaciones siempre distintas (Neptuno) y vivirlas con alegría (Júpiter). La inquietud neptuniana le lleva a desear expansionarse, evadirse no sólo físicamente de su propia familia, de su ambiente y, a menudo, de la patria, sino también a desear elevarse espiritualmente, trascender su propia subjetividad y conseguir un alto nivel de espiritualidad. Sólo el mapa natal puede revelar qué orientación tomará su personalidad. Cuando los aspectos son en su mayor parte armónicos, conforma individuos respetuosos de las reglas con un comportamiento fundamentalmente honesto y sereno, siempre a la búsqueda de ambientes confortables y seguros. La inteligencia puede ser, en estos casos, un poco ingenua y dirigida hacia lo novedoso, pero sin la fuerza revolucionaria de Escorpio. El Sagitario de este tipo es un exuberante, un entusiasta dispuesto a cambiar de lugar y de acción, amante de la aventura, de los deportes, de los viajes, sobre todo a países lejanos, donde el contacto con razas y culturas distintas satisface su sed de novedad. Este Signo corresponde a la novena casa del Zodiaco, que representa el desapego del ambiente inmediato (representado por su casa opuesta, la tercera) y la aspiración hacia horizontes más amplios tanto físicos como mentales. A pesar de su inquietud, Sagitario es básicamente un individuo respetuoso de las convenciones y costumbres sociales, que pondera en su medida tanto el prestigio como la respetabilidad. Sólo con posiciones fuertemente disonantes de Júpiter y Neptuno pueden aparecer sujetos rebeldes, desordenados y sin claridad de ideas. Pero en general los sagitarianos son personas joviales, serenas, que pretenden conseguir sus objetivos con ideas innovadoras, pero no demasiado revolucionarias o destructivas. Cuando los dos elementos opuestos del Signo, lo animal y lo espiritual, consiguen fundirse equilibradamente, dan individuos completos, ya que todos los componentes del ser humano están armónicamente representados y realizados. En este Signo pueden encontrarse sujetos que, por posibilidad de síntesis del dualismo inherente en la naturaleza humana, pueden representar mejor que los demás al hombre en su compleja realidad. Anatómicamente, Sagitario está asociado a las piernas. La mujer con este Signo como el hombre, puede tender a una vida "irregular", pero al mismo tiempo desea la seguridad. En el campo afectivo busca a un compañero de nivel superior al suyo, que le posibilite mejorar su propia condición social, pero, si en la sagitariana prevalece la tendencia a la evolución interior, puede realizarse a través de la completa emancipación o incluso por dedicación a una causa superior.


Sol en Capricornio: Personas prácticas en todos los sentidos, con objetivos claros, que no se dejan llevar por las emociones y se toman la vida de una manera seria y disciplinada. Necesitan normas y cumplir con su deber en la sociedad. Responsables, organizados, cautelosos, entregados a su trabajo y que se esfuerzan hasta conseguir sus objetivos. Les gusta la autoridad, el éxito y el trabajo duro.

Características generales: Regidos por Saturno y Urano, los nativos de este Signo se caracterizan por un frío desapego, que les confiere una gran capacidad para evaluar racionalmente la realidad. Poco emotivos en general, parapetados y siempre a la defensiva, están animados por una profunda ambición, que los capacita para realizar sus objetivos incluso a largo plazo. Dotados de gran capacidad de concentración, indiferentes a los éxitos de brillo fugaz, tienden a controlar con fría racionalidad cualquier situación y a dominar sus emociones con tal de alcanzar las metas que se fijaron. Si alcanzan el éxito, se tratará seguramente de un éxito estable y duradero, ya que ha sido logrado poco a poco, con lucidez y mucho esfuerzo. Los obstáculos no los asustan, incluso los estimulan a continuar, aunque sea lentamente y, a veces, renqueando -como la cabra que tiene que alcanzar la cima de la montaña. Para estos individuos todo es conquista, incluso a costa de grandes sacrificios y renuncias. Corresponde a la décima Casa del Zodiaco, la de la autonomía y del éxito social. El Capricornio puede llegar a sacrificar mucho de sí mismo -y de los demás- con tal de satisfacer su propia ambición. Opuesto a Cáncer, cuarto Signo del Zodíaco, que representa la madre y los orígenes, este signo invernal no se concede la menor debilidad ni nostalgia. Para él, en oposición a la ternura de Cáncer, el pasado no puede estar presente, ya que le obstaculizaría su caminar inexorable, que debe conducirle a su meta, incluso si ésta fuera una meta llena de soledad. La escasez de ilusiones produce un carácter oscuro, pesimista, aunque ni mucho menos pasivo frente a los obstáculos de cualquier tipo. Su característica principal es quizá la indiferencia, que le hace posible proseguir su largo camino hacia la meta trazada sin dejarse influenciar por los demás. La exaltación de Marte le confiere una agresividad extremadamente controlada, que siempre da en el blanco. En el plano de las relaciones sociales y afectivas la frialdad de Capricornio puede crearle problemas. El control, la racionalidad y la desconfianza dominan su vida afectiva. Las grandes pasiones están absolutamente excluidas: por este motivo sólo después de haber valorado todos los aspectos de una relación sentimental, Capricornio se siente preparado para tomar "la gran decisión" de unirse a una persona, a quien proporcionará casi siempre estabilidad y seguridad material, pero muy poco de sí mismo. Este Signo es más capaz que cualquier otro de sostenerse sobre sus propias piernas sin necesidad de ayuda. Ama la soledad y es indiferente a las comodidades, ya que se contenta con poco, siendo a menudo un gran ahorrador. El Capricornio realiza más cosas a partir de la segunda mitad de su vida -y a menudo en la vejez-, ya que su ascensión es lenta pero segura. Anatómicamente, Capricornio está asociado a la columna vertebral. La mujer con este Signo  igual que el hombre, está dotada de un gran sentido práctico y es muy ambiciosa. También ella mira más al porvenir que al pasado y tiende a organizar su vida afectiva y profesional sobre bases sólidas y seguras. Tanto el hombre como la mujer deben tener cuidado para no dominar en exceso a los demás con su egoísmo o con una dureza exagerada, que los llevaría inevitablemente a la soledad.


Sol en Acuario: Personas idealistas, originales, excéntricas, inventivas y con instinto, que tienden a experimentar por sí solos antes que ceñirse a lo tradicional y establecido. Les atrae lo diferente. Independientes, valoran la amistad pero son desapegados. De conciencia universal pero muy individualistas, les gustan los grupos y sentir que forman parte de un todo. Altruistas, futuristas y amantes de la libertad.

Características generales: Opuesto a Leo, Signo de la individualidad y de la vitalidad. Acuario sueña un mundo colectivo donde sus mil ideales puedan realizarse. Su personalidad es extremadamente abierta a toda nueva opción, sobre todo si ésta no merma su sed de libertad. La ductilidad, la curiosidad por todo aquello que no es tradicional, la disposición tanto material como intelectual son de hecho las características de este signo. El deseo de trascender la realidad humana convierte a menudo a Acuario en un individuo idealista, algo místico y deseoso de lo absoluto, de la fusión total del propio yo con el mundo entero. Él solamente puede verse a sí mismo a través de los demás, de ahí su elevado grado de sociabilidad, así como el deseo de experimentar continuamente. Acuario corresponde a la undécima casa del Zodíaco, que es la de la afinidad, la de la relación con los demás, la de la tolerancia y la del equilibrio. Si en el mapa natal prevalece la componente Saturno-Neptuno estaremos ante individuos tendentes a los altos ideales de hermandad, deseosos de vivir más en el plano espiritual que en el práctico. Dotados de un gran sentido humanitario, están dispuestos a la entrega absoluta, olvidándose de sí mismos en favor del bien común. Su instinto es muy marcado y, con la ayuda de Saturno, se nutre de elementos racionales, que le proporcionan una intensa creatividad, sobre todo en el campo ideológico. Si, por el contrario, prevalece la componente de Urano, conformará sujetos inquietos, originales, innovadores y llenos de intereses, sobre todo en el campo técnico-científico. Audaces y dispuestos para todo tipo de cambios, su propia ductilidad los empujará a ir con los tiempos y a adaptarse a toda idea nueva o nueva corriente de pensamiento. El anticonformismo y el rechazo de las tradiciones, si no están apoyadas en unas ideas muy claras, pueden crear individuos violentos, peligrosos, veleidosos y con fuertes tendencias destructivas. Para un Acuario es esencial vivir positivamente su propio Urano: sólo así su personalidad puede realizarse a través de la unión con los demás en una visión humana y sensible de la realidad. Si el planeta se muestra desarmónico, revelará su lado negativo, creando personas inclinadas al oportunismo, a la deslealtad y al compromiso fácil. En general, la existencia de los nativos de Acuario está caracterizada por los cambios y la inestabilidad que, por otra parte, éstos viven casi siempre de modo positivo, ya que sólo así pueden enriquecerse a través de las múltiples experiencias de las que tienen necesidad extrema. Si logran vivir positivamente su afán de progreso, podrán perfeccionarse tanto en el campo político como en el científico. Anatómicamente, Acuario está asociado a los tobillos y pantorrillas. La mujer con este Signo es inconformista e independiente. Al igual que el hombre prefiere relaciones basadas en la libertad recíproca que no la involucren sentimentalmente. Tiende más hacia la vida comunitaria que hacia la pareja o la familia.


Sol en Piscis: Son personas sensibles, compasivas y entregadas emocionalmente. Les gusta ayudar y sacrificarse por los demás. Tienen mucha imaginación y una gran intuición. Capaces de dejar a un lado sus propios intereses para cumplir con las necesidades de otros. Soñadores, a veces nostálgicos.

Características generales: El signo de Piscis se corresponde con la duodécima casa del Zodíaco, que representa la meta última del individuo, la fusión del yo con el cosmos, con lo eterno, con la inmensidad. La personalidad de los nativos de Piscis es sin duda una de las más complejas y más difíciles de definir. Su naturaleza es extremadamente sensible, receptiva, emotiva, llegando en algunos casos a la hipersensibilidad y al recelo. Son muy influenciables, absorben todo tipo de impresiones con peligro de caer en la confusión y en la desorganización. El sentido práctico es casi nulo. La caída de Urano bloquea la capacidad de decisión, produciendo una personalidad pasiva y ansiosa. El humor es inconstante, y el comportamiento a veces irracional, sobre todo en la vida cotidiana. Este aspecto es compensado por una formidable intuición y receptividad, que proporcionan al sujeto una visión global de la existencia, a la vez rica en comprensión humana y misticismo. Opuesto a Virgo, el Signo de la menudencia, del detalle, del particular, los Piscis se convierten en el Signo de la globalidad, de lo infinito, de lo ilimitado. Lo irracional se asocia a la mediumnidad, al sueño, a la magia. El peligro de una naturaleza tan compleja es caer en el caos psicológico y en las irregularidades típicamente de Neptuno (sobre todo si Neptuno se muestra muy conflictivo en el mapa natal). En este caso se dan individuos que intentan construir su propia personalidad, porque no son capaces de integrarse completamente en el mundo que los rodea, manteniéndose durante toda su vida algo infantiles, susceptibles, incoherentes, soñadores, muy dados al lamento y a ser víctimas, con el miedo a asumir sus propias responsabilidades. Si por el contrario, Júpiter es el planeta más fuerte, este Piscis tiende a ser más optimista, alegre, sensual, inclinado hacia los placeres de la vida y amante de su propia comodidad, que sabe defender a toda costa, si bien en silencio. La personalidad, de todas formas, es casi siempre ambivalente, aunque a menudo es introvertida y tiende a huir de la realidad. Posee un gran espíritu de sacrificio y de renuncia. Cuando la sensibilidad es capaz de encontrar una forma positiva de expresión, se dan individuos muy creativos, a menudo geniales, ya sea en el plano intelectual o artístico. La vida afectiva es fundamental para los Piscis. Amores sublimes, platónicos o no, caracterizan su existencia. Sueño y realidad, romanticismo y sensualidad se entrelazan constantemente en las experiencias amorosas del signo que, también en este aspecto, vive su profundo anhelo de lo absoluto, al darse a sí mismo a través del sacrificio. Anatómicamente, Piscis está asociado a los pies. La mujer con este Signo también en el mapa natal femenina es importante la posición de Júpiter y Neptuno. Si domina el primero, la mujer Piscis tenderá a vivir el aspecto hedonista de la existencia, amará la vida social, el dinero y el confort, aunque le quede un resquicio místico, que necesite ser satisfecho. Si por el contrario es Neptuno el que se encuentra en posición ventajosa, el carácter se teñirá de romanticismo con tendencia al ensueño, a la evasión y a la fantasía. El amor es muy importante, y a menudo es vivido intensamente, a veces con matices sadomasoquistas. La vida sexual está caracterizada por muchas relaciones sublimadas o no.

   

                
                        Om Tat Sat