) .fn ( font-site: 150% ; color: #ffffff ; )

Translator

Astropsicología Holística

Todas las Entradas del Curso paso a paso...

Los Aspectos o Ángulos de los Planetas que forman entre sí

Los Aspectos del Sol

El Sol representa a nuestro ego, lo que conocemos de nosotros mismos, la persona que creemos ser, es decir, la persona con la que nos identificamos. Así pues, todos los planetas en aspecto con nuestro Sol afectarán a la forma con la que nos identificamos a nosotros mismos. ¿Es "buena" la imagen que tenemos de nosotros mismos; poseemos una pésima opinión sobre nosotros, o bien, ni siquiera poseemos alguna? Los aspectos que reciba nuestro Sol aclararán en gran medida todos estos puntos. Los planetas que aspectan a nuestro Sol también reforzarán o debilitarán las características de nuestro Signo solar. Por ejemplo, un importante aspecto con Júpiter con el Sol, podría exagerar las características de nuestro Signo solar, mientras que con Saturno, probablemente, las inhibirá, las suprimiría o nos incitaría a definir con más exactitud cuáles son esas características. Al igual que en el cielo el Sol proporciona luz y calor, cualquiera de los puntos de nuestro mapa natal que entre en contacto con él, se verá instantáneamente iluminado y animado. Sea cual sea el Signo en el que se encuentre el planeta, éste se verá dotado de una gran fuerza y poder. Como cuando se trata de aspectos especialmente tensionados, la fuerza y el poder de todo cuanto representa nuestro Sol individualmente para cada uno de nosotros, quedará difuminado, al igual que si llevásemos unas gafas oscuras en un día soleado. La Casa y el Signo ocupados por el Sol son, ciertamente, las áreas de nuestras vidas en las que nos sentimos importantes y, normalmente, también a las que más importancia otorgamos. Cuando un planeta forma un aspecto a nuestro Sol, este planeta adquiere una especial relevancia para nosotros y, a menudo, también suele aclararnos la forma cómo deseamos ser considerados, así como la facilidad o dificultad con la que cumpliremos nuestro objetivo. Por ejemplo, las personas con el Sol Cuadratura a Saturno, normalmente tendrán bastantes problemas relacionados con la autoridad y, probablemente, desearán ser considerados como una autoridad en algunos de los aspectos de su vida mientras que, al mismo tiempo, también pueden llegar a encontrar muy difícil el aceptar cualquier tipo de autoridad por parte de los demás o incluso el ser capaces de tenerla para ellas mismas. Mientras el Sol describe nuestras inclinaciones y hacia dónde nos dirigimos, los aspectos que reciba describirán qué es lo que le detiene o retrasa estos acontecimientos, qué es lo que nos impide hacer nuestra propias cosas y qué es lo que nos ayuda a que hagamos brotar lo mejor de nosotros mismos. Al Sol también se le describe como al héroe. El papel del Sol en nuestro mapa natal es el de informarnos sobre las pruebas por las que tendrá que pasar el héroe que anida en nuestro interior. Para describir este proceso, Jung utiliza la palabra "individualización" que significa "formar a un individuo o a una identidad diferente, proporcionar una organización o formación distinta entre los miembros de una misma especie". Esto es, más o menos, lo que intenta hacer el Sol; el propósito del héroe es el de convertirse en un individuo distinto. Para llegar a ser uno mismo, la personalidad tiene que estar ya en nuestro interior, la bellota sólo puede convertirse en un roble. Pero todo roble es distinto a otro y su unicidad en potencia existe ya en estado latente dentro de él. Así pues, el Sol parece simbolizar la búsqueda de nuestra propia identidad. Los planetas en aspecto con el Sol no sólo nos ayudarán a definir la personalidad del héroe, sino que también nos describirán las pruebas que éste deberá vivir, es decir, todas aquellas cosas que acelerarán o dificultarán este proceso.

La Conjunción Sol/Luna: La Luna Nueva: El Sol representa en el mapa natal el propósito y significado de la existencia, mientras que la Luna simboliza las necesidades y nuestra capacidad de adaptación al entorno. La Luna es lo seguro, aquello que para nosotros es como una "madre", y esa madre puede ser el propio trabajo, la pareja o cualquier otra situación que inconscientemente nos suministre lo que necesitamos para sentirnos bien con nosotros mismos, mientras que el Sol es la capacidad de convertirnos en individuos por derecho propio, superando nuestros orígenes familiares y desempeñando aquello para lo cual hemos venido al mundo, que no es lo que nuestros padres o la sociedad quieren de nosotros, sino la vocación o expresión más genuina de nosotros mismos. Cuando el Sol y la Luna están en el mismo Signo, y sobre todo cuando se hallan en Conjunción (7º de distancia entre ellos), la identificación entre lo que queremos ser y lo que necesitamos está en armonía, ya que el sujeto tiende a identificarse en extremo con sus orígenes familiares y le cuesta alejarse de ellos, de ahí su reputación de apego familiar fuerte. Por lo general, estas personas están muy seguras de lo que quieren hacer en sus vidas, y se muestran muy obstinadas cuando se trata de lograr sus objetivos, mostrando una gran determinación y firmeza a la hora de conseguir lo que se han propuesto. El Sol representa al padre y la Luna a la madre, por lo que, con este aspecto, se da una identificación de uno con el otro en cuanto a los objetivos y criterios educativos con respecto al niño. Puede suceder que uno de los progenitores actúe como madre y padre a la vez, debido a la ausencia del otro o a un carácter más débil. Con este aspecto, la figura de la madre suele estar un poco más en la sombra o como más intimidada, sobre todo si la Conjunción presenta otros aspectos tensionados en el mapa. Es probable también que una institución haya tenido que ser padre y madre del niño (un orfanato por ejemplo). Sea como fuere, existe un acuerdo entre padre y madre con relación a cómo llevar la familia, a no ser que uno de los progenitores extinga o apague a otro. La Conjunción es, astronómicamente, una Luna Nueva, en donde la Luna no se ve en el cielo, lo cual puede sugerir que la madre está un poco "taponada" por la presencia del padre. Esta Conjunción, como decimos, da mucho carácter y determinación, pero también mucha terquedad y dificultades para escuchar una voz alternativa u otras autoridades. Es por eso que es difícil encontrar a estas personas buscando consejo en los demás, ya que son bastante independientes (si dejamos a un lado su estrecha identificación con la familia)y reacios a escuchar una opinión que no sea la suya. Esto puede generar en ocasiones en una considerable falta de empatía, ya que sólo actúan movidas por sus propias necesidades, en general, y pueden tener una gran estrechez de miras. Estas personas tienen un comportamiento similar a quienes tienen la Luna en Aries, por su necesidad de actuar y de estar siempre tomando la iniciativa: no son de los que esperan a que pase algo, sino que se arremangan y se ponen en movimiento, aunque dependiendo del Signo en que se encuentre la Conjunción pueden ser también extremadamente pasivos. Es probable que algunas de estas personas tengan ciertas confusiones respecto a su identidad sexual, sobre todo en la adolescencia. Por otro lado, los hombres con esta Conjunción suelen estar más identificados con su madre, mientras que las mujeres se vinculan más con su padre, o se sienten más comprendidas por él. Quienes tienen esta Conjunción suelen tener muchas dificultades para abandonar el nido familiar, y pueden estar años viviendo en casa de los padres. Estos nativos tienen la misión de trascender sus orígenes, traer a la consciencia todo el pasado y aportar nueva luz a lo que ocurrió. Suele suceder que estas personas siguen los pasos de sus padres, pero no lograrán una realización plena de sí mismos hasta que no sean capaces de hacer algo diferente y transformar su linaje familiar para siempre, marcando un nuevo hito en la cadena y creando una nueva estirpe familiar. El condicionamiento familiar puede ser muy fuerte en estas personas y bloquearles su natural expresión espontánea de sí mismos, aunque a ellos les parezca que sirven a una voz interior que les guía para hacer las cosas, En realidad estas personas poseen una gran intuición para hacer aquello que realmente desean, pero siempre que sean capaces de desligarse de la familia y hacer algo original y único, sin por ello romper con el pasado y hacer como si nunca hubiesen pertenecido a nada. Desvincularse de la familia es una forma de suicidio psíquico, ya que estos nativos necesitan sentirse pertenecientes a un grupo afectivo. Pero si son capaces de seguir sus propios objetivos alcanzarán una gran seguridad en ellos mismos, que no nacerá de una complacencia de los deseos paternos, sino de los propios e individuales.

La Oposición Sol/Luna: La Luna Llena: Cuando alguien nace durante una Luna llena, se dice en Astrología que ha nacido con una Oposición entre el Sol y la Luna, es decir, una distancia de 180º entre ambos cuerpos celestes en el cielo, o entre dos principios psicológicos en el alma de la persona: el masculino (el Sol), representativo de la necesidad de ser alguien en la vida y de alcanzar prestigio, reconocimiento e individualidad, y el femenino (la Luna), la parte pasiva y receptiva del alma, la necesidad de permanecer cerca de nuestra familia y el miedo a traspasar el umbral que conduce a la madurez. Es por esta razón que muchas personas con esta configuración en el mapa muestran una profunda inseguridad, buscando siempre gente de afuera que les llene esa sensación de indecisión y de escasa confianza en sí mismas y de autodeterminación. A diferencia de las personas nacidas con Luna nueva, auténticas pioneras cuando aprenden a desligarse de la comodidad del nido familiar, las personas con Luna llena en su horóscopo proceden de un ambiente poco grato, donde la discusión, la pelea o la falta de entendimiento entre los padres suele ser habitual. Por lo común, uno de los progenitores suele ser esquivo o inalcanzable, o se da una incompatibilidad de caracteres entre los padres que desemboca en ocasiones en la separación, obligando al niño desde muy temprana edad a tener que decidir entre el amor del padre o de la madre. Esta sensación de estar siempre "entre dos aguas" es muy característica de estas personas (pero también de personas con buenos aspectos entre el Sol y la Luna), viéndose obligadas con frecuencia a tener que decantarse entre unos y otros y decidir por sí mismos, lo cual se agrava cuando la inseguridad emocional interior es muy elevada. Se trata de personas con una gran necesidad de la gente, por lo que en ocasiones son muy complacientes con todo el mundo y tratan de evitar el conflicto para no perder a nadie, algo que comparten con los nativos con Luna en Libra. Este emplazamiento suele dar a personas que no encuentran un trabajo que realmente les llene, porque suele haber dentro de ellas un conflicto casi irreconciliable entre deseo (el Sol) y necesidad (la Luna), y es probable que estas personas no hagan siempre lo que necesitan sino lo que desean, y el deseo suele ser un producto del ego más que del inconsciente aunque nos cueste trabajo reconocerlo. Es por ello que entre los 35 y 42 años experimentan fuertes transformaciones y crisis de identidad, haciendo que se tambaleen los cimientos de su vida y se replanteen todo lo que han hecho desde siempre. Estas crisis son necesarias para que el nativo se reencuentre con lo que necesita que, por lo general, suele ser la antítesis de todo aquello que siempre creyeron que desearon ser en la vida. Sin motivo aparente, los nativos con la Oposición Sol/Luna suelen sentirse desdichados, aunque su vida fluya sin contratiempos. En el fondo, sienten que nada de lo que hacen les llena, y se engañan a sí mismos negando su propia insatisfacción, hasta que el cambio perturbador irrumpe en sus vidas y les obliga a sacar a la superficie muchos sentimientos reprimidos acerca de sí mismos y de quienes les rodean, en especial de sus seres queridos. Por lo general, estas personas asumen, de forma voluntaria o no, la tarea de expresar los sentimientos que los padres nunca se atrevieron a manifestar, ya que, en muchos sentidos, ahogaron sus potenciales debido a las ataduras familiares. Es necesario que quienes tienen esta oposición trabajen tanto con su padre como su madre internos, es decir, con aquella parte de sí mismos que fue repudiada o no apreciada por uno de los progenitores, para reelaborarla y equilibrar su propia psique. Si fue la madre la que se mostró distante o fría, el nativo deberá dialogar con su parte femenina, resolver sus carencias afectivas y dejar de buscar en el exterior el nutriente afectivo que en realidad está dentro de ellos. Si fue el padre el que mostró distanciamiento, el nativo deberá hacer las paces con su baja autoestima y falta de capacidad para elegir adecuadamente. No es una tarea fácil dada la distancia psicológica existente entre ambos principios en el alma de estos nativos, pero es necesario para dejar de percibir la vida como algo que siempre se opone a la realización de los propios deseos o necesidades y que, por ello, no hace más que dividir al sujeto entre alternativas que le desgarran.

La Cuadratura Sol/Luna: Cuarto Creciente y Cuarto Menguante: Cuando en el cielo observamos que la Luna está en fase de Cuarto Creciente o Cuarto Menguante, se dice que hay una Cuadratura astrológica entre ambos cuerpos celestes. En el mapa natal, esto se produce cuando entre el Sol y la Luna hay una distancia de 90º, y en menor medida, cuando entre uno y otro median dos Signos (Sol en Virgo y Luna en Sagitario o Géminis, por ejemplo). Las personas que han nacido con este aspecto en su mapa tienen que luchar muchísimo para lograr una seguridad emocional y dotar de verdadero sentido a sus vidas, debido a la tensión interna que experimentan entre los deseos y las necesidades, o entre lo que uno hace y lo que en verdad le gustaría hacer (algo similar ocurre con la Luna llena u Oposición). Sin embargo, con la Cuadratura parece que cada vez que el nativo está a punto de conseguir algo, o lo ha logrado por fin, algo se interpone en su camino, frustrándolo o poniéndolo a prueba, amenazando con echarlo todo por tierra. Este entorpecimiento puede hallarse en uno mismo, por ejemplo uno se dedica a algo que le exige un horario muy rígido y al tiempo se da cuenta de que no puede estar a la altura de ese horario, porque su cuerpo no lo resiste; y el cuerpo es un excelente barómetro de lo que pasa dentro de nosotros y nos avisa cuando hacemos algo que va contra nosotros mismos. Pero otras veces, quienes se ponen en nuestro camino son nuestros propios familiares, o somos nosotros mismos quienes nos echamos atrás por no abandonar a nuestros seres queridos o por profundos sentimientos de culpa. En cualquier caso, ya sea a nivel interno o externo, hay en nuestra vida, con esta Cuadratura una lucha constante que nos impide estar en paz con nuestro propio interior, sea cual sea nuestra situación vital. Con la Cuadratura, hay una urgencia, muchas veces inconsciente, por hacer algo de lo que nuestros padres lleguen a sentirse orgullosos de nosotros. De ahí la lucha constante por hacer algo importante que destaque o llame la atención, ya que parece que existe la sensación de que en el pasado nuestros padres no se sentían orgullosos de nosotros. En algunos casos, esto puede actuar de acicate para hacer cosas importantes en la vida, pero en otros dificulta o entorpece nuestro camino y nuestra seguridad en nosotros mismos, por el temor a fracasar y no estar a la altura. Estas situaciones suelen ser más frecuentes cuando Saturno se encuentra involucrado en la combinación Sol/Luna. Los padres no se perciben tanto como seres opuestos sino como personas muy diferentes en permanente conflicto, entorpeciéndose el uno al otro. Este conflicto es más agudo cuando Saturno aparece en aspecto con esta Cuadratura, aunque en todos los casos los padres suelen ser muy dispares entre sí. En algunos casos, el nativo puede haberse sentido como un obstáculo para uno de los padres, o para ambos. Por lo común, las rupturas y desórdenes familiares son frecuentes con la Cuadratura, aunque a veces tardan en manifestarse, y el niño puede encontrarse a veces en medio del conflicto, algo parecido a lo que sucede con la Oposición, porque quiere que el conflicto desaparezca. De este modo, sus dificultades para elegir entre uno de los progenitores marcan su vida y crean esa sensación de querer y no poder, de hacer una cosa y ver que el obstáculo hace su irrupción. En otros casos, puede suceder que el padre se aleje del núcleo familiar. Insistimos en que los rasgos más negativos de esta Cuadratura se producen cuando Saturno aparece en aspecto con el Sol o la Luna. Con Marte en esta combinación, se han visto casos de personas que han sufrido cómo los padres, ya en conflicto, se disputaban al niño, o éste veían que el padre truncaba todo contacto con la madre o viceversa. Esta Cuadratura actúa de dos formas distintas, según la tengamos en fase Creciente o Menguante. Si tenemos, por ejemplo, el Sol en Virgo y la Luna en Sagitario, la Luna lo que hace es alejarse del Sol, experimentando un viaje lejos del resplandor solar, como buscando hacer cosas nuevas constantemente, pero al mismo tiempo replegándose y pensando en si debería alejarse demasiado o no, algo parecido a la Luna en Cáncer, Signo del cangrejo, que da un paso hacia delante y tres para atrás. Esto es lo que se llama fase Creciente. En cambio, si tenemos el Sol en Virgo y la Luna en Géminis, la Luna se aproxima a la Conjunción con el Sol, es decir, al lugar que ocupa el Sol, como volviendo a casa, en este caso, la Cuadratura se parece a una Luna en Capricornio, más cínica, más conservadora, como si hubiese acumulado sabiduría y conocimientos que le hacen ser precavido y poco confiado en las cosas nuevas. Esta fase en la del Menguante. Dependerá mucho de la naturaleza de la persona, pero tarde o temprano se instala en la psique de la persona el espíritu de la Luna Creciente o Menguante. El gran objetivo de esta Cuadratura es integrar esos conflictos originados en la niñez, que pasan por una reconciliación con nuestro pasado familiar, para así poder edificar una vida futura más plena y en la que seamos más dueños de nosotros mismos.

Sol/Mercurio: Puesto que el Sol y Mercurio no pueden estar situados a más de 28 grados entre sí, los únicos aspectos que pueden formar son la Conjunción y el Semisextil. Existe una tradición, creo que de origen árabe, que afirma que cuando un planeta se halla a 5 grados (o menos) del Sol, resulta “quemado” por éste, es decir, que se trata de un planeta “combusto”. Mientras que si el planeta está situado a unos 30 minutos del Sol, entonces se halla en extrema “combustión" y se le conoce con el nombre de “Casimi”. Un “Casimi” de Mercurio, según algunas autoridades en la materia, es índice de una inteligencia superior, mientras que, en cierta forma, un Mercurio “combusto” suele reflejar una mente debilitada. Personalmente, no me atrevo a negar ni a confirmar este hecho, pero debo decir que el Mercurio se encuentre tan cerca del Sol no es un dato suficiente como para demostrarlo. Algunas de las personas que he conocido con Mercurio en Conjunción con el Sol me han parecido iguales a otras en cuanto a lo que a la inteligencia se refiere. Desde de mi punto de vista, cuando el Sol se halla en Casimi con Mercurio, lejos de quemarlo, lo que hace es proporcionarle una gran fuerza y poder. Básicamente extiende su ego a sus propias opiniones, es decir, que se identifican con mucho más fuerza que otras personas con lo que podríamos denominar “mente racional”. Se trata de un individuo sumamente identificado con sus propios pensamientos, con sus ideas y con todo cuanto desea transmitir realmente. Las personas con esta combinación están convencidas de que todo cuanto dicen es de vital importancia y que, por lo tanto, debe ser reconocido como tal. Se trata de una especie de filosofía basada en el “Yo soy lo que digo, yo soy lo que pienso”. Los conocimientos suelen ser muy importantes; algo de lo que sentirse orgullosos, algo que poder expresar con gran fuerza, autoridad y confianza. En el mejor de los casos, el principal objetivo de estas personas es la de convertirse realmente en una verdadera autoridad de algo y no simplemente pensar lo que son. Dependiendo del Signo y de los aspectos que recibe estas personas serán capaces de llegar a expresar sus ideas con gran entusiasmo pues les ofrece la oportunidad de poder pensar por si mismas. De ser capaces de formar sus propias ideas y de llegar a convertirse en verdaderos pensadores independientes. El principal problema puede ser el de la incapacidad del individuo por aceptar cualquier otro punto de vista que no sea el suyo. Para él, las opiniones de los demás siempre son subjetivas, el sujeto no se da cuenta de que sus propias opiniones tampoco son, ni nunca podrán ser, totalmente imparciales y que la suya no tiene por qué ser la última respuesta ya que, aunque los demás tengan unas ideas completamente distintas de las suyas, éstas también pueden ser consideradas como muy válidas. Normalmente, los individuos Sol/Mercurio acostumbran a apreciar la importancia de los hermanos y hermanas, así como de las personas que les rodean. Con frecuencia pertenecen a familias numerosas, marcadas por muchas idas y venidas y muy dadas a comunicarse entre sí. Normalmente son personas muy interesantes, a la vez se interesa por todo, ya que posee una gran curiosidad y unas enormes ansias de conocimiento y deseos de aprender. Sumamente inquisitivas acostumbran a interrumpir a sus oyentes a cada minuto para asegurarse de que les escuchan realmente, y son muy propensas a acordarse de todo lo que tienen que preguntar en el último momento. Por regla general suele proporcionar una especial habilidad tanto para pensar como para hablar de si mismas y de sus propios objetivos. Favorece las comunicaciones en general, los trabajos en agencias, los transportes y todo lo que tenga relación con las personas, con los lugares y con las ideas.

Sol/Venus: Puesto que el Sol y Venus no pueden estar a más de 48 grados de distancia entre sí, los únicos aspectos que pueden formar son la Conjunción, el Nóvil, los Semisextiles y las Semicuadraturas. Ante todo, lo que desean los individuos con estos aspectos es amar y ser amados y, acertada o equívocamente, tiende a considerarse a sí mismos como unas personas amables y afectuosas. Desean que los demás también les consideran así, es decir, como unas personas amistosas, populares y de buen corazón. Normalmente, las personas con estos aspectos al mostrarse siempre tan deseosas por gustar a los demás y por sobresalir, resultan populares sobre todo con las mujeres. Ser una persona querida y ser reconocida como tal puede llegar a convertirse en la cosa más importante del mundo para el tipo Sol/Venus, aunque, por supuesto, también deberemos examinar concienzudamente el resto del mapa natal. La necesidad de popularidad puede llegar a ser tan primordial para ellos que, con frecuencia, el individuo encontrará muy difícil tener que enfrentarse a situaciones conflictivas, así como verse obligado a mostrar las cosas bajo un desagradable aspecto. A menudo, también encuentran muy difícil decidirse a avanzar hacía delante porque, hacerlo, significaría “tener que remover las cosas” y esto es algo a lo que el tipo Sol/Venus jamás arriesgaría. Por regla general, el sujeto siempre desea pensar lo mejor sobre cualquiera de las situaciones que se le presenten, así como de las personas implicadas en ellas y tenderá a desvirtuar todo aquello que no considera perfecto, tanto con respeto a si mismo como con respeto a los demás. En el peor de los casos, esto puede convertir al sujeto en alguien bastante corto de miras y hacer que sólo vea lo que le interesa ver. Sin embargo, desde un punto de vista más positivo, el aspecto Sol/Venus puede convertir a la persona en alguien sumamente condescendiente y muy dado a aceptar a los demás. Se trata de una combinación muy caritativa y, en cualquier caso, puede ser asociada con la típica persona de corazón bondadoso. Debido a esta tendencia a mostrarse tan caritativo, el sujeto puede llegar a soportar toda una serie de situaciones o personas que, probablemente, otros encontrarían casi inaguantables, e incluso puede llegar a mostrarse totalmente incapaz de matar una mosca. Siempre se muestran dispuestas a comprometerse, a compartir y a entregarse a los demás. Pueden parecer algo débiles y llegar a sentirse abrumadas por las presiones debido a su necesidad de armonía en las relaciones, así como de evitar el sufrimiento y de mantener la popularidad. Al igual que el Signo de Libra, buscan la paz a cualquier precio. No es una combinación apropiada para el mando, ni tampoco para hacer respetar los principios o para mantenerse firme en ningún aspecto, ya que resulta de lo más maleable. Así pues, no tiene por qué resultar sorprendente que las relaciones posean una importancia fundamental para las personas con estos contactos Sol/Venus. Uno de los principales problemas será la de una acusada tendencia a considerar a las personas sólo desde el aspecto del amor, de la valoración y de la aprobación que están recibiendo (o que creen que está recibiendo) por parte de los demás. En otras palabras, les resulta muy difícil llegar a poseer ningún claro dominio sobre si mismas fuera de cualquiera de las relaciones interpersonales que tengan lugar en un determinado momento. Unas de las palabras claves que podríamos atribuir a este aspecto es la de “amor-propio” y el llegar a comprender y a dialogar con este concepto parece convertirse en el más importante  de los objetivos. Lograr este amor propio puede no resultar tarea fácil cuando el aspecto recibe algún aspecto tensionado por parte, por ejemplo, de Júpiter porque puede proporcionar algo de vanidad. Como siempre, el Sol describe aquello en lo que deseamos convertirnos, no lo que ya somos y, con esta combinación, la labor del sujeto estriba en descubrir el amor propio y en tomar consciencia de que no se puede amar a nadie realmente hasta que uno llega a amarse y a estar en paz consigo mismo. Suele existir un cierto refinamiento y la apreciación artística (si no talento) por parte del sujeto. La belleza resulta fundamental y todo cuanto resulta agradable a los sentidos. Existe inclinación por las artes y se sentirá orgulloso de sus propios talentos.

Sol/Marte: Los contactos muy marcados entre estos dos planetas normalmente suelen proporcionar una fuerte personalidad. Estos individuos acostumbran a ser bastantes individualistas y tienen mucho más tendencia a convertirse en lideres que en seguidores, así como en participantes más que en simples espectadores. El tipo Sol/Marte, a menos que existen otros factores en el mapa natal, posee un montón de energía, siempre tienen que estar haciendo algo y odia tenerse que sentarse a esperar los acontecimientos. Con este concepto de la vida no es de extrañar que los acontecimientos se precipiten hacía ellos. Tienden a concentrarse en sus objetivos; saben lo que quieren y conocen el camino más corto para conseguirlo y, cuando Sol/Marte desea algo, normalmente lo quiere ya. Suele existir una gran ambición y un enorme espíritu de combatividad, y al igual que Aries, un desesperado deseo por llegar (¡no importa donde!), pero siempre el primero. Se sienten orgullosos de su valor, de su osadía y de su capacidad de realización, sin embargo tienden a mostrarse excesivamente impetuosas e impulsivas y tan dispuestas a enfrentarse a todo que corren el riesgo de cometer muchos errores. En cualquier caso, siempre suelen existir unos grandes deseos de luchar, sobre todo en los casos de los aspectos tensionados, combinados con una enorme capacidad de liderazgo. Se trata de las típicas personas que sólo viven para ganar y volver a ganar una y otra vez y, una vez ganada la batalla, en lugar de detenerse, buscarán nuevos campos que conquistar. No dudará en defender aquello que desea o aquello que considera como suyo y, debido a su inherente capacidad de lucha, una de las mejores formas de utilizar este aspecto podría ser la de luchar en nombre de otras personas mucho menos capacitadas que él para hacerlo. Esta combinación no favorece demasiado el equilibrio, ni la calma ni la ecuanimidad. Siempre dispuestas a entrar en acción, no son muy dadas a solucionar los problemas de una forma pacífica o amistosa, a no ser que Venus o Libra ocupen una posición predominante dentro del mapa natal. Es muy honesto con sus propios intereses, pero, a menudo, la línea que separa sus propios intereses de una total indiferencia hacía las necesidades de los demás suele ser muy fina, casi imperceptible, lo cual suele ser la manifestación más negativa de esta combinación. También corren el riesgo de pensar que cualquier otra persona está igual de capacitada que ellos y que actúa movida por sus mismos intereses. Básicamente, los aspectos Sol/Marte, al igual que Luna/Marte, hacen que el sujeto dé lo mejor de sí cuando persigue una causa ya que, para él, ésta es como un vehículo legítimo a través del cual poder expresar su valor y le hace acudir adondequiera que su olfato o su rapidez de decisión puedan ser utilizados. Llamarle cobarde es lo mismo que enseñarle algo rojo a un toro; ¡puede acabar en sangre! Aquellos con unos aspectos tensionados a menudo se muestran algo inseguros en cuanto a su propio valor y tienen miedo de ser realmente unos cobardes o de ser considerados como tales, y, por ello, con frecuencia tienden a involucrarse en situaciones en las que deban mostrarse intrépidos y atrevidos simplemente para demostrar, aunque a menudo de forma inconsciente, su valor a los demás. Incluso son propensos a meterse en líos, especialmente durante su juventud y se sienten motivados por personas más peleones y agresivas que ellas mismas. Estas personas se entregan en plenitud en todo lo que hacen y necesitan encontrar un pequeño espacio en sus vidas en el que las cosas siguen su curso en lugar de tener que forzarlas, es decir, un espacio en el que “ser” pueda valorarse tanto como el “hacer”. Sin embargo, y como contrapartida, las personas Sol/Marte son mucho más propensas a tener problemas de salud cuando no disponen de ningún proyecto al cual poder dedicarse en cuerpo y alma. Sin un vehículo adecuado para sus talentos, se vuelven agresivas y tienden a frustrarse tanto consigo mismas como con la vida en general y por ello puede llegar a agotarlas físicamente, sobre todo una vez adultas. Por descontado, estos sentimientos no tienen por qué ser interpretados negativamente, ya que es posible que sea precisamente esta agresividad la que estimule a los tipos Sol/Marte a lanzarse a la acción y a arreglar las situaciones que les resulten conflictivas.

Sol/Júpiter: Cualquier que sea el aspecto, esta combinación siempre suele inclinar al optimismo, a la determinación y a la confianza en uno mismo. Con los aspectos fluidos esto se transforma en una gentil complacencia y en unas grandes esperanzas para el futuro. Sin embargo, los aspectos tensionados son más dados a proporcionar un exceso de confianza y de exuberancia, mientras con la Conjunción suelen alternarse ambas posiciones. La generosidad, y no solo en el sentido material, también suele ser una característica muy típica de esta combinación. Por regla general, estas personas suelen mostrarse muy caritativas y bien intencionadas y ello, tanto con respeto a si mismas como a los demás. Quizás esto nos ayuda a vislumbrar la potencial arrogancia del individuo puesto que, en el peor de los casos, incluso el que se muestre tan tolerantes con los demás puede ser considerado una acto de proteccionismo y de condescendencia, ya que el sujeto no ve a sus semejantes como iguales sino que, en cierta forma, los considera inferiores a él y, por ello, se siente en la obligación de mostrarse generoso e indulgente con los mismos. En el peor de los casos, sobre todo con los aspectos tensionados, el sujeto puede llegar a pecar de orgulloso, a sufrir delirios de grandeza y a poseer una opinión excesivamente elevada de sí mismo. Siente que es capaz de todo y está convencido de que nada puede salirle mal. El sujeto parece tener esa misma fe tanto en la vida como en las personas. Suelen ser grandes visionarios, ya que perciben de forma intuitiva su propia posición dentro del esquema total de las cosas y tienen el don de considerar las situaciones desde su aspecto más positivo. En un principio, lo desmedido de sus objetivos quizás puede parecernos muy por encima de sus posibilidades, pero resulta sumamente sorprendente ver cómo, con frecuencia, los sujetos con estos contactos casi siempre acaban convirtiendo sus sueños en realidad (sobre todo si Saturno o los Elementos Fijos ocupan una posición determinante en el mapa natal), ya que esa fe innata tanto en la vida como en sí mismos es lo que les permite conseguir lo que desean. Son jugadores y disfrutan arriesgándose y, realmente, son muy poco conscientes de las posibilidades de peligro o de fracaso, pensando quizá que sus proyectos poseen el “sello divino” y que por ello se hallan protegidos contra cualquier desastre. Su amor por la aventura y el estar firmemente convencidos de lo que están haciendo, así como su confianza en el éxito, resulta muy contagioso e infunde una gran confianza a los demás. Proporciona una gran capacidad de liderazgo y, de forma más específica, una actitud muy positiva hacía la autoridad, ¡sobre todo para adquirirla! Poseen una gran fe en la evolución y en la libertad de todos los seres y ello a menudo hace que se sientan sumamente interesados por la política. Sin embargo, ésta no es una combinación particularmente democrática, ya que Sol/Júpiter siempre quiere hacer las cosas a su manera y no está en absoluto predispuesto ni a la humildad ni al anonimato requeridos en un verdadero proceso democrático. Esta combinación también resulta muy útil para aquellas situaciones en las que el individuo pueda realmente actuar como protector, por ejemplo, en alguna ocupación como el asesoramiento. También es un excelente actor, ya que tanto el cine como el teatro ofrecen muchas oportunidades de exageración, de caricaturización y de promoción, donde puede expandir su personalidad extrovertida. Siempre deseosas de nuevas experiencias pueden sufrir excesos de insatisfacción y creen que todo les irá mucho mejor lejos de donde viven. Por supuesto, esta insatisfacción se convierte en el estímulo requerido para empujar el individuo a emprender nuevos cambios, tanto con respeto a sí mismo, como con respeto a su propia vida y al mundo en general. Sin embargo, por el contrario, cuando las cosas se ponen feas, estas personas saben cómo sacarle el máximo partido a una situación difícil, cómo enfocarla desde su aspecto más positivo y cómo infundir ánimos a los demás.

Sol/Saturno: Cuando Saturno entra en contacto con algún planeta del mapa natal, el individuo tiende a desear todo aquello que este planeta representa. Normalmente, esto suele suceder porque existe un vacío en este área. Si tenemos en cuenta que la palabra clave del Sol es la de “importante” nos daremos cuenta de que, con frecuencia, las personas con algún aspecto Sol/Saturno anhelan sentirse consideradas importantes, porque se consideran bastante insignificantes y, a menudo, este sentimiento de inferioridad suele empezar a desarrollarse durante la infancia. El niño asume como derecho propio el ser considerado como la persona más importante del mundo y, realmente, pocos padres consideran a alguien o algo más importante que a su propio hijo. Sin embargo, los niños Sol/Saturno no suelen poseer este sentimiento de importancia y ni siquiera experimentan la sensación de que el mundo gira en torno de ellos. Por algún motivo, la unicidad y la individualidad del niño no fue reconocida, aceptada o apoyada en su momento. Por regla general, tempranas huellas de exhibicionismo o de sentimientos de presunción, así como un comportamiento describiendo esta presunción, debieron ser “reprimidos” durante la infancia, los padres del niño u otros cuidadores tampoco debieron ser apreciados como personas por sus propios padres y, por ello, tienden a utilizar el niño para hacerse valer ellos mismos. Así pues, en el escenario clásico, la identidad Sol/Saturno se halla estrechamente controlada. Las cosas no siempre tienen por qué funcionar de esta forma, pero sea como sea, la “causa” del principal problema de las personas con algún aspecto entre el Sol y Saturno, normalmente suele ser el de su identidad. En realidad podría decirse que el objetivo de estos contactos es que el individuo pueda llegar a forjarse por sí mismo un verdadero sentido del ser, una identidad propia por la que tendrá que luchar, y aceptar el camino más difícil a seguir. Esta temprana sensación de agobio normalmente suele tener lugar de una forma tanto consciente como inconsciente, y desea desesperadamente ser tomado en consideración; necesita que los demás lo reconozcan  y lo tenga en cuenta pero, por encima de todo, lo que más anhela es sentirse importante. Acostumbra a tener dificultades con figuras de autoridad, aunque, con frecuencia, también suelen existir verdaderos deseos de tenerlas. La persona puede dar la impresión a los demás de que en lo único que cree es en su propia autoridad, pero es difícil que el individuo piense realmente así hasta no haber conseguido enfrentarse al miedo provocado por su propia omnipotencia. También debemos tener en cuenta el otro aspecto de la paradoja, es decir, el miedo a su propia insignificancia. Parte de la misión de las personas con estos contactos es la de encontrar una verdadera autoridad en su propio interior. Ya en la última parte de sus vidas, los individuos Sol/Saturno se convierte en su propia autoridad, en alguien sumamente autodeterminado e incapaz de confiar en los demás. El Sol siempre nos invita a iluminar cualquier parte del mapa natal con la que entra en contacto y, en el caso de Saturno, el individuo necesitará iluminar sus miedos. Como siempre, tomar consciencia de los problemas será el primer paso para vencerlos. Estas personas ignoran su propia psicología y esto puede tener terribles consecuencias y, puesto que ellas mismas tienden a considerarse imperfectas, se empeñan en convencerse de que no puede existir nadie lo bastante bueno y se dedican a controlar a otras personas y situaciones. Inevitablemente, a quienes más controlan es a sus propios hijos. Y, así, de esta forma, seguimos perpetuando los pecados de nuestros padres. Normalmente Sol/Saturno suele ser muy serio y tiende a tomarse todo cuanto sucede a su alrededor de una forma bastante personal, sobre todo durante los primeros años de vida, cuando el sentido de identidad es buscado en cualquier de los refuerzos y de los estímulos procedentes del exterior, pero con frecuencia el sujeto suele encontrar un verdadero sentido de identidad en su momento y, también llega a adquirir una considerable confianza: no la aparentemente ilimitada (aunque en el fondo bastante frágil) autoconfianza del Sol/Júpiter, sino una confianza nacida de una apreciación realista tanto de sí mismo como de sus propias limitaciones. Es cierto que el individuo Sol/Saturno tiende a limitarse a sí mismo manteniendo sus objetivos muy interiorizados, pero si estos objetivos son analizados y llegan a llevarse a cabo, entonces, el individuo puede llegar a desarrollar una sabia confianza en sí mismo. Como siempre, Saturno niega las cosas a corto plazo, pero no necesariamente para siempre.

Sol/Quirón: Cuando tenemos a Quirón en aspecto con el Sol, lo que está herido es el principio solar masculino, y por lo tanto nuestra experiencia de la individualidad, la soledad y la resolución. Es probable que esté dañado nuestro sentimiento de ser el centro creativo de nuestro propio mundo, y puede suceder que convirtamos a otra persona en el centro de nuestro universo; en este caso, el sujeto convierte a ese otro en el centro de sus intereses y le ayuda a brillar con un resplandor prestado que no es más que un reflejo de su propio aspecto entre Quirón y el Sol. Es capaz de respaldar el talento y la necesidad de expresión de los demás sin hacer caso de su propio valor, hasta terminar sintiendo desesperación y envidia. Al faltarle el sentimiento de un centro personal íntimo, puede ser especialmente propenso a dejarse invadir –para bien o para mal- por energías arquetípicas. A la inversa, con este aspecto alguien puede estar dotado de un fuerte carisma que le dé un brillo propio: entonces se convierte en el centro de la atención de los demás, muchas personas lo admiran y lo aman, pero el sujeto, sin saber por qué, le resulta difícil reconocerlo y disfrutarlo. Puede ser que tengamos necesidad de hacernos ver, y que solo nos sintamos reales cuando estamos montando un espectáculo; quizá seamos hipersensibles a la crítica o a los enfrentamientos, que intentamos evitarlos con un exagerado aire de triunfo. Por otra parte, también podemos tener miedo de mostrar nuestro propio brillo, ya que interiormente sentimos la dolorosa sensación de no haber sido nunca reconocidos ni valorados: de ahí que miremos a todas partes en busca de otro espejo, sin hallar más que nuestro propio reflejo. El lado positivo de Sol/Quirón puede significar la capacidad de luchar por aquello que queremos en la vida hasta alcanzarlo. En este caso puede haber un don natural para el liderazgo, al cual la gente responde. Hay quien con algunos de estos aspectos llegan efectivamente a convertirse en líder, pero son más los que terminan siendo ardientes seguidores de otros, proyectando su individualidad sobre ellos, emulándolos y viviendo a su sombra. Es frecuente que a las mujeres con algunos de estos aspectos les falta confianza en su propio lado masculino, y quizá sea difícil para ellas embarcarse en empresas creativas para las que se necesite concentración, orientación hacía objetivos determinados y espíritu de organización. A veces están preocupadas por encontrar al “hombre adecuado”, lo cual significa generalmente alguien por cuyo intermedio ellas puedan vivir su propio lado masculino, y de quien puedan tomar su sentimiento de identidad, propósito o logro. Las personas Sol/Quirón tiene una capacidad natural para reflejar el sentimiento de sí mismo que tienen los demás, y a menudo es precisamente lo que ellas no pueden experimentar interiormente. Quizá tengan un magnetismo y atractivo muy especiales, pero también son seres solitarios, aunque a veces no se permitan la soledad. Con Quirón en aspecto con el Sol, la sanación de nuestros sufrimientos puede llegar por la vía del reconocimiento de un contexto vital más amplio y de un sentimiento del lugar que individualmente ocupamos en él, donde “la risa de la compasión mana a borbotones del corazón humano”, no sólo estamos llamados a brillar por nosotros mismos, sino por la gloria del universo.

Sol/Urano: Por regla general, estas personas reflejan unos grandes deseos de mostrarse diferentes de los demás, aunque lo que suele indicar es un espíritu sumamente independiente. No obstante, con frecuencia, las personas Sol/Urano por una parte desean mostrarse diferentes mientras que, por otra, a según qué niveles, quizá prefieran mostrarse más conformistas. El sujeto se siente extraño, desplazado y diferente y, de algún modo, realmente apartado de los demás, en el fondo lo que más desearía en el mundo sería poder llegar a encajar en ese ambiente. Por otro lado, ser diferentes quizá les haya permitido algún tipo de reconocimiento y de consideración dentro de la familia pero, por otro, tal vez les haya hecho sentirse como verdaderos extraños. Sea cual sea la historia personal, parece existir una fuerte necesidad de romper con todo y de emprender una lucha revolucionaria contra cualquiera de las tradiciones o de los valores que le hayan sido inculcados en el seno de propio ambiente. El problema principal con los aspectos tensionados se debe a que la persona insiste en hacer las cosas a su manera dado que, con frecuencia y en el pasado, quizás encontrase una fuerte resistencia a sus intentos. Con esta combinación, la cooperación es algo que puede llegar a compensar esta tendencia. Si deseamos llegar a algún acuerdo con Sol/Urano, ante todo deberemos mostrarnos sinceros (ya que odian sentirse manejados) y estar dispuestos a proporcionarles toda la libertad que necesiten. Si nos empeñamos en explicarle lo que tiene que hacer o lo que le resultaría más aconsejable, pocas veces conseguiremos el resultado deseado. Incluso aunque ellos mismos también compartan nuestra idea, normalmente harán todo lo contrario de lo que hayamos dicho. Esta dificultad por cooperar suele ser debida a que, en cierta forma, la persona teme ser manipulada, así como llegar a perder su propia individualidad. Esto también puede provocar que en algunas ocasiones el individuo se siente muy solo, al igual que si fuese un extraño, esto suele tener lugar debido a que la persona expresa unos puntos de vista algo futuristas o muy por encima de la capacidad de compresión de quienes le rodean. En cualquier de los casos, sus puntos de vista acostumbrarán a chocar con los demás aunque, la mayoría de las veces, esto sucederá no tanto por sus propios puntos de vista en sí mismo, sino más bien por su forma de expresarlos. Puesto que siempre esperan ser contradecidas, tiende a expresarse de forma tajante, aunque la posición de Venus y Mercurio en el mapa natal pueden hacer mucho a su favor. Básicamente, las personas Sol/Urano casi siempre suelen tener problemas con los “cambios”. Parece ser que el individuo siente grandes deseos de introducir cambios en su vida, aunque con frecuencia, ello casi siempre suelen tener lugar con respeto al mundo exterior ya que, a un nivel más personal yo diría que en el fondo, al sujeto Sol/Urano le asustan los cambios. A un nivel más cotidiano, a estas personas les resulta muy difícil cambiar, sobre todo si los Signos mutables o de Aire se muestran débiles en el mapa y, por ello, cuando el cambio tiene lugar, casi siempre suele ocurrir de una forma drástica y repentina y proceder del mundo exterior y no a través de alguna elección realizada por el propio individuo. A menudo, estos cambios drásticos pueden ser considerados como el resultado de una inherente necesidad de reforma, de transformación y de movimiento. A cualquier nivel, “los cambios crean resistencia”. No sólo se trata del miedo y de la resistencia procedente de su interior, sino que también esperan una cierta oposición por parte de los demás. Suelen asustarse ante la idea de que los demás pueden pretender cambiarlos ya que, en realidad, son conscientes de que tanto el contacto con otras personas como la vivencia de nuevas situaciones son experiencias que normalmente nos hacen cambiar. Debemos poseer un ego realmente fuerte con el fin de poder ser lo suficientemente flexibles como para acomodarnos a los cambios y, probablemente tardan algunos años en desarrollar estas aptitudes. Estas personas pueden llegar a convertirse en unos estupendos reformadores, pero poseen poco respeto hacía la autoridad y, por ello mismo, no se sienten coaccionadas por ella. En cambio, poseen una gran facilidad para ir en contra de la tradición y del conservadurismo, se niegan a hacer las cosas porque siempre se hayan hecho así o porque la voz de alguna autoridad afirme que así es como deberán hacerse en el futuro. Aunque la compasión no suele formar parte de sus cualidades esenciales, estas personas a menudo pueden ser encontradas defendiendo las causas de los más débiles, porque éstos también se sienten excluidos de la sociedad y, entre otras cosas, el individuo Sol/Urano tiende a identificarse con este tipo de marginación. Debido a su gran apego hacía su propia libertad personal, resulta bastante sorprendente el que esta combinación a menudo también tenga lugar en los mapas de aquellos que apoyan grandes causas, tales como campañas para la libertad o los derechos civiles.

Sol/Neptuno: Cualquiera que sea el aspecto entre en Sol y Neptuno, la persona ansia vivir un tipo de vida idealizado y, a menudo, también anhela convertirse en alguien “especial” ya que desea poder llegar a alcanzar lo Divino. Con frecuencia son muy soñadores, pues intentan idealizar las experiencias, y al mismo tiempo, esta combinación le aleja de la realidad. El peligro de desear ser alguien especial, sobre todo con los aspectos tensionados, resulta muy aparente. Si una persona siempre está deseando ser algo fuera de lo común, normalmente le resultará muy difícil aceptar los aspectos ordinarios de sí misma o de su propia vida. Por ello, no resulta tan sorprendente que esta combinación se halla asociada con las dudas y el descontento. La persona siempre desea más, siempre desea ser algo más. Debido a ello, a menudo el sujeto se forja fantasías sobre sí mismo y sobre sus motivaciones. En casos extremos, esta combinación puede asociarse con las desilusiones que puede llegar a sufrir la persona con respeto a sí mismo o a sus propias motivaciones. En el peor de los casos, la persona con una fuerte influencia de este aspecto puede llegar a distorsionar cualquier cosa con el fin de aferrarse a una fantasía sobre su propia identidad o sobre la naturaleza de una situación determinada. Les resulta muy difícil decidir si el trabajo, las amistades, el hogar, etcétera, son realmente tan horribles como parecen en sí, por el contrario, resultan bastante aceptables. Es como si la persona Sol/Neptuno tuviera dificultades a la hora de adquirir un criterio para juzgar la realidad de su vida. Por otro lado, la falta de normas y criterios, así como de reglas establecidas pueden llegar a ser realmente útiles pero, por otro, también pueden llegar a resultar sumamente desorientadoras. Al no existir ningún concepto sobre lo que es “normal” o “aceptable”, entonces, realmente todo es posible; no existe ninguna necesidad de aceptar los estándares y los ideales, tanto con respeto a la vida como con respeto a sí mismo, son demasiado elevados, entonces, la verdadera situación que esté viviendo el sujeto, sea ésta cual sea, jamás le parecerá lo bastante buena. Esto también puede resultar útil. Mientras que el principal problema para aquellos que poseen algún aspecto tensionado entre estos dos planetas, normalmente suelen estar relacionados con la aceptación de las cosas como vienen, es precisamente “no” aceptándolas como puede llegar a nacerles el impulso de cambiarlas y mejorarlas. Estas personas acostumbran a poseer unos objetivos muy elevados, desean sobrepasar y elevarse por encima de la realidad ordinaria y su reto consiste en lograr que suceda sin dejar que el desencanto las conduzca hacía una forma u otra de escapismo o bien les haga adoptar la equivocada creencia de que todo está bien tal y como está, cuando realmente no es así. Son sensibles y conscientes en cuanto a las penalidades y a los sufrimientos que hay en el mundo, por lo que no resulta de extrañar que en algunas ocasiones sientan unos fuertes deseos de escapar de él. Al aceptar la realidad, a menudo se sienten como si estuviesen vendiendo su alma en lugar de cumplir esa especie de visión que tienen sobre sí mismas o sobre sus vidas. Aunque, en algunas ocasiones, la única forma de llegar a realizar sus sueños sea precisamente aceptando la situación como viene, así como aprendiendo a manejarla. Dado que el individuo Sol/Neptuno se halla tan sediento por adoptar algún tipo de identidad y tiene tan poca consciencia en cuanto a sus limitaciones, a menudo puede llegar a “tomar prestada” la identidad de otra persona y, realmente, también puede llegar a “infiltrarse” en otras personas o situaciones. Puesto que apenas existen límites entre él y los demás, el individuo desea poseer su propia personalidad, no podrá evitar intentar parecerse a otras personas, y ya no por un sentimiento de afecto aunque, éste, a veces también puede existir, sino porque el individuo anhela fervientemente llegar a parecerse al objeto de su devoción. El devoto siempre intenta parecerse a su gurú. En el fondo, quizá lo único que desea es llegar a unirse a los demás, llegar a confundirse con el universo y, finalmente, supongo que llegar a fundirse con su Dios. Este aspecto actúa de ambas formas, ya que las personas Sol/Neptuno se muestran muy abiertas a los demás y, precisamente por ello, resultan fácilmente seducidas por éstos. Por lo general, la persona suele idealizar algo o alguien pero entonces se da cuenta de que, en el fondo, todo el mundo es bastante común y que cada situación posee su lado malo. Y, en cuanto al objeto de su devoción, el sueño perseguido pierde todo su encanto, el individuo Sol/Neptuno se encuentra perdido y decepcionado. Puesto que, con frecuencia la persona acostumbra a pensar que la vida de los demás es mucho más interesante, más maravillosa y más excitante que la suya, desilusionarse en este sentido sea quizá lo que necesite. Sólo al desilusionarse, estos individuos se ven forzados a aceptar las cosas como realmente son. Por desgracia, la típica persona Sol/Neptuno a menudo parece desear ser rescatada y, por ello, la gente suele hacer grandes esfuerzos por evitarle tales decepciones. Mientras que, en algunas ocasiones, esto puede resultar muy apropiado, pero la mayoría de las veces no lo es. Con frecuencia, el sujeto Sol/Neptuno tiene que verse a sí mismo como víctima (aunque sólo sea de sus sueños) antes de poder adoptar el papel de salvador. Son seres que se muestran sumamente abiertos hacía los aspectos intangibles y místicos de la vida, son muy compresivos con todo lo irracional, no se siente tan vinculado al mundo ni a su propio ego como pudiera hacerlo el resto de la humanidad. Esta contradictoria necesidad, tanto de escapar de sí mismos como de encontrarse a sí mismos, se trata de una necesidad de trascender y de elevarse por encima de la vida ordinaria. Ello casi siempre puede presentarles algunos problemas pero, normalmente, cuando “pierden” su propio ego al dejarse cegar por algún proyecto o por dedicarse en cuerpo y alma a idealizar a alguien o a algo que consideran de suma importancia para ellos, entonces, paradójicamente, podrán llegar realmente a encontrar algún sentido a su propia identidad. Sol/Neptuno puede encontrar su forma de expresarse a través del psicoanálisis, puesto que sufre con sus clientes y sabe cómo escucharlos con comprensión. El analista, al igual que el actor, hasta cierto punto también vive su vida de una forma indirecta, ya que sufre en nombres de otros.

Sol/Plutón: Quizás una de las cosas que se podrían decir sobre estas personas es que parece hacer un gran esfuerzo por “ocultar” su propia personalidad. No siempre resulta tan obvio ni se trata necesariamente de una decisión consciente. Sin embarga, resulta posible “tratar” a una persona Sol/Plutón durante años sin llegar ni siquiera a conocerla a un nivel más profundo. No es que los sentimientos de intimidad tengan por qué hallarse ausentes ya que la mayor parte de las veces, de hecho, éstos suelen ser muy fuertes, pero la individualidad de la persona con algún aspecto entra el Sol y Plutón, normalmente suelen ser muy difíciles de comprender y, con frecuencia, esto puede deberse a algún acontecimiento o sentimiento relacionado con su vida anterior. Algunas veces, el extraño afán por proteger su personalidad puede haber una actitud autodefensiva, realmente, puede llegar a parecernos algo tan sencillo como un juego de niños. Estas personas saben cómo hacer notar su presencia y suelen ejercer una especie de influencia magnética sobre quienes le rodean, mientras que, al mismo tiempo, siguen permaneciendo esencialmente impenetrables, llegando a conocerse muy poco a sí mismas y, aún menos, a los demás. A su manera suelen ser bastante poderosas, aunque con frecuencia parezcan mostrarse inconscientes de su poder o, bien, sentirse abrumadas por él. En cualquier caso y durante su juventud, probablemente el sujeto haya podido encontrar muy difícil disponer de ese poder, así como utilizarlo de una forma directa y extrovertida. A menudo estos contacto suelen poseer una gran consciencia de sí misma; es como si no pudieran salirse de ellas mismas con el fin de llegar a objetivizar quienes son realmente. Parece como si temieran que los demás pudiesen llegar a conocerlas tan bien como ellas mismas y esto llegase a provocarles una especie de paranoia. Pero, además de todo ello, estas personas también parecen querer esconderse incluso de sí mismas. Muchas se empeñarán en no reconocer sus facetas más oscuras y, por ello, accederán a la energía plutoniana de una forma exagerada y se convertirán en su víctima, quizás entablando relaciones con personas sumamente poderosas, dominantes o incluso brutales, o bien sufriendo algún tipo de incapacidad o minusvalía. Algunas veces parecen poseer poderes sobrehumanos, es como si la vida los impulsase a vivir unas situaciones en las que se vieran forzados a tener que desarrollarlos. Muchos intentan ocultar aquellos aspectos de su mente que ellos consideran “tabú” y sólo empiezan a reconocerlos cuando su ego y su conocimiento sobre sí mismos son lo bastante fuertes como para permitirles ser capaces de integrarlos. El objetivo es el de ser capaces de integrar los aspectos visibles e invisibles de la personalidad, sin llegar a sentirse agobiados por ningún de ellos en detrimento de otro. Hasta que la persona consiga contactar con su propio poder interior, acostumbrará a tener una imagen muy pobre de sí mismo. Con frecuencia, de joven, el individuo Sol/Plutón suele identificarse con la noción de ser una especie de destructor y por ello no resulta de extrañar que aquellos con los aspectos tensionados con frecuencia poseen fuertes impulsos de suicidio. Toda la rabia, los celos, la violencia y los impulsos de aniquilación, simplemente se vuelven contra ellos mismos. Este ejemplo quizá sea algo exagerado, pero el intento de suicidio puede ser contemplado a niveles mucho menos dramáticos. Normalmente, suelen adquirir la forma de algún tipo de “sabotaje”. Los tipos Sol/Plutón que todavía no han encontrado la forma de poder, a menudo intentarán sabotear la posición de aquellos con más autoridad que ellos, ya que su propio ego podrá sentirse demasiado vulnerable como para ser capaz de enfrentarse directamente contra las amenazas de personalidades más poderosas que la suya. Sin embargo, en algunas ocasiones, puede actuar a la inversa. Es como si siempre que Sol/Plutón intentase llevar algo a cabo, algo como, por ejemplo, conseguir el éxito en algún ámbito de su vida, alcanzar la fama, o bien tener acceso al poder, “algo” o “alguien” pareciese sabotear sus esfuerzos. Sospechoso que, en algunas ocasiones, los individuos Sol/Plutón no son capaces de alcanzar el éxito porque, en el fondo, tienen miedo de sufrir la cólera de un “padre” celoso, incluso aunque éste ya no viva o no se encuentre cerca de él. Este tipo de “sabotaje” también puede tener lugar por otros motivos. Cuando el Sol entra en contacto con cualquier de los planetas exteriores, el individuo parece esperar cosas extraordinarias de sí mismo, a cierto nivel, espera tanto de sí que incluso es capaz de llegar a sabotear sus propios proyectos cuando éstos no superan sus expectativas. Con los aspectos tensionados, sentirse en la obligación de convertirse en el mejor puede llegar a ser algo tan dañino como mortal. A veces, los contactos Sol/Plutón parecen necesitar permitirse a sí mismos algún fracaso, es decir, poder permitirse ser algo menos que perfectos. En lugar de tratar de ocultar los aspectos menos aceptables de su psique, lo que debería hacer la mayoría sería intentar aceptar sus imperfecciones y cultivar un poco más de humildad, sobre todo con respeto a sí mismas. Plutón como siempre se niega a vivir de una forma tranquila. Unido al Sol, es como si el individuo no pudiera concebir la vida ni a sí mismo de una forma superficial ya que, de hacerlo así, correría el riesgo de que alguna de sus crisis lo precipitarse hacía los mundos subterráneos. De una forma u otra parece como si estos individuos, siendo niños, les hubiesen arrebatado a la fuerza toda su inocencia y candidez y, después, realmente no supiesen cómo volver a ella. Parte de los objetivos de estos contactos parecen estar relacionados con la “iluminación de esas cosas que permanecen ocultos”, sacando a la luz todo cuanto permanece enterrado para que pueda ser reconocido y valorado los tabús de la sociedad con el fin de transformar la actitud colectiva hacía ellos.


Los Aspectos de la Luna

El principio básico que debemos entender si hemos de interpretar con exactitud los aspectos lunares es que la interacción de la Luna con los otros planetas muestra cómo podemos utilizar y expresar los resultados de la experiencia y los condicionamientos pasados. En otras palabras, estos aspectos revelan si nuestros sentimientos y reacciones instintivas nos hacen retroceder e interfieren en la expresión de nuestros deseos y en la satisfacción de nuestras necesidades, o si nos dan apoyo y nos animan a que nos expresemos con una base de seguridad interior y tranquilidad. Un aspecto fluido que incluye a la Luna significa habitualmente que nuestra pauta kármica en ese ámbito se caracteriza por una fácil flexibilidad y un exacto sentido de nuestra capacidad, permitiéndonos así abrir nuevos recursos y usar reacciones espontáneas de modo creador y expresivo. Los aspectos desafiantes con la Luna revelan a menudo ámbitos de vida en los que la pauta kármica es problemática y, en ocasiones, muy rígida. Donde somos rígidos y, de esta manera, incapaces de ajustarnos con facilidad, la fuerza vital no puede fluir. Entonces experimentamos tensión constante en ese ámbito de vida,  y esta retracción interior se manifiesta en la vida diaria reaccionando nosotros con demasiada sensibilidad ante lo que experimentamos. De hecho, fácilmente podríamos idear frases claves para los diversos aspectos lunares dinámicos enfocando la palabra "supersensibilidad". Luna-Marte significa que somos supersensibles acerca de nuestra auto-afirmación; Luna-Mercurio indica supersensibilidad acerca de nuestras ideas y opiniones; Luna-Júpiter muestra supersensibilidad acerca de nuestro ego, puesto que queremos dar la impresión de generosidad y gran capacidad, etc. Si un planeta (especialmente uno de los otros planetas personales) está en aspecto tensionado con la Luna, hay tensión generalizada y miedo de perder nuestras raíces, de dejar nuestros cimientos emocionalmente seguros, o de volvernos vulnerables si salimos de las viejas pautas de autoexpresiónhabitualmente tenemos un sentido bastante objetivo de nuestra naturaleza real y de nuestra aptitudes en ese ámbito de vida. Cuando el aspecto es dinámico (especialmente la Cuadratura y la Oposición), habitualmente tenemos más bien un sentido impreciso de nosotros mismos y tendemos a carecer de objetividad en el ámbito indicado. Naturalmente, cuando nos expresamos de un modo que es evidentemente natural, cómodo y fluido, los demás reaccionan ante nosotros con comodidad y entusiasmo. Cuando expresamos incomodidad, tensión o miedo, los demás también recogen esas vibraciones. En consecuencia, los aspectos lunares son la clave para entender cómo los demás y el público en general reaccionarán ante nosotros y cuán cómodos se sienten con nosotros. La Luna en el aspecto desafiante respecto al Sol, Venus, Mercurio y a veces Marte muestra un sentimiento de ser incapaz de expresar  algo que uno siente. La Luna en aspecto desafiante respecto de los otros planetas revela un sentimiento de ser inadecuado para imponerse sobre las exigencias de la vida.

Luna/Mercurio: A menudo los aspectos entre la Luna y Mercurio suelen estar asociados con el sentido común. Probablemente lo que podríamos describir como perspicacia. En el mejor de los casos podría sugerir que la razón, el análisis y la capacidad de comunicación, características típicas de Mercurio, se ven suavizadas por las cualidades de comprensión y de proteccionismo de la Luna, dando lugar a un compañero muy responsable y solícito; una persona capaz de aceptar muchas ideas y puntos de vista diferentes. Realmente se trata de una combinación muy acomodaticia en todos los aspectos. Mercurio está relacionado con los hechos y, al entrar en contacto con la Luna, podemos esperar que las dificultades sean sopesadas cuidadosamente y que se toma en consideración lo que realmente sea más útil con respeto al asunto en cuestión, ya que el sujeto tiende a apoyarse en los recuerdos de experiencias anteriores y a considerar cualquiera de los sentimientos relacionados con la situación actual. Seguramente, esto es lo que podríamos denominar sentido común y, ciertamente, es algo que podemos esperar de los aspectos fluidos así como, en algunas ocasiones, también de las conjunciones y de los aspectos tensionados, pero con éstos últimos el individuo tendrá que luchar mucho para llegar a adquirir este sentido común. En el peor de los casos, tanto los sentimientos como las tendencias emocionales se interponen en el camino del sujeto y hacen que le resulte difícil ser capaz de considerar los hechos de la situación actual, así como de llegar a la solución más razonable. Saber escuchar acostumbra a ser otra de las cualidades más importantes de esta combinación porque saben cómo escuchar; otras parecen encontrarlo prácticamente imposible. La costumbre de hablar sin cesar les impide permanecer calladas el tiempo suficiente para poder llegar a absorber debidamente aquello que los demás intentan decirles. La falta de concentración también puede llegar a crearles una cierta confusión, así como a dificultar su forma de comunicarse y hacer lo que prácticamente les resulta imposible ir al grano. Aquellos que escuchan al sujeto Luna/Mercurio, esperan y esperan... y, a menudo, después de tanto esperar, se dan cuenta de que realmente ¡no tenía nada importante que decirles! Quizás estoy siendo algo dura con esta combinación, que, por lo general, suele ser de lo más amable, sensible y comprensiva. Esta capacidad para poder observar con tanta perspicacia tanto la vida cotidiana como los pequeños acontecimientos y los sentimientos de las personas, según mi opinión, es una de las mejores cualidades de Luna/Mercurio, porque precisamente, es a través de esta observación cómo nace la verdadera comprensión. Al estar sacadas de la vida real, las cualidades narrativas suelen ser divertidas, aunque también algo caprichosas. Excelente orador y escritor, es capaz de comunicar sus sentimientos y experiencias por medio de la palabra o de los escritos, entonces también es capaz de llegar a establecer una verdadera relación con el público, si su capacidad para escuchar está bien desarrollada. Igualmente pueden existir dones para la mímica. Sus ideas pueden variar según sus estados de ánimo y ello también puede significar que los sentimientos que alberga con respeto a nosotros podrán variar notablemente incluso de la noche a la mañana. Llegar a acoplar el proceso racional del pensamiento con los sentimientos instintivos esenciales, realmente, puede llegar a convertirse en un verdadero reto para aquellos sujetos con aspectos tensionados entre estos dos planetas. La adaptabilidad puede llegar a resultar demasiado acomodaticia y, entonces, los sentimientos, las opiniones y los puntos de vista del individuo simplemente irán cambiando cada vez que una nueva información o un nuevo sentimiento le incline a seguir en una u otra dirección. Se trata de una combinación ideal para aquellas personas que escriben su diario, ya que facilita los recuerdos de los sentimientos cotidianos, así como la respuesta del individuo hacía ellos.

Luna/Venus: Ambos planetas son de naturaleza complacientes y benéfica y, por ello, al estar combinados entre sí, proporcionaran un gran espíritu de cooperación. Debido a esta naturaleza dócil y flexible, cualquier otro planeta que entra en contacto con esta combinación deberá ser interpretado con sumo cuidado. Los aspectos tensionados entre estos dos planetas hacen que el individuo sea muy sensible, y tiende a sentirse heridas y rechazadas con demasiada facilidad. Harán todo lo posible por evitar los enfrentamientos y las situaciones conflictivas. Estas personas encuentran muy difícil tanto criticar a los demás como aceptar las críticas. En algunos casos harán cualquier cosa por agradar a los demás. Son amantes de la paz y, a menudo, pueden llegar a convertirse en inquebrantables pacifistas aunque, a pesar de ello, normalmente su sensibilidad pueda hallarse oculta tras una brusquedad exterior, sobre todo si Marte o Saturno se hallan involucrados. Esta necesidad de equidad, así como su extrema sensibilidad hacía lo que es o no es justo, paradójicamente, también pueden llegar a empujarle a situaciones combativas, sobre todo si Marte recibe algún aspecto tensionado por parte de otro planeta. Las personas con estos contactos parecen venir al mundo programadas para adaptar el papel de una madre bondadosa y llena de amor. Normalmente, suelen heredar esta imagen de su propia madre, una imagen que no todos los mortales pueden llegar a cumplir. Sin embargo, Luna/Venus intenta cumplirla en su propia vida o, bien, espera que sean los demás quienes lo hagan por ella. Seguramente ha tenido una educación de lo más tradicional, con frecuencia existe una gran dificultad para concebir a la mujer fuera de su contexto de madre y de esposa o, al menos, de identificarla con otro papel que no sea el de cuidar y proteger a los demás. La idea de concebir a la mujer exclusivamente bajo su papel de madre no sólo es una experiencia que proviene de la infancia, sino que también se halla reflejada en el mundo. Las mujeres con esta combinación en sus mapas a menudo se verán obligadas a tener que asumir un papel de lo más tradicional. Éste es un hecho que puede ser enfocado de muchas formas distintas y que puede o no llegar a crear algún problema, dependiendo siempre tanto de la postura del sujeto frente a la vida como de las otras características de su mapa natal. En particular la posición ocupada por Saturno y por Urano, reflejarán en gran medida tanto cómo se siente la persona ante esta presión, como su forma de vivirla y de enfrentarse a ella. Con los aspectos tensionados, con frecuencia suele heredar la sensación de que le falta algo. En algunos casos, cuanto más “alimenta” la madre a su hijo y más se preocupa por él, más hambriento y desprotegido se siente éste, ya que no hace más que absorber la culpabilidad de la madre. Algunos hombres con estos contactos tienen la sensación de que sus madres hubiesen preferido haber dado a luz a una niña y ello puede llegar a repercutir en el niños de muchas formas distintas. Con respeto a las relaciones, para aquellos con los aspectos tensionados entre estos dos planetas, las dos imágenes de la mujer, o sea, la de la madre y la de amante, parecen hallarse en continuo desacuerdo y existe una gran necesidad de integrarlas. Estos contactos también resultan ideales para el diseño de interiores ya que está personas suelen apreciar cosas tales como las flores, la música y el arte. Su buen gusto a todos los niveles, pero sobre todo con respeto a la decoración de su propio hogar. La necesidad de crearse un ambiente armónico, así como en conseguir una buena atmósfera familiar suelen estar muy marcadas en su carácter.

Luna/Marte: Al igual que las personas Sol/Marte estas personas necesitan estar haciendo cosas continuamente, arremangarse la camisa y llevar adelante todos sus proyectos. Normalmente, suele existir mucha actividad en el ámbito doméstico, y el hogar, en vez de ser el lugar donde el individuo puede recargar sus baterías, más bien se convierte en el lugar en el que puede hacerlas funcionar. Por lo general, la vida del sujeto se hallará salpicada de muchas idas y venidas, de comidas apresuradas, etcétera. El individuo puede llegar a encontrar este hecho sumamente excitante o, bien, muy agotador, dependiendo de la naturaleza del aspecto y del conjunto del mapa natal. Normalmente, la vida emocional del sujeto suele ser muy intensa y estar llenos de conflictos, sobre todo con los aspectos tensionados. Con frecuencia, éste suele encontrar muy difícil intentar integrar sus necesidades emocionales con su necesidad de acción y de aventuras. Por ejemplo, la seguridad del hogar, de la familia, contra la independencia y las aventuras sexuales. Cualquier contacto entre la Luna y Marte hará que las personas se muestren muy sensibles hacía cualquier tipo de conflictos o de amenazas. Aunque todas las combinaciones entre la Luna y Marte pueden ser asociadas con la “susceptibilidad” y la tendencia a enojarse, aquellos nativos con los aspectos tensionados a menudo encuentran muy difícil llegar a expresar sus enfados, esto hará que se empeñen en intentar que su posición resulte lo bastante clara mientras que, otras veces, se mostrarán totalmente incapaces de manifestar su cólera o dejarla escapar en un momento, mientras que los Signos Mutables suelen expresarla a través de su irritabilidad y de sus críticas. Básicamente, las personas con estos contactos tienen que aprender a integrar su necesidad de hacerse valer a sí mismas con su necesidad de sentirse seguros. Normalmente resulta ideal tener a nuestro lado a una persona con algún aspecto entre la Luna y Marte, ya que siempre cuidarán de nosotros. Sin embargo, con los aspectos tensionados, el espíritu protector del sujeto puede llegar a niveles inusitados y obligarle a actuar al igual que una madre a la que sus hijos están a punto de serles arrebatados o, bien, acusados de algo. Esencialmente y, como siempre, el problema de los aspectos tensionados es que tienden a excederse y, en este caso, siempre tienden a ponerse a la defensiva con demasiada rapidez. El individuo Luna/Marte siempre se halla dispuesto a salir en defensa de los demás, incluso antes de que éstos se hayan dado cuenta de que, realmente, necesitan ser defendidos. Por regla general, los sentimientos de estas personas suelen aparecer y desaparecer con suma facilidad. El sujeto casi nunca se encuentra seguro y, por ello, tiende a olfatear el peligro y a responder rápidamente ante él, se trata de las típicas personas cuyas reacciones a veces pueden llegar a salvar una vida. Al igual que Sol/Marte pueden llegar a ser muy valiente, emprendedor e intrépido. Para Luna/Marte sentir es sinónimo de actuar. El problema estriba que a menudo actúa fuera de contexto y ello puede resultar bastante conflictivo. La necesidad de protegerse a sí mismo, así como a su familia o a aquellos emocionalmente vinculados a él, suele estar profundamente desarrollada con todos los aspectos Luna/Marte. Este individuo puede ser encontrado, tanto luchando en nombre de sus raíces y de su pasado, como luchando para poder escapar de todo ello. Con frecuencia, el destino parece empeñado en no permitir que estas personas se sienten físicamente demasiado a salvo con el fin de que sean obligadas a tener que descubrir qué es lo que realmente puede proporcionarles o no una seguridad a nivel emocional. La combinación Luna/Marte es excelente para aquellas actividades relacionadas con la decoración, la carpintería, el diseño ya que suelen ser auténticos “manitas”. Muchas veces es bueno sugerirle que cuando estén de mal humor y no sepan cómo canalizar su rabia, se dediquen a arreglar algo en la casa, a echar abajo alguna pared, a pintar un techo, etcétera.

Luna/Júpiter: Sean cuales sean los aspectos éstos tienden a convertir al sujeto en un ser de carácter amistoso, abierto y servicial. Son personas de temperamento expansivo, que reaccionan y responden con gran comprensión y generosidad ante los acontecimientos. El problema, en particular con los aspectos tensionados, estriba en el que el individuo tiende a actuar con excesivo énfasis y a hacer promesas que probablemente no podrá cumplir, añadiendo absurdos y extravagantes gestos de generosidad, debido a la firma convicción de que así es como debe comportarse. En cierto modo, la forma de actuar del sujeto es muy parecida a la de una abnegada “mamá gallina” pero, debido a ello, éste puede correr el riesgo de querer proteger tanto a los suyos, haciéndose imprescindible, que muy bien puede terminar por no significar gran cosa para nadie. Por regla general, suele existir una gran necesidad de enseñar y predicar, tanto para exponer sus creencias como para demostrar sus propios conocimientos. Realmente, se trata de una combinación excelente, tanto para dar clases como para hablar desde el púlpito. También existe grandes deseos de “evolucionar”, así como una firme creencia de que la libertad procede del conocimiento. A no ser que otros aspectos planetarios indiquen lo contrario, el sujeto suele poseer una fe innata en la vida y sabe encontrar un significado a todas las pruebas y dificultades por las que tiene que pasar. Básicamente se trata de un sujeto sumamente optimista y filosófico con respeto a las cosas y, con frecuencia, muy dado también a comprometerse a sí mismo en actividades de índole religiosa o política. Estas creencias no sólo favorecerán sus sentimientos de confianza y de seguridad sino que, normalmente, también le guiarán en su forma de comportarse y de actuar ante el mundo. El deseo de proteger y de “cuidar a sus ovejas” suele ser una de las características más marcada de esta combinación, pero a menudo también puede llegar a considerar a Luna/Júpiter como a alguien excesivamente protector. Normalmente, el individuo suele ser bastante impaciente y tiene una enorme necesidad de explorar todo cuanto le rodea, al mismo tiempo que siente un profundo temor hacía los vínculos emocionales, familiares o de cualquier índole. Pueden llegar a vivir, al menos algún tiempo, en algún país extranjero, puede ser debido a un montón de razones distintas como, por ejemplo, el deseo de verse libres de sus obligaciones familiares. Dada a su naturaleza expansiva y sus dotes de explorador, la vida en ultramar es algo que también puede seducirlo ya que estas personas acostumbran a poseer un carácter muy inquieto y necesitan desplegar sus alas, sino físicamente, al menos mentalmente. Cualquier de los contactos entre estos dos planetas tiende a la indulgencia, a la sentimentalidad y a un cierto “laissez faire” La moderación no es una de sus mejores virtudes, ya que el sujeto tiene tendencia a comportarse de forma exagerada en casi todos los aspectos de su vida. Todo el mundo aprecia a las personas con estos contactos y suelen pasar por alto sus debilidades, dada su actitud, generalmente positiva, y la facilidad que posee el sujeto de responder ante ellos. A menudo suele existir una fuerte tendencia a dejarse seducir por el esplendor y la grandeza del pasado y a apreciar los viejos edificios, así como las costumbres y las tradiciones de varias culturas diferentes.

Luna/Saturno: A veces suele existir un sentimiento de “inmadurez” en la personalidad del individuo Luna/Saturno y, con frecuencia, esto puede observarse físicamente en la mujer que todavía lleva coletas, o bien en el hombre cuya timidez le hace enrojecer cuando una mujer se dirige a él. Sin embargo, en algunas ocasiones, el niño Luna/Saturno puede verse obligado a tener que crecer antes de tiempo y, al igual de lo que sucedía con Sol/Saturno, también puede perder algo de su proceso de madurez por lo que, con frecuencia, puede tener lugar algún retraso en el desarrollo emocional del individuo. Su comportamiento casi siempre suele ser amable (aunque algo inflexible y, a veces, bastante predecible) y ello puede ser aplicado a la mayoría de las combinaciones de Saturno. Ciertamente, el individuo Luna/Saturno también suele ser extremadamente sensible, y intentará agradar a los demás por todos los medios. Vulnerable, esta persona teme ser herida y, por ello, suele comportarse de la forma en la que cree que puede ser más aceptada por la sociedad. Esto a menudo implica conformismo en su intento de conseguir la aprobación que necesitan. Normalmente, Saturno suele inclinar a un tipo de respuesta estándar concerniendo al planeta con el que entra en contacto; con la Luna, por ejemplo, las respuestas pueden estar extremadamente controladas, ser muy serias y prudentes o bien apasionadas y efusivas. Quizá el mayor deseo de las personas Luna/Saturno sea el de sentirse lo más seguras y protegidas posible. Tan seguras como para poder comportarse como sienten, así como para poder permitirse descubrir qué sienten realmente. Cuanto mayor sea la inseguridad del individuo, mayor será su capacidad de construirse una barrera emocional. Y tanto si se muestran seguros como inseguros de sí mismos, con el tiempo esta barrera emocional acabará siempre convirtiéndose en un hábito. Estas personas deben aprender a arriesgarse tanto con sus respuestas emocionales como con su vida emocional en general. Como siempre, Saturno suspira por cualquier de los principios planetarios con los que entra en contacto, y con la Luna el individuo desea crearse profundos vínculos emocionales, una verdadera sensación de seguridad y, con frecuencia, a fin de llegar a colmar todos sus deseos, también una casa y una familia. Sin embargo, esta clase de seguridad a menudo suele ser muy ilusoria. Intentará conseguir su propia casa y poseer algo realmente sólido que lo ampare. Ésta es la típica persona que no nos fallará, al menos en un sentido material. El mayor problema es que, probablemente, el sujeto se toma muy en serio tanto sus sentimientos como lo sucedido en el pasado y, por ello, se encuentra tan vulnerable y asustado ante los aspectos emocionales de la vida, que jamás se atreva a abrirse totalmente a los demás con el fin de recibir el alimento emocional que necesita. Debido a su necesidad de estabilidad, Luna/Saturno siempre tenderá a aferrarse al camino más familiar, más seguro y tradicional, sobre todo en el ámbito de las amistades. Con frecuencia acaban uniéndose a personas que podrían ser sus padres, quizá porque piensan que cualquier amor es bueno. También tienen mucho miedo a vivir por su cuenta y sienten un profundo rechazo a tener que asumir las responsabilidades que siempre suele generar el poseer su propio hogar. Las mujeres con estos contactos pueden mostrarse ansiosas por tener hijos o, bien, ni siquiera pueden llegar a soportar esta idea. Algunas utilizan la presencia física de los niños como un certificado, es decir, como prueba de su habilidad maternal. Con esta combinación, resulta frecuente que los padres intenten proporcionar a sus hijos los cuidados que ellos nunca recibieron. Una buena forma de alcanzar lo que desea, muy bien pudiera ser la de proporcionárselo a los demás. Al convertirse en padres, estas personas consiguen llegar a cicatrizar muchas de sus heridas de la infancia, sobre todo cuando son conscientes de que ésta es su oportunidad para hacerlo. Aunque gran parte de la estabilidad familiar, realmente, puede ser ilusoria, ésta proporciona un terreno al individuo en el que poder aprender de estas ilusiones, ayudándole a adquirir confianza sobre su habilidad para cuidar a los demás, así como para ser cuidado por ellos. Sin embargo, la única forma de evolucionar emocionalmente como adulto será la de aprender a enfrentarse a los miedos concernientes a sus necesidades.

Luna/Quirón: Cuando Quirón está en aspecto con la Luna, generalmente destaca la relación con la madre, que suele ser fuente de profundas heridas. Puede ser que ella haya sido emocionalmente inadecuada a las necesidades del niño; quizá rechazaba la maternidad y habría preferido hacer otra cosa, tal vez el niño se sintió rechazado o abandonado en algún momento crítico. Probablemente, el sujeto Luna/Quirón sea más consciente de las necesidades emocionales de los demás que de las suyas propias; instintivamente sabe dar a los otros lo que necesitan para estar cómodos, pero se siente resentido si se detiene a preguntarse quien se ocupa de él. La presión de sus necesidades insatisfechas puede convertirle en una persona que extremará sus esfuerzos para conseguir la atención que no es capaz de pedir directamente. A veces, una mujer Luna/Quirón puede canalizar hacía afuera su tendencia instintiva a ser una buena madre, y reservar para sí misma sus malos tratos. Sin embargo, su propia autoestima suele ser baja, y por eso se esfuerza por mantenerse en el papel de madre buena, a modo de compensación que demuestre su valía. Pero también sucede el inverso: que mujeres Luna/Quirón rechacen el papel materno y conscientemente no sientan ningún instinto maternal, se les haga difícil disfrutar con los bebes y los niños pequeños, y les horrorice la probabilidad de que alguien llegue a depender de ellas. Cuando el propio instinto maternal es rechazado o se encuentra bloqueado o herido, no desaparece, sino que se vuelve inconsciente, hasta que quizá más tarde pueda manifestarse de un modo exagerado. Otra posibilidad es que se desvitalicen y se vacíen a medida que ven estrechando su mundo en el intento de protegerse de la madre mala “de afuera”. Las personas Luna/Quirón suelen autosabotearse su propia emotividad, y sin embargo, no tener consciencia de sus sentimientos, la emoción es la descarga de energía que acompaña a algo que emerge del inconsciente, ya sea un recuerdo, un sentimiento, un pensamiento o una idea nueva. El sentimiento, por otra parte, es una función consciente que posibilita la relación en el presente y también un sentido de valoración de uno mismo y de los demás. Es frecuente que sean muy emotivos, y a veces acusan a los demás de ser insensibles. También pueden estropear sus relaciones con sus estallidos emocionales, generalmente, este comportamiento de exigencia emocional se origina en la primera infancia; aún siguen reaccionando coléricamente ante el dolor del niño a quien “le ha faltado la madre”. Es frecuente que los hombres Luna/Quirón puedan llegar a estar “poseídos” por el “Anima” o dominados por sus estados anímicos, y también de cierta forma existe una hostilidad velada o manifestada hacía las mujeres, en etapas más tardías de la vida, estos hombres establecen con frecuencia relaciones en las que ellos desempeñan el papel de madre. También pueden ser muy atractivos para mujeres que están a su vez heridas, o comprobar que son muy conscientes del sufrimiento emocional de los demás y que quieren contribuir a remediarlo. Como tienen un intenso contacto con el lado femenino de la naturaleza, pueden ser también muy creativos. Sin embargo, con los aspectos tensionados, los hombres Luna/Quirón no parecen tener contacto alguno con sus sentimientos ni con su lado reflexivo, excepto por mediación de las mujeres, a quienes quizás intenten dominar y controlar. Entonces nos encontramos con un machista cuya masculinidad se expresa de forma burda, sin que la atempere ninguna cualidad perteneciente a su lado femenino. Es probable que idealice y denigre simultáneamente a las mujeres y en los casos extremos puede ser violento y despreciativo. Todo esto apunta a situaciones que le han herido en su temprana relación con la madre.

Luna/Urano: La Luna como indicadora de aquello que necesitamos, al estar asociada a Urano, nos sugiere que el individuo necesitará una gran cantidad de espacio y de libertad a nivel cotidiano, sobre todo en el hogar y en el aspecto emocional. Esta persona debe sentirse libre para poder experimentar todo aquello que desea, así como para poder cambiar estos sentimientos a su antojo. El sujeto odia las limitaciones, tanto a nivel emocional como en su vida doméstica. Necesita sentirse lleno de vida y tener la sensación de que ésta puede cambiar en cualquier momento y, ello, de la forma más excitante. Por esto, no resulta extraño que el sujeto Luna/Urano se muestra siempre tan inquieto y tan amante de los cambios. No es una persona que se siente a gusto con la rutina ni con el cotidiano. Sin duda alguna, aquellos con esta combinación siempre perseguirán y se sentirán mucho más a gusto con lo que, para los demás, podría ser considerado como un estilo de vida más bien inconvencional. Sean cuales sean las circunstancias, el niño Luna/Urano, normalmente, casi siempre suele pasar por una experiencia de independencia emocional. Existen multitud de acontecimientos durante la infancia en los que el niño puede necesitar ser reconfortado, amado o apoyado pero que, sin embargo, y por algún motivo, sólo encuentra indiferencia por parte de los suyos. Las experiencias en cuanto a dar y recibir una protección, una seguridad o un apoyo emocional, normalmente suelen dejar mucho que desear. Ello puede repercutir de forma en que el individuo, habiéndose sentido rechazado e ignorado en el pasado, quizá también espera seguir siéndolo en el futuro. Puesto que el sujeto acostumbra a ser muy sensible, casi siempre suele tomarse las cosas a mal y, de existir alguna ambivalencia en la respuesta emocional que recibe, Luna/Urano la pescará al vuelo y, a veces, incluso aunque ni siquiera exista. Con frecuencia suele ser muy intuitivo, pero el problema de la intuición es que ésta no siempre es muy precisa. Siempre que se siente rechazado, Luna/Urano tiende a comportarse de una forma brusca, indiferente y despreocupada con el fin de ocultar su dolor. Por regla general, en tales circunstancias, las personas implicadas en el asunto no se enteran de lo que pasa por su mente en estos momentos y, por este motivo, también se sienten rechazadas. Esta combinación hará que a la persona le resulte muy difícil solicitar la ayuda o el apoyo de los demás. Y, aunque mucha gente puede llegar a sentir el deseo de echar una mano a Luna/Urano, por regla general no se atreverán a hacerlo, ya que piensan que éste es demasiado independiente como para necesitar ayuda, y demasiado frío y distante como para ser abordado. Como ya hemos dicho, el sujeto suele ser muy sensible, pero sólo dejará aflorar esta sensibilidad durante cortos espacios de tiempo y a causa de algún trauma de tipo emocional. Siempre que ello ocurre, normalmente, y de una forma u otra, el individuo intentará alejarse, sea ignorando sus sentimientos o bien llegando a realizar algo drástico, como mudarse de casa. He conocido muchos casos en los que, y ante una situación conflictiva, la persona llega incluso a desmayarse como una forma de protegerse a sí misma, al igual que un dispositivo eléctrico que se autodispara cuando el sistema está sobrecargado. Realmente, estas personas suelen disponer de muy poco tiempo para echar raíces, no creen que la sangre sea más espesa que el agua y, tampoco suelen tener mucha paciencia con las personas que están demasiado apegadas a las instituciones familiares. Pasará una gran parte de su vida intentando romper con el pasado y, a veces, también rebelándose en contra de él, sobre todo contra la madre u otros cuidadores, así como en contra todo cuanto estas personas representan. La idea de liberarse del pasado no sólo puede aplicarse a los primeros años de vida y al ambiente familiar, sino también al pasado en general, lo que puede implicar tanto el “ayer” como la “semana pasada”. Tanto la necesidad de cambios como el deseo de cambiar uno mismo se hace mucho más patente a un nivel cotidiano. Se trata de la típica persona que cuando cambia de casa, puede parecer feliz durante algún tiempo pero que, poco después, vuelve a sentir unos irresistibles deseos de dejarlo todo, de volverse a mudar y de empezar de nuevo. Aunque en algunas ocasiones puede ser las circunstancias las que le obliguen a actuar así. Las personas con aspectos tensionados entre estos dos planetas se sienten como verdaderas extrañas dentro de su propia familia y, a menudo, también dentro de su propia cultura, por ello elegirá vivir en un ambiente radicalmente distinto al del ambiente en el que se ha creado y, a veces, es encontrará como en su propia casa en aquellos lugares o localidades en los que otras personas de su mismo ambiente se sentirán de lo más extrañas. Mientras que, en cierta forma, el individuo tiende a suprimir sus sentimientos para protegerse a sí mismo, cuando finalmente despierta a estos sentimientos, casi siempre suele mostrarse extremadamente sinceros en cuanto a ellos. Admite cosas que quizá pueden sorprender a otros que no tienen el valor de revelarlas. Pueden llegar a convertirse en un excelente amigo, ya que el mostrarse tan cercano a la otra persona, posee una enorme capacidad para poder comprender cómo se sienten los demás, como no se halla limitado por las costumbres de la sociedad, se siente totalmente libre para poder reaccionar y responder ante cualquier situación de la manera que él considera más apropiada.

Luna/Neptuno: Se trata de una combinación extremadamente sensible e impresionable, y las personas con estos contactos pueden llegar a tener verdaderas dificultades a la hora de establecer sus propios límites. Estos límites suelen ser bastante débiles y, al igual que Sol/Neptuno, también les cuesta mucho llegar a darse cuenta de dónde empiezan y terminan sus propios sentimientos y los de los demás. El sujeto tiende a emocionarse con mucha facilidad y puede ser capaz de cargar sobre sí mismo todo el peso de las emociones y de los sentimientos de los demás. Pero, al mismo tiempo, suelen encontrar muy difícil poder llegar a comprender sus propios sentimientos, así como de poseer una idea clara de cuáles son realmente los verdaderos sentimientos, no siempre está tan dotado como para poder definirlos y comprenderlos. Igual que los aspectos Luna/Venus, a menudo me recuerdan la imagen de una sirena: evasiva, escurridiza, encantadora y, ¡tan llena de magia, que resulta imposible alcanzar! Con frecuencia, el comportamiento Luna/Neptuno también suele ser así, es decir, extremadamente evasivo y muy poco dado a comprometerse, siempre intentarán evitar los temas desagradables. Al absorber los sentimientos y las emociones de todos cuantos le rodean, estas personas se sumergen en cualquiera de los acontecimientos que pueden tener lugar a su alrededor. Se convierten en una especie de esponja psíquica y se empapan hasta tal punto de las vivencias de los demás que llega un momento en que se vuelven totalmente incapaces de establecer alguna diferencia entre aquello que forma parte de sí misma y lo que no. Se dedique o no a salvar a los demás, con estos aspectos normalmente acostumbra a existir una gran compasión y empatía hacía cualquier tipo de sufrimiento, y el sujeto suele disponer de una gran capacidad para ponerse en el lugar de otras personas. Con estos contactos existe una gran tendencia al escapismo y, quizás, ésta sea la forma en las que estas personas se protegen a sí mismas. Con frecuencia el sujeto se sentirá muy atraído por todo cuanto es bello y refinado y, al mismo tiempo, sentirá una profunda aversión hacía todo lo grosero, lo violento y lo vulgar, intentará ignorar todo cuanto pueda resultarle desagradable y si tiene que enfrentarse a alguna situación conflictiva, seguramente preferirá refugiarse en su fantasía o evadirse frente al televisor. Imaginativos, seguramente nos dirá que no se pasa la vida fantaseando ni soñando despierto, pero lo que sucede realmente es que estas personas tienen tanta facilidad para desconectarse de este mundo que ni siquiera son conscientes de ello. Tiene una gran creatividad, son excelentes actores, es capaz de meterse de lleno en el papel, aunque también es cierto que, por sí misma, esta combinación suele ser demasiado retraída para trabajar bajos los focos. Existe un gran apetito emocional y una gran necesidad de confort y de cuidados que resultan muy difíciles de saciar ya que ningún ser humano, con todas sus debilidades e imperfecciones, puede ser capaz de satisfacer plenamente la imagen de generosidad y de abnegación que las personas Luna/Neptuno proyectan en los demás. La persona necesita alguien o algo a quien adorar, más que esperar a que sean los demás quienes les profesen esta devoción. Con esta combinación, a menudo suele existir un gran deseo de “fundirse” con el Cosmos y con la Madre, así como de volver a refugiarse en el útero del que uno ha nacido. Sediento de un futuro mejor, al mismo tiempo que idealiza el pasado, con frecuencia le resulta muy difícil poder llegar a comprender el presente.

Luna/Plutón: La vida emocional de Luna/Plutón me recuerda a un ave marina, quizás un alcatraz, un pájaro que se zambulle en el agua en busca de alimento y que, una vez ha pescado su presa, sale a la superficie para digerirla. El individuo a menudo posee una actitud similar con respeto a su vida emocional, ya que acostumbra a zambullirse profundamente en sus sentimientos y relaciones y, después, necesita un tiempo para poder digerir aquello que ha absorbido. Temen ser invadidas en su intimidad, es como si esperasen que, de no hacer nada por evitarlo, su familia o sus emociones pudiesen llegar a sufrir realmente algún tipo de evasión. Algunos se empeñan en llegar a la raíz de sus sentimientos y este empeño no es más que una necesidad de purgarse a sí mismos de estos sentimientos, de devolverlos a sus orígenes. Otros se empeñan en no experimentarlos en absoluto y, aquí, Plutón puede ser considerado como un “destructor” de sentimientos. Pero estos sólo permanecen ocultos hasta que les llega el momento de aflorar de nuevo a la superficie. Sin lugar a dudas, algunos de los sentimientos que el individuo Luna/Plutón desearía mantener ocultos o bien preferiría deshacerse para siempre, suelen ser de naturaleza dañina y destructiva, es decir, sentimientos de dolor, de venganza, de celos y de odio. Con frecuencia, estos sentimientos no sólo forman parte del sujeto, sino que también han sido absorbidos por todos los que le rodean. Sin duda alguna, todas las familias poseen algún secreto, pero cuando el que está involucrado es un individuo Luna/Plutón, aunque sea de forma inconsciente, éste será siempre el elegido para cargar y aliviar las heridas de los demás, al igual que en el cuerpo un veneno puede ser finalmente conducido hacía fuera en forma de forúnculo, con frecuencia el sujeto también actuará como catalizador y será quien permita que este forúnculo pueda aflorar a la superficie y llegue a reventar y a curarse. Normalmente, Luna/Plutón parece actuar como una especie de esponja, absorbiendo cualquier sentimiento negativo, oculto o no manifestado que pueda aflorar en el ambiente. Esto, sobre todo, acostumbra a suceder durante la infancia pero, a menudo, también terminar por convertirse en un hábito y, entonces, incluso una vez adultos y de una u otra manera, estos individuos pueden llegar a quedar emocionalmente sobresaturados. Muchas veces, las personas con problemas suelen recurrir a Luna/Plutón porque son fuertes, pueden ser sumamente protectoras y nada parece extrañarles, el sujeto ya está de vuelta de todo y es muy consciente y compasivo con respeto al aspecto más oscuro de la naturaleza humana. En el mejor de los casos, en lugar de ocultar sus sentimientos, la persona Luna/Plutón los sacará a la luz y creará un ambiente proteccionista en el que los demás también puedan sentirse lo bastante seguros como para llegar a exponer sus sentimientos y a revelar sus secretos. Con frecuencia, el sujeto suele proceder de un ambiente en el que jamás resultó demasiado seguro exponer sus sentimientos, ya que éstos siempre corrían el peligro de ser utilizados en contra suya bajo la forma de manipulación o de chantaje. Desconfían tanto de los motivos de los demás como los demás pueden hacerlo de los suyos y, por ello, con frecuencia desean ahondar en la otra persona como una forma de protegerse a sí mismas. Quizá la filosofía del sujeto es seguir esta pauta: si conocemos profundamente a la otra persona, incluyendo sus puntos débiles, entonces, ésta jamás podrá sacar a relucir nuestros trapos sucios porque seremos nosotros quienes tengamos el poder. Pero sean cuales sean los motivos, si la invasión psíquica es utilizada de forma positiva, ésta puede convertirse en una especie de purificación aunque, en algunos casos, también puede dejar al descubierto los sentimientos de la otra persona. El sujeto Luna/Plutón siempre ha estado expuesto a ello, y, quizás por esto, ha terminado por acostumbrarse. Con frecuencia, suele mostrarse muy sensible y consciente de la mala utilización del poder. Siempre que esta cualidad se halla bien desarrollada en el mapa, esta combinación resultará muy útil a todos aquellos cuyo trabajo conlleva una exposición, una aceptación y una transformación de sentimientos y de vivencias personales que hayan permanecido en privado. Por ejemplo, el consejero, el terapeuta o el biógrafo. La vida casi nunca suele ser tranquila ni apacible para Luna/Plutón, pero su mundo interior y también su vida en general, suele ser muy intensa y multicolor.

Los Aspectos de Mercurio

Como significador de todas las formas de comunicación, Mercurio natal y sus aspectos, describirán la forma en la que comunicamos quiénes somos, al menos a un nivel verbal. Cuando Mercurio se relaciona con algún planeta o Ángulo de nuestro mapa natal, sentimos una mayor necesidad de escribir, de hablar o, simplemente, de pensar sobre esta faceta de nosotros mismos que cuando no existen aspectos. Mercurio relaciona entre si puntos diferentes del mapa y actúa como una especie de agente o intermediario. Así pues, este planeta posee una importante función en términos de elevación de conciencia. Por ejemplo, Mercurio en aspecto con Saturno puede indicar una mayor oportunidad para el individuo a la hora de contactar, de pensar y de comunicar sus miedos. Aquí, Mercurio puede hacer que el individuo se muestre mucho más consciente de todo cuanto Saturno representa para él. Incluso los aspectos tensionados con Mercurio pueden ser considerados como potencialmente útiles y provechosos para su crecimiento y desarrollo, porque al contactar con diferentes planetas en el mapa, Mercurio nos ofrece la oportunidad de poder sumergirnos tanto en el interior como en el exterior de varios aspectos de nuestra psique. Los aspectos tensionados recibidos por Mercurio pueden indicar que las opiniones del sujeto serán examinadas, puestas en duda y, probablemente, rechazadas por los demás o, bien, que esto es precisamente lo que el individuo espera de ellas, mientras que los aspectos fluidos sugieren todo lo contrario. A veces, la falta de acuerdo puede ser debida a la forma en que, en un principio, el individuo pudo llegar a expresar sus ideas y opiniones. Las personas con un Mercurio armónicamente aspectado en su mapa, posiblemente no se encuentren tan amenazadas cuando los demás se muestran en desacuerdo con ellas y quizá, precisamente por ello, a menudo pueden llegar a expresarse con más facilidad. Son mucho menos vulnerables con respecto a los aspectos mercuriales de la vida y, por ello, no suelen preocuparse demasiado cuando los demás no están de acuerdo con ellos. Los aspectos fluidos también suelen indicar que las opiniones mantenidas pueden ser reforzadas por otras personas, así como por otras facetas de la personalidad del sujeto (perfectamente señaladas por los planetas en juego) las cuales pueden llegar a influir notablemente en cuanto a su forma de pensar sobre un determinado tema. De todas formas, puesto que las opiniones siempre suelen estar basadas en evidencias o en una compresión insuficiente, entonces, aunque quizá no se trate de una experiencia agradable, tampoco tiene que ser negativo el que nuestras opiniones pueden ser discutidas, tal y como pudiera suceder en el caso de los aspectos tensionados (el desafío puede proceder tanto del exterior como de nuestro interior) puesto que en ello estriba la posibilidad de que nuestra mente y nuestras ideas pueden ser ampliadas. Como siempre, los aspectos fluidos, en particular el Trígono, pueden llegar a provocar una cierta autosatisfacción, mientras que los aspectos tensionados ofrecen el potencial para el crecimiento. Ante todo, a Mercurio se le asocia con las relaciones. La inteligencia es algo que no puede ser definida; quizá ni siquiera exista. Los tests IQ (coeficiente intelectual) parecen demostrar más la habilidad del ser humano para realizar este tipo de tests, que su grado propiamente dicho. Lo único que revelan los tests IQ es la habilidad individual para realizar rápidas conexiones; una habilidad que puede ser adquirida y que es claramente mercurial. La escuela también es el lugar al que vamos aprender a acumular conocimientos, a procesar y a comunicar información. El Signo, la posición y los aspectos recibidos por nuestro Mercurio reflejarán en gran medida cómo aprendemos y qué es lo que puede impedir, obstaculizar, apoyar o acelerar este proceso de aprendizaje. Los aspectos enviados por Mercurio también estarán relacionados con aquello que aprendemos y, ello, en todos los sentidos.

Mercurio/Venus: Debido a que estos planetas no pueden estar a más de 76º de distancia en el mapa natal, los únicos aspectos que pueden formar entre sí son la Conjunción, el Semisextil (30º), el Nóvil (40º), la Semicuadratura (45º) y el Sextil (60º). Se trata de una combinación que proporciona mucho encanto y amabilidad, así como una gran dosis de encanto (si otros aspectos de Marte no dificultan la expresión de Mercurio/Venus). El sujeto suele poseer una forma realmente encantadora de expresarse, la cual puede canalizar a través de múltiples técnicas creativas. Por lo común, este aspecto da una hermosa voz, y es frecuente en los temas de cantantes. De hecho, la voz (Mercurio) puede ser para estas personas un poderoso instrumento de seducción (Venus). Mercurio en Tauro o en Libra puede tener algo similar a este respecto. Los nativos con esta combinación se sentirán muy inclinados a hablar y a pensar acerca del amor y de la amistad. Es muy frecuente también entre quienes disfrutan de la lectura. Las relaciones de estos nativos suelen tener un cierto tinte novelesco o de folletín. La música es otra habilidad artística muy relacionada con la combinación Mercurio/Venus, así como el baile. La gracilidad de movimientos es característica de estas personas, y son capaces de comunicar (Mercurio) arte (Venus) con su habilidad con las manos y sus movimientos. Este aspecto es bueno para desenvolverse en trabajos de intermediario de arte, o de venta de productos de belleza. Esto es así si la Casa 2 suele estar implicada (por ejemplo, que Géminis se encuentre en Casa 2, o uno de estos dos planetas). Se trata en general de personas que piensan y hablan mucho acerca de sus propios valores y tienen mucho interés en temas relacionados con el dinero (esto es más común si el nativo es de Tierra, o si este elemento es predominante en el mapa). Mercurio/Venus es una combinación sumamente diplomática, siempre piensa en la paz y en la armonía, lo que le capacita para trabajos de relaciones públicas o de ámbito diplomático o de intermediario. Si otros aspectos no lo contradicen o dificultan, estos nativos intentan siempre decir las cosas de forma que resulten agradables de oír, y se lo piensan mucho antes de hablar, ya que intentan que su discurso sea siempre justo y razonable. En algunos casos, la Conjunción o la Semicuadratura hacen que la persona sea demasiado amable o demasiado dulce al relacionarse con los demás, y que actúe con un encanto superficial y carente de sustancia (y en ocasiones incluso de sinceridad). Si la Luna cae en Libra o en la Casa 7, o hay aspectos entre Luna y Venus, esto es más acusado. Un Sextil entre Mercurio y Venus puede dar una buena relación con los hermanos o vecinos, aunque si Saturno ocupa la Casa 3 o Mercurio recibe Cuadraturas de Saturno o de Plutón, la cosa no funciona bien del todo (en estos casos, ya que Mercurio tiene bastante relación también con la amistad, un amigo puede llegar a ser el hermano que nunca tuvo el sujeto). Este aspecto suele augurar viajes cortos placenteros. Si un tránsito activa un aspecto Mercurio/Venus, es probable que ese día al coger el autobús o el metro encontremos al amor de nuestra vida, o que tengamos con alguien un encuentro muy placentero. También es posible que un buen aspecto entre ambos planetas nos salve de ser atracados por ladrones (Mercurio encarna también a los ladrones), o al menos, si hay aspectos tensos de Plutón, que el atraco no acabe en un desenlace fatal. En general, Mercurio/Venus puede ganarse la vida con tareas específicamente mercurianas como escribir, transportar cosas, correos, etcétera. Por otro lado, estos aspectos pueden otorgar cierta vanidad en cuanto a las relaciones, es decir, que la persona tienda a enorgullecerse y demostrar que siempre está bien acompañada, o luce sus parejas (en el fondo, aquí hay una búsqueda de la madre a través de las parejas). También puede enorgullecerse de sus amistades (buscando al hermano que nunca tuvo). Además, la codicia puede ser habitual, sobre todo si hay aspectos tensos de Plutón, y puede llegar a convertirse en un esclavo de sus posesiones. En general, la vanidad y la codicia solo son habituales si Tauro o Libra están implicados, es decir, si la Luna o el Ascendente o el Sol están en algunos de estos Signos. Además, Mercurio era también en la mitología muy astuto e ingenioso, muy pícaro y algo embustero, y puede usar de muchas artimañas para ganar dinero o para seducir con su lenguaje y su voz (si Géminis tiene un peso importante en el mapa). Y como siempre, detrás del codicioso y del vanidoso, hay un deseo truncado de afecto que el nativo se ha visto obligado a sustituir para conseguir ser apreciado y reconocido. Aunque también puede ser algo aprendido de los padres, sobre todo si las Casas 4 y 10 están implicadas.

Mercurio/Marte: Los aspectos tensionados entre estos dos planetas suelen describirnos al típico individuo que siempre “llama las cosas por su nombre” y así es precisamente como acostumbran a actuar todas las personas con esta combinación. Porque, en su trato con los demás tiende a eliminar cualquier tipo de trámites, de parloteo o de superficialidades y, a menudo, ¡también a cortar a su interlocutor! El individuo suele mostrarse sumamente conciso y honesto en su trato y quiere las cosas claras. No busquemos el tacto, la amabilidad o la delicadeza entre las personas con esta combinación, ya que sus mayores virtudes serán más bien las de su valor y capacidad para llamar “al pan, pan, y al vino, vino”. Estas personas son sumamente rápidas, competitivas e ingeniosas. Tienden a autoafirmarse a través del lenguaje, así como a protegerse cultivando la rapidez de pensamiento. Necesitará mucha lectura a la que poder “hincarle el diente”, sin embargo, por sí mismo, éste no es una aspecto de un “intelectualismo”, al cual implica una cierta profundidad de pensamiento y de constancia, características que no suelen ser el punto fuerte del sujeto, a no ser que Saturno también ocupe una posición prominente en el mapa. Realmente, estas personas tienden a mostrarse muy impacientes con todo lo académico, al mismo tiempo que quizá también se sienten algo amenazados por ello. Básicamente, la impaciencia y la irritabilidad de Mercurio/Marte parecen desbordar los canales de comunicación y es importante que éste pueda encontrar algún medio de encauzarlas como por ejemplo, a través de los escritos, de la sátira o, simplemente, ayudando a los demás a luchar contra su propia incapacidad de comunicación. Marte siempre necesita una causa y, aquí, en cierta forma, la causa o, mejor dicho el “objetivo” de este aspecto, es el de divulgar la idea de que la pluma es mucho más fuerte que la espada. Con frecuencia, uno puede llegar a percibir la frustración de Mercurio/Marte y es que la mente de estas personas es muy ágil y activa, y trabaja mucho más deprisa que las cuerdas vocales o que la pluma. Las palabras simplemente brotan de su boca sin haber sido refinadas, incluso antes de que el individuo haya tenido tiempo de formular sus ideas de forma apropiada y, ciertamente, también mucho antes de haber tenido la oportunidad de “disfrazarlas” un poco. No es que siempre intenta suavizar lo que va a decir, dado que estas personas confían firmemente en la sinceridad y prefieren hablar sin tapujos. Tanto a la hora de hablar como de escribir, su estilo puede ser bastante satírico y expresivo.  En el peor de los casos, los aspectos tensionados entre estos dos planetas pueden ser indicio de un carácter pendenciero y el individuo tenderá a considerar los distintos puntos de vista de los demás como una enfrenta personal. También puede existir un exceso de competividad y toda conversación puede ser experimentada como una lucha o amenaza. La impaciencia, la impulsividad, la irritabilidad, la tensión nerviosa y la propensión a encontrarle fallos a todo también suelen ser manifestaciones típicas de estos aspectos. La impaciencia se halla presente en todas las formas de comunicación y también en los transportes. No hay nada a quien pueda molestarle más el tener que esperar el autobús o el encontrarse en medio de un atasco como a un sujeto Mercurio/Marte. Tal vez durante la infancia más que las discusiones, lo que acostumbró a imperar fue una gran competividad. La rivalidad entre hermanos suele ser muy común, ya que se trata de una situación en que al niño se le recuerda constantemente que sus hermanos mayores siempre se portan mucho mejor que él en la escuela. No es que a Mercurio/Marte les gusta discutir, ya que estas personas conocen perfectamente su propia mente y no sienten ningún interés por cooperar o llegar a un acuerdo con los demás, sólo le interesa seguir su propio camino. El individuo tampoco se preocupa tanto por las opiniones de los demás como para querer cambiarlas y, siempre que el sujeto discute, es porque está tan acostumbrado a hacerlo que le resultaría prácticamente imposible imaginarse la comunicación de otra manera. Suelen pensar que una “acción vale más que mil palabras” lo cual es una de las razones del por qué las personas con este aspecto ni siquiera se empeñan en discutir las cosas y por ello son consideradas, quizá con suficientes motivos, como personas poco cooperadoras.

Mercurio/Júpiter: Quizá no sean especialmente habladores debido a su tendencia a mirar hacía el interior y a su conducta afable y bondadosa. Y, aunque, normalmente éste acostumbre ser el caso, también he observado que no siempre es así. En algunas ocasiones los contactos entre estos dos planetas pueden inclinar a lo que tan sólo podemos calificar de “diarrea mental” aunque, con frecuencia, esto suele ser más común cuando Géminis o Plutón se hallan fuertemente marcados en el mapa. Sean cuales sean las tendencias comunicativas, seguramente se tratará de la típica persona que emprenderá más de cincuenta cosas distintas a la vez. Bueno, quizá no cincuenta, pero sí bastantes. Estas personas muestran una gran curiosidad hacía una enorme variedad de temas, sobre todo relacionados con la filosofía, la religión, la educación, las leyes, los viajes o la política. Júpiter tiende a ensanchar todo aquello que toca y, al entrar en contacto con Mercurio, también amplía la mente. Son capaces de examinar a un sujeto determinado desde un gran número de ángulos, también mostrarán una especial curiosidad por llegar a conocer todos sus significados, así como por llegar al fondo de la cuestión. Sin embargo, los aspectos tensionados no siempre actuarán de esta forma. Podemos asociar los aspectos fluidos tanto con el juicio equilibrado como con la capacidad para considerar las situaciones en su conjunto pero, en algunas ocasiones, más que una ventaja propiamente dicha, esto también puede llegar a convertirse en un verdadero problema para aquellos que tienen aspectos tensionados. Júpiter confiere un toque de exageración, de arrogancia, así como un exceso de confianza a cualquiera de los planetas con los que entra en contacto en el mapa natal, el sujeto puede llegar a exagerar parte de la información con el fin de alcanzar sus objetivos. Los oradores Mercurio/Júpiter también pueden ser personas realmente elevadas y sumamente inspiradas. El sujeto puede hablar sobre sus temas favoritos con verdadero entusiasmo y, con frecuencia, ello suele despertar un profundo interés en los demás. El sujeto también puede llegar a mostrarse sumamente descuidado con lo que dice, así como con respeto a quien se lo dice. Y, al igual que con todos los contactos de Júpiter, la persona tenderá a incurrir en las declaraciones irreflexivas, las observaciones gratuitas y los errores de cálculo. De acuerdo con mi experiencia, esto contrasta considerablemente con el típico sujeto Mercurio/Saturno, el cual se muestra siempre cuidadoso con todo lo que dice y, sin embargo, bastará que cometa un pequeño error para que las cosas puedan ir realmente mal. Al mostrarse tan empeñados por conocerlo todo, el estudiante o investigador con esta combinación puede acabar viéndose rodeado por una gran masa de información, pero sin llegar a sacar nada en claro, como del típico estudiante que tomará miles apuntes, pero jamás logrará ponerles en orden. No desea verse restringido por las limitaciones y, al mismo tiempo, ésta puede ser tanto la faceta positiva como negativa de esta combinación. Los aspectos tensionados entre Mercurio y Júpiter también pueden ser asociados con los malentendidos. Con frecuencia, éstos puede venir provocados por un exceso de entusiasmo; la mente del individuo simplemente se lanza hacía el futuro y, al actuar así, se dedica a conjeturar sobre lo que va a decirse o a adelantarse a aquello que, realmente, ya ha sido escrito. Tanto a la hora de escuchar las cosas como de expresarlas, puede existir una acusada tendencia a la exageración ya que, a veces, el sujeto no escucha bien lo que se le dice, exagera alguno de los hechos y descuida aquello que resulta primordial para aquel que está contando la historia. Puesto que Mercurio y Júpiter pueden ser asociados con los viajes cortos y largos, tanto a nivel físico como mental, los contactos entre estos dos planetas pueden ser característicos entre las personas que viajan mucho, es una mezcla ideal para escritores o periodistas, sumamente útil para los maestros, los predicadores, los políticos o los filósofos. Es decir, para todos aquellos con grandes ideas, que pueden pensar y hablar del “futuro” y, en especial, sobre el hipotético futuro. La preocupación por el futuro puede hacer que el sujeto sienta un profundo interés por los jóvenes y disfrute trabajar con ellos.

Mercurio/Saturno: Al igual que la mayoría de las combinaciones de Saturno, los aspectos tensionados entre Mercurio y Saturno pueden proporcionar dos tipos muy distintos de ambientes y de comportamientos, así como una amplia gama de posibilidades entre ambos. Por otra parte, estos contactos pueden asociarse a las personas serias, cuidadosas, pensativas y conscientes y, por otro, a aquellas personas a las que incluso les asusta pensar. Por regla general, suele pensar mucho las cosas antes de decirlas y no confiará ninguno de sus pensamientos hasta estar seguro de lo que pretende decir realmente. Muchas veces, el individuo pude llegar a tener la sensación en su infancia de lo que decía ni siquiera merecía la pena de ser escuchado o, simplemente, lo que pudo suceder es que no hubiese nadie a su alrededor que tuviese el suficiente tiempo como para prestarle atención. El temor a que los demás puedan ser más inteligentes o expresarse mejor que uno mismo puede ser inconsciente y el sujeto suele enfrentarse a este hecho de formas muy distintas. Normalmente, cuando tienen que expresar su opinión, tanto oralmente como por escrito, estas personas sienten como si estuviesen siendo sometidas a un examen. Con frecuencia, con los aspectos tensionados, luchan contra su propio miedo sometiéndose continuamente a prueba ellos mismos. Pueden muy bien convertirse en un universitario e ir sacando una carrera tras otra. Básicamente, lo único que desea es conseguir un trozo de papel de alguien con autoridad en la que certifique su inteligencia, sus conocimientos y su capacidad de expresarse. Por este motivo, serán las típicas personas que no creen en nadie pueda ser un erudito a no ser que tenga un montón de firmas junto a su nombre que así lo avalen. De nuevo, esto vuelve a reflejar una desconfianza hacía los conocimientos cuando éstos no son reconocidos por alguna autoridad. El que el individuo se dedique a coleccionar certificados o, por el contrario, a rehuir cualquier situación en la que puede ser sometido a un examen, dependerá en gran medida del ambiente en el que se ha creado y del conjunto del mapa natal. Por otra parte, a Mercurio/Saturno se le suele asociar a quienes tienen una mente algo lenta y simplista y, por otra parte, a aquellos cuyos dotes intelectuales son consideradas como realmente excepcionales. Einstein, que tenía estos planetas en Conjunción, pertenece sin duda a esta categoría. En realidad, algunas de las personas pueden parecer algo lentas y estrecha de miras pero, si las examinamos mejor, nos daremos cuenta de que más que estar afectadas por algún tipo de impedimento intelectual, lo que sucede realmente es que tienen miedo a pensar y expresarse por sí mismas. De todas formas, cuando actúa de forma positiva, siempre que Saturno entre en contacto con Mercurio tiende a liberar la mente de cualquier elemento extraño de modo que el pensamiento se vuelve mucho menos desordenado, más claro, más comedido y, sobre todo, mucho más conciso. Mercurio/Saturno siempre inclina a pensar lo peor, así como a los pensamientos negativos y las preocupaciones. Así pues, no resulta extraño que las personas con esta combinación posean una acusada tendencia a escuchar los problemas de los demás, en el peor de los casos, seguramente el sujeto siempre esperará que lo que va a escuchar será negativo y, tal vez por ello, prefiere dejar su mente en blanco. Sin embargo, si tiene la tendencia a hablar demasiado, entonces también puede resultar muy útil, ya que puede ser una forma de ayudar al sujeto a definir lo que realmente está pensando. Suelen ser muy buenos en cuestiones de lógica y de pensamiento sistemático, y posee una marcada y poco frecuente capacidad de concentración.

Mercurio/Quirón: Cuando Quirón está en aspecto con Mercurio, con frecuencia aparece una figura arquetípica: el Embaucador. Jung considera a esta figura ambigua que fue un personaje importante en el mundo de los mitos. Aunque se lo represente como un bufón, un libertino y un astuto estafador, el personaje es sin embargo una especie de héroe cultural al que se le reconoce el haber aportado a la humanidad habilidades tales como la metalurgia, el uso del fuego y la medición del tiempo. El Embaucador es, pues, una figura universal, como el chamán, con quien comparte ciertas características. En un nivel personal, Mercurio/Quirón no es bufón de nadie, y penetra las apariencias. Como el Embaucador, puede ser que disfrute poniendo a la gente en su lugar con un comentario certero que va más allá de la fachada. El sujeto puede ser un poderoso comunicador –en ocasiones compulsivo-, ya sea que se exprese por medios no verbales como la música o la mímica, o bien por mediación de las actividades mercuriales como son las de conferenciante, escritor, periodista o maestro. Quizá sea alguien que quiere retar a la gente para que tome consciencia de sus propias motivaciones y reflexione sobre sí misma, o que siente que tiene cosas importantes que decir... Tienen a menudo una mentalidad agudamente intuitiva que, si lo permite expresarse, puede mostrar una gran brillantez y originalidad de percepción. Tienen la capacidad de ir al nudo de la cuestión, y pueden ser buenos mediadores. Les encantan los problemas discutibles, y generalmente se puede confiar en que se les ocurran puntos de vista originales y soluciones inesperadas; con frecuencia tienen el don de expresar lo obvio que a todos los demás se les escapa. El sujeto Mercurio/Quirón puede ser excelente para ayudar a que los demás clarifiquen sus pensamientos y reforzar la capacidad de comunicación. Con los aspectos tensionados, estas personas tienen dificultades en la escuela, es probable que su don para la comunicación no resida tanto en el dominio de lo racional y verbal como en otros ámbitos que se orientan hacía los sentimientos y hacía el lado intuitivo y no racional de la vida. Otras se asustan y se confunden cuando intentan confiar sus sentimientos al papel o expresarlos verbalmente. Quizá sus propios pensamientos se ocultan tras un estado de caos mental que al principio puede causarle miedo porque se resiste a dejarse meter dentro de ningún molde lógico, probablemente, el proceso del pensamiento aún sigue estrechamente conectado con sus orígenes caóticos: la irracionalidad del Embaucador está al acecho, y su acción puede impedirnos usar la mente de manera creativa, aunque si corremos el riesgo, los resultados pueden ser realmente extraordinarios. Sin embargo, es posible que tenga una buena capacidad para soportar el conflicto mental y aceptar las paradojas sin que el sujeto se sienta inquieto por ellas; la consciencia de la incongruencia y la apreciación del absurdo pueden estar muy desarrolladas. Son personas que pueden tener un sentido de humor ácido y estralafario, y que no vacilan en decir la verdad sin que les importe a qué títere dejan sin cabeza. Como Hermes, el humor puede liberar emociones y abrir callejones sin salida; nos ayudan a relajarnos y a vernos en nuestra propia locura.

Mercurio/Urano: Podemos asociar la combinación de estos dos planetas con las ideas radicales, así como con las personas cuya forma de pensar suele ir muy por delante de su tiempo y estar en continua contradicción con la de sus semejantes. Sobre todo, en el caso de los aspectos tensionados, tanto las opiniones como los distintos puntos de vista del sujeto pueden llegar a parecer realmente extremistas a todos aquellos con unos conceptos más tradicionalistas. Sin embargo, en algunos casos el sujeto sólo se limitará a decir cosas susceptibles de extrañar a los demás, simplemente como medio de diversión o para crear confusión. Para Mercurio/Urano, la comunicación puede convertirse en un acto de rebeldía, así como una forma de manifestar su propia individualidad e independencia con respeto al resto del vulgo. Ésta es la típica persona que llegará a tener sus propios puntos de vista y a formarse sus opiniones con total independencia. Su respeto por la verdad sustituye cualquier otra forma de lealtad, incluso hacía sí mismos. También, en el mejor de los casos evitará las hipocresías, los pensamientos no manifestados o el malestar que se puede llegar a crear con las situaciones confusas y, simplemente, se limitará a explicarlo todo “tal y como es”, liberando y sorprendiendo enormemente a los demás con sus palabras. Ésta es la típica persona que puede aportar una nueva  luz a una situación, enfocándola desde un prisma totalmente distinto; la persona que puede terminar con las ambivalencias, con la tradición y con el miedo, y proporcionarnos una alternativa totalmente innovadora y distinta. En realidad, a estas personas no les preocupa en absoluto que sus opiniones sean o no populares; su único criterio está basado en la verdad, es decir, en la verdad según ellas la ven. Suelen poseer una especial capacidad para promover pensamientos avanzados y liberales, pero tiende a tener muy poco respeto por las tradiciones, así como en descuidar tanto la factibilidad de los hechos como las cuestiones emocionales de la situación en sí. Se trata de una persona que, de ser necesario, incluso se apartará a sí misma de la sociedad con el fin de adherirse a alguna causa. Normalmente, esto dependerá del lado en el que estemos y de si el principio puede o no ser considerado como digno. Sobre todo con los aspectos tensionados se negarán a suavizar aquello que dicen por mucho que hacerlo pudiera darles más popularidad. Aunque el individuo puede llegar a mostrarse sumamente extremista y de dejarse guiar únicamente por sus propios puntos de vista, quizá precisamente sean estos mismos puntos de vista los que resulten necesarios para poder cambiar la consciencia de la sociedad. Las personas marcadas por esta combinación no siempre tienen por qué estar condenadas a ser impopulares por culpa de sus pensamientos rebeldes ya que, con frecuencia, el sujeto también puede llegar a animar y a emocionar a los demás, tanto con sus palabras como con el ingenio con el que las pronuncia. Este tipo de personas serán muy valoradas por todos aquellos que posean un ego fuerte, así como un gran respeto hacía la honestidad. Y es que el individuo no es la típica persona a la que le gusta hablar mal de alguien a sus espaldas ni expresar sus puntos de vista con el fin de ganar popularidad. Necesita expresar todo aquello que piensa con total claridad. Básicamente, el objetivo de esta combinación parece estar relacionado con los cambios de actitud de la sociedad. Lo cómodo o lo útil que esto puede llegar a resultar a los demás dependerá en gran medida de su punto de vista y de si consideran o no que la actitud que está intentando cambiar, realmente necesita ser cambiada. Estos puntos de vistas radicales resultan necesarios para llevar a cabo cualquier cambio de conceptos en la sociedad. Ya que, cualquier punto de vista más moderado, difícilmente será susceptible de poder llegar a revolucionar la forma en que piense el mundo.

Mercurio/Neptuno: La típica persona Mercurio/Neptuno suele poseer una fuerte tendencia para distorsionar la realidad. Una distorsión que puede ser sumamente creativa o, bien, terriblemente engañosa. Ésta suele ser una combinación muy frecuente entre aquellos que trabajan en los medios de comunicación y, en particular, dentro de la industria publicitaria. Para este individuo “la verdad siempre es adaptable” y parece poseer una habilidad especial para hacer que las cosas aparezcan desde su ángulo más favorable. Y cuando digo “desde el ángulo más favorable” me refiero a cualquiera de los ángulos mediante los cuales se puede conseguir llevar a cabo un sutil cambio tanto en la forma de pensar como el sentir de otras personas, desvirtuando sus opiniones o, bien, encaminándolas hacía otra dirección. Esta combinación puede hallarse vinculada al periodismo y a los reportajes periodistas, porque éstos no sólo nos inspira y nos informan, sino que tienden a exagerar o a adornar la información y, a veces, también suelen transformar los chismorreos y los escándalos en una especie de “arte”. Incluso el más escrupuloso de los periodistas, por mucho que aspire a una información objetiva e intente no desvirtuar los hechos, jamás estará en posesión de todos los datos, ya que esto sería imposible y, además, tampoco creo que fuese lo que realmente desea el público. Así pues, presentando las cosas del modo que las presentan, siempre existirá un elemento de distorsión. El que existe esta distorsión puede ser debido a que los hechos siempre son considerados como dioses, aun a expensas de la profunda realidad, de los sentimientos o del significado de una determinada situación o personaje público. Un artículo periodístico y, en realidad, cualquier otro relato ficticio, suele adornar los hechos y eliminar aquello que no interesa, de forma que la historia puede ser presentada desde un punto de vista mucho más seductor, aunque, probablemente, también mucho más sintético. Éste es el don, pero a veces también la maldición, de todos los contactos Mercurio/Neptuno. Normalmente, Neptuno acostumbra a desvirtuar la mente racional y objetiva de Mercurio, pero como contrapartida también suele aumentar la percepción no racional del individuo, así como su habilidad para comunicarse, sobre todo de forma no verbal. Por ello, muchas veces, el sujeto suele poseer un don para todo cuanto puede estar relacionados con imágenes o con la música. Con los aspectos tensionados, probablemente tenga dificultad de aprendizaje, cosas tales como la ortografía, la interpretación de mapas, las matemáticas, las formulas, etcétera, no resultan nada fáciles para estas personas. Suelen poseer una gran imaginación y una mente sumamente fértil. Intentar reprimir toda esa imaginación a la fuerza sería un sacrilegio, ya que para el sujeto pueda rendir en su aprendizaje necesita que su imaginación esté motivada a la vez que cautivada. Intentar hacer que éste se aprenda las cosas de memoria sería un anatema y, probablemente, le resultaría imposible. Suele ser extraordinariamente sensibles con respeto a las influencia externas y, por lo visto, con frecuencia también parecen “infiltrarse”  en la mente de los demás. Esto no sólo les proporciona un talento innato para la psicología, sino también para poder introducirse en la mente de los demás. Dentro de este proceso de infiltración, Mercurio/Neptuno no sólo parece ser capaz de percibir lo que contiene la mente y de absorberlo todo, sino también de realizar sutiles cambios. De ahí la vinculación de estos planetas con la publicidad y propaganda. Sus mentes suelen estar abiertas a todo, sumamente impresionables, con frecuencia les resulta muy difícil tanto retener como estructurar los pensamientos y las ideas. Contar mentiras a gran escala no suele ser uno de los objetivos para la mayoría de los individuos una vez adultos, pero con frecuencia siguen conservando esa capacidad de “distorsionar la información”, Quizás la música sea el lenguaje que mejor entiende Mercurio/Neptuno, incluso a un nivel básico y ordinario, normalmente, estas personas suelen poseer una gran habilidad para entonar una melodía. Como siempre podemos asociar a Neptuno con los sentimientos y los anhelos de la colectividad, con la representación visual de una sociedad mitológica. Por ello, ésta suele ser una excelente combinación para el compositor, el poeta, o para el escritor creativo que nos habla a todos nosotros y, sutilmente, consigue hacernos cambiar nuestra percepción sobre el mundo. Las personas con estos contactos necesitan un vehículo para su imaginación, quizás un hueco en la sociedad, en el que sus pensamientos y fantasías puedan hallar una auténtica salida. Ya que, de lo contrario, el sujeto puede acabar siendo víctima de los elementos más destructivos de estos aspectos, es decir, convirtiéndose en un creador de habladurías y de escándalos y pasando a formar parte del escándalo. Quizás ésta no sólo sea una combinación potencial del periodista, sino también de las víctimas de la prensa sensacionalista.

Mercurio/Plutón: Las personas con algún aspecto entre Mercurio y Plutón, normalmente suelen mostrar una irreprimible necesidad de comunicarse, así como unos obsesivos deseos por conocer, siempre intentará llegar hasta la raíz de la cuestión por todos los medios. Con frecuencia, estas personas suelen tener la sensación de que existen secretos ocultos que han de descubrir, quizás aunque sólo sea en beneficio de su propia supervivencia. Poseen un don especial para desvelar los secretos de los demás, mientras que ellos suelen mostrarse reacios a relevar los suyos. Esa irresistible necesidad de comunicarse suele estar marcada en el caso de la Conjunción y, en algunas ocasiones con los aspectos tensionados. Sin embargo, la Cuadratura parece ser mucho más propensa a dificultar la comunicación y, por ello, acostumbrarán a guardar sus pensamientos para sí. Normalmente, el sujeto apenas suele tener en cuenta las apariencias. Lo que digan o hagan los demás, el cómo puedan ser sus vidas, así como las apariencias en general, tienen muy poca importancia para él debido a su profunda aversión tanto por la superficialidad como por las respuestas fáciles. Conocer todo lo que ocurre a su alrededor, realmente es un mecanismo de supervivencia para este individuo ya que, para él, el conocimiento es poder. Es como si la diferencia entre la vida y la muerte estribase en conocer la respuesta adecuada. Y quizá, cuando todavía eran niños, realmente así lo parecía ya que, en el ambiente que les rodeaba, llegar hasta el fondo de los hechos a menudo parecía ser la única forma de poder preservar su propia integridad. Esta combinación resulta muy frecuente entre las personas que han realizado unos excelentes estudios, así como entre los dotados de una mente receptiva y un verdadero interés hacía los motivos y las causas más profundas de las cosas. Sin duda, la combinación Mercurio/Plutón puede estar asociada con el típico escritor de “pluma ponzoñosa” y con el sátiro, porque posee una facilidad especial para poder llegar hasta el fondo de los hechos, sobre todo si éstos son algo turbios y malolientes. Estas personas pueden olfatear lo sórdido con mucho más rapidez que cualquier otra y, normalmente, suelen ser extremadamente perspicaces en cuanto a las motivaciones humanas se refiere ya que, al ser extremadamente desconfiadas por naturaleza, realmente no resulta nada fácil darles gato por liebre. El problema de los aspectos tensionados entre estos dos planetas es una exagerada desconfianza, hasta llegan a ver “gato encerrado” donde no lo hay. El sujeto tiende a mostrarse resuelto e implacable siempre que persigue un objetivo, es decir, cuando se le mete algo entre ceja y ceja. Y, al igual que para descubrir secretos o para tener acceso a una información reservada, la persona también puede poseer una extraordinaria capacidad para crear información secreta, como los espías, los científicos nucleares, etcétera. Por otra parte, este contacto puede describir a los grandes oradores y, por otra, a aquellos que, prácticamente se sienten totalmente incapaces de comunicarse. Para empezar, el sujeto puede encontrar muy difícil llegar a reflejar con palabras la profundidad de su entendimiento, o puede llegar a sentir un cierto miedo e incluso terror por los venenosos pensamientos que es capaz de albergar en su mente y de transmitirlos a los demás. Con frecuencia, aquellos que poseen alguna dificultad de comunicación, inconscientemente, suelen pensar que sus palabras pueden llegar a matar. Y, en cierto sentido, probablemente así sea, aunque quizás, esto no tenga importancia. El objetivo de esta combinación es el de sacar a la luz aquellas cosas que siempre han permanecido ocultas y que jamás han sido discutidas. Con frecuencia suele existir un profundo interés por los temas “tabú”, como por ejemplo el sexo, la muerte, el ocultismo, etcétera. Suele tratarse de una excelente combinación astrológica para cualquier tipo de investigador o de detective, sin duda alguna, también cabe esperar que resulte muy útil para todos aquellos que se dediquen a escribir los “Ecos de la sociedad”.


Los Aspectos de Venus

Venus simboliza nuestra necesidad de cooperar y de compartir las cosas con los demás; nuestro deseo de dar y de armonizar y, en una palabra, de amar y ser amados. Los aspectos recibidos por nuestro Venus natal reflejarán la importancia que puede llegar a tener para nosotros, tanto nuestra popularidad como nuestra capacidad de adaptación. Los planetas en contacto con Venus, describirán aquello que apoya u obstaculiza el que esta cooperación y armonía puedan ser llevadas a cabo. Por ejemplo, una persona con Venus Cuadratura a Urano, se dará cuenta de que su necesidad de independencia y su individualidad (Urano) se halla en continua contraposición con su deseo de congeniar y de agradar a los demás (Venus). Podríamos decir que tiene una urgente necesidad (Cuadratura) de hacer coincidir ambas cosas y, por ello, la tensión tiene lugar porque el individuo se ve obligado a intentar integrar su necesidad de relación con su necesidad de independencia y de libertad, y ambas necesidades parecen totalmente antagónicas. Sin embargo, finalmente, quizá la persona termine por darse cuenta de que, realmente, puede llegar a gozar de una mayor libertad dentro de una relación que fuera de ella. Todos tenemos lo que podríamos denominar "problemas de relación", es decir, problemas que giran en torno al dar (Venus) y al tomar (Marte). Los aspectos a nuestro Venus natal (junto con Marte) reflejarán la naturaleza de estos problemas y nos ofrecerán las formas en las que éstos pueden llegar a ser trabajados, integrados y solucionados. Los planetas en contacto con Venus pueden sugerir una tendencia a comprometerse, o bien en exceso, o bien en absoluto y, normalmente, suele tener lugar una mezcla de estas dos tendencias, pero en distintas situaciones. El planeta relacionado con Venus nos aclarará en gran medida el por qué sucede esto. El principio venusino desea la paz y si no recibe obstáculos por parte de otros planetas, la buscará a cualquier precio. En apariencia, Venus puede parecer ser todo "dar" y Marte todo "tomar" y por ello puede parecer que Venus es el "bueno" y Marte el "malo". Tradicionalmente, por supuesto, son conocidos respectivamente como el pequeño benéfico y el pequeño maléfico. Pero normalmente, no suele ser así de sencillo: Venus quiere dar porque, a menudo, desea recibir algo a cambio: normalmente amor, popularidad o dinero. El principio marciano toma, pero siempre se muestra honesto a este respecto y, al tomar, Marte a menudo también suele dar. Por ejemplo, cuando le ofrecemos un regalo a una persona y ésta lo acepta con agrado, nos sentimos felices y complacidos. Al aceptar nuestro regalo, esta persona también nos está dando algo a cambio. Venus dice: "yo quiero lo que tú quieres", mientras Marte dice: "yo quiero lo que yo quiero". Puesto que actúan como polaridad, estos dos planetas jamás deben ser examinados aisladamente, sino que cada uno de ellos debe ser estudiado como parte del otro. A Venus se le suele asociar con la paz, debido sobre todo a que no es competitivo. El Signo ocupado por nuestro Venus natal, así como la Casa y sus aspectos, reflejarán en gran medida todo lo que nos hace felices; la forma en que intentamos hacer felices a los demás, proporcionarles placer y demostrarles que los valoramos, que los apreciamos y que los queremos. Los aspectos a nuestro Venus natal describirán qué es lo que nos impide o apoya nuestra habilidad para hacer que tanto nosotros como los demás se sientan amados, valorados y felices. Otro importante punto sobre los aspectos de Venus es el de que cuando entra en contacto con algún planeta, la influencia de Venus lo suavizará, lo hará más dócil y más flexible. Todas las cuestiones relacionadas con la comodidad, con la tranquilidad, con la lujuria, con la amabilidad o la dulzura reforzarán o impedirán la expresión de este otro principio planetario.

Venus/Marte: Sea cual sea el aspecto, Marte parece proporcionarle una gran fuerza a Venus y, por su parte, Venus tiende a suavizar el principio marciano. Con frecuencia, ésta también suele ser una combinación sumamente creativa, sobre todo cuando se trata de los aspectos tensionados, ya que éstos acostumbran a ser los más productivos y probablemente puedan ser encontrados en los mapas de quienes realizan alguna actividad creativa, mientras que los aspectos fluidos más bien suelen describir a aquellas personas que saben apreciar los talentos creativos o, bien, los desarrollan como hobby o distracción. Así pues, no resulta del todo infrecuente que los intercambios entre Venus y Marte proporciona una gran habilidad con los textiles, con las telas y los colores que pueden resultar muy útiles a los diseñadores. Esta combinación puede ser encontrada en los mapas de cantantes, de músicos y de actores, también como pintores artísticos y todos los trabajos manuales en general ya que, probablemente, esta combinación esté mucho más relacionada con el “hacer” algo con todo aquello que pueda resultarnos bello o estéticamente agradable. Pero, si el talento creativo de Venus/Marte es sumamente interesante, en realidad, sus relaciones todavía pueden llegar a serlo más, ya que esta combinación suele formar parte de aquellas personas que no pueden ser felices más que dentro de una cálida y afectuosa relación sexual. Aunque esto depende del Signo y de las Casas involucradas. La típica persona Venus/Marte es sumamente erótica y sensual, sin ni siquiera proponérselo. Por regla general suelen estar mucho más capacitadas para relacionarse con el sexo opuesto que el resto de la gente, probablemente porque y, sobre todo los que tengan los aspectos tensionados, tienden a mostrarse muy competitivos con su propio sexo. No les gusta estar a solas durante demasiado tiempo y enamorarse suele resultar bastante fácil para quienes tengan esta combinación fuertemente marcada en sus mapas. En cualquier caso, quienes tienen algún aspecto tensionado entre Venus y Marte suelen estar convencidos de que si no llevan cuidado cometerán algún error y terminarán sus vidas en solitario y sin nadie con quien compartir una relación, sería muy difícil llegar a imaginarse una perspectiva más negra que ésta. Así pues, con frecuencia, suele existir una gran impulsividad en cuando a sus compromisos sentimentales, es decir, una acusada tendencia a competir por conseguir el mejor amante en el menor tiempo posible. Para estas personas, vivir y estar realmente vivas no sólo significa tener una pareja, sino también hallarse totalmente implicadas, tanto emocionalmente como sexualmente con ella. Un agradable compañerismo y el sentirse acompañado durante las comidas, normalmente no suele bastar al sujeto Venus/Marte, ya que también necesita y reclama el afecto, el calor y la verdadera y honesta expresión de unos sentimientos. Si la relación no posee estas características, entonces el individuo sentirá la tentación de buscarse el amor en otra parte con la esperanza de encontrarlo. Si mantener viva una relación tiene que implicar no parar de discutir y “tirarse los platos a la cabeza”, no importa, ya que esto no disminuya su entusiasmo por la relación. Realmente, las personas con algún aspecto tensionado pueden carecer de tacto y comportarse de forma algo grosera en sociedad, sin embargo tienden a mostrarse muy honestas, tanto consigo mismo como con los demás. Poseen una sana apreciación del cuerpo y no son demasiado escrupulosos con aquellas cosas que quizá pudiesen hacer retroceder a otras personas más finas y delicadas. Suelen mostrarse muy directas en sus relaciones. También tienen una habilidad especial para desenvolverse socialmente, es decir, al típico sujeto que sabe cuándo y cómo debe mostrarse asertivo y cuándo debe mostrarse dispuesto a cooperar, aunque sin llegar a perder sus principios bajo ningún concepto. Con los aspectos tensionados, estas personas suelen comportarse de una forma extremadamente asertiva cuando, sin embargo, harían mejor en mostrarse un poco más flexibles o permisivos o, bien, otras veces, mostrarse extremadamente pasivos y conformistas cuando lo que deberían hacer es luchar por sus objetivos. Con frecuencia, la lucha por el dinero suele ser una de las preocupaciones de la combinación Venus/Marte.

Venus/Júpiter: Sea cual sea el aspecto, las personas con alguna combinación entre estos dos planetas, normalmente suelen ser muy amables, sensibles y bondadosas y se hallan perfectamente capacitadas para poder participar en la mayoría de los acontecimientos sociales, ya que este aspecto refleja la total expansión, o incluso exageración, del principio venusino. Suele contar con una agitada vida social y sabe cómo disfrutar de la “buena vida”. Con frecuencia, el problema de los aspectos tensionados radica que el individuo no sabe cuándo tiene que frenar su entusiasmo con respeto al amor, a las diversiones y el dinero. Será la típica combinación del hedonista y del “lujurioso” y, a menudo, también suele ser índice de una vida fácil, llena de excesos y de superficialidad. Básicamente, la persona suele alimentarse de la popularidad, deseando ser amada por todos y no herir a nadie. Es como sí para este sujeto, la forma más fácil de conseguir esta popularidad fuese la de convertirse en una especie de “amigo para todos” y en todo un caballero. Sin embargo, antes o después, los sujetos con esta combinación suelen descubrir que este tipo de amor o de popularidad carece de consistencia y resulta falso y superficial. Entonces es cuando, en algunas ocasiones, acostumbra a aparecer otra de las facetas de Venus/Júpiter, es decir, la de la valoración de los principios éticos o religiosos, pues siente mucho interés por la filosofía o por aquellas cosas que puedan proporcionar un significado a la vida. Por ello, tanto las experiencias como las conversiones religiosas suelen ser muy frecuentes. Esta persona siempre acostumbra a mostrarse muy caritativa e indulgente con el resto de la gente, y normalmente, también suele ser bastante generosa con los necesitados, ya que ello no sólo hace que sienta bien, sino que también le ayuda a aumentar su propia popularidad. A menudo, al haberse casado con alguien de dinero, los recursos suelen ser malgastados pero, y aun en el caso de los aspectos tensionados, el dinero parece llegarles del cielo y, normalmente, estas personas no suelen estar destinadas a vivir en la pobreza durante mucho tiempo aunque despilfarren sus recursos (o los de su pareja). Sea cual sea la verdadera situación económica del sujeto, éste, con frecuencia, se hallará bastante bien situado. Quizás el tipo Venus/Júpiter pueda ser descrito como alguien sumamente ansioso y, ya no tan sólo de placeres y aventuras, sino también de amor. Es como sí jamás tuviese bastante, lo que deberían aprender es que el amor no puede comprarse, tampoco se puede comprar la paz interior ni la autoestima. De acuerdo con esta filosofía, también podemos decir que el sujeto con estos contactos siempre considera mucho más atractivo aquello que todavía no ha conseguido que lo que ya tiene, sobre todo en cuestión de relaciones. Es como sí, de alguna forma, “el pájaro en mano” no le resultase ni la mitad de atractivo que “los cientos volando”. Al igual que Zeus, el sujeto es capaz de jugar con todas sus relaciones, absolviéndose alegremente a sí mismos de toda responsabilidad y adoptando en cierta forma el papel de un Don Juan. También tienden a sobrevalorar las apariencias, ello puede conducirles a la vanidad y a la presunción (intentando disimular así una inseguridad inconsciente sobre su propia belleza) y, en cuanto a la elección de la pareja, esta combinación tienden a sentirse muy atraídas por las personas con éxito. Por lo general, los sujetos con algún aspecto tensionado se verán forzados por las circunstancias a tener que aprender que “no todo es oro lo que reluce”. Suele entablar relaciones con personas de diferentes culturas, ambientes y creencias. En algunas ocasiones, este vínculo puede ser establecido con algún maestro o con alguien que, potencialmente, puede ser capaz de ayudarlo a ampliar sus horizontes. Relacionarse con personas diferentes puede proporcionarle los medios necesarios para enriquecer su propia vida a través del mundo exterior, es decir, un medio de adquirir más conocimientos, así como en ampliar sus experiencias en la vida. El gusto por la vida social como el deseo de vivir una vida fácil y llena de comodidades pueden ser los factores determinantes que empujen al sujeto a elegir este tipo de vida antes que cualquier otro.

Venus/Saturno: Decidle a una persona Venus/Saturno que lleva puesto algo bonito y seguramente no tardará en enrojecer ni en murmurar algo parecido a :”¡Ah... esto es tan viejo, me costó muy barato en las rebajas” o bien “Si, pero es una pena pues tiene un gran agujero aquí detrás”. Como puede esperarse, esta combinación se halla muy vinculada a todos aquellos problemas relacionados con la autoestima, sobre todo con respeto a la belleza de uno mismo y, en el caso de las mujeres, debieron recibir, ya desde muy pequeñas, tempranos mensajes en los que se las avisaba de lo que no debían ser presumidas ni vanidosas, que la apariencia física no tenía ninguna importancia y que, después de todo, eran tan poco atractivas que no tenían por qué preocuparse. Muchas de las personas con algún aspecto tensionado entre Venus y Saturno tenderán a depender más de su Luna. Al tener bloqueada su faceta venusina, utilizará su faceta lunar para relacionarse con los demás, sea sintiéndose atraídas hacía los tipos lunares, o bien atrayendo a los demás, y ya no tanto por su aspecto físico como por su amabilidad, su cariño y su afán de protección. Las personas con algún aspecto tensionado entre Venus y Saturno encuentren muy difícil tanto dar como recibir amor o muestra de cariño. Normalmente, las demostraciones de afecto se convierten en algo muy importante y deseado, pero, por otra parte, también puede suceder que el individuo intente evitar todo cuanto puede concernir a las relaciones o, bien, se empeñe en negar su importancia. Por alguna razón, parece como si las personas con algún contacto entre Venus y Saturno hayan venido al mundo sintiéndose no queridas. Y algunas tardan mucho tiempo en llegar a darse cuenta de que, en realidad, su problema no es otro que el de la “autoestima”. Pero, normalmente, y antes de llegar a tomar consciencia de ello, estas personas a menudo suelen estar convencidas de que son los otros quienes no se preocupan por ellas y de que son los demás quienes no la quieren. Probablemente el sujeto tarde bastante tiempo en aprender a dar y recibir, sobre todo cuando se trate de hacerlo sin sentirse atado por ninguna obligación. Y es que estas personas casi siempre suelen experimentar un rechazo y se muestran muy sensibles a éste; o, incluso más, siempre están a la expectativa de recibir alguna indicación que pueda corroborar el hecho de que el amor de la otra persona hacía ellos está disminuyendo. Y su empeño por exigir constantes muestras de afecto y que la otra persona les defina continuamente sus sentimientos, a menudo suele crear una gran tensión dentro de la relación, como también suele crearla tener que estar diciendo constantemente “lo siento”, una típica frase de la combinación Venus/Saturno. En cualquier caso, a Venus/Saturno le costará darse cuenta de que está a salvo dentro de la relación y de que se ha ganado realmente el afecto de la otra persona. Casi siempre desea convertirse en alguien indispensable para el ser amado, incluso aunque tenga que malgastar su tiempo o su dinero con éste. Y precisamente, ésta es la forma que tiene para controlar sus relaciones. Las cuestiones vinculadas con el amor y con el tiempo a menudo suelen convertirse en algo primordial dentro de las relaciones Venus/Saturno. Del mismo modo en que podemos afirmar que esta persona se preocupa por nosotros cuando se muestra dispuesta a concedernos su tiempo, también podemos estar seguros de que ésta utilizará el factor tiempo como criterio para medir nuestro afecto. Con frecuencia, el amor es algo que suele asustar mucho al sujeto, les cuesta mucho llegar a creer que alguien pueda enamorarse de él y, cuando mantiene una buena relación amorosa, no puede dejar de pensar que siempre existe la posibilidad de que ésta puede acabar algún día. Este hecho hace que muchas de las personas con esta combinación lleguen incluso a negarse a sí mismas la posibilidad de enamorarse. En el peor de los casos, la persona se construye una especie de fortaleza a su alrededor y después se lamenta de que nadie la quiere. Pero nadie puede hacerlo dado que no deja que los demás se le acerquen lo suficiente. Otros se las ingenian para mantener durante mucho tiempo una relación poca afortunada, pero lo hacen porque temen arriesgarse a buscar algo mejor y es que, realmente, estos sujetos siempre suelen preferir “lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Sin embargo en el mejor de los casos, a través de su comprensión hacía el dolor y, sobre todo, hacía la soledad, la persona puede ofrecer mucho amor duraderamente a los demás, aprenderá a enfrentarse a sus miedos y a su necesidad de relacionarse con los demás, Saturno siempre proporciona una gran resistencia y, por ello, Venus/Saturno describe a la típica persona que se mantiene a nuestro lado tanto en los buenos momentos con en los malos, y, al hacerlo así, no sólo consigue que la relación funcione, sino que también aprende a dar y recibir afecto. A través de sus relaciones pueden llegar a descubrir que, entre otras cosas, éstas también pueden ser muy divertidas y que su mayor problema es que quizá se hayan tomado las cosas, incluso a sí mismos, demasiado en serio. Otra característica de estos contactos es la poca facilidad que tienen para divertirse, el sujeto no sólo no se permitirá acceder al placer sino que, a veces, tampoco se permitirá acceder al dinero. Se trata de típica persona que cobre mucho menos de lo debido por su trabajo o que cobra un sueldo tan bajo que ni siquiera puede permitirse el lujo de “salir”. Y no salir implica no hacer vida social, y no hacer vida social implica no conocer más gente, y finalmente, todo ello acaba convirtiéndose en una especie de ciclo vicioso. Estas personas se desenvuelven mucho mejor en las relaciones una vez desaparecida la ilusión y la atracción inicial, ya que el individuo siempre está en contacto con la realidad y con las dificultades que entraña cultivar y conservar una relación durante un largo periodo de tiempo.

Venus/Quirón: Con este aspecto, el sujeto puede tener el don de ver la belleza allí donde los demás no la advierten, y de encontrar valor en lo que otros desdeñan por feo o insignificante. Sus valores son intensamente personales y movilizan una fuerte adhesión; la persona se adhiera tenazmente a ellos, y sus preocupaciones venusinas pueden llegar a asumir dimensiones políticas o filosóficas: son gente capaz de haber campañas por los derechos de la mujer o por la armonía racial, o se convierten en entusiastas defensores de las artes. Van en busca de algo o alguien de gran belleza y valor, o quizá corran en pos de la riqueza, del encanto personal o un romance perdurable. Estos sujetos encuentran inspiración y descubren cuáles han de ser sus siguientes pasos en la vida mediante encuentros importantes y sincrónicos con otras personas que les aportan ideas nuevas, fecundos encuentros interpersonales, sugerencias o contactos comerciales diversos. Sin embargo, puede ser que no adviertan que también ellos, a su vez, hacen lo mismo por los demás, y no lleguen a darse cuenta de la medida en que la gente los aprecia. Las relaciones más importantes en la vida de Venus/Quirón suele ser aquellas que les aportan inspiración o crecimiento personal, más bien que las conducentes al matrimonio o en tener hijos. Normalmente, el sujeto es muy sensible a la desarmonía entre las personas, y puede ser que se vea implicado en discusiones ajenas y se las tome personalmente aun cuando nada tengan que ver con él. Esto puede remontarse a situaciones de su niñez, tal vez haya asumido el papel de pacificador en las discusiones de sus padres, hermanos u otros familiares. Más adelante, estas personas se empeñan en inútiles esfuerzos por resolver situaciones insolubles en sus relaciones, y es posible que tengan que aprender a no intentarlo siquiera. Venus/Quirón suele aportar una auténtica capacidad para movilizar la potencialidad de relacionarse de otras personas y conmoverlas profundamente, sin embargo, ésta es una cualidad que llega generalmente con la madurez, e inicialmente es probable que el sujeto se debata con una imagen idealizada o deformada de lo que son las relaciones. Tal vez necesite que los demás se muestran con él más abiertos de lo que él mismo es capaz de ser, o los vea como otros tantos espejos de sí mismo y se le haga difícil advertir las diferencias. Aunque esté ávido de armonía interpersonal, es probable que a los demás se les haga opresivo, y si no tiene consciencia del efecto que tiene sobre los otros, mal podrá manejar sus repercusiones. Tal vez se sientan traicionadas por amigos o amantes, cuando en realidad lo que las traiciona es una expectativa de armonía imposible de alcanzar: van en pos de alguien inalcanzable, complaciéndose el sabor agridulce de dramas emocionales, situaciones conflictivas y tragedias de amor no correspondido. Las relaciones les dan la lección más importante de su vida. Son personas que suelen tener dificultades con el lado más oscuro de la relación, con sus aspectos de competitividad sexual, manipulación emocional y luchas subterráneas de poder, sobre todo cuando se tratan de los aspectos tensionados. Sin embargo, generalmente su viaje las llevará a estos territorios, y el intento de aferrarse a la inocencia puede dar como resultado que sean más vulnerables a la explotación emocional, sexual y económico. Por debajo de su encanto, de su tacto y su diplomacia, estos sujetos son hábiles para salirse con la suya, saben como manipular los sentimientos ajenos e incluso cómo hacer que los demás peleen. En el peor de los casos, son controladores y se las arreglan para dominar en una relación mediante el recurso de negarse sutilmente a cualquier compromiso.

Venus/Urano: Por regla general, lo que más suele caracterizar al sujeto con una combinación Venus/Urano fuertemente marcada en su mapa es su lucha por intentar integrar su necesidad de relacionarse y de ser amado con su necesidad de espacio, de libertad y de independencia. Sea cual sea el aspecto, estas personas suelen irradiar un gran magnetismo personal. Las relaciones requieren una gran cantidad de espacio y de libertad y estas personas suelen ser muy propensas que el resto de la gente a defender una relaciones abiertas. Tampoco siente ningún reparo por mantener relaciones con personas de su mismo sexo o, bien, un tipo de relaciones consideradas como inconvencionales o “diferentes” por algún que otro motivo. Las ataduras o los contratos matrimoniales no están hechos para estos sujetos, quienes prefieren estar seguros de que si mantienen una relación es porque ambas partes así lo desean. De todas formas la persona Venus/Urano prefiere mantener las puertas abiertas a otras oportunidades, intentarán establecer relaciones con un tipo de personas con las que no tengan que pasarse la veinticuatro horas del día. Sin duda, un piloto de aviación o una azafata puede resultar ideal. Al igual que un profundo deseo de libertad, tampoco suele existir una gran necesidad de emociones. Para una persona Venus/Urano siga interesada en una relación, en particular por nosotros mismos, necesitamos convertirnos en una especie de caja de sorpresa. No volver a casa por las noches, al menos durante un tiempo, será preferible a mostrarnos excesivamente previsibles. Estas personas suelen estar llenas de sorpresas y de reacciones imprevistas. Con frecuencia, el mayor problema del sujeto girará en torno a los problemas de la falta de espacio y de libertad personal. Sin embargo, no siempre tiene por qué ser la persona Venus/Urano la que causa estos problemas ya que, y debido al mecanismo de proyección, éstos pueden tener lugar por ambas partes. Su necesidad de libertad, sobre todo quienes tengan aspectos tensionados, quizá puedan encontrar difícil cooperar con los demás. Como siempre, los cambios crean cierta resistencia y el sujeto puede llegar a mostrarse bastante reacio a los cambios, así como a adaptarse a los demás por lo que, con frecuencia, será la propia pareja la que se vea forzada a tener que “irse”, a veces, incluso de una forma bastante drástica y repentina. Las relaciones de Venus/Urano son algo excéntricas y tempestuosas pero, también suelen ser de lo más excitantes, ya que en cuanto la relación empieza a resultar algo aburrida, de una forma u otra, siempre habrá uno de los dos que se bata en retirada. Como podemos esperar, el sujeto Venus/Urano tiende a enamorarse y a desenamorase de forma repentina. La honradez, la alegría y la inconvencionalidad que desprende este sujeto, sin duda alguna le proporcionan una gran popularidad. Venus/Urano atrae a los demás por ser diferentes de todos, pero nunca se ha sentido demasiado atraído por seguir a las masas, más bien suelen caracterizarse por su tendencia a rebelarse contra las costumbres establecidas. De todas formas, debemos recordar que lo que ahora es nuevo y diferente, pronto se convertirá en algo monótono y desfasado. Si no fuera por las personas Venus/Urano, probablemente todavía seguiríamos en el siglo XIX, al menos en lo que a las relaciones se refiere. Estas personas suelen valorar la amistad y las relaciones humanas de una forma mucho más abierta y menos tradicional que el resto de la gente. Estas personas son capaces de entablar relaciones con los demás sin importarles quiénes son ni de dónde proceden. De hecho, cuanto más diferentes sean éstos, más suelen apreciar su compañía. Este sujeto valora el humanitarismo de la misma forma que valora y respeta las diferencias de la gente y el derecho a la libertad del individuo a todos los niveles. Tampoco suele ser extraño que el sujeto Venus/Urano tienda a mostrarse algo frío y despreocupado (al menos aparentemente) ante la perspectiva de que su pareja pueda abandonarle y, precisamente por ello, casi siempre suele forzar los acontecimientos para que así suceda. En el mejor de los casos, se mostrarán muy sinceros en cuanto a sus propios sentimientos y se enfrentará a la situación. Mientras que, otras veces y, en el peor de los casos, cuando la separación resulta algo inminente, el sujeto acostumbrará a reaccionar de forma brusca e imprevista como si, en realidad, ello no le preocupase en absoluto. Al comportarse de una forma tan independiente y desapegada, el ser amado no puede menos que pensar que no tiene ningún motivo para seguir a su lado ya que, de todas formas, Venus/Urano no parece necesitarle para nada. Estas ansias de emociones, tanto a nivel social como sexual o sentimental, puede contribuir a aumentar su afición por la bebida ya que siempre desea que el ambiente sea divertido y excitante. Su estilo acostumbra a ser extremadamente original e individualista a la hora de vestirse. En el ámbito artístico y creativo, la originalidad también suele ser una de las notas característica de esta combinación.

Venus/Neptuno: Las personas con algún contacto entre estos dos planetas se hallan muy influenciadas por la belleza y por la paz. Por regla general, el sujeto no quiere saber nada de la fealdad ni de la discordia, y ello puede aplicarse también al arte, a la música y a las relaciones. Normalmente, las relaciones Venus/Neptuno son muy románticas e idealistas. Estas personas están tan enamoradas del amor que les resulta muy difícil comprometerse o seguir manteniendo su interés por una persona “de carne y hueso”, así como soportar las dificultades o la falta de romanticismo que puede llegar a conllevar una relación más habitual y cotidiana. Normalmente, estas personas son bastante reacias a entregarse a la vida conyugal porque no quieren abandonar el sueño de una relación maravillosa y romántica, es decir, de una relación casi celestial. Shakespeare aseguraba que el amor es ciego y, realmente, cuando estamos locamente enamorados de alguien, no podemos ver las cosas con claridad. Sin embargo, finalmente acabamos descubriendo realmente a la otra persona, con todos sus fallos y defectos. Pero, con frecuencia, Venus/Neptuno se negará a ver los defectos. Cuando se dan cuenta de que ya han dejado de experimentar ese estado de embriaguez emocional, pueden llegar a sufrir una tremenda desilusión, pero esto pocas veces les durará mucho tiempo ya que, por lo general, siempre se las ingeniarán para tejer fantasías en torno a la situación. La desilusión puede ser enfrentada de muchas formas distintas. Algunas veces, de uno u otro modo, el sujeto se retirará de la escena, abstrayéndose en su sufrimiento e intentando curar las heridas. Otras veces, se asegurará de que sea su pareja quien lo haga. Pero, en la mayoría de los casos, seguirá manteniendo una pretendida relación, mientras busca el amor en otro parte. Y es que, sin duda alguna, esta combinación puede ser perfectamente asociada con las relaciones clandestinas. Cuando el aspecto es fluido, el sujeto suele encontrar muy fácil aceptar a las personas y a as relaciones como tal y como son. No es que sea menos romántico o idealista que aquellos con aspectos tensionados, pero existe menos necesidad de discriminación, ya que estas personas no se ilusionan demasiado con la gente y, a veces, incluso perecen poder introducirse en la mente de los demás y adivinar lo que sucede en su interior. Sin embargo, con los aspectos tensionados no son tan realistas. Sus ilusiones y esperanzas en cuanto a una relación normal son demasiadas elevadas. Desean establecer una hermosa armonía con la otra persona pero olvidan fácilmente que, durante los ensayos, la música puede parecer de todo menos bonita. Esperan tanto de una relación que les resulta muy difícil aceptar a alguien o a algo que no rebase los límites de lo ideal. En algunas ocasiones, decidirá arreglárselas sin comprometerse en ninguna relación o intentará mantener una relación tras otra y desaparecer sutilmente de escena una vez se haya esfumado todo el encanto inicial. Esta combinación suele caracterizarse por creer lo que se quiere creer ya que, probablemente, lo más seguro es que sea la propia persona Venus/Neptuno la que no desee ver las cosas con claridad. Ellos buscan una experiencia mística, una experiencia celestial. En algunas ocasiones y tras varios desengaños amorosos, la persona Venus/Neptuno preferirá optar por las relaciones platónicas o imaginarias antes que por las reales y es que, con frecuencia lo imaginario “puede ser” incluso mucho más real que la propia realidad. En una relación real, los sujetos Venus/Neptuno se empeñarán en idealizar a la persona objeto de su afecto (sin duda para protegerse a sí mismos del dolor o del desengaño que podría tener lugar si descubriesen la verdadera personalidad de su pareja), incluso aunque, para los demás, esta persona no resulte merecedora bajo ningún concepto de esta clase de devoción y de adulación. Uno de los mayores problemas que pueden llegar a tener es el aprender a establecer una relaciones basadas en la “igualdad”. Con frecuencia, el sujeto se entregará en cuerpo y alma a alguien a quien, inconscientemente, considerará infinitamente “superior” o, bien, realmente “inferior” de lo que en verdad es. Es decir, a un dios al que venerar o a una víctima a la que salvar. Quizá se trate de alguien a quien, de algún modo, puede llegar a rescatar o, bien, a sacrificarse por él, quizá una víctima a causa de su virtud o de su enfermedad, de su pobreza o de sus instintos criminales. Con frecuencia se enamoran de las personas que encarnan la imagen del príncipe, de la princesa o de la sirena y, en algunas ocasiones, quizá sean ellos mismos quienes atraigan a los demás adoptando estos papeles mostrándose patéticos, melancólicos, evasivos y seductores, convencen, fascinan y desaparecen en la niebla... Mientras un amor ideal entre dos personas puede resultarles difícil de llevar a cabo, un amor global, compasivo y altruista hacía toda la humanidad en general, normalmente suele resultarles muy fácil, poseen el raro don de ser capaces de amar a todo el mundo mientras que, con frecuencia, suelen encontrar su relación con otra persona especialmente complicada. Conforme el sujeto se vaya volviendo más capaz de aceptarse y a valorarse a sí mismo “tal y como es”, normalmente también se volverá más capaz de aceptar a la otra persona en su totalidad. En lugar de buscar a la persona ideal entre los demás, estos individuos deberían intentar buscarla en ellos mismos. Sus sentimientos de amor universal, de comprensión y de compasión por los demás podrían ser canalizados a través de profesiones que impliquen estar al servicio de los demás. Por regla general, suele tratarse de una combinación extremadamente creativa y puede ser asociada con cualquier tipo de actividad artística, sobre todo con la música.

Venus/Plutón: En sus relaciones, tanto a nivel personal como social, las típicas personas Venus/Plutón con frecuencia suelen tener mucho miedo a sentirse rechazadas y son capaces de todo tipo de maquinaciones y de intrigas con el fin de llegar a obtener o a conservar el afecto y la atención de los demás. Puede llegar a ser realmente insaciable y a requerir continuas muestras de atención. Y, ello, unido a un gran encanto y a una habilidad especial para saber como agradar a los demás, puede convertirla en una persona con gran facilidad para manipular a los que le rodean. Sin duda alguna, se trata de una combinación ideal para los diplomáticos. Mientras que a muchos niveles, las personas Venus/Plutón suelen poseer una pobre imagen de sí mismas, sobre todo en cuanto a la forma de ser consideradas por los demás, a otros niveles, con frecuencia, a estos sujetos suelen resultarles muy difícil reconocer que, llegado un punto, su pareja simplemente haya podido dejar de sentirse interesadas en ella, sentirá el tremendo impulso de conquistar su afecto y de poseerla de cuerpo y alma o, al menos, de asegurarse que nadie más pueda hacerlo. Los profundos sentimientos de celos y de posesividad suelen ser muy frecuentes con esta combinación, sobre todo con los aspectos tensionados. Las personas Venus/Plutón pueden verse envueltas en unas relaciones muy intensas y opresivas y, de hecho, parecen muy predispuestas a establecer este tipo de uniones. Aunque quizás, en otros casos, también pueden sentirse asustadas y, entonces, al igual que sucedía con Venus/Urano y con Venus/Neptuno, simplemente intentarán evitar esta situación por todos los medios. Por regla general, estas personas son capaces de cautivar hasta tal punto a los demás con su encanto y su vehemencia que, realmente, resulta difícil rechazarlas. A menudo, esta combinación puede asociarse con los “amores no correspondidos” ya que, el sujeto tiende a enamorarse de una forma apasionada y obsesiva de otra persona, pero la mayoría de las veces, este amor resulta inalcanzable. Tanto en estas situaciones como en las del triángulo amoroso, el sujeto parece necesitar la presencia de la otra persona sin detenerse a pensar cómo sería realmente esta relación si fuese normal o permanente. Con frecuencia, el sujeto Venus/Plutón parece necesitar de unas relaciones profundamente intensas y explosivas, pero también bastante fugaces, y es que, en realidad, tanta intensidad resulta casi imposible de mantener durante un largo periodo de tiempo. Quizás, las relaciones pueden resultar algo dolorosas porque, a veces, el sujeto simplemente se empeña en mantener una relación real y se niega a eludir cualquiera de los problemas que puedan presentarse. Su valor y honradez pueden llegar a convertirlo en una persona capaz de relacionarse a un nivel completamente distinto al de la mayoría. Seguramente, serán las personas que realmente logran transformar a una rana en un príncipe o en una princesa y, ello, tanto con respeto a sí mismas como a sus parejas. El dinero también es un instrumento de poder para Venus/Plutón, ya que facilita la adquisición de cosas bonitas y permite un posible embellecimiento de la apariencia física, les gusta ir bien vestidas y arregladas, si uno es atractivo, entonces, seguramente, también podrá ser mucho más amado y apreciado. Estas personas si tienen una buena situación financiera, acostumbran a utilizar el dinero como fuente de poder. Quizá sea una persona Venus/Plutón la que corre a prestarnos dinero cuando estemos sin blanca, en una gesto de aparente generosidad, pero también como una forma de mantener su poder sobre nosotros. No se muestran extravagantes con el dinero, más bien, intentarán conservarlo y en protegerlo, y pocas veces manifestará una actitud indulgente con las posesiones. Como siempre, y en particular con los aspectos tensionados, el problema principal suele estar bastante relacionado con las “libertades”. El sujeto necesita confiar en que la otra persona realmente lo amará a él y a todo lo suyo, no sólo por su belleza, por su enorme atractivo sexual, por su poder o por su dinero. El sujeto debería aprender a arriesgarse y ofrecerle a la otra persona el suficiente espacio con el fin de averiguar si ésta se preocupa de verdad por él, es decir, el suficiente espacio cómo para descubrir si ésta realmente seguirá perdiendo el tiempo con él, aun en el caso de que se viera obligada a hacerlo.


Los Aspectos de Marte

Realmente, necesitamos a Marte, pues el móvil principal de este planeta parece ser el de la lucha por la supervivencia a todos los niveles. Para algunas personas, la forma para sobrevivir es la de cruzarse de brazos tranquilamente y evitar los problemas mientras que, para otras, lo mejor es cerrar los ojos y lanzarse a la lucha. La utilización correcta del principio marciano puede proporcionar un gran valor y resistencia. Por supuesto, el valor no tiene por qué significar lucha o agresividad. El valor significa enfrentarnos a aquellas cosas hacia las que sentimos miedo. Para algunos puede ser una postura mucho más valiente el no pelear y, en su lugar, atreverse a admitir que son vulnerables y que están asustados. El principio marciano también nos permite "enfrentarnos a las dificultades" cuando el camino se pone difícil. Necesitamos a Marte para poder enfrentarnos con fuerza ante las situaciones, así como para evitar el estrés y la tensión de la vida diaria. Los aspectos que reciba nuestro Marte, junto con la situación del Signo y de la Casa ocupados por éste, nos indicarán que tipo de herramientas utilizaremos para defendernos, así como los hábiles y capacitados que podremos sentirnos para utilizarlos ante una situación determinada. Los aspectos tensionados de Marte pueden indicar que nos resulta difícil defendernos a nosotros mismos. Por ejemplo, Marte con Saturno, automáticamente nos sugerirá que el miedo está centrado en el ámbito de la autodefensa. Por otra parte, los contactos de Marte pueden indicar una excesiva tendencia a autodefendernos, así como a percibir amenazas allí donde no las hay. De nuevo, los planetas en contacto con Marte serán los que nos indiquen de qué se trata. Los aspectos recibidos por nuestro Marte natal indicarán qué es lo que sentimos en lo que respecta al ámbito de la competición en todas sus formas. Quizá vibremos más con Venus que con Marte, en cuyo caso no es probable que la competición sea una salida, aunque la supervivencia si podría llegar a serlo. También es posible que podamos mostrarnos demasiado competitivos en cualquier tipo de situación o, por el contrario, que al encontrarlo todo tan difícil, evitemos la competición a toda costa porque perder nos resultaría demasiado penoso. Los aspectos recibidos por nuestro Marte natal pueden indicar lo que aprendimos sobre el egoísmo cuando éramos jóvenes. Muchos niños, de pequeños, fueron reprendidos con dureza por mostrarse egoísta y avisados sobre los peligros que entraña el egoísmo (quizá Marte con Saturno) y, entonces, en su vida posterior, encuentran muy difícil el permitirse pedir algo o ser capaces ni siquiera de desearlo. Otros son educados en ambientes muy competitivos (quizá Sol-Marte o Ascendente- Marte) y se les enseña desde muy pequeños que la única forma de sobrevivir es la de seguir adelante cueste lo que cueste y a costa de lo que sea, por lo que, más tarde, seguramente encontrarán muy difícil sentarse a esperar que las cosas suceden por si mismas y forzarán los acontecimientos. A lo largo de la vida, los cambios suelen ser infinitos pero, en su mayor parte, ya pueden verse reflejados en el mapa natal, a través de los aspectos de Marte. Lo mismo sucede con la cólera; los aspectos de Marte describirán, junto con el Signo ocupado por éste, la forma como expresamos nuestra cólera y nuestra pasión por las cosas, así como la facilidad o dificultad con la que lo hacemos. Los aspectos recibidos por nuestro Marte, junto con el Signo ocupado por éste, nos indicarán qué podemos encontrar excitante sexualmente en los demás, así como qué es lo que éstos pueden encontrar excitante en nosotros. Los aspectos que recibe nuestro Marte también nos informarán sobre nuestros miedos y fantasías sexuales, así como la forma de luchar contra éstos. Marte estimulará la acción de cualquier planeta con el que entra en contacto, ya que las características del planeta afectado por Marte se verán incrementadas y aceleradas y el sujeto demostrará una gran fuerza en ese ámbito. El principio marciano se transforma fácilmente en acción y, con frecuencia, el sujeto intentará actuar físicamente en cualquier de los ámbitos representados por el planeta aspectado por Marte. Junto con el Sol, Marte contribuye a reflejar nuestro grado de "voluntad", o sea, "esa función o capacidad enfocada hacia una acción consciente o intencionada".

Marte/Júpiter: Podemos asociar cualquiera de estas combinaciones con las personas que luchan por sus propias creencias y, en consecuencia, en “contra” de las creencias de los demás. Las creencias pueden adoptar multitud de formas distintas pero, normalmente, casi siempre se hallarán relacionadas con las convicciones religiosas y/o políticas. Con frecuencia, el individuo puede ser encontrado persiguiendo todas aquellas causas en las que tengan que luchar por, o en nombre del universo. Posiblemente, uno de los aspectos más oscuros de Marte/Júpiter sea el de las “dudas”, algo que muy poca gente con estos aspectos fuertemente marcados en sus mapas tienen la humildad de afrontar. Marte/Júpiter implica la idea de luchar en el extranjero, así como la de aventurarse en ultramar o abrazando alguna causa por la que tenga que luchar en nombre de alguna autoridad más elevada, que puede ser un medio tan bueno como cualquier otro para utilizar todo ese entusiasmo y ese valor tan característico que poseen. Este entusiasmo ayudará al sujeto a valerse por sí mismos, a evolucionar y a explorar el mundo que les rodea, algunas veces incluso pueden llegar a creerse capaz de todo (y puesto que lo creen, normalmente siempre acaban consiguiendo lo que se propone), llegando incluso a meterse en líos, simplemente por intentar sobrepasar sus posibilidades. También suele existir un gran talento para inspirar a los demás, así como para proporcionarles fe, confianza y a descubrir los significados que subyacen detrás de las circunstancias. Con los aspectos tensionados hay una marcada tendencia a dejarse entusiasmar rápidamente, así como a “promocionar” exageradamente las ideas, los ideales y productos. Está claro que se trata de un contacto muy útil y que proporcionan una habilidad especial para promocionar las cosas y suele ser encontrado entre aquellas personas que trabajan en ocupaciones relacionadas con las ventas. En la mitología , Zeus tenía mucha facilidad para meterse en líos amorosos y para olvidarse de su celosa esposa Hera. A su manera, Zeus le era fiel aunque no pudiese evitar aprovechar todas las ocasiones que se le presentaba. Al igual que Zeus, el sujeto Marte/Júpiter necesita mucho espacio libre, tanto para explorar su sexualidad, como para poder estudiar otros muchos aspectos de su vida. Estas personas tienden a mostrarse descuidadas y adoptar más responsabilidades de las que realmente pueden asumir. Una predominante posición de Saturno dentro del mapa puede resultar muy beneficiosa para mitigar los peligros potenciales de los fuertes contactos entre Marte y Júpiter. Normalmente el individuo suele ser un gran amante de las aventuras y del riesgo. Algunas personas consideran esta combinación como muy valiente, mientras que otras las califican de temerarias. Sobre todo, los aspectos tensionados aumentan la impaciencia y la impulsividad y, con frecuencia, hacen que el sujeto se muestre totalmente incapaz de actuar con prudencia. A pesar de alguna de sus características más peligrosas, esta combinación resulta muy útil para aquellos que deban embarcarse en grandes proyectos, ya que proporciona una gran energía y entusiasmo, así como un verdadera espíritu de aventura. Se trata de una combinación excelente para los deportes, la educación superior, la religión o la política.

Marte/Saturno: Al igual que el resto de los aspectos, los contactos entre Marte y Saturno pueden manifestarse de muchas formas distintas. Algunas personas se sentirán atraídas por situaciones en las que su capacidad de lucha, su aguante y su resistencia sean forzadas y puestas a prueba continuamente, a veces incluso hasta llegar al límite. Se verá forzado a tener que integrar energías aparentemente opuestas; el miedo con el valor, la decisión con el control, el impulso con la disciplina. Las situaciones que requieren dicha resistencia pueden ser tanto físicas, como emocionales y mentales, dependiendo de los demás factores del mapa natal. Con frecuencia, el individuo se verá involucrado en situaciones en las que tengan que luchar en nombre de alguna autoridad como, por ejemplo, en el ejército, así como en contra de las autoridades. Los problemas con las figuras de autoridad, sin lugar a dudas suelen proceder de situaciones conflictivas durante la infancia en las que el niño se vio implicado en algunas luchas o, bien, sintió que sus deseos eran traicionados. Suelen verse involucradas en situaciones en las que pueden tender a convertirse en una especie de chivo expiatorio o en la cabeza de turco, es decir, en la parte dominada. O bien pueden ser ellos los que dominen a los demás. Pero, en cualquier de los casos, esta combinación nos habla de la lecciones de la vida relacionadas con la autoridad interior de cada uno de nosotros, de esa autoridad que no necesita dominar ni controlar a los demás, ni tampoco ser dominada y controlada por ellos. Sin duda alguna, los individuos con estos contactos se encontrarán a sí mismos frente a situaciones en la que un cierto control y disciplina deben ser aplicados como, por ejemplo, un maestro frente a una clase revoltosa. Con o sin autoridad, normalmente estos individuos les cuesta enfadarse y hacerse valer por sí mismos, así como luchar por lo que desean “sin llegar a esforzarse demasiado”. Al igual que en el caso de Marte/Plutón, Marte/Saturno puede sentir mucha rabia y no saber qué hacer con ella. Sin embargo, una vez Marte/Saturno se ha lanzado, puede dejarse envolver por la más terrible de las cóleras. Es como si todo el dolor, la rabia y la ira no manifestada dieran rienda suelta. El sujeto ha controlado su genio durante tanto tiempo que, cuando finalmente pierde los estribos, los deja escapar, aunque, normalmente, solo suele hacerlo cuando no se le considera peligroso. Puede ser una combinación excepcionalmente valiente, pero en el caso de los aspectos tensionados, el sujeto acostumbra a tener miedo de no ser lo bastante valiente y tiende a probarse a sí mismo continuamente. El individuo sólo podrá llegar a descubrir su valor cuando realmente se haya enfrentado a sus propios miedos. Lo mismo sucede con la competividad; con frecuencia acostumbran asustarse de todo aquello que implique una competividad y se tornan excesivamente en serio este tipo de situaciones. El miedo les hace evitar cualquiera de las situaciones que les obligue a tener que competir con alguien, o incluso consigo mismos. Una de las formas que tiene este individuo para utilizar estos contactos es la de involucrarse conscientemente en aquellas situaciones en las que tenga que poner a prueba sus fuerzas. Gracias a ello, el individuo se verá obligado a tener que enfrentarse a su impotencia, así como a su miedo al fracaso. Sin embargo la tragedia de Marte/Saturno tendrá lugar cuando su miedo a luchar y a no ganar, así como a su miedo por no conseguir lo que quiere, lleguen a sofocar sus impulsos de desafíos, de enfrentamiento y de competición. En el mejor de los casos puede proporcionar un carácter atrevido, a la vez que cauteloso, así como una gran habilidad para controlar y dirigir la voluntad de modo que la realización de grandes cosas resulta posible. La energía de Marte/Saturno no permite que se pierda el tiempo, podrán ser capaces de dirigir cada uno de sus movimientos hacía la realización de cualquiera de sus deseos o proyectos. Someter al individuo a grandes pruebas de esfuerzo físico suele ser una de las manifestaciones más comunes de los aspectos tensionados entre estos dos planetas y, en algunas ocasiones, se trata una combinación excelente para los deportes. La combinación Marte/Saturno siempre ha sido asociada con la violencia, tanto manifestada como experimentada y, aunque ésta no suele ser una manifestación más característica de estos contactos, tampoco resulta del todo infrecuente. Los motivos realmente no resultan muy difíciles de encontrar, en primer lugar, a las personas con esta combinación no les gusta que le tachen de cobardes, aunque, al mismo tiempo, normalmente suele asustarles mucho la violencia, tanto la suya propia como la de los demás. Con frecuencia este miedo podría estar causado por alguna experiencia traumática vivida por el sujeto en el pasado. Quizá la persona intente no involucrarse en situaciones conflictivas y, al evitar enfrentarse a los demás, también espera no ser desafiado por éstos. Esta actitud convierte al individuo en un ser bastante pasivo e impotente. El sujeto intentará compensar este hecho pretendiendo demostrar que es capaz de defenderse a sí mismo, llegando incluso a dejarse dominar por la cólera (o, al menos, sintiéndose como si así fuese) y es que Marte/Saturno suele poseer un enorme control sobre la voluntad siempre que sus deseos se ven traicionados. Por regla general, todos estos sentimientos casi siempre acostumbran a remontarse a la infancia y suelen actuar como respuesta hacía algún abuso (físico o sexual) que quizá sufriera cuando todavía era pequeño. El niño, a causa de su edad, de su fuerza y de su altura, no tiene recursos ni para resistir a un ataque, ni para defenderse. Esta clase de infancia puede tener una multitud de repercusiones y, una de ellas, puede ser la que, una vez adultos, el individuo se empeña en ser más fuerte que nadie, pretendiendo así que su coraje y valor sean definidos por los demás. En algunas ocasiones, y debido a un pasado lleno de abusos o, simplemente, a una infancia durante la cual el pequeño se sintió continuamente amenazado, el niño se da cuenta muy pronto de que, realmente, es impotente y, una vez adulto, continúa estando demasiado asustado como para descubrir si todavía sigue siéndolo. La Conjunción y los aspectos tensionados pueden reflejar una atmosfera familiar mucho más tensa y opresiva que la de los aspectos fluidos. Por regla general, Saturno controlará y proporcionará una cierta prudencia a los impulsos de Marte, sobre todo la sexualidad donde puede convertirse en una autoridad en temas sexuales, así como en todos los asuntos relacionados con Marte en general. En cualquiera de las situaciones que requieren fuerza, valor y resistencia, posiblemente se necesitará a una persona Marte/Saturno, ya que estas personas seguirán en la brecha mucho tiempo después de que los demás hayan abandonado o se hayan quedado a medio camino.

Marte/Quirón: Con los aspectos (sobre todo tensionados) de Quirón con Marte, es probable que hayamos sido heridos por las expresiones negativas y destructivas del principio marciano en nuestro entorno de cuando éramos niños. Si el ambiente hogareño era una especie de campo de batalla –ya fuese la guerra abierta o encubierta- , quizás hayamos decidido que nunca seríamos así. Entonces, crecemos temiendo que la destructividad vuelva a hacer erupción, nos volvemos cautelosos hasta el punto de no saber distinguir lo importante de lo que no lo es, y suprimimos no sólo nuestra propia capacidad de hacernos valer positivamente y de expresar de forma saludable el enojo, sino el deseo de llegar a ser dueños de nuestras vidas. También es frecuente que, si crecemos temiendo la confrontación y sin llegar a ser conscientes de nuestro enojo y nuestra obstinación, tropecemos con la agresividad ajena. Si una persona con este contacto carga un fardo de sentimientos coléricos provenientes de situaciones pasadas en las que no pude hacer las cosas a su manera, fuese o no apropiado, también puede ser que cargue con un sentimiento exagerado de su propia capacidad de destrucción, y que controle cuidadosamente para así proteger de ella a los demás. Tiende entonces a declinar la responsabilidad o a renunciar a su poder de la manera que sugieren los Signos y las Casas implicadas, y se dedica a pelear con quienquiera que haya tomado la iniciativa. Si la persona Marte/Quirón tiene lesionada su capacidad marciana de hacerse valer, le costará emprender una acción directa y responder a un reto o desafío. Puede resultarle difícil saber lo que quiere y quizá tienda a quedarse inerte o a demostrar una agresividad o resentimientos pasivos. También es probable que se ponga enferma para poder controlar a los demás, como salida para su cólera inexpresada. Sin embargo, Marte/Quirón hace saltar, sin darse cuenta, los fusibles de un inexpresado enojo en los demás, entonces retroceden, atónitos, al ver cómo un amigo, un amante o un compañero de trabajo reacciona mostrándose colérico, irrazonable e incluso violento. Podría serle útil aprender cómo funciona la agresividad inconsciente, en sí mismo y en los demás. También suele pasar lo contrario, el caso de gente con estos contactos cuya vida parece plena de logros, acción positiva y disciplina. Es más, para estos individuos una de las principales lecciones puede ser aprender a respetar su propia capacidad de logro, de emprender una acción positiva y de tomar las decisiones adecuadas. Quizá, en la madurez perfeccionan el don de ser capaces de enfrentarse a los problemas espinosos directamente y con sensibilidad, y por lo tanto, de abrir posibilidades nuevas y disipar la confusión y las actitudes evasivas en sus relaciones. Y tienen también la posibilidad de potenciar a los demás, ayudándoles a clarificar lo que quieren, a formular su orientación vital y a movilizar su energía hacía el éxito. Dicho de otra manera, pueden ayudar a los que tienen problemas con su propio Marte natal.

Marte/Urano: Por regla general, las personas con algún contacto prominente entre Marte y Urano parecen hiperactivas, como si viviesen bajo una continua presión nerviosa, y que nunca parecen dispuestas a tomarse ni siquiera un pequeño respiro. Estas personas, no sólo saben lo que quieren, sino que también saben cómo conseguirlo de la forma más rápida posible. No quieren ni pueden esperar, ni ningún semáforo y que cruza la calle siempre que le viene en gana. Se trata de una combinación muy decidida, ya que una vez el sujeto ha tomado una decisión, no dejará que nada ni nadie se interponga en el camino. Sobre todo con los aspectos tensionados, pueden llegar a mostrarse muy impacientes, tercos y obstinados, aunque, todas estas características podrán verse suavizadas por los demás factores del mapa. Aunque con frecuencia estos contactos suelen proporcionar un gran extremismo, por otra parte también resultan extremadamente útiles en aquellas situaciones en las que se requiere un tipo de acción inmediata y decidida. Normalmente, el sujeto tiene demasiada prisa para prestar atención a los peligros y es demasiado obstinado para escuchar la opinión de los demás o para seguir sus consejos. Así pues, con estos contactos, los accidentes suelen tener lugar con más frecuencia de lo acostumbrado y casi siempre de una forma brusca y dramática. Probablemente su trabajo esté relacionado con instrumentos pesados, cortantes y afilados. De hecho, suelen sentirse a sus anchas trabajando entre maquinas y artilugios y poseen una habilidad especial para arreglar cualquier tipo de aparatos cuando éstos se estropean. Marte/Urano es una excelente combinación para infundir ánimos a la gente y empujarlas a la acción, aunque, a veces, también para meterla en líos. “Ven, corre, esto es realmente excitante” acostumbra ser el grito de guerra de Marte/Urano, quien, además, suele siempre ser el primero en responder a la llamada. Este grito de guerra también puede ser una especie de forma de comunicarse sexualmente, ya que estas personas parecen necesitar y poseer un talento especial para generar una profunda excitación sexual, aunque su único problema es la continuidad. Seguramente, Marte/Urano podrá llegar a cansarse de nosotros en cuanto se dé cuenta de que somos tan aburridos (al menos, para él) como cualquier otro. Las personas Marte/Urano suelen disfrutar tanto de las emociones como con los peligros y ello no tiene por qué ser negativo ni tan violento como pueda parecer. De todas formas, estos contactos resultan excelentes, tanto para los modelos como para aquellos que practican el “streap-tease”, es decir, para todos aquellos que, entre otras cosas, que disfrutan burlándose de los convencionalismos y no aguantan las costumbres de la sociedad y se muestran siempre dispuestos a señalar su inconsistencia y su hipocresía en materia de sexualidad. Esta suele ser una excelente combinación para luchar a favor de las causas humanitarias, del progreso y de todo cuanto requiera llevar a cabo cualquier tipo de reforma. Podríamos pensar en esta combinación como la típica de aquellas personas pertenecientes a algún sindicato. Al igual que el típico revolucionario, Marte/Urano desea que la acción y las reformas tengan lugar de forma inmediata. Marte/Urano suele conllevar un cambio continuo y es de esperar que estos cambios también influyan en las costumbres y en los convencionalismos sexuales de la sociedad.

Marte/Neptuno: Al igual que asociábamos a Venus/Neptuno con una imagen algo sofisticada y, a menudo, incluso bastante sintética de la mujer, los aspecto de Marte/Neptuno también pueden ser asociados con el prototipo de modelo masculino de revista, así como con el príncipe azul. Una imagen de hombre que, al igual que la mujer Venus/Neptuno, tal vez también esté diseñada para asegurar la continuidad del amor romántico y la perpetuación de la especie. Las actividades artísticas o deportivas realmente son un medio excelente para utilizar los aspectos tensionados entre estos dos planetas. Cualquiera de las personas que posea un Neptuno predominante en el mapa se sentirá impulsada a personificar los sueños, las fantasías, los sentimientos y los anhelos de toda la sociedad. Y cuando este planeta forma un aspecto con Marte, seguramente lo hará a través de los deportes o de otras actividades marcianas. A un nivel más físico, estos contactos también pueden ser encontrados entre aquellas personas que luchan en el mar, resulta sorprendente ver cuantas personas con estos contactos llegan a establecer una relación personal con marineros o con gente relacionada con el mar. Uno de los mayores retos para los que tienen aspectos tensionados suele ser el de dejarse guiar por sus sueños, por sus visiones o por sus ideales e intentar llevarlos a la práctica de alguna forma. En alguna ocasiones estos aspectos pueden hacer que el sujeto se vea involucrado en un tipo de empresa relacionada con las actividades neptunianas como, por ejemplo, el cine, el teatro, la fotografía, las bellas artes, etcétera. Tanto la televisión como el cine también proporcionan un vehículo para que aquellos que escriben el guión, interpretan un papel, filman las escenas o dirigen la película, pueden llegar a personificar realmente sus propias fantasías sexuales. La mayoría están preocupados por desarrollar los músculos de su cuerpo y, normalmente, si éste es un tema importante en el mapa, el sujeto acostumbrará a estar dotado de una buena musculatura. Estos sujetos suelen idealizar e incluso sobrevalorar la fuerza física, la persona puede tener miedo de llegar a convertirse en una víctima de la violencia aunque, al mismo tiempo, también puede soñar en salvar y rescatar a otros de esta experiencia. Una de las mejores formas que hay para utilizar los aspectos tensionados de Marte/Neptuno es la de luchar conscientemente a favor de los más desprotegidos. Por ello, no resulta extraño que estos contactos sean comunes en los mapas de aquellas personas que trabajan como asistentes sociales o en otras profesiones similares. La verdadera fuerza de este individuo suele radicar en su sensibilidad, en su compasión y en su imaginación. Muchas veces podemos oír hablar a ambos sexos de su idea del “verdadero hombre”. Y, mientras los hombres suelen intentar personificar la imagen de lo que ellos creen que esto significa, por ejemplo, acudiendo al gimnasio, las mujeres, con frecuencia, suelen enamorarse de alguien que personifique la ilusión de esa fuerza. En casos extremos, los aspectos tensionados se asocian con los que están en la cárcel por motivos relacionados con la droga, (así como con aquellos que esperan fuera su salida), porque a menudo se imaginan que no existirán límites que se interponga en sus acciones. A veces, esto suele ocurrirles porque ellos mismos encuentran muy difícil poner límites a las acciones de los demás. Pero otro de los motivos también puede deberse a que el sujeto es fácilmente influenciable. En su manifestación más negativa, el sujeto parece especialmente propenso a las enfermedades psicosomáticas, así como a los trastornos relacionados con las drogas y el alcohol. El impulso marciano proporciona grandes dotes de mando, un impulso consciente de realización, así como la suficiente energía para llevar a cabo todo cuanto se proponga. Pero, al entrar en contacto con Neptuno, este sentido de la dirección se halla algo minado y, por ello, resulta algo difuso y poco claro. El sujeto deseará realizar tantas cosas a la vez que, el comprometerse a sí mismo a un sólo proyecto, un proyecto además que podría fallar, le resultará prácticamente imposible. El típico sujeto Marte/Neptuno suele ser extremadamente emocional mientras que, al mismo tiempo, también detesta y se muestra sumamente impaciente con cualquier muestra o manifestación de debilidad o de sentimentalidad y ello, tanto con respeto a sí mismo como a los demás. Como siempre el sujeto tiende a idealizar la fuerza, aun sin tener una clara consciencia de lo que ésta puede llegar a significar realmente. A pesar de las cuestiones relacionadas con su cólera sin control y con las agresiones marcianas, en el mejor de los casos, el sujeto será capaz de suavizar su carácter y necesitará mantener su propia individualidad con compasión y sensibilidad, a menudo con estas cualidades también logrará encandilar a los demás.

Marte/Plutón: Esta combinación tiene fama de ser singularmente cruel y sumamente competitiva pero, al igual que la mayoría de los aspectos de Plutón, quizás ello pueda pasar desapercibido al observador casual, o incluso a la persona misma. Con frecuencia, la crueldad puede ir dirigida hacía uno mismo. Éste también puede ser el típico contacto de aquellas personas que, consciente o inconscientemente, jamás cesan de repetirse a sí mismas: “lucharé, venceré y sobreviviré, sea como sea”. Normalmente, la lucha por la supervivencia acostumbra a ser una de las características más notable de esta combinación. La necesidad tanto de luchar como sobrevivir, normalmente acostumbra a ser la misma, sea cual sea el aspecto aunque, sin embargo, este tipo de comportamiento suele ser mucho más patente en el caso de los aspectos tensionados. Las personas con estos aspectos pueden parecer de todo menos capaces de luchar (al menos, aparentemente) como si, en cierta forma, Plutón hubiese “destruido” todo el impulso marciano. Al igual que en el caso de Marte/Saturno, suelen indicar que durante la infancia el sujeto debió de vivir toda una serie de experiencias en las que dominase la “ley del más fuerte” y en las que, por lo tanto, el derecho del niño a decir “quiero esto” o “no, no quiero esto” fue severamente reprimido en algún sentido. Ello, hace que, más adelante, el individuo tienda a sentirse inseguro sobre su capacidad de hacerse valer y llegue a sufrir todos los sentimientos de impotencia que ello puede implicar. El sujeto puede mostrarse totalmente empeñado en hacerse valer con el fin de lograr sus objetivos o, bien, puede parecer no preocuparse de ello en absoluto, prefieren pecar de modesto o de diplomático y pensando que, de todas formas, es inútil luchar, ya que no tiene ninguna esperanza de ganar. Con los contactos Marte/Plutón, la violación suele ser una manifestación bastante común y he conocido casos en los que el individuo no llegó a sufrir ningún abuso, pero si sintió como si así hubiese sido, llegando incluso a absorber toda la rabia sexual que flotaba en el ambiente. Con frecuencia, las personas con estos contactos suelen verse involucradas en situaciones en las que se ven obligadas a tener que enfrentarse a tabús sexuales de una u otra índole. Las relaciones sexuales con personas de su propio sexo o con personas de culturas muy distintas y, normalmente de diferente raza, pueden ser un buen ejemplo de ello. Para ellos siempre existe un aspecto de la sexualidad que es experimentado como oscuro, salvaje y animal, y posiblemente amenazador. También, el verdadero problema de esta combinación será llegar a reconocer sus propios sentimientos de violencia y, por ello, el sujeto encontrará muy difícil permitirse a sí mismo llegar a expresar su cólera e incluso también podrá llegar a mostrarse muy duro consigo mismo. Que el individuo no sepa dominar su propia cólera también puede hacer que atraiga a otras personas o situaciones violentas o que requieran un valor y una resistencia casi sobrehumana. Y así, a través de estas experiencias, el sujeto se verá forzado a manifestar su dureza, su cólera y su acusado sentido de la supervivencia. La mejor forma que puede tener el individuo para utilizar esta combinación es comprometiéndose legítimamente en algo que, para él, requiera un esfuerzo casi sobrehumano, y aunque este ejercicio no tiene por qué ser físico, comprometerse en actividades como los entrenamientos o deportes, suele ser un excelente medio para que la persona utilice conscientemente estos contactos. A veces la danza puede resultar sumamente terapéutica, porque, y al mismo tiempo que provoca un gran desgaste físico de energías, también puede ser bastante catártica sexualmente. Tocar el tambor resulta ideal, Marte/Plutón se corresponde muy bien con la imagen de la selva y, tocar el tambor como las danzas rituales son unos excelentes medios para utilizar esta energía. Creo que podemos asociar esta combinación también con la magia y el ocultismo y, en consecuencia, con toda clase de poderes ocultos, así la idea de que “la mente siempre está por encima de la materia”.

Los Aspectos de Júpiter

En cierto sentido, los aspectos de Júpiter son los más fáciles de interpretar, dado que una de las características más significativas de este planeta es la de su tendencia a ensanchar todo lo que toca. Júpiter simplemente aumentará la influencia de todos aquellos planetas que entren en contacto con él. Y es importante que recordemos que "aumentar" no necesariamente tiene por qué significar "mejorar". Si Júpiter ensancha todo lo que toca, probablemente también exagerará y pondrá de relieve todos aquellos aspectos del mapa, ya conflictivos de por si, pudiendo llegar a transformar una configuración simplemente algo tensa en otra potencialmente mortífera. La posición de nuestro Júpiter natal por Signo y por Casa, así como los aspectos que reciba, describirán el ámbito de la vida en el que deseamos crecer, expandirnos, y encontrar un significado; donde intentaremos mostrarnos más expansivos y hacer las cosas a lo grande. Es decir, aquellos ámbitos de la vida en los que necesitamos movernos libremente con el fin de poder lograr todo esto. Además de ello, Júpiter representa nuestra habilidad para poder captar los significados. Júpiter nos incita a mirar más allá de los hechos inmediatos y de las situaciones corrientes, es decir, a encontrar un significado y un propósito más profundos. Cuando Júpiter entra en contacto con algún planeta de nuestro mapa natal, tendemos a filosofar sobre aquellas cosas representadas por ese planeta; nos preguntamos qué es lo que ese principio planetario significa realmente y deseamos desplegar nuestras alas en ese ámbito y entregarnos a él en cuerpo y alma. Los aspectos a nuestro Júpiter natal también nos aclararán en gran medida la naturaleza de nuestras creencias y la forma en la que las expresamos. Por ejemplo, con Marte, las expresaremos de una forma decidida o, con Saturno, con una gran precaución. Por ello, los aspectos a nuestro Júpiter nos informarán sobre nuestras creencias, así como nuestra forma de enfocarlas. Encontrar un significado y un propósito a nuestras vidas es una necesidad que jamás llegará a ser lo suficientemente estimada. Siempre podremos llegar a enfrentarnos mucho mejor a las atrocidades y al dolor si somos capaces de creer en que nuestros sufrimientos poseen algún tipo especial de elevado propósito. Los aspectos fluidos pueden describir el hecho de que nos resulta fácil hallarle algún significado a la vida, aunque nos mostremos condescendientes con los demás y respectamos sus creencias. Es posible que los demás ni siquiera intenten poner en duda nuestras creencias puesto que, en lugar de considerarlas como algo conflictivo y dejarnos desbordar por ellas, las consideramos como un punto de apoyo. Los aspectos tensionados, normalmente, suelen sugerir que nos mostramos algo confusos o poco convencidos en cuanto a nuestras creencias y que éstas serán puestas en duda. Posiblemente, a lo largo de nuestras vidas, estos enfrentamientos harán que nuestro sistema de creencias sea mucho más categórico. Los aspectos tensionados y, según qué casos, también las Conjunciones, significarán que tendremos que luchar mucho con el fin de encontrarle algún significado en la vida o que nos empeñaremos en intentar demostrar que nuestras creencias son las acertadas. Cuando Júpiter forma algún aspecto fluido en nuestro mapa natal, normalmente solemos mostrarnos expansivos, generosos y optimistas en cuanto a lo que este planeta representa. Cuando los aspectos son tensionados, quizá nos mostremos excesivamente optimistas en ese ámbito o quizá también algo inseguros sobre la fe que podemos llegar a tener realmente. Pero, en cualquier caso, siempre nos sentiremos forzados a "probar suerte" en este ámbito. Los aspectos a nuestro Júpiter describirán qué es aquello que acelera, que impide o que entorpece nuestra capacidad para poder vislumbrar la totalidad del conjunto, ya que Júpiter está asociado con la apertura de la mente, con la comprensión y la sabiduría y, por ello, es el que rige los viajes largos y los estudios superiores, ya que ambas cosas amplían nuestras mentes. El lugar en el que encontramos a Júpiter es el ámbito de nuestras vidas en el que tendemos a mostrarnos más codiciosos y cuando entra en contacto con algún planeta siempre tendemos a querer más (y quizá también a ofrecer más) de aquello que representa el planeta. A menudo suele ser uno de los ámbitos de la vida en los que más cosas podemos conseguir. Por ello, Júpiter se halla asociado a la riqueza, pues, cuando somos ricos, tenemos abundancia de algo que tiene valor. Los aspectos a nuestro Júpiter describirán la facilidad o la dificultad con la que alcanzamos, utilizamos o valoramos la riqueza. También nos mostrarán junto con el Signo y la Casa en donde esté situado, cuál es realmente la naturaleza de esta riqueza.

Júpiter/Saturno: Saturno tendrá a definir, a restringir, a limitar y a añadir un elemento de miedo a todas aquellas cosas que asociamos con Júpiter, como por ejemplo, la fe, la alegría y el entusiasmo. Mientras que otro de los mayores problemas de esta combinación parece girar en torno al hecho de que, de esta misma forma, Júpiter tenderá a expandir, a aumentar y a ampliar todos los principios saturninos, tales como el orden, la responsabilidad, la disciplina o la precaución. Por otra parte, la unión de Júpiter y de Saturno, normalmente proporciona una gran resistencia, paciencia y perseverancia, junto a una gran perspicacia y, en el mejor de los casos, un precavido optimismo. En el peor de los casos, sobre todo con los aspectos tensionados, el individuo suele oscilar entre optimismo y pesimismo, pensando por un momento que todo es posible y que son capaces de comerse el mundo y, al siguiente, que la vida carece de todo significado y que ellos mismos no valen nada y que sólo son capaces de llevar a cabo las tareas más humildes. Suelen ser juiciosos, palabra que, de acuerdo con el diccionario significa: “persona con una gran capacidad de crítica, prudente, cuidadosa y con una gran habilidad para llevar a la práctica sus ideas”. Con frecuencia suelen existir problemas con respecto a las oportunidades ya que a veces el individuo se muestra excesivamente precavido a la hora de asumir algún riesgo, y puede dejar escapar su oportunidad mientras que, otras, puede llegar a mostrase realmente arriesgado, a confiar excesivamente en la suerte o a aventurarse en empresas que vayan mucho más allá de sus posibilidades. Ésta combinación resulta también muy frecuente en los mapas de los economistas, quienes parecen estar muy relacionados con la filosofía del materialismo. Normalmente, uno de los mayores problemas de esta combinación suele estar relacionado con la fe. El sujeto puede hacer sido educado en una ambiente sumamente estricto, moral o incluso religioso, así la experiencia religiosa no fue enfocada como algo alegre, sino como el método más seguro para controlar el comportamiento del sujeto; fue concebida como una amenaza, la amenaza de que “si haces algo malo, incurrirás en la ira del dios vengativo”. A veces, la educación no suele ser de tipo religioso, incluso este tipo de fe puede ser estrictamente rechazo pero, entonces, por contrapartida, normalmente suelen existir fuertes creencias políticas o filosóficas que son perseguidas con un ardor casi religioso, así como unas ideas muy estrictas sobre lo “bueno” y lo “malo”. Liz Greene dice: “ la verdadera fe es la de conocer de una forma intuitiva y no racional que existe un significado y un propósito en la experiencia de cada cual y que éste será revelado y desarrollado de acuerdo con unas pautas que contienen una sabiduría y un objetivo intrínseco. El sujeto quiere creer que las cosas son verdad o no lo son y encuentran particularmente difícil tener que convivir con las dudas. Pero, probablemente, su objetivo será descubrir por sí mismos qué es lo que, realmente, creen. A menudo, el individuo Júpiter/Saturno anhela y, con frecuencia también alcanzan, una posición de mando y de poder dentro de la sociedad, puede interesarle mucho la ley a todos los niveles y puede ser encontrado desempeñando un trabajo relacionado con las leyes, con el sacerdocio o con la educación. En algunas ocasiones. Las personas eligen dotar sus vidas de algún significado, aunque sea a costa de la abnegación y de las privaciones. Los aspectos tensionados pueden proporcionar las mismas ventajas materiales que los aspectos fluidos, pero con éstos últimos, si el sujeto no se las ha ganado por sí mismo, entonces suele tener lugar una especie de culpabilidad continua. Lo que defina el objetivo y el reto de Júpiter/Saturno es llegar a adquirir las propias creencias por el camino más difícil, pero también el más profundo, así como a través de las propias experiencias. Pero, sólo enfrentándonos a las dudas y a sus miedos, así como al significado de la vida y, en particular, al significado y al propósito de su propia vida.

Júpiter/Quirón: Es frecuente que los individuos que tienen estos contactos muestran tendencias mesiánicas; en cuanto a la naturaleza de su mensaje, está indicada por los Signos y las Casas que estén en juego. Son grandes buscadores que van en pos de una iluminación, una panacea o una verdad definitiva que perpetuamente los elude. Júpiter monta en Quirón como un niño en un caballito de juguete, y parte en su misión, ansioso de reunir tantos seguidores como le sea posible. Sin embargo, con uno de estos aspectos también es posible tener grandes esperanzas o aspiraciones desmesuradas, pero evitar la vida humana en los dominios afectados por este aspecto; como Prometeo, castigado por Zeus, estas personas generalmente tienen que someterse, en esos dominios, a grandes sufrimientos. Si un conflicto íntimo crece es probable que no puedan contenerlo, y que su dolor las inste a dedicarse a causas más amplias. Sin embargo, en cuanto son mortales comunes con algún aspecto entre estos dos planetas, es probable que, solas, no pueden detener la carrera armamentista o poner término al hambre en el mundo; en cambio, puede pasar que sean llamadas a reconocer el propio dolor interior que han canalizado en sus causas. Algunos están destinados a representar o cumplir la misión que ellos mismos se han fijado; a otros quizá se les pida que la sacrifiquen en aras de su propia integridad. Con frecuencia, la pérdida de una visión o de una misión muy preciada forma parte de la trayectoria vital de Júpiter/Quirón. Por otra parte, nuestra experiencia podría incluir búsquedas, peregrinaciones y viajes (tanto internos como externos) son enormemente productivos en el sentido de la sanación y un crecimiento interiores. El factor decisivo es nuestra disposición para reflexionar profundamente sobre nuestras experiencias, a equilibrar nuestra expansión con la quietud y la introversión necesarias que permitan alcanzar alguna forma de síntesis (Júpiter) interior. Si el sujeto se deja arrebatar por Quirón, estará en peligro de dejar tras de sí una huella de experiencia vital todavía no procesada, con el resultado de quedarse sin base y de perder su humanidad. Por otra parte, quien afrente a Júpiter podría, como Prometeo, quedar encadenado al sentimiento de haberse traicionado a sí mismo y de haber negado su propia visión y su verdad interior. Júpiter/Quirón proporciona al individuo una capacidad de enseñar e inspirar a los demás, y de ayudarles en el proceso de encontrar significado a su propia vida. Quizá tenga el don de alcanzar una visión global de las situaciones y sea capaz de sacar a la luz lo mejor de cada persona, sus verdaderas esperanzas y aspiraciones. Con los aspectos tensionados, el sujeto puede obsesionarle la búsqueda de un “significado superior” en los dominios regidos por las Casas y Signos en que están emplazados, son personas fuertemente intuitivas, que pueden tener premoniciones del futuro, pero que también tienen dificultades para dar forma a esas posibilidades o ideas tan elevadas. Tienden a jugar a ser Dios (o Diosa) y después se sienten desamparados; primero se inflan y después se desinflan. Júpiter/Quirón aun reconociendo su profunda necesidad de una fuente interior de sabiduría que les guíe, quizá podrán finalmente renunciar a estos extremos y encontrar al Maestro Interior que nos habla quedamente desde adentro.

Júpiter/Urano: Tanto Júpiter como Urano simbolizan aspectos que requieren un gran espacio y libertad. Al asociarse, normalmente esta necesidad suele estar muy marcada. Se trata de una combinación extremadamente independiente y muy propensas a las ideas, a los pensamientos y a los ideales libres y, a menudo, radicales. Existe una gran necesidad de rebelarse al menos en alguno de los ámbitos de la vida personal del sujeto. Urano nos describe un comportamiento obstinado e inconformista y, al entrar en contacto con Júpiter, éste aumenta dichas características, llegando incluso al fanatismo. El objetivo y la mayor utilidad de estos contactos con frecuencia suele estar relacionado con conmocionar el resto de la sociedad y hacerlo desistir de sus anticuadas creencias (sean políticas, religiosas o de cualquier otra índole) y de exponer nuevas ideas que prevalezcan sobre las antiguas. Básicamente deben encontrar su propia verdad personal, raramente se sentirá a gusto con ningún sistema de creencia o código moral en el que se haya creado. En algunas ocasiones, quizá se tratase de una fe religiosa tradicional y, de ser así, normalmente el sujeto se mostrará ansioso por romper con ella. Éste es el clásico contacto del “católico por equivocación”. A veces, también puede existir una especie de código moral dominando el ambiente familiar o escolar. Pero, sea cual sea la situación, por regla general suele existir una gran necesidad de rebelarse contra ésta. Si nos centramos en la religión, normalmente, el individuo suele preocuparse por lo que él considera una hipocresía de la Iglesia como, por ejemplo, por la riqueza de esta institución y la pobreza del mundo en general o, bien, también puede enfocar su atención sobre la estrechez de miras en cuanto a la postura moral de la Iglesia. Es el típico rebelde que lucha por el cambio. Por ello no resultará sorprendente que, debido a la naturaleza de los planetas involucrados, con frecuencia se muestre muy abierta a las cuestiones relacionadas tanto con la libertad del individuo como la libertad en general. Estas personas también pueden convertirse en inquebrantables seguidoras de una reforma educativa de tipo progresista. Asimismo suele existir una gran actividad relacionados con los otros pasatiempos jupiterianos más característico: los viajes. La persona puede tener la suerte de poder realizar súbitos y excitantes viajes, embarcándose hacía maravillosos y remotos viajes. Tanto mental como físicamente, existe un gran amor hacía los grandes espacios abiertos. Normalmente, suelen mostrarse muy interesadas por los diferentes pueblos y culturas. Ésta podría ser una combinación excelente para los antropólogos. En algunas ocasiones, el sujeto se sentirá mucho más cercano a otras costumbres y creencias que las suyas propias. Esto, sobre todo, suele ocurrir cuando la Luna, la Casa 4 o su regente se hallan implicados en el aspecto. Con frecuencia, a Júpiter/Urano se le asocia con repentinos golpes de suerte.

Júpiter/Neptuno: Normalmente, ésta suele ser una combinación sumamente filantrópica y altruista. A menudo, las personas con algún aspecto entre Júpiter y Urano sienten una gran necesidad de sacrificarse a sí mismas por el bien de los demás. Suele existir una gran sensibilidad hacía los sufrimientos del mundo y, con frecuencia, también un deseo de “salvar el mundo”. Sin duda, estos contactos pueden proporcionar unos impulsos sumamente compasivos y humanitarios pero, en algunas ocasiones, también pueden ser la raíz de un gran orgullo espiritual, de cierta arrogancia y de una desmesurada creencia sobre la propia santidad. Con frecuencia, el sujeto posee un profundo conocimiento de lo intangible y no sólo busca, sino que también se siente a sus anchas con todo lo ilimitado. Para ellos, Dios es infinito, penetra y se infiltra en todas las cosas y en todos los seres. En el mejor de los casos, pueden llegar a concebir al mundo como un grano de arena flotando en el universo. La experiencia mística puede ser utilizada, no como un medio de alcanzar un plano más elevado de consciencia, sino como un medio de evitar la dureza de la propia vida. Los contactos entre estos dos planetas suelen ser muy frecuentes entre monjas y los curas, es decir, entre aquellos cuya vida podría estar descrita como huyendo del mundo o trascendiéndolo, según el punto de vista de cada cual. Para Júpiter/Neptuno, la libertad radica en el escapismo o en la trascendencia. Con los aspectos tensionados suelen poseer una acusada tendencia a sufrir grandes decepciones a lo largo de su vida. Cada uno de los sueños de estas personas puede convertirse en un gran globo lleno de aire que lo único que espera es ser explotado. También desean escapar del mundo material, la experiencia religiosa puede ser considerada un éxtasis, mientras que, para otros, el éxtasis puede encontrarse en apostar quinientos euros a la ruleta francesa. Pero, sea de la forma que sea, Júpiter/Neptuno es muy propenso a crearse grandes ilusiones, y algunas veces resulta difícil saber si la persona con esta combinación está realmente inspirada y escucha una música celestial y contempla unas visiones que sólo ella parece tener la sensibilidad de ver o, al contrario, está tan decepcionada que, al menos desde una perspectiva más terrena y saturnina, se siente totalmente desengañada. Ciertamente, esta combinación puede ser bastante crédula, imprecisa y confusa. Desean que todo sea tan bonito que, incluso pueden llegar hasta el punto de evitar todo aquello que no lo sea y, por ello, suelen correr el riesgo de negarse a enfrentarse a cualquier tipo de realidad. El principal objetivo de estas personas es el de hacer que los sueños se convierten en realidad. A través de los largos viajes del cuerpo o de la mente, es como el sujeto Júpiter/Neptuno puede llegar a perderse literalmente a sí mismos y a trascender la vida ordinaria.

Júpiter/Plutón: Los individuos con esta combinación fuertemente marcadas en sus mapas suelen caracterizados por una constante en sus vidas: “la riqueza de lo oculto”; o sea, la riqueza que está escondida en el subconsciente. Estamos acostumbrados a pensar en nuestras facetas inconscientes, es decir en las facetas más oscuras de nosotros mismos como aquellos que albergan los elementos más desagradables de nuestra psique pero, muchos psicólogos, incluyendo a Jung, se muestran categóricos a la hora de señalar que esas desagradables e inaceptables partes de nosotros mismos son sumamente útiles, fértiles y poderosas y esconden una gran cantidad de tesoros ocultos. Es como un montón de abono situado en el fondo del jardín; está formado de materia descompuesta, muerta y putrefacta, de materia que hemos desechado, pero que se transforma milagrosamente en minerales ricos en alimentos y que pueden reinvertir en la tierra. Tanto el terapeuta como el abogado defensor están relacionados con la regeneración de los materiales desechables, de forma que pueden ser utilizados otra vez. Ambos intentan aprovechar los desperdicios. Creo que Júpiter/Plutón también puede ser asociado a las enormes sumas de dinero que se mueven a través de los bancos, de las compañías financieras, de las compañías de seguro, etcétera; un dinero que se halla oculto a la vista del público, pero que ejerce un tremendo poder. Por lo mismo, resulta frecuente para estas personas pueden llegar a manejar grandes cantidades de dinero. En el caso de las clases altas, este aspecto puede estar relacionado con las riquezas heredadas, pero también puede ser hallado en aquellos que no son ricos pero que trabajan en bancos, son agentes de bolsa o empleados de compañías multinacionales. Ni Júpiter ni Plutón simbolizan el dinero pero, juntos, se convierten en significadores del Gran Poder y este tipo de poder suele involucrar grandes sumas de dinero en términos, si no manifiestos, al menos ocultos. Con esta combinación, suele existir una gran necesidad de reforma, tanto sea de índole política, como jurídica o religiosa. También puede ser muy psicológica y estar relacionada con la reforma del ser humano, mejorando y perfeccionando la vida y el bienestar. Esta persona suele pensar que todo es posible, que cualquier cosa que desee en la vida se puede conseguir si, simplemente, nos empeñamos en ello. Por lo tanto, no resulta sorprendente que, a veces, esta combinación siente un cierto interés por la magia, porque la magia simplemente está relacionada con el poder de la mente sobre la materia y aquél puede ser utilizado tanto para el bien como para el mal.

Los Aspectos de Saturno

Los aspectos de Saturno en el mapa natal nos muestran cuán bien estamos sintonizados con el planeta Tierra y las necesidades prácticas de la vida diaria. Estos aspectos revelan si al persona le es fácil o no adaptarse a la vida social, a las exigencias prácticas inmediatas, y a las reglas y normas culturales. Saturno es el gran maestro acerca de las realidades prácticas y las leyes del planeta Tierra, pues Saturno enseña invariablemente paciencia, moderación, templanza respecto a los extremos, deber y trabajo. Estos aspectos, sin embargo, no están limitados en su ámbito significativo a los meros compromisos sociales, pues también muestran si nuestra expresión personal está limitada o no por nuestro sentido de lo apropiado y lo aceptable. En otras palabras, tal vez sea inexacta nuestra percepción de lo que es socialmente aceptable y de lo que tal vez no lo sea. En cierto ámbito, podemos inhibirnos porque creemos que aquél no es muy correcto, adecuado y aceptable, y quizá la situación objetiva no plantee una inhibición real a esa modalidad expresiva. Para expresarlo de otro modo, lo que tal vez sintamos como una restricción que la sociedad nos impone quizá sea de hecho una restricción autoimpuesta debido al karma pasado. Esta sensación de restricción interior tal vez sirva, de hecho, a una finalidad que produzca crecimiento. Es cierto que muchos aspectos de Saturno se manifiesten con frecuencia como el sentimiento de un individuo -y a veces el accionar- que está reñidos con normas convencionales de lo apropiado y lo autorizado, pero debemos indagar los más profundos significados psicológicos y espirituales de estos aspectos si realmente hemos de entender las razones de estos sentimientos y esta conducta. Podríamos decir con exactitud que el principio de Saturno cuando se manifiesta de modo negativo, es sencillamente el temor. De allí que los aspectos tensionados de Saturno indican habitualmente que, por lo menos hasta que la persona se haya ajustado y haya superado esta tendencia, esa persona tiene la oportunidad de decidirse a un arreglo con un género especifico de temor a través de una disciplina y una estabilización consciente de la energía indicada por el planeta en aspecto con Saturno. Mediante una confrontación realista de esa innata tendencia al bloqueo y al temor, podemos empezar a formular de nuevo la actitud personal y las pautas consuetudinarias en ese ámbito de vida. De modo que, cuando encaramos de frente un temor, con voluntad plena de hacer lo que sea necesario para transformar esa dimensión de nuestras vidas, la amenaza y la naturaleza oscura de lo que hemos temido se disipa, revelando precisamente otro desafío vital y precisamente otro aspecto de nuestro ser al que nos habíamos acostumbrado a considerar con excesiva cautela y ansiedad.  Habitualmente, es más necesario y fructífero tratar de analizar los aspectos tensionados, puesto que representan ámbitos de la experiencia que los que la persona deberá efectuar claros ajustes y realizar algún esfuerzo definido. Pero los aspectos fluidos de Saturno merecen alguna atención, aunque sólo raras veces está presente en estos casos la rigidez y medrosidad que uno halla donde están presentes los más dinámicos aspectos tensionados. Básicamente, podría decirse que los aspectos fluidos de Saturno muestran, en la mayoría de los casos, que es relativamente fácil que la persona se adapte a las realidad prácticas de la vida en el sector indicado por el planeta en aspecto con Saturno y por las Casa implícitas. Empero, puede haber considerable cautela y reserva, pero habitualmente es un género positivo de prudencia y sentido común en vez de una inhibición invalidante. El individuo con tales aspectos parece contar con un sentido excelente de la oportunidad y la organización de las energías implícitas, y esa persona cree que la disciplina indicada es un hecho necesario de la vida, más que una dura restricción. La energía que un planeta representa en aspecto fluido con Saturno corre todavía más bien suavemente, aunque es armonizada por algún grado de precaución y experiencia práctica y, por lo tanto, ser más bien concreta en su enfoque es ese ámbito de vida. Puesto que el principio de Saturno es, por definición, el polo opuesto de la fe (Júpiter), casi todos los aspectos de Saturno (ya sean tensionados o fluidos) podrán mostrar un ámbito de vida en el que carezcamos de confianza. Una de las implicancias más positivas de todo aspecto de Saturno (especialmente el que implica un planeta personal o el Ascendente) es, por tanto, el conocimiento de que, en ese ámbito indicado podremos desarrollar lentamente, un nuevo nivel de confianza. Podemos construir esta confianza sobre la base del conocimiento de cuáles son nuestras capacidades reales, como lo demuestra el proceso de la prueba del tiempo, del trabajo y de la experiencia. En otras palabras, evaluando realistamente los resultados de nuestros esfuerzos desde del ventajoso punto de ver los frutos de nuestros afanes tras años de trabajo, podremos determinar con alguna objetividad si hemos juzgado mal nuestra capacidad y si, de aquí en adelante, debemos considerar que los que eran talentos potenciales son ahora hechos comprobados. La prueba del tiempo y de la experiencia podrá ayudarnos, pues, a desarrollar una confianza real y duradera, que no se base en esperanzas, autoengaño o ideas de infatuación sino más bien en hechos inmediatos. La presión de Saturno podrá desarrollar una notable fuerza interior, fuerza que en parte proviene del conocimiento de que hemos realizado el trabajo requerido, hemos ganado esos resultados, y hemos asumido la plena responsabilidad de nuestro desarrollo. De lo anteriormente expresado podría suponerse que la interpretación de Saturno en el mapa natal debería atemperar siempre un conocimiento de la importancia del tiempo, pues lo que un aspecto con Saturno significa precisamente ahora no es necesariamente lo que significará dentro de unos pocos años. De modo parecido, aunque muchos libros dan a los estudiantes la idea de que Saturno es invariablemente deprimente y bloquea la confianza en uno mismo, el hecho es que la configuración misma con Saturno que denota falta de confianza cuando somos jóvenes es la misma configuración que podrá indicar una confianza particularmente sólida e inconmovible en años posteriores. Todo depende de cómo tratemos el desafió que Saturno presenta siempre en nuestras vidas.

Saturno/Quirón: La relación de Quirón con Saturno lleva implícita la disolución de las fronteras y abre la posibilidad de una actitud diferente ante la cuestión de los límites necesarios para la vida humana. Estos individuos reaccionarán de diversas maneras ante este proceso de transformación, pero inicialmente lo que se les plantea es la lucha con una situación disyuntiva: o bien reciben demasiada influencia de Saturno, y son rígidos y temerosos, determinantes en sus juicios sobre ellos mismos y sobre los demás, o bien no reciben suficiente influencia de Saturno y se sienten deprimidos, inseguros e incapaces de funcionar en el mundo. Algunos Saturno/Quirón sienten que su propósito es redimir una herencia familiar negativa proveniente de la rama paterna de la familia, puede haber cargas, responsabilidades que no acaban de saldarse. Por otra parte, también podemos heredar características positivas; sentirnos conectados con las aspiraciones y los valores de nuestros antepasados puede aportar un consuelo considerable, y movilizar sentimientos de apoyo interior. Estos contactos también indican con frecuencia un superyó fuerte, que critica y ridiculiza, cubriendo de escarnio todo lo que uno intenta hacer. Esta “voz” es inconsciente y se la proyecta sobre la pareja o los amigos, sobre los padres, la sociedad o cualquiera otra pantalla adecuada... y entonces, ya podremos luchar contra “esa autoridad externa”. Su efecto puede ser paralizante y dejarnos deprimidos e impotentes para disfrutar de la vida y hasta para esperar algo mejor. Espoleado por su sentimiento del propio valor interior herido, el sujeto puede convertirse en el “buen chico” y esperar de pie que le dan los demás para actuar. El orden, la disciplina, la ley, las responsabilidades, el lugar que se ocupa en la sociedad, la capacidad de lograr y de crear mediante la perseverancia y la superación de los obstáculos son algunos de los terrenos en donde pueden aparecer dificultades. Cuando Quirón aspecta a Saturno tenemos la combinación de un vulnerabilidad extrema y una actitud a la vez defensiva y quebradiza, a la que cuesta admitir sus propias necesidades emocionales; quizá la persona jamás puede acercarse a nadie sin su coraza emocional completa, aunque cuando está sola se sienta dolorosamente vulnerable y esté ávida de que los demás lo adviertan. Saturno/Quirón suele tropezar con su propio miedo interior, con su rigidez y al mismo tiempo con sus actitudes heredadas o colectivas de represión y ultraconservadurismo; y es fácil de que se sienta profundamente avergonzada la primera vez que descubrió dentro de sí misma tales características. En ocasiones Saturno/Quirón muestra un sentido natural y relajado de autoridad, y no se trata de autoridad en virtud de la riqueza, de su posición en la sociedad, su profesión o sus logros; es más bien la dignidad duramente ganada de alguien que se ha enfrentado a las profundidades de su propia alma, tanto a su oscuridad y su desesperación como a su esperanza y su jubilo, que ha emergido de ellas con un sentimiento de sabiduría y de aceptación de la vida, y que está dispuesto a asumir una responsabilidad considerable. Estos aspectos pueden, finalmente, aportar el don de una aceptación profunda de la vida.

Saturno/Urano: Saturno y Urano representan principios tan opuestos que cuando ambos entran en contacto, sobre todo en el caso de la Conjunción o de los aspectos tensionados, se crea una gran tensión. El conflicto es obvio, Saturno está relacionado con la tradición, la autoridad, la disciplina, el deber y las responsabilidades, mientras que el impulso uraniano es individualista, inesperado y extremadamente rebelde. Urano esta muy relacionado con el progreso y con el cambio de ideas de la colectividad. La combinación sugiere entonces, que da formas a las nuevas ideas que aparecen de repente en la sociedad. Tales ideas pueden tomar forma literalmente como, por ejemplo, en el caso de los avances tecnológicos, o pueden constituir una verdadera revolución en cuanto a las opiniones de la gente y, sobre todo, un cambio de perspectiva por parte de aquellos que ostentan algún poder. Una ideas que poco años antes podían haber sido consideradas extremadamente radicales y demasiado asombrosas para haber sido tenidas en cuenta, gracias a Saturno/Urano toman forma y pasan a ser institucionalizadas y aceptadas. En términos personales, los sujetos con estos contactos suelen tener el don de enfrentarse a lo antiguo de una forma totalmente novedosa. En algunos de los ámbitos de sus vidas, seguramente experimentarán fuertes conflictos internos ya que, por una parte, tenderán a adoptar una postura radical y progresista y, por otra, se sentirán inclinados a seguir las tradiciones y a respetar la autoridad y las costumbres establecidas. En cierta forma, es como si el sujeto tuviese que integrar ambos extremos del espectro y, normalmente, suelen caracterizarse por poseer un fuerte radicalismo al mismo tiempo que un gran miedo hacía los cambios. Charles Carter describe a Saturno/Urano como “democrático en espíritu y autocrático en método”, y a esta combinación siempre se la ha asociado con la inflexibilidad y con las actitudes dictatoriales. Muy bien pudiera ser un sujeto con esta combinación quien, y levantando el puño, diga:”vamos a ser democráticos” o, bien, “vamos a introducir ordenadores dentro de la compañía”. Introduciendo un nuevo régimen o unas nuevas reglas,  pueden llegar a ser tan tiránicos y dominantes como cualquiera de las cosas o de las personas a las que intentan derrocar. En algunos casos, las personas con estos contactos pueden llegar a ir demasiado lejos (al menos, desde el punto de vista de los demás) al insistir en sus puntos de vista y, por ello, normalmente sus acciones casi siempre suelen encontrar algún freno. La capacidad de resistencia puede resultar muy útil, pero también puede convertir al individuo en un ser totalmente incapaz de cambiar las circunstancias ya que, para ellos, el destino parece ser el único causante de todas sus desgracias. Esta combinación proporciona una gran determinación, fuerza y perseverancia, así como una extraordinaria fuerza de voluntad. Estos contactos suelen ser comunes en los mapas de los políticos, así como en los de aquellas personas que deban enfrentarse a motines o deban seguir algún tipo determinado de acción. Resulta una combinación muy útil para todos aquellos que deban llevar a cabo grandes reformas o, por el contrario, también para aquellos que necesitan resistirse a la introducción de cambios que no son bien recibidos.

Saturno/Neptuno: El individuo Saturno/Neptuno no soporta sentirse demasiado controlado, aunque el control pasivo a causa de alguna incapacidad, con frecuencia tiene lugar si el aspecto ocupa un lugar determinante en el mapa. En algunas ocasiones, la persona parece carecer de autoridad o temer esta falta de autoridad, como quizás ocurrió con su padre o con el gobierno en el momento en que nació. Algunas veces, estas personas idealizan y exageran la idea de asumir responsabilidades y lo consideran más oneroso de los realmente es. Con frecuencia,, al individuo le resulta muy difícil crearse una verdadera perspectiva de la responsabilidad. Ciertamente, existe una gran consciencia de que cuanto más capaz se sienta el individuo de involucrarse en el mundo real, menos oportunidades tendrá de perseguir sus sueños y visiones, los cuales también pueden ser motivo de miedo. El reto para Saturno/Neptuno es el de llegar a convertir estos sueños en una verdadera realidad. En algunas ocasiones, ocupar una posición de responsabilidad puede ser demasiado para este individuo y éste intentará escapar de todas las responsabilidades y vínculos que aquélla pueda conllevar. En otras ocasiones, al asumir responsabilidades como ciudadano o como padre de familia, el sujeto siente como si hubiese tenido que sacrificar sus sueños. La culpabilidad es una de las características típicas de esta combinación, pero ésta no siempre es causada por el fracaso real de quienes tienen esta combinación al intentar enfrentarse al mundo material y a todas sus obligaciones, sino por el hecho de que todas estas cuestiones han sido demasiado exageradas, probablemente a causa de alguna vivencia de la infancia. La palabra “culpable” tienen mucho que ver con “pagar” y, a menudo, ésta suele ser la clave de los contactos Saturno/Neptuno porque, en cierta forma, el sujeto se siente como si estuviese en deuda y tuviera que pagar continuamente por ello, o bien pagar por las deudas de su padre (o de la sociedad) y vengándose de aquellos que le deban a él. Esto también puede ser interpretado con respeto a la moralidad y la personalidad del padre. Neptuno es un significador de la imaginación y cuando entra en contacto con Saturno, puede dar pie a una imaginación con tendencia a pensar lo peor, sobre todo con respeto a aquellos ámbitos de la vida regidas por éste, o determinadas por las Casas en las que se encuentra. Los sueños de estas personas, normalmente giran en torno a los sacrificios y al sufrimiento y resulta bastante frecuente que los sujetos con estos contactos adopten un papel de mártir en algunos de los ámbitos de su vida. Saturno/Neptuno puede ser asociado con la “renuncia”. Naturalmente, no todas las personas con estos contactos van a perseguir una vida de abstinencia, de meditación o de plegaria, pero la tendencia a sacrificar algunos de los aspectos de su vida a causa de algún ideal suele ser muy frecuente. Éste puede ser considerado el propósito de esta combinación y puede manifestarse de muchas formas diferentes. En el mejor de los casos, ésta puede ser una combinación del idealista práctico, de la persona que posee un profundo conocimiento de sus límites y de los límites de la situación pero que, sin embargo, sigue intentando convertir sus ideas en realidad. Muy favorable también en los mapas de artistas, de músicos o de aquellos que están relacionados con el cine o el video, porque dando forma (Saturno) a los sueños, fantasías y sentimientos de la colectividad (Neptuno) y, proporciona un medio y una estructura en la que el individuo pueda llegar a manifestar sus propios miedos y fantasías.

Saturno/Plutón: Como comenta Liz Greene, siempre que hablamos con personas con algún contacto entre Saturno y Plutón “en el momento en que intentamos imponerles alguna ideología o mantener algún tipo de control sobre ellas, lo único que conseguimos es una perversa y violenta reacción”. Con frecuencia, estos aspectos se manifiestan como un miedo al poder, tanto el miedo de admitir y de expresar el propio poder, como el miedo a los estragos que el poder colectivo puede llegar a sembrar. Paradójicamente, suelen aceptar bastante bien la autoridad y ser excepcionalmente responsables, aunque, a pesar de ello, algunas veces también manifiestan el deseo de no verse controlados. Con frecuencia, las personas Saturno/Plutón acostumbran a sentirse perseguidas aunque, aparentemente, no tengan ningún motivo para ello. Una de las manifestaciones más típicas suele ser la del individuo que se identifica con todas aquellas personas que, por algún motivo han sido apartadas de la sociedad o, bien, con todas aquellas personas que han sufrido un cruel destino y han sido perseguidas, quizás a causa de su raza, de su color, de sus tendencias sexuales, de su religión o de algún “tabú” no aceptado por el resto de la sociedad; siempre se sentirá totalmente identificado con el sufrimiento de algún colectivo. Muchas de estas personas suelen trabajar y participar en campañas a favor de los que a ellas consideran víctimas de la sociedad, aunque tales manifestaciones resultan mucho más evidentes si Neptuno también ocupa un lugar prominente dentro del mapa. Quizá podríamos relacionar a Saturno/Plutón con las lecciones de supervivencias, en algunas ocasiones, la amenaza puede ser la de una enfermedad que implique una modificación en el comportamiento y provoque una cierta alarma y, a veces, también el miedo a unas masivas pérdidas financieras. Ciertamente, estos contactos parecen marcar unos periodos muy violentos y de fuerte depresión económica. Suelen  mostrarse muy a la defensiva. Las personas con algún contacto predominante entre estos planetas, a menudo suelen desconfiar de la psicología y sentir un gran miedo por sus propios mecanismos inconscientes. Esta combinación también se asocia con la necesidad de sabotear a aquellos que ostentan alguna autoridad y, en la mayoría de los casos esta asociación suelen ser de lo más acertada. Mientras que, por una parte, Saturno/Plutón puede ser asociado con una gran capacidad de autodefensa, por otra parte, también puede ser asociado con la destrucción de las defensas, de las figuras de autoridad, de las barreras y de los límites. Con frecuencia, el aspecto más oscuro de la autoridad a veces tiene que ser destruido con el fin de permitir el nacimiento de algo nuevo. Se trata de una excelente combinación para aquellos que trabajan en cualquier tipo de derribos aunque, en términos psíquicos, quizá las barreras deban ser derribadas lentamente, ladrillo a ladrillo. También se trata de una combinación extraordinariamente útil para todas aquellas personas que deban adoptar alguna responsabilidad de poder frente al colectivo, tanto se trata de un poder de tipo físico (como por ejemplo, la subsistencia) como limitado a los escritos o a la exploración de la psique. En el mejor de los casos, Saturno/Plutón puede sugerir una utilización controlada y responsable del poder y ello puede llegar a manifestarse en una amplia gama de actividades, tanto de índole físico, como intelectual o emocional.


Los Aspectos con los planetas transpersonales que implican a uno de los planetas personales son los más importantes, puesto que indican dinámicas interiores que son insólitamente inmediatas y compulsivas. Debido a su movimiento lento, los aspectos que se forman entre ellos siempre tienen lugar durante largo periodos de tiempo y son descriptivos de los grandes cambios físicos, políticos y psicológicos a nivel mundial. Los ciclos de estos planetas contribuyen a la formación de la historia del planeta, cuyo estudio va mucho más allá del propósito de este texto. De todas formas, me gustaría añadir que casi todos los “desastres” relacionados con las crisis inesperadas, con las muertes violentas o repentinas o con aquellos sucesos que conmocionan y horrorizan a la colectividad, invariablemente, suele tener lugar bajo fuertes contactos entre Urano y Plutón. Por regla general el Sol (o cualquier otro factor importante) estará exactamente situado en el punto medio de estos dos planetas.

Los Aspectos de Quirón

Cuando Quirón aspecta un planeta en el mapa natal, el planeta es quirótico. A un nivel primario, el planeta aspectado por Quirón es percibido de manera similar que un planeta implicado en un Quincuncio, y éste es constantemente activado y potenciado hacia un nuevo nivel de conciencia. Específicamente, el contenido de la mente subconsciente relacionado con los esfuerzos de las vidas pasadas, los cuales están relacionados con las respuestas emocionales de la vida presente, son activados dentro de la vibración del planeta que está en aspecto con Quirón. Por ejemplo, en un mapa que tenga a Venus en Cuadratura con Quirón, el nativo tendería a verse involucrado en relaciones amorosas con individuos con los cuales ya ha tenido experiencias traumáticas en vidas pasadas. A un nivel más sutil, los aspectos con Quirón armonizan al planeta en aspecto con "Quiros". Quiros es la esfera que se encuentra más allá del tiempo lineal, regido por Saturno; es el lugar donde los acontecimientos del aquí y ahora se relaciona con el principio de sincronicidad. El nivel sincrónico es nuestra experiencia con congruencias entre esta dimensión y otras dimensiones no físicas. Es el lugar donde podemos encontrar la interfase entre las realidades; es el punto en el tiempo donde podemos armonizar otro plano de conciencia moviendo simplemente nuestro enfoque hacia otro plano. Por ejemplo, es el lugar en la psique que identifica la conexión significativa con otro ser humano que acaba de conocer, ya reconozca si está basada o no en un contacto de una vida pasada. Por tanto, en que se refiere al planeta aspectado por Quirón suceden eventos externos que armonizan a dicho planeta con vibraciones de conciencia más elevadas, que a su vez están en armonía con el planeta aspectado. Los seguidores de Jung consideran que el principio de sincronicidad es "no causal". En mi opinión, esto significa que la causa no puede definirse en el plano físico dado que proviene de la mente universal intemporal, el cuerpo emocional y espiritual o alguna otra dimensión que todavía no hemos intuido o identificado. Los planetas en aspecto con Quirón pueden resonar fácilmente en todos estos niveles y en lo que se refiere al principio de sincronicidad "no causal"; ahora que Quirón ha sido descubierto estamos empezando a armonizar con las causas "no visibles". A medida que armonizamos con éstas, nuestro puente hacia los planos multidimensionales se vuelve más fuerte. Los planetas en aspecto con Quirón se perciben inestables al principio; representan las energías que nos sentimos obligados a experimentar y dominar. Son sutiles porque nos empujan hacia niveles sublimes; pero Quirón es como una herramienta cortante que podemos usar para diseccionar los niveles de conciencia. Podemos utilizar a Quirón para sensibilizarnos a nosotros mismos respecto a otras dimensiones. Los aspectos de Quirón con los planetas y los Nodos son sutiles, como el retoñar del nuevo brote de una planta sobre un gran sistema de raíces, y si usted se permite armonizarse con la energía quirótica y el Eros (o fuerza vital) infundirá a su sistema una maravillosa juventud y un sentido de gran esperanza. La resonancia en la mente también es intensa y estos aspectos probablemente son el punto clave de acceso al gran campo de la conciencia en el momento presente que no está siendo usada. Únicamente podemos empezar a imaginar en este momento el gran potencial que reside en trabajar con los aspectos de Quirón, sin embargo, no llegaremos a este nivel a través del pensamiento, puesto que solamente lograremos llegar a él a través de la experiencia. En general, el número de aspectos entre Quirón y los otros planetas indica el grado de poder creativo y los patrones de respuesta natural alquímica del nativo. Esto también se aplica al número de aspectos de Neptuno. La posición de Quirón y Neptuno en la Casa atrae la energía desde de los planetas aspectados y la fuerza curativa de dicha Casa está fuertemente afectada por los planetas afines. Un Quirón fuertemente aspectado es también la vía hacia la curación del Yo. A menudo, las poderosas Cuadraturas y Oposiciones de Quirón con los planetas personales conducen al nativo hacia una gran curación interna. Los aspectos tensionados siempre crean una gran cantidad de energía dinámica, pero la manera en que reacciona cada persona es única. Los planetas en aspecto con Quirón son los nervios terminales dentro de la conciencia, los cuales tienen acceso al punto de fusión; esto quiere decir que la Luna en Sextil con Quirón crea una naturaleza emocional que comprende intuitivamente la curación y los deseos de armonización del tiempo y lugar específicos para la fusión alquímica. El nivel de desarrollo debe ser examinado a la luz del mapa natal en su totalidad y en definitiva, ¡qué poderosa noticia para el nativo! Este nativo podría ser la enfermera que tranquiliza automáticamente al paciente o la madre que calma a su hijo.

Quirón/Urano: Quirón cuando está aspectando a un planeta exterior actúa como un mediador o un puente que permite que las características del otro planeta puedan expresarse poderosamente en nuestra vida, para bien o para mal. Pero la intensa presión del aspecto también puede hacer que nos veamos absorbidos por preocupaciones que ensanchen demasiado nuestros horizontes.; atentos en demasía a la dimensión colectiva o espiritual de la imagen mayor, no hacemos caso de las exigencias de nuestra vida individual. Será necesario que nos conciliemos con los poderosos problemas colectivos y también con la consciencia transpersonal. En el mapa individual, esta combinación incrementa con frecuencia el deseo de liberarse de limitaciones, especialmente en las relaciones. Las personas con estos contactos suelen ser “superuranianas”, capaces de hacer cambios súbitos y de cortar inesperada y bruscamente carreras y relaciones; también pueden ser propensas a que les sucedan cosas inesperadas, y con frecuencia indeseables; les encantan las ideas nuevas y siempre quieren probar nuevas maneras de vivir, quizá porque se sienten compelidas a superar las limitaciones y destacarse entre la multitud. Suelen tener una sólida fe en el individualismo, pueden ser intolerantes con las ideas ajenas, y aunque crean en la libertad de palabra y de pensamiento, también son capaces de desentenderse beatíficamente de las contradicciones que hay en su propio comportamiento. Estos sujetos sienten una urgente necesidad de dejar huella, de ser recordados, sobre todo, como individuos, independientemente de lo que puedan o no haber logrado. Quieren que su vida individual signifique algo en la trama global de la historia, y con frecuencia están preocupados por problemas sociales y políticos. Incluso los que son más introvertidos y tienen menos inclinación en comprometerse directamente en cuestiones sociales buscarán silenciosamente lo excepcional, lo extravagante, y tomarán sendas que contravienen las normas colectivas. Pueden ser pensadores brillantes y originales; de espíritu revolucionario y desafiante, a menudo perciben las situaciones con penetrante claridad; su mentalidad de rayo láser puede hacer que los demás se sientan incómodos, ya que a menudo estos sujetos contemplan la vida desde una posición de distancia y desapego. Su herida puede ser una falta de conexión con sus sentimientos personales, amén de la desilusión que sienten cuando la vida no llega al altura de su plan ideal. Quirón/Urano también puede rebelarse de forma indiscriminada contra las restricciones externas, y sin embargo, paradójicamente, se resisten a cambiar interiormente en profundidad. La introversión creativa les resulta difícil porque a menudo les inquieta su búsqueda de algo nuevo y diferente. Algunos tienen una habilidad sobrecogedora para incorporar lo inesperado sin que se les mueva un pelo y sin desviarse de su camino: el cambio puede ser como un abono para ellos, y es algo que por lo general no les falta, lo busquen conscientemente o no. La necesidad de mejorar el mundo suele ser fuerte en estos sujetos, a la manera de una eco de la historia de Prometeo. Si uno se esfuerza demasiado por alcanzar el poder de la elección individual, la libertad y la consciencia, sin rendir al mismo tiempo homenaje a los dioses a quienes se lo arrebata, puede sufrir el dolor de ser incapaz de manifestar su individualidad. Sin embargo, nuestra rebelión, y de hecho nuestra herida, puede ser una incapacidad de aceptar una autoridad superior a nuestra propia opción personal. No importa que esa autoridad sea la policía, o sus padres, o Dios, o incluso como las exigencias de su propio crecimiento psicológico; el hecho es que parte del viaje puede ser la necesidad de aprender a distinguir entre una actitud de desafío saludable y creativa y un obstinado sentimiento de rebeldía indiscriminada, que quizá sea un remanente de la adolescencia. Los dones de este contacto incluyen, además de la capacidad para dar nacimiento a lo nuevo sin rechazar indiscriminadamente lo viejo, una poderosa intuición, la capacidad de desapegarse compasivamente de las ideas y situaciones emocionalmente cargadas, y una compresión profunda del proceso creativo del inconsciente.

Quirón/Neptuno: Las personas con Quirón en aspecto a Neptuno suelen tener un acceso notable al mundo de los sueños, la imaginación y la fantasía; es probable que no hayan perdido nunca esta conexión, característica de los niños, que para muchos de nosotros no sobrevive a la educación, al proceso de crecimiento y a las exigencia de la vida en el mundo material. La vivencia se tiene entonces de estos ámbitos es totalmente real, quizás incluso más que sólida realidad externa, y en ello reside la herida de Quirón/Neptuno: el don de la debilidad de un sentimiento natural de la realidad unificada de la cual se deriva el mundo de las formas, y a la cual termina por regresar. Para estos sujetos, lo que piensan, sienten o quieren es tan real y tangible como cualquier otra cosa, y puede personificarse con rasgos dramáticos en su imaginación. Les resulta difícil ver que la realidad mundana se interpone para mostrarles que su imaginación no es dueña de una omnipotencia mágica, que no corresponde necesariamente con lo que hay “ahí fuera”, y que sus anhelos no se verán satisfechos por la única razón de que sean tan intensos. La disolución de la ilusión de dualidad suele ser característica de la vivencia de estos sujetos, pero dejar que la propia vida individual se disuelve en el caos es tomárselo de un modo demasiado literal. La persona puede experimentar periódicas oleadas de emoción y sentir como si su solidez se disolviera; entonces se siente despojada de su difícilmente obtenido sentimiento de identidad individual y de su capacidad de arreglárselas en el mundo. Con frecuencia, discernir los hechos de las fantasías es un proceso que les lleva largo tiempo, y sus anhelos espirituales están generalmente contaminados por un deseo regresivo de retornar a un estado indiferenciado de bienaventuranza y de eludir las responsabilidades adultas. Quizás algunos se sientan atraídos por actividades en que la imaginación sea importante, como pueden ser el cine, la televisión o el teatro; otros recurrirán a su mundo de imágenes interiores para pintar o para escribir, y también habrá los que trabajen en los campos quironianos de la sanación y la enseñanza. De una manera o de otra, Quirón/Neptuno pide una forma adecuada que le permite expresarse o, por lo menos, permanecer en nuestro corazón como una verdad interior que penetra y santifica la vida cotidiana, en vez de dejarnos arrastrar a un imaginario país de nunca jamás donde languidecemos, despojados de toda vitalidad. Las personas Quirón/Neptuno también absorben los estados anímicos y los sentimientos provenientes del entorno sin darse cuenta, y no tardan en prorrumpir en lágrimas en presencia de alguien que esté procurando contener su propia tristeza, y esto puede extenderse hasta abarcar el ámbito de lo colectivo. Sin embargo, con el tiempo llegue a ser capaz de expresar creativamente lo que no se dice y lo que los demás todavía no sienten, sin que el proceso represente una desintegración de su propio yo. Así podrá ayudar a otros a recuperar su sentimiento de conexión consigo mismos y con la vida. Estos sujetos si poseen un buen discernimiento y un yo lo bastante estable, pueden tener auténticas dotes mediúmnicas ya que perciben otros niveles de realidad y son capaces de poner este don al servicio de los demás. También es probable que haya intentos de manejar esta sensibilidad mediante el aislamiento. Aunque esto pueda representar un benéfico alivio, si la persona no toma consciencia de por qué necesita aislarse, puede hundirse en sentimientos de impotencia y de identificación con la figura del extraño, el chivo expiatorio o la víctima, retrayéndose en un mundo de fantasías y negándose a comprometerse con la vida. Quirón/Neptuno significan que nuestra convicción vivencial de la unidad cósmica nos pide que le permitamos existir lado a lado con nuestra propia vida individual, pero abrazar esta paradoja no es fácil, y frecuentemente nos sentiremos impulsados a sacrificar uno u otro de sus términos. También pueden señalar la capacidad para una honda compasión, un amor incondicional y una profunda aceptación de sí mismo y de los demás tal como son, con sus fallos y todo.

Quirón/Plutón: En las principales experiencias de aprendizaje de las personas que tienen a Quirón en aspecto a Plutón se destacan los temas típicamente plutonianos, como la sexualidad, el uso o abuso del poder, la destructividad, ya sea en el nivel personal o colectivo, una emocionalidad profunda y compleja, experiencias capaces de transformarlas y la capacidad de autoregenerarse. Una vez que se han reconciliado con el potencial destructivo de este aspecto, es frecuente que estos sujetos sean capaces de canalizar hacía los demás su poderosa capacidad de sanadores; quizá tengan una experiencia consciente de los dominios que hay más allá de la muerte física y alcancen una profunda compresión instintiva de las leyes de Plutón. Estas leyes no sólo se refieren solamente a nuestra supervivencia corporal como individuos, sino que tienen que ver también con la voluntad del “cuerpo de la humanidad”, del cual formamos parte. La experiencia que quienes tienen este contacto es que la vida y la muerte son dos caras de un mismo proceso; y esto nos recuerda que en última instancia sólo tenemos que responder ante nuestra alma, y que la voluntad del universo en su despliegue opera por mediación nuestra, con nuestra participación consciente o sin ella. En tanto que los plutonianos poseen la capacidad de ver el lado oculto y oscuro de la vida, algunas personas Quirón/Plutón tienen aquí un punto ciego, y no son capaces ni de detectar su propia destructividad o la de los demás ni de enfrentarse con ella. Quizá sobreestimen el poder de los otros y se vean afectadas por una envidia o una agresividad inconsciente dirigidas hacía ellas o que ellas mismas sienten. Parte del viaje de estos sujetos es volver a conectarse con sus instintos más profundos y aprender a confiar en ellos, entonces las personas Quirón/Plutón pueden “ver en la oscuridad”: tienen un misterioso sentido de la autopreservación; son capaces de percibir el peligro y por lo tanto tienen el don de evitar desastres, gracias a su capacidad de reaccionar instintiva y creativamente ante el peligro. Suelen sentirse irresistiblemente atraídas por situaciones que prometen peligro, emoción, poder sexual e intrigas financieras o emocionales. Disfrutan secretamente del fuego de las experiencias intensas, con lo que ponen a prueba su capacidad de reconstruirse después de la catástrofe, como el Fénix que renace de sus cenizas. Este aspecto entre estos dos planetas, nos invita a distanciarnos, a transformarnos dejando que mueran nuestra antigua manera de ser y esas actitudes inmaduras de omnipotencia que nos llevan a creer que “a nosotros jamás nos sucederá”. Con la madurez, pueden sentir la paz y la tranquila confianza que nacen de haberse enfrentado con una buena dosis de sufrimiento emocional; entonces la muerte se convierte en un aliado, en vez de ser un enemigo que hay que vencer o un riesgo que corremos. Estas personas suelen tener una gran profundidad emocional y una penetrante comprensión de los demás. Una vez que puedan sanar sus propias heridas emocionales, son capaces de una gran lealtad en las relaciones; nada las escandaliza, porque ven y aceptan lo peor, tanto en ellas mismas como en los demás. Quirón/Plutón inicia la transformación en el nivel más profundo, mediante la aceptación de “lo que es”.

Los Aspectos de Urano

Todos los aspectos de Urano con los planetas personales indican ámbitos de nuestras vidas en los que tenemos fuertes deseos de alcanzar la libertad de expresión sin restricción y en los que sentimos la necesidad de emoción y experimentación constantes. Es en esos ámbitos de vida donde queremos ampliar nuestra independencia respecto de tradiciones que nos atan y de condicionamientos pasados, y donde a menudo hay una marcada capacidad para la originalidad, la inventiva y la objetividad sin prejuicio. Sin embargo, aunque exista la capacidad para tales modalidades positivas de expresión en cualquier persona que tenga la vibración uraniana tocante a alguna dimensión de su vida (en otras palabras, que tenga a Urano en algún intimo aspecto mayor con algún planeta personal o con el Ascendente) debemos recordar que Urano representa una vibración muy tensa, temperamental o rápidamente cambiable. En un fracción de segundo, puede haber un cambio (o repolarización) de un extremo al otro, y la necesidad constante de emoción y cambio, a menudo sin finalidad, puede inducir porfía, impaciencia y fanatismo. Al considerar los aspectos de Urano, como con los aspectos de los demás planetas trans-saturninos, es engañoso evaluar una configuración particular como que sea probable que se exprese a priori constructiva o destructivamente; pues, más que cualquier otro planeta, Urano representa el nivel de conciencia en el que pensamos y actuamos de un modo y de ambos modos más bien que de una manera u otra manera. En otras palabras, una persona uraniana expresa habitualmente una de ambas polaridades: la positiva y la negativa; y tal vez exprese ambas ¡simultáneamente! Los aspectos de Urano revelan un espasmódico ritmo de actividad y corriente energética; aquél puede cambiar en un momento y es totalmente imprevisible. Y las manifestaciones creativas de la energía uraniana se acompañan habitualmente de algunas cualidades uranianas menos deseables. La correlación de Urano con la actividad espasmódica explica muchas dolencias físicas cuya causa radical, según el doctor William Davidson, es el espasmo. De ahí que la energía uraniana sea muy dura sobre el cuerpo físico; y quien esté particularmente armonizado con Urano debe cultivar maneras especificas de tratar la constante tensión que la energía uraniana impone al sistema nervioso. Urano electrifica todo lo que toca. De ahí que todo planeta personal en cualquier intimo aspecto con Urano se electrifique, se acelere y se someta tanto a destellos intuitivos de alto voltaje e impulsos y experiencias de shock. (La correlación de Urano con la electricidad parece ser válida no sólo literal sino también metafóricamente; pues el descubrimiento de Urano anunció la Era de las comunicaciones globales utilizando la tecnología electrónica, y los uranianos se conocen por su deleite en hacer cosas que choquen a los demás, sacándolos de la letargía de la tradición). La objetividad y la libertad impersonal por las que Urano es notorio son, en ciertas situaciones, una cualidad positiva. Sin embargo, esta orientación es acompañada, a menudo, por una falta de calidez personal e incluso por un gélido desapego respecto de los sentimientos más profundos tanto de los demás como nuestros. Esto depende especialmente de los Signos implícitos. En última instancia, Urano es imposible de fijar o clasificar rigurosamente; pues rompe con todas las normas y está intensamente comprometido en el deleite de destruir todos los convencionalismos. El significado transformativo de los aspectos uranianos puede resumirse diciendo que Urano sirve a la finalidad de repolarizar radicalmente el enfoque de un individuo en un ámbito particular de vida y de eliminar todo vestigio de pautas de la vida pasada. Nos abre hacia nuevos ámbitos de experiencia, a través de una emoción gozosa o de crisis chocantes y traumáticas; pero, de un modo o del otro, nos guste o no, afrontamos la libertad de experimentar nuevos modos de vivir.

Urano/Neptuno: Un aspecto fluido entre Urano y Neptuno está relacionado con una cualidad platónica y el mundo de las esencias en el plano mental. Desarrollaría la inventiva de la fantasía, la genialidad, ciertos estados mentales etéreos y refinados, la conexión con alguna especie de dimensión inmaterial y angélica. Se sugiere además un toque de utopía, romanticismo (en su sentido amplio de idealismo). Aquí se indica una mentalidad con cierto poder analógico que encuentra semejanzas entre fenómenos que sólo parecen accesibles en la abstracción de la percepción. Este aspecto indica desarrollo de la intuición. Una capacidad de captar la esencia de sistemas complejos sin intervención de procesos de pensamiento articulado. Desarrollaría la clarividencia y  entendimiento entre el cerebro y las emociones. Otorga una mente sensible y abierta a la percepción extrasensorial, como un radar que capta, decodifica y expresa (a menudo en forma abstracta o artística,) las sutiles corrientes de la psique colectiva. Es un aspecto idealista, humanitario e inclinado a la solidaridad que hace al individuo conectar emocionalmente con el colectivo. Parece representar un producto refinado de la capacidad artificiosa del hombre. Se encuentra especialmente en estrecha relación con la música, por ejemplo, pero también con la moderna teoría de cuerdas; abstrusa complejidad de ecuaciones de inaprensibles conceptos más allá de las tradicionales dimensiones espacio-temporales. En resumen: una percepción (Neptuno) fuera de lo común (Urano), y unas facultades mentales superiores (Urano) de gran complejidad (Neptuno). Mientras que con el aspecto tensionado, existe a menudo, un coeficiente de caos y confusión mental, en el que el individuo manifiesta cierta incoherencia y anarquía psíquica o emocional. Podría hallarse un conflicto entre el razonamiento y la emoción. Puede mostrar un idealismo absurdo, pero es menos humanitario y altruista de lo que aparenta. Puede haber una tendencia al sofisma y a dar una aparente imagen de persona razonable. Es propenso a tener esperanzas sin una base real y a perderse en ideas ilusorias. Puede existir falsa amistad y sin duda una artificiosidad un poco complicada. A veces no se siente un gran interés en el desarrollo de un raciocinio metódico y riguroso; la persona es vaga cuando se trata de trabajar con el cerebro. La propia percepción sin discernimiento puede llevar a la persona a confiar en exceso en su intuición o a dejarse engañar por cosas con simulado aspecto de ser científicas y razonables. Sugiere verse envuelto en confabulaciones, trampas o engaños colectivos por activa o por pasiva, sin siquiera ser capaz de entender bien los motivos. Tientan las experiencias psíquicas y la alteración de la consciencia, también quizá la experimentación psicodélica con las drogas o dejar en exceso a la mente vagando por las nubes de la fantasía y de la ficción. En los casos extremos conduce a sufrir delirios, alucinaciones y patologías mentales complejas. Este aspecto sugiere una gran percepción extrasensoria, pero también una dificultad para decodificar y hallar lógica en esta percepción.

Urano/Plutón: En términos generales, estos aspectos han promovido y seguirán haciéndolo, las lecciones concernientes a la total eliminación de los apegos emocionales, intelectuales, espirituales y físicos que impiden o "bloquean el crecimiento individual". Estos aspectos traen consigo un sentimiento subconsciente profundo, un deseo o necesidad de transformar radicalmente el entorno interno y externo del nativo. Estrictamente hablando, Urano está relacionado con la dinámica personal inconsciente en todos nosotros. Este nivel inconsciente individualizado contiene tres tipos de información: 1) Todas las memorias del pasado en completo detalle, todo lo que hemos experimentado anteriormente, en esta existencia y en otras vidas: 2) Todo aquello que reprimimos acerca de nosotros mismos (rasgos, dinámicas, sentimientos, etc.), aquello que no queremos guardar o recordar, y 3) La programación de aquello que podremos llegar a ser en la culminación de nuestro proceso de individuación. Urano está vinculado con lo que Carl Jung denominó el Arquetipo de "individualización", desde un punto de vista psicológico. Este Arquetipo representa el impulso que todos tenemos de liberamos de aquellos condicionantes internos y externos que nos proporcionan un sentido de identidad personal. Estos condicionamientos se originan en múltiples fuentes: sociedad, familia, amigos, amantes y también los propios recuerdos de lo que hemos sido, los cuales van a condicionar la definición misma de los propios valores, creencias, actitudes, autoimagen, etc., contribuyendo así a nuestro acervo de apegos debido a su familiaridad y a la seguridad que representan para nosotros. Bajo los aspectos de Urano con Plutón, el deseo evolutivo, el intento y la necesidad originados en el Alma, han sido los de eliminar todos los distintos apegos que nos atan al pasado. La conexión plutoniana/uraniana se asocia con el deseo de libertad. Los tres tipos de información reunidos en el inconsciente individual contribuyen simultáneamente a un continuo estado de alivio para la mente consciente, al lado de posibles liberaciones cíclicas y cataclísmicas de estos datos hacia la consciencia individual. Si los aspectos son fluidos, se dará el primer caso, con una liberación gradual y continua, para que el individuo pueda adquirir la libertad requerida. El intento, la experiencia y el efecto de esta liberación va a dar paso a formas cíclicas o continuas de pensamientos, proyecciones a imágenes conectadas con el pasado y el futuro individual. La interacción entre el pasado y el porvenir tiene lugar dentro del contexto presente e induce un conocimiento y comprensión acerca de la manera como este presente ha sido condicionado por la realidad anterior del pasado. Dicha comprensión va a generar a su vez deseos relativos al futuro, a todo aquello que podría ser o a lo que deberíamos hacer para ser libres de todo lo que nos ata al pasado, tal como se refleja en la realidad corriente de nuestro presente. Las reacciones frente a estos aspectos van a variar según la naturaleza global de cada individuo. Algunos se mostrarán tan radicales como para rebelarse contra todas las tradiciones, condicionamientos o limitaciones pertenecientes al pasado, a nivel personal o colectivo. El impulso o deseo por generar nuevas condiciones y tradiciones va a generar individuos o subgrupos sociales que ya desde su pasado han venido siendo activistas radicales de todo tipo.

Muchos de los nacidos con Plutón en aspecto a Urano (Conjunción en Virgo, por ejemplo) han venido a ser los creadores del actual fenómeno punk. Con su repulsa hacia el pasado, ellos han generado un estilo propio de vida (Urano) con una serie de símbolos (Plutón) representativo del subgrupo generacional punkie. Al unirse las dos energías planetarias, esta gente se ha rebelado a nivel individual y colectivo contra todas las tradiciones y condicionamientos que simbolizan el pasado y, al hacerlo, están transformando de alguna manera el conjunto de la sociedad. Habrá otros nativos que experimentarán un temor (Plutón) respecto al futuro (Urano). Las ideas y movimientos relativos al porvenir se percibirán como algo que puede minar o amenazar su seguridad vinculada al pasado (Plutón). Tales personas intentarán identificarse y comulgar con ideas, valores y creencias asociadas con el pasado y, en cuanto a los impulsos uranianos hacia lo futuro, tratarán de aplicar de un modo nuevo las respuestas pasadas. Un tercer grupo de estos nativos optará simplemente por identificarse y unirse al proceso de cambio orientado hacia el futuro, siguiendo el ritmo general de transformación de su sociedad. Si volvemos al ejemplo de los nacidos bajo la Conjunción de Urano y Plutón en Virgo, veremos que algunos de ellos seguirán las nuevas corrientes y convenciones definidas por su propio subgrupo generacional, con lo cual se sentirán diferentes, y tendrán el sentimiento de que esta corriente marca el hilo conductor del cambio social. A través de la Historia, los aspectos entre Urano y Plutón han acelerado los ciclos de crecimiento evolutivo a nivel de individuos y naciones. Los nacidos bajo estos aspectos van a experimentar mayor velocidad en su ritmo de evolución y en su crecimiento, sintiendo una especie de urgencia por transformar las limitaciones y restricciones provenientes del pasado. Las antiguas formas van a desaparecer más rápidamente al contrastar con las fuerzas del futuro que impulsan hacia adelante al nativo. Si estudiamos la Historia hallaremos que la intensidad del choque entre las fuerzas del pasado y las necesidades del futuro puede medirse según el tipo de aspecto formado por Urano y Plutón. Así, por ejemplo, la llamada «Gran Depresión» tuvo lugar cuando estos dos planetas entraron en Cuadratura, estando Urano en Aries y Plutón y Cáncer, respectivamente. Por su parte, Hitler y Roosevelt accedieron al poder en el mismo año (1933), bajo una cuadratura exacta entre los dos planetas. Los cambios sociales que transformaron el curso de la Historia hablan por sí solos. A fines de 1944 y comienzos de 1945, Urano y Plutón formaban un Sextil exacto y decreciente. El intenso conflicto y tensión producido por la segunda guerra mundial empezó a amainar cuando echaron raíces las semillas necesarias para finalizar este conflicto. La tensión kármico/evolutiva que se había originado en la cuadratura empezó a transformarse en una reestructuración fundamental y una organización de las bases de po­der en el mundo: los bloques americano y soviético. Con esta reestructuración, los aliados de estas naciones se polarizaron en sendos bloques basados en mutuos intereses ideológicos, políticos y económicos. La semilla que llevó a esta realidad había sido sembrada durante la Cuadratura original, y la crisis de consciencia implícita en esta Cuadratura decreciente vino a traducirse en las políticas y normas sociales simbolizadas por Hitler y Roosevelt. El proceso de transmutación de una Semicuadratura decreciente hasta llegar a la Conjunción se proyectó en un nuevo orden mundial alrededor de USA y la URSS. Otra de las semillas plantadas para acelerar este nuevo orden fue la bomba atómica: Plutón se asocia con el Átomo y con su penetración, mientras que Urano está vinculado a los nuevos inventos. La Cuadratura decreciente y su proceso hasta culminar en la Conjunción promueven una expansión gradual de la conciencia que induce a la comprensión del Origen, de lo universal. En este sentido, el conocimien­to que lleva a descubrir las leyes cósmicas que permitieron el desarrollo de la bomba atómica está vinculado con la capacidad negativa que tiene el ser humano para jugar a ser Dios. Aunque parezca sorprendente, uno de los principales creadores de la bomba, Oppenheimer, pensaba que si se llegaba a tener un arma tan terrible se acabaría para siempre con el fenómeno de la guerra. Dicho sea de paso, Oppenheimer era un ferviente devoto de la diosa hindú Kali, divinidad destructora que simboliza para muchos la muerte y el renacimiento. Pero también hubo mucha gente que creyó en los beneficios positivos de la tecnología nuclear. El slogan «Átomos para la paz» se creó durante un balsámico acercamiento de estos planetas y, al formarse la Conjunción a comienzos de los años sesenta, durante el período de Kennedy y Kruschev en sus últimos años de poder, las masas empezaron a tomar consciencia de lo que en realidad significaban las armas nucleares respecto al futuro. La Conjunción creciente de Urano y Plutón fue así como el anuncio de una nueva era. De la misma forma en que podemos medir estos ciclos colectivos, también es posible medir la intensidad y la forma concreta en que un individuo reaccionará frente a los aspectos entre Urano y Plutón en su Tema natal. La Casa y el Signo donde se ubica Urano, junto con sus aspectos, nos servirán para describir los medios y las experiencias que van a permitir a este individuo liberarse de los apegos que le atan al pasado, el cual va a estar representado por el emplazamiento de Plutón (Casa y Signo), del Nódulo Sur, de su planeta regente y también por los aspectos que éstos forman con otros planetas. Por último, el tipo de aspecto entre Urano y Plutón será un indicador de la forma como va a efectuarse esta ruptura con el pasado.
                                     
Los Aspectos de Neptuno

Como los aspectos de Urano, los de Neptuno indican también dimensiones especificas de nuestras vidas (dependiendo del otro planeta implícito) en las que tenemos ganas de experimentar un nuevo nivel de libertad. Sin embargo, hay una diferencia sutil pero muy importante en los géneros de libertad que Urano y Neptuno representan. Mientras Urano simboliza un impulso individualista, egocéntrico y empecinado de libertad de expresión, Neptuno indica un anhelo de experimentar un estado de unidad con toda la vida, una fusión con la totalidad de la existencia, y la disolución de todas las fronteras, sentimientos de separatividad y egocentrismo. Tal vez el modo más práctico de expresar la naturaleza esencial de Neptuno sea decir que sus aspectos representan modos en los que tratamos de escapar de toda limitación: tradición, ego, el mundo material y la rudeza de la vida cotidiana. Aunque muchos libros expresaron exactamente que los aspectos de Neptuno se relacionan con la imaginación y los aspectos desafiantes a menudo revelan decepción, confusión y disipación, habitualmente no logran recalcar el hecho más importante sobre los aspectos de Neptuno: a saber, que todo aspecto intimo de Neptuno con un planeta personal o con el Ascendente indica la posibilidad de llegar a la comprensión inmediata de la dimensión espiritual de la experiencia y la unidad de toda creación; y que los aspectos desafiantes, con más frecuencia que los aspectos fluidos, se manifiestan como los pasos definidos que un individuo da para incorporar los ideales espirituales a su vida diaria. Es cierto que tales aspectos pueden expresarse de maneras negativas como el autoengaño, el egotismo seudoespiritual, el escapismo autodestructivo, y el hábito de eludir toda responsabilidad para con uno mismo y con los demás. Sin embargo, incluso tales manifestaciones negativas de estos aspectos son, a menudo, una indicación de que la persona está, por lo menos, empezando a sentir la agitación de los más profundos anhelos del alma, pero que todavía no aprendió el significado esencial de estos sentimientos ni cómo discriminar entre los diversos modos de tratarlos. Hay confusión debido al hecho de que la persona contempla aún el mundo exterior en procura de la realización de los estados superiores de conciencia o de una experiencia plena de un ideal espiritual. Los aspectos de Neptuno indican sectores de nuestra vida en los que nos abrimos a lo infinito e ilimitado. Cuando empezamos a experimentar esta apertura, encontrándonos así con un reino de vida que es infinitamente promisorio pero totalmente informe y no integrado en estructuras mentales establecidas, a menudo hay alguna confusión y, como escribe Cárter, una "tendencia a sentarse a la expectativa" y evitar la claridad de juicio y de acción. Este estado de incertidumbre tiende a seguir siendo problemático hasta que comprendemos que es necesario actuar de modo claro y formular compromisos desde de nuestro punto de vista necesariamente limitado mientras estamos en el cuerpo físico. En otras palabras, mientras estamos en el plano relativo, aunque nuestra actitud espiritual nos diga que tal percepción limitada es irreal e ilusoria. 

Nunca podemos conocer todas las implicancias más sutiles de cualquier acción o la totalidad de nuestro karma futuro; de modo que tenemos que vivir en el presente, limitándonos a hacer lo mejor de nuestra parte y dejar el resto a nuestro dios interno. Como lo dice un maestro espiritual, en este plano debemos ser "actores sinceros" representando pues completamente los roles que nos cayeron en suerte: estando en el mundo pero sin pertenecer a él. Es necesaria una discriminación espiritual aguda y muy depurada a fin de manejar toda fuerte influencia neptuniana si no hemos de caer víctimas de la intrigante pero autoengañosa seducción de su magia. Todo el que tenga una fuerte armonización neptuniana (ya sea a través de los aspectos con los planetas personales, planetas en Piscis, Neptuno situado en la Casa 1 o Piscis Ascendente) necesita desesperadamente hallar un modo claro y disciplinado de expresar sus ganas de trascender y escapar. A menos que tal persona encuentre y se comprometa con un ideal particular, un programa de autodesarrollo, o un sendero espiritual, es muy improbable que pueda lograr sensación alguna de paz u orden en esta vida; pues el descontento divino persistirá hasta que se den pasos para tratarlo. Los íntimos aspectos neptunianos de cualquier tipo pueden (pero no siempre) indicar que la persona es capaz de sintonizarse en niveles de percepción extremadamente sutiles. Tal intuición parece llegar no sólo de la armonización de la persona con las dimensiones espirituales de la conciencia en general, sino también, en algunos casos, de la ayuda y la instrucción reales procedentes de varios guías espirituales, formas astrales o maestros espirituales. Esto es lo que el doctor Davidson llamó la "bendición angélica", o sea, la protección y la guía reales procedentes de otros planos del ser. Sin embargo, cuando empezamos a hablar de guías espirituales y fenómenos parecidos, debemos tomar nota del hecho de que ésta es una región de la experiencia neptuniana en la que debe usarse absoluta honradez y aguda discriminación; pues muchos neptunianos evidentemente se pierden en autoengaños de este tipo y ellos mismos se envuelven sobre cuán espirituales y "clarividentes" son. Esto es así puesto que, a menos que estemos cabalmente afirmados y seamos honrados con nosotros mismos, Neptuno nos induce a creer lo que queremos creer y a ver lo que queremos ver. Hay una linea finísima entre "imaginación" (basada en imágenes mentales) y la experiencia directa real de las realidades espirituales. Como se señaló, ciertos aspectos que incluyen a Neptuno pueden indicar una comprensión errónea o una aplicación equivocada de las fuerzas espirituales. Un aspecto tensionado de Neptuno con un planeta personal revela a menudo una pauta kármica de haber entendido mal, haber usado mal o haber aplicado mal las energías y verdades espirituales en vidas pasadas, aunque de ningún modo infiero que estos aspectos indican siempre tal pauta kármica. Pero en los casos en los que está interpretación se explique, se colige, en consecuencia, que la persona necesita, en esta vida, enfrentar las tendencias y tratar las energías e ideales espirituales muy directa y activamente; en otras palabras, necesita construir una nueva estructura a través de la cual la armonización con Neptuno pueda expresarse prácticamente de manera más elevadora y depurada. Obrando así, la confusión, el escapismo autodestructivos y la involucración del ego prevaleciente en el pasado puede reducirse lentamente a medida que la persona se afianza más y toma más conciencia de las implicancias más sutiles de sus ideales. Todo planeta en aspecto intimo con Neptuno está muy sensibilizado y la dimensión de la experiencia que simboliza está destinada para que se depure, inspire y -en algunos casos- incluso "espiritualice". Sin embargo, dándonos esta elevada sensibilidad y abriéndonos a los niveles desconocidos y trascendentes de la experiencia, la armonización neptuniana también nos vuelve proclives a la sobresensibilidad que nos vacía de energía y a la credulidad si nuestra acrecentada apertura nos deja demasiado indefensos y confiados.

Neptuno/Plutón: En general, estos aspectos promoverán en el nativo el deseo, el intento y la necesidad de llevar a la realidad las ilusiones, sueños ideales y fantasías. En el sentido más profundo van a motivar la necesidad de disolver cualquier obstáculo o atadura que impida una relación directa entre el individuo y su Creador. No obstante, la mayoría de nosotros sentimos un temor inconsciente frente a la posibilidad de perder el sentido de individualidad egocéntrica. Volviendo a usar una analogía anteriormente comentada, para la mayoría el centro de consciencia está en la ola y no en el mar. Son muy pocos los que tienen su consciencia centrada en el océano profundo y el temor a disolverse en la inmensidad cósmica lleva a estos nativos a perseguir un sueño tras otro, siendo cada sueño ese «algo» o ese «significado» que han estado persiguiendo durante tanto tiempo. No obstante, el verdadero propósito evolutivo consiste para ellos en disolver de una vez por todas las barreras que impiden una identificación activa y consciente con el océano cósmico, permitiendo que el Origen exprese su Voluntad a través del enfoque propio de su individualidad concreta. Estos aspectos van a promover un sentimiento de algo «Total» y de un significado respecto a la vida y a la realidad, a nivel individual y colectivo. Si se fracasa en el intento de identificar este significado total, la persona va a perseguir sus sueños como si estos mismos fueran algo total. Es precisamente a través de este proceso de caza de sueños que podrá tomar consciencia de la naturaleza de sus fantasías e ilusiones. En algún momento, el sueño será reconocido como lo que es: simplemente un sueño. Algunos nativos conseguirán realizar sus ilusiones, o al menos algunas entre ellas, mientras que otros no estarán en condiciones de hacerlo. El sueño neptuniano, cuando es alcanzado puede parecer interesante y significativo durante un tiempo, pero en algún momento va a perder significado, y es probable que algunos se encuentren muy pronto con la realidad de que su sueño no era lo que ellos creían. Bajo un contexto arquetípico, los aspectos Neptuno/Plutón tratan de enseñar a estos nativos que ellos mismos tienen el poder (Plutón) para crear o destruir su realidad a voluntad (Plutón) si realmente creen en ello (Neptuno) o lo desean intensamente (Plutón-Neptuno). El creciente interés de la gente por las técnicas relativas al poder de la visualización y afirmación creativa da testimonio de ello, al menos tal como se refleja en la generación actual con Plutón en Sextil a Neptuno. Incluso existe una forma actual del Budismo con una enseñanza específica en torno a esta dinámica. No obstante, la mayoría de los seguidores de estas técnicas o esta corriente budista no cultiva abiertamente una relación directa con el Origen, como fuente de este poder para los seres humanos, sino que sigue estos senderos, a fin de realizar sus deseos y sueños más profundos, de naturaleza separatista. Uno tras otros, los sueños irán disolviéndose en la realidad de un vacío total, carente de significado. Tal proceso puede ser muy prolongado, ya que los sueños sólo están limitados por la propia imaginación del nativo. Sin embargo, éstos llegarán a disolverse en algún momento. Cuando esto suceda, estos individuos se enfrentarán con el vacío y, movidos por la fe y por el sentimiento de que ya no tienen nada que perder, desearán entonces fusionarse con el Origen que los ha creado. Al comenzar este proceso, pueden pasar por momentos de inspiración muy elevada. En este caso, sus aspiraciones íntimas y sueños más profundos serán un reflejo de la más Alta Voluntad (el Origen), que les guiará en su camino propio y único como individuos. Como resultado de ello, sus creaciones pueden tener un valor y un significado duraderos.

Desde un punto de vista espiritual, los aspectos de Neptuno y Plutón generan una situación bajo la cual el Alma de cada uno de nosotros puede verse inspirada por el Ser total, mientras que a nivel colectivo, todas las almas se verán armonizadas por la inspiración universal, de acuerdo a la ubicación de estos planetas por Casas y Signos. Esto conduce a un cambio colectivo y a una evolución vinculada con las áreas, experiencias y dinámicas concretas de los Signos y Casas que albergan a estos planetas. Cada uno de nosotros va a reaccionar frente a este impulso de una manera propia y única, aunque influenciada por la vibración colectiva generacional. En otras palabras, cada individuo está en condiciones de sintonizar con este impulso y disolver las barreras que obstaculizan su efecto espiritualizador, en relación con los emplazamientos de Plutón y Neptuno en su mapa natal. Cada miembro de una generación va a hacer lo mismo, con un estilo propio y personal. A nivel colectivo, habrá, por supuesto, una vibración generalizada que va a influenciar el entorno social de cada individuo. El inconsciente colectivo (Neptuno) de la generación se sintonizará también y se hará receptivo a las necesidades globales de la evolución planetaria. El punto clave radica en la existencia de una progresión natural, evolutiva y espiral para el planeta Tierra y para la especie humana. Dicha progresión está indicada por los tránsitos de Plutón, Neptuno y Urano. Los Signos zodiacales que albergan a estos planetas afectan concretamente a los sectores donde está enfocado este cambio evolutivo. Cada uno de nosotros sintonizará a su propio modo con este proceso, siendo afectados por los cambios sociales, físicos, ambientales y espirituales producidos por el mismo impulso evolutivo. Dicho impulso estará señalado por Plutón. El inconsciente colectivo es neptuniano y la mente colectiva uraniana. La necesidad colectiva (Neptuno), que refleja el impulso evolutivo (Plutón), va a traducirse en nuevos pensamientos e ideas dentro de cada individuo (Urano). Las colectividades están sintonizadas con estos pensamientos evolutivos y de ello resultará un cambio global para mejor o para peor. Un vistazo a la Historia nos ofrece una dramática evidencia que refleja este proceso evolutivo y la forma como altera fundamentalmente a todo el planeta y a la especie humana. Como un ejemplo, la revolución industrial tuvo lugar cuando Plutón transitaba por Aries, mientras que Neptuno y Urano lo hacían por Capricornio y luego por Acuario. Respecto a los deseos coexistentes inherentes a Plutón, las elecciones individuales y colectivas van a determinar que este impulso se manifieste a través de una ilusión o a través de una verdadera inspiración como reflejo de una Voluntad elevada. Hoy en día, el 75 por 100 de los habitantes del planeta tenemos a Plutón en Sextil con Neptuno, y la consciencia de que podemos ser los creadores de nuestra propia realidad, de acuerdo a las elecciones que efectuemos es más aguda que en ningún otro momento de la Historia humana. Las consecuencias kármicas y evolutivas de nuestras elecciones actuales serán así sentidas durante mucho tiempo en años venideros.

Los Aspectos de Plutón

Los aspectos de Plutón se cuentan entre los factores más difíciles de entender de cualquier mapa, pues nunca sabemos en qué nivel se manifiesta el potencial. Aunque la naturaleza de Urano se menciona a menudo como "impredecible", me parece que la acción de Plutón es más impredecible todavía. En muchos casos, parece que es poca la diferencia si se lo considera "fluido" o "tensionado". De hecho, cuando empezamos a investigar los aspectos de cualquiera de los planetas trans-saturninos, vemos que los aspectos denominados tensionados se hallan a menudo en los mapas de las personas más creativas y espiritualmente conscientes. Por tanto, nuestra evaluación del significado de varios aspectos depende en realidad, fundamentalmente de nuestra filosofía de vida y de la particular finalidad individual que más elevadamente valoramos. Si nuestra finalidad primordial es llevar una vida cómoda y con ausencia de mayores problemas (pero, en consecuencia, también con ausencia de desafíos de crecimiento y creatividad), podría justificarse algo el enfocar los aspectos del modo tradicional de rotularlos como duros/blandos, buenos/malos, difíciles/fáciles. Pero si tenemos la capacidad para ver las posibilidades de la vida con más complejidad y hondura, entonces resulta mucho más difícil categorizar varios tipos de experiencia humana según tipos simplistas a priori. El hecho más evidente es que, si suponemos que en realidad hay una inteligencia creativa de la que emanan todas las manifestaciones de vida, entonces toda experiencia de vida es guiada por esta inteligencia superior y tiene una finalidad especifica. ¿Cómo podremos cuestionar esta finalidad? Hacerlo es revelar nuestra arrogancia intelectual, pues es un paso audaz pensar que tenemos la capacidad para conocer mejor el Arquitecto de este universo.  Los aspectos de Plutón con otro planeta del mapa natal individual muestran cuán fácilmente podremos usar la energía de Plutón y cuán fácilmente podemos experimentar una regeneración plutoniana. Por ejemplo, un tipo similar de desarrollo pueden indicarlo tanto el Trígono como la Cuadratura entre los mismos planetas, pero la persona puede resistir vigorosamente el cambio cuando el aspecto está en Cuadratura. Cuando el aspecto es más fluido parece que la persona tiene a menudo conocimiento interior de por qué es necesario este cambio particular, y de allí que se acomode a los cambios necesarios con más facilidad. Específicamente, a menudo parece que los de Plutón en aspectos fluidos con los planetas personales tienen un conocimiento innato de los procesos naturales de crecimiento y transformación. A menudo parecen dar por sentado el hecho de que la vida exige siempre que dejemos atrás lo viejo y nos abramos a lo nuevo. Esto no significa que tales personas jamás experimentan dolor alguno relacionado con los cambios plutonianos, sino sencillamente que saben y aceptan el hecho de que el dolor que experimentan es parte necesaria de la vida. Plutón en cualquier aspecto con un planeta personal significa que hay un incremento de la conciencia debida, un renacimiento de suertes, con respecto a la parte de uno mismo simbolizada por el otro planeta. Este incremento de la conciencia puede considerarse como especialmente necesario para nuestro crecimiento si el aspecto es una Conjunción, una Cuadratura, un Quincuncio o una Oposición. En otras palabras, la dimensión de la experiencia simbolizada por el planeta en aspecto con Plutón necesita transformarse en un nivel superior y más consciente de expresión. 

Los aspectos más dinámicos indican habitualmente una tensión interior y un desafío que podremos aceptar como algo que deberemos enfrentar con intensidad y compromiso plenos, o que podremos tratar de eludir o de escapar de ello. La Oposición indica habitualmente que tendencias compulsivas, exigentes y porfiadas interfieren muy regularmente en el desarrollo de ciertas relaciones en nuestras vidas, estas personas muy raras veces advierten el hecho de que son sus exigencias sutiles -exigencias para que la otra persona sea distinta de lo que realmente es- las que crean problemas de relación. De hecho, puesto que, por naturaleza, Plutón indica habitualmente cierto complejo de tendencias compulsivas inconscientes, no es de sorprenderse que la mayoría de las personas con las que he tratado no pueden identificarse inmediatamente con las pautas compulsivas de conducta que Plutón indica en sus mapas. Sólo cuando las personas han dado pasos positivos hacia un autoexamen honrado -¡e incluso despiadado!- se tornan bastante conscientes de sus sentimientos y motivaciones más profundos para poder relacionarlos con el significado de Plutón en sus propios mapas. Y la tensión de los aspectos "difíciles" de Plutón podrán entonces generar la aptitud para expresar la energía plutoniana de un modo particularmente dinámico. Los aspectos fluidos pueden significar que expresamos fácilmente la energía plutoniana de modo creativo; pero esto no es siempre necesariamente cierto. Estos aspectos muestran efectivamente que está abierto el canal para que esa energía se exprese; pero, si esa energía todavía no está depurada, ni regenerada, estos aspectos podrían significar sencillamente que expresamos más bien con facilidad el lado negativo y compulsivo de la energía de Plutón. Los aspectos de Plutón pueden darnos una clave de cómo una persona usa su poder de voluntad y su concentrada energía mental. Aunque debemos tener cuidado en la aplicación de principios generales a un individuo en particular, tengo la seguridad de que las Conjunciones, las Cuadraturas y las Oposiciones tienden hacia una clase porfiada de conducta, en que la persona tratará, a menudo, de imponerse más bien con crueldad a la voluntad de otra persona. Sin embargo, los mismos aspectos pueden también mostrar la posibilidad de desarrollo de una fuerza interior y un coraje extremadamente poderosos, si el individuo logra tomar conciencia de su tendencia a utilizar mal la energía y la pone bajo control consciente. Si la energía plutoniana se expresa creativamente, la persona podrá exhibir gran autodisciplina, firme consagración al desarrollo espiritual y vigorosos recursos. 

Existe un extremadamente intenso conflicto de atracción/repulsión que los plutonianos sienten acerca de ámbitos de la vida que son tabú. Y, ya sea que en realidad experimenten directamente representando su interés en estos ámbitos de la vida que son tabú o que meramente piensen acerca de tales cosas pero repriman el deseo de representarlas, estas personas están con frecuencia perturbadas por sentimientos de culpa y por la convicción interior de que tendrán que pagar por tales transgresiones. Me parece que las personas que rehúsan confrontar sus verdaderos deseos a través de algún género de acción directa son las que probablemente más sufren el estancamiento interior, la negatividad y la paranoia que pueden florecer en un individuo severamente reprimido. Por lo menos, si la persona activa sus verdaderos deseos, los tabús y los apegos emocionales a esas actividades se llevan a la luz para que la persona pueda empezar a asumir plena responsabilidad de sus sentimientos más profundos. ¿Cómo podemos tomar este concepto de "tabú" y aplicarlo para entender los aspectos de Plutón? En todos sus aspectos, especialmente los tensionados, el individuo siente la presión de enfrentar cierto tabú. Este ámbito vedado puede ser sexual, religioso, ético, familiar, social, o una combinación de algunos o todos estos ámbitos de vida. En la mayoría, el primer impulso es tratar de controlar esa tendencia mediante la represión. Sin embargo, muchas personas descubren, a su tiempo, que esta contenida energía transformativa las impulsa a enfrentar los tabús y quebrantar sus restricciones. Me parece que alguna clase de avance sensacional es habitualmente necesario para lograr en la vida consciente la transformación que aparece como potencial en la configuración del aspecto. A los tabús se los debe enfrentar puesto que toda la basura psíquica, los temores, apegos y negatividad tienen que traerse a la superficie a fin de superarlos o transmutarlos. ¿Cómo podremos escapar de una prisión si no conocemos la estructura de ésta, cómo funcionan los diversos cerrojos, cuándo los guardias hacen sus relevos, etc.? Debe enfrentarse todo con gran inmediatez. Algunas personas que tienen aspectos tensionados de Plutón con los planetas personales sienten el poder abrumador de esta fuerza subterránea y tienen terror de que las venza y de perder el control (un control que, en realidad, ¡no lo tiene en la medida en que ellas piensan!) Con frecuencia, responden a ese temor esforzándose aún más en manejar cruelmente a los demás, en reprimir sus emociones con férrea voluntad, y en negar la existencia de esta fuerza. Esta clase de respuesta meramente aumenta, por supuesto, la tensión que ya se sentía y, en última instancia agrava el problema. Este género de represión, de paso, se manifiesta a menudo, a su tiempo, como la persona que actúa como "poseída", o sea, que actúa de manera compulsiva e impulsada por fuerzas que son totalmente inconscientes. De hecho, la persona está poseída. Está poseída por un deseo intenso que rehúsa reconocer. Mientras continúe funcionando bajo la suposición de que "donde hay voluntad, hay un camino", esta actitud de "la fuerza crea el derecho" le causará un sin fin de problemas. De hecho, la razón de que Plutón, Escorpio y la Casa 8 estén tan conectados con la transformación es que tienen que ver con el poder de los deseos que aún nos motivan compulsivamente. El hecho de llegar al corazón de estos sentimientos, de penetrar en el origen de estos deseos y sus implicancias podrá iluminar no sólo nuestra experiencia cotidiana sino también las pautas kármicas de esta vida.


Los Aspectos del Ascendente

Tradicionalmente, se ha dicho que tales aspectos influyen en nuestro carácter y temperamento, aunque poquísimos libros incluyen guías interpretativas de estos aspectos. Sin embargo, hay unos pocos puntos claves a tener presente a fin de reconocer los aspectos al Ascendente que son muy importantes en un mapa particular. Como norma general, los aspectos al Ascendente muestran cómo nos expresamos muy característicamente en el mundo externo, fácil y naturalmente (ciertas Conjunciones, los Sextiles y, más que todos, los Trigonos) o algún grado de fatiga, tensión, inhibición o ambición extraordinariamente fuerte (Cuadraturas y Oposiciones). En otras palabras, los aspectos del Ascendente revelan si varias dimensiones nuestras (simbolizadas por los planetas natales) están en armonía o discordia con el modo de expresión hacia aquello a lo que las energías del Ascendente nos impulsan constantemente. Las Oposiciones con el Ascendente revelan, en algunos casos, una división interior del individuo, un estado del ser en el que la persona soporta una tensión casi constante, puesto que hay fuerte deseo de modalidades de actividad que, de muchos modos, son completamente opuestas. Esta tensión interior puede generar gran energía y manifestarse como un tipo particularmente complejo de conciencia. Con frecuencia, tal persona alternará entre las dos orientaciones de vida durante una cantidad de años, dando en ocasiones un énfasis consciente a una modalidad de autoexpresión y, otras veces, concentrándose en la otra orientación. A menudo, parece que la Luna Progresada o Saturno y Júpiter en Tránsito producen periódicamente un lado o el otro de la naturaleza de la persona. La Cuadratura respecto al Ascendente es, a menudo, símbolo de alguna cualidad del medio ambiente prístino de la persona, que habitualmente se manifestó como un tipo de opresión o inhibición (especialmente cuando el planeta en cuestión está en la 4) o como una presión insólitamente fuerte en procura del logro o el reconocimiento (a menudo cuando el planeta en cuestión está en la 10). En otras palabras, básicamente hay dos tipos de Cuadratura con el Ascendente, que pueden clasificarse asi: 1) el tipo de Cuadratura de la 4 indica, a menudo, pautas emocionales que nos retraen de alcanzar la espontaneidad de expresión mostrada por el Signo Ascendente; y 2) la Cuadratura de la 10 revela, a menudo, fuerzas que dentro de nosotros nos empujan hacia adelante rumbo a algún género de logro.  El Sextil con el Ascendente muestra, en general, que la energía del planeta en cuestión puede ponerse en actividad muy suavemente una vez que tuvo lugar un periodo de aprendizaje. Tal vez haya que hacer algún pequeño ajuste antes que esa dimensión de la experiencia se integre a pleno con la energía del Ascendente, pero el periodo de transición es habitualmente rápido y estimulante. Las Conjunciones y los Trigonos con el Ascendente deben tratarse juntos, debido a su participación en un fenómeno astrológico importante, pero que se menciona raras veces. Este fenómeno es el triángulo formado por las "Casas de Fuego" (1, 5 y 9). El triángulo formado por los Signos de Fuego es mencionado, por supuesto, en la mayoría de los libros de texto básicos sobre astrología, pues los triángulos (o las trinidades) están asociados con los Signos de los otros elementos. Pero el triángulo de las Casas de fuego ha sido mencionado en poquísimos libros. La razón de este aparente descuido es que este triángulo representa una pauta de corriente de energía que en muchos casos linda con el trascendente. 

El Ascendente representa un modo de expresión y liberación de energía que es intemporal, espontáneo y tan natural que elude que captemos su esencia en palabras. Y, de un modo general, esta cualidad se aplica también a todo el triángulo de las Casas de Fuego; pues estas Casas se ocupan del ser y del devenir puros. La pureza de autoexpresión representada por ellas puede, en algunos casos, clasificarse precisamente como espiritual (principalmente en las Casas en las que la persona cesó de identificar su ego con las fuerzas creativas que corren a través de ella y, en lugar de ello, sólo se ve como un canal para la manifestación de un poder mayor). La aplicación práctica de esta idea es reconocer la posibilidad mostrada en el mapa en el que los planetas natales están ubicados en intimo Trígono respecto al Ascendente o en Conjunción con él. Esto no significa que tales ubicaciones planetarias indiquen siempre gran espiritualidad, pues en la mayoría de los casos, el énfasis sobre estas Casas no puede rotularse con exactitud como una orientación "espiritual" puesto que la mayoría de las personas es innegablemente egocéntrica. En general, sin embargo, hay una corriente particularmente dinámica de energía creadora que puede expresarse espontánea y poderosamente. Cualquier que sea la dimensión de la experiencia que simboliza el planeta en intimo Trígono o Conjunción con el Ascendente puede ser puesta en expresión activa con un grado de naturalidad, inmediatez y energía positiva mayor que el representado por la mayoría de los demás factores astrológicos. Aunque cada una de las Casas de Fuego puede diferenciarse de las otras y recibir su propio conjunto de significados, debemos estar al tanto del hecho de que todo planeta situado dentro de este triángulo dinámico es probable que ejerza una poderosa impresión en la orientación que el individuo tiene hacia la vida. De hecho, uno de los modos más sencillos de caracterizar las Casas de Fuego como un grupo, es decir que los Signos en las cúspides de estas Casas junto a los planetas ubicados en ellas (especialmente los que aspectan estrechamente al Ascendente) significan ¡cualidades dominantes en la actitud total del individuo hacia la vida! Puesto que nuestra actitud hacia la vida determina muchísimas experiencias nuestras (pues atraemos lo que expresamos en la vida), fácilmente podemos ver por qué estos factores de cualquier mapa representan un papel importante en la pauta total de la vida de la persona. El triángulo ardiente simboliza, pues, la cualidad esencial de nuestro más intimo sentido del yo, a la par que indica nuestro enfoque general de la vida misma.

Sol Conjunción Ascendente: Siente la necesidad de hacer resaltar su personalidad, de que los demás adviertan su brillo, y es evidente que los demás le tienen en cuenta; que lo hagan de modo positivo o negativo depende de los otros aspectos de esta Conjunción. En los Signos de Fuego hay una tendencia a tener una opinión un tanto exagerada de las propias habilidades, aunque, bien usada, esta Conjunción puede ser una expresión positiva de la individualidad de esta persona. Es un líder (después de todo, ésta es la Casa de Aries combinada con el poder del Sol), y a veces le cuesta aceptar y respetar la posición de autoridad de otra persona. Es generoso y suele ser sociable, a menos que el Sol esté en la Casa 12. Tiende a la ostentación y quieres ser el centro de atención; sin embargo, tiene una gran integridad y, generalmente, un gran gusto por la vida y por vivirla. Con muchos aspectos difíciles, puede llegar a ser demasiado egocéntrico.

Los Aspectos fluidos del Sol/Ascendente: Este aspecto suele prometer una buenas salud, la habilidad y la oportunidad de hacer resaltar su personalidad de modo muy positivo y una perspectiva creativa y filosófica de la vida. Es sociable y comunicativo, disfruta actuando para los demás y suele tener un buen concepto de sí mismo. Es honesto y directo en el planteamiento de las cosas, y puede perder el interés si las cosas no van como desea. Tiene una buena coordinación y, si el resto del mapa lo confirma, podría sentir interés por los deportes y poseer la habilidad suficiente para practicarlos. Los aspectos fluidos funcionan particularmente bien si hay Cuadraturas u Oposiciones para impulsarle a utilizar las oportunidades existentes.

Los Aspectos tensionados del Sol/Ascendente: Estos aspectos dan una excesiva cantidad de energía personal, pero el triunfo se llega por el método de eliminación de errores. A menudo hay que vencer problemas de salud (especialmente con el Quincuncio) y a veces puede surgir una situación de ego conflictivo en relación con un miembro masculino en la vida de esa persona, generalmente el padre. En el mapa de una mujer, pueden surgir dificultades en el matrimonio o con socios en los negocios, sobre todo con la Oposición. Muchas veces le cuesta llevarse bien con la gente hasta que comprende su propia personalidad; sin embargo, y puesto que definitivamente necesita la relación con los demás, es importante que aprenda a cooperar realmente. Quizá necesite suavizar su fuerte personalidad para que los demás puedan encontrar el modo de comprenderle y cooperar con él.

Luna Conjunción Ascendente: La palabra para esa persona es ambiental, y es importante que su ambiente sea pacífico y estable. Orientado hacia el hogar y la familia, tiene un instinto innato de cuidar a los demás, y le gusta hacerlo. Sin embargo, sabe lo que gusta a la gente y podría ser un buen vendedor. En su infancia, la madre tuvo un papel muy importante en su vida, y siempre conservará una comprensión íntima de las mujeres y sus necesidades a causa de aquella relación materna. Es muy emotiva, y todo el mundo lo saber porque no hace ningún esfuerzo por ocultar sus sentimientos, a menos que la Luna esté en la Casa 12. Aunque otros responden a su manera de ser compasiva y solícita, se sienten también a menudo desconcentrados por sus continuos cambios de humor. Es emocionalmente vulnerable, le es muy difícil aceptar la crítica y, cuando se enfrenta con ella, se repliega sobre sí mismo de una manera muy parecida a un Cáncer. Si la Luna está en la Casa 12, el Signo del Ascendente marcará una gran diferencia en el mayor o menor grado en que mostrará sus emociones, aunque éstas seguirán existiendo de todos modos, y serán aún más vulnerables si se mantienen reprimidas y ocultas.

Los Aspectos fluidos de Luna/Ascendente: Tiene mucha facilidad para mostrar sus sentimientos y, por su encanto personal y carácter sociable, atrae a los demás. Su madre es un factor muy importante en su vida y mantiene con ella una relación de cariño y ayuda que le llena de satisfacción. Puesto que le resulta muy fácil comunicarse con los demás, podría tener éxito en el teatro o en el campo de la política. Muchas veces la música es un factor dominante en su vida; en realidad, puede tener una voz buena y agradable al canto. Usualmente de buen carácter, es bastante imaginativo y creativo. Le gusta divertirse y pasarlo bien con los amigos y la familia. Si la Luna estuviera en la Casa 9, los viajes les ayudarían a ampliar sus horizontes.

Los Aspectos tensionados de Luna/Ascendente: Excesivamente sensitivo, hasta el punto de ser susceptible, su habilidad de llevarse bien con los demás depende directamente de su habilidad para sublimar sentimientos y emociones. Puede haber tenido un temperamento vivo y una lengua sarcástica en su juventud, pero, con la madurez, generalmente se da cuenta de que estos atributos deben ser reemplazados por la comprensión y la compasión por los demás. Le es difícil, a veces, controlar su ira sin dejarse llevar por sus emociones; éste es un rasgo que puede persistir en sus años de madurez. Sus sentimientos influyen en todas sus relaciones, por lo que le es difícil relacionarse con otros, excepto a nivel emocional, y siempre le parece que, hasta cierto punto, se halla a merced de otros cuando se trata de situaciones debidas a una asociación (Oposición), al trabajo (Quincuncio), o al hogar (Cuadratura). A causa de su vulnerabilidad, necesita mucha ayuda por parte de los demás. La relación con su madre es, muchas veces, retadora y busca ayuda maternal de parte de aquellos con quien se siente en armonía.

Mercurio Conjunción Ascendente: Mercurio rige la comunicación y el Ascendente representa la personalidad del individuo; por lo tanto, éste necesita expresarse gráfica y abiertamente. No encontrarse nunca falto de palabras es una frase que le describe perfectamente. Sin embargo, si esta Conjunción tiene aspectos difíciles, puede usar palabras indebidas en un momento poco oportuno. Intelectualmente impulsivo, brillante e ingenioso, no teme hablar y tiende a dominar la conversación. Es mentalmente inquieto e incansable cuando se trata de hacer preguntas; esta inquietud puede mostrarse también en una actividad física constante; es, por ejemplo, la actividad del trabajador compulsivo, especialmente si Mercurio se halla en un Signo Mutable. Si aparece también un aspecto de Urano, esa persona puede tener hábitos nerviosos como morderse las uñas, retorcerse el pelo o arrugar la nariz. Mercurio aquí suele indicar un ávido lector, particularmente si se halla detrás del Ascendente en la Casa 12. Si Mercurio está en la Casa 1, esa persona siente una gran necesidad de tratar con la gente en todas las áreas de su vida y suele sentirse atraído por los más jóvenes; por ejemplo, en el campo de la enseñanza.

Los Aspectos fluidos de Mercurio/Ascendente: Éste puede ser un aspecto de naturaleza creativa. Hay una necesidad de expresarse y comunicarse a través del campo literario, artístico o musical, especialmente si Mercurio está en la Casa 3 o en la 5. Expresar lo que piensa es fácil para esta persona; siente un gran interés por las cosas y las personas que le rodean. Las actividades y juegos mentales le atraen; tiene que mantener ocupadas tanto la mente como las manos, de lo contrario, se aburre fácilmente. Atento, amistoso y comunicativo, necesita la actividad social y es un agradable compañero a quien siempre se le invita a fiestas, diversiones y juegos. Curioso por naturaleza, puede ser el eterno estudiante, especialmente si Mercurio está en la Casa 9.

Los Aspectos tensionados de Mercurio/Ascendente: Aunque siente la necesidad de comunicarse, puede ser egocéntrico hasta el punto que los demás se resientan de su actitud autoritaria; debe aprender el arte de llegar a una avenencia por medio de la conversación para no anular a los demás. Muchas veces, es esta persona el hablador incansable que necesita estar en el centro de la escena para sentirse seguro en una situación social o de negocios. Necesita el estímulo de dares y tomares con los demás, pero debe procurar que no se reduzca todo a una sesión de dares, ¡sin ninguna de tomares! Le gusta trabajar con las manos y la mente, y podría ser buen escritor. Debe reprimir la nerviosidad, sobre todo con el Quincuncio. Se encuentra a menudo enredado en rumores y chismorreos, a veces sin ni siquiera darse cuenta de ello, y puede descubrir que sus observaciones críticas alejan muchas veces a los demás, a pesar de que esas observaciones no tuvieran la intención de herir a nadie. Esa persona desea ser tenida en cuenta, sobre todo, por la agudeza de su mente.

Venus Conjunción Ascendente: Venus aquí añade generalmente encanto, sociabilidad y buena apariencia, pero puede también aportar indulgencia para uno mismo, lo cual puede causar problemas de salud si tiene aspectos difíciles, especialmente aspectos que impliquen a Júpiter, Urano y Plutón. Ingenioso, con un sentido del humor siempre presente, puede atraer a otros e influir en ellos por ser tan agradable, tan buen conversador y tan sincero en su enfoque. Esa persona suele tener hoyuelos en las mejillas o en la barbilla, y gusto por los dulces. Es conocido por su buen gusto en el vestir, y puede considerársele un dandi o una persona que presta excesiva atención a su atuendo. Sociable y comunicativo, es el centro de cualquier fiesta y, probablemente, la persona más popular. Si Venus está en la Casa 12, podría ser algo tímido, pero generalmente es más importante su necesidad de una toma y dar social y, en conjunto, se le considera amistoso, complaciente y atractivo.

Los Aspectos fluidos de Venus/Ascendente: Tiene talento, es creativo y quizá musical. Sus amigos, sus hermanos y sus hijos significan mucho para él, y se lleva bien con la mayoría de la gente de su ambiente. Encantador y amistoso, es un buen anfitrión que se desvive por sus invitados. De buen carácter y amante del placer, prefiere divertirse a trabajar. Le gusta causar buena impresión en los demás y generalmente puede hacerlo con facilidad, como la mayoría de las cosas de su vida. Toda esta facilidad y buen humor pueden hacerle algo perezoso, cosa que es el lado malo de todos los buenos aspectos de Venus. El talento artístico y musical abunda en este aspecto, especialmente si Venus está en la Casa 3 o en la 5.

Los Aspectos tensionados de Venus/Ascendente: Estos aspectos parecen dar gracia, agilidad, y una facilidad de movimiento que le son muy útiles en cualquier deporte en el que tome parte. Puede tener un progenitor indulgente, si Venus está en Cuadratura desde la Casa 4 o la 10. Si está en Oposición desde la Casa 6, o si está en Quincuncio, puede haber problemas de salud centrados en los riñones, o podría afectarle el exceso de peso. Causa una buena impresión a los demás y está en su mejor momento trabajando con gente. Se esfuerza en mostrarse muy atractivo para convencer a los demás, pero esto no es realmente necesario, ya que cuando actúa de modo natural atrae a la gente como un imán. Considera muy importante la asociación y, a menos que Venus tenga aspectos muy difíciles, su matrimonio será feliz y gratificante. Tiende a atraer a gente que quieren ocuparse de cuidarle y atenderle y, si estos aspectos se usan de modo impropio, podrían hacerle depender demasiado de los demás. Como todos los aspectos de Venus, éstos proporcionan talento creativo, artístico y musical.

Marte Conjunción Ascendente: Lleno de confianza en sí mismo, atrevido y aventurero, se precipita donde otros más prudentes no acudirían y acepta gustosamente cualquier riesgo. A menos que Marte esté en un Signo pasivo (como Cáncer o Piscis), y tenga pocos aspectos difíciles, nada le arredra y es capaz de grandes esfuerzos físicos. Con o sin aspectos difíciles y sea cual fuere el Signo, tiene respuesta rápida y es franco al hablar. Si estas cualidades se usan positivamente, podrá desenvolverse bien en cualquier área que requiera facilidad de palabra y de expresión, por ejemplo, en la profesión legal, en el teatro, en política; o como ministro de la Iglesia. Fuertemente egocéntrico, encuentra que la cooperación con otras personas es difícil, prácticamente imposible. Por lo tanto, trabaja solo y debe aprender a dominar la irritabilidad y su carácter pendenciero. Los deportes le atraen y, si no se dedica activamente a una carrera relacionada con deportes, es un entusiasta espectador y aficionado. Si Marte está en la Casa 12, algunas de las cualidades mencionadas están ocultas o mantenidas secretas en sus primeros años, pero tarde o temprano las expresará públicamente.

Los Aspectos fluidos de Marte/Ascendente: De voluntad fuerte, independiente y agresivo, nunca teme hablar y expresa sus ideas y pensamientos de manera positiva y decidida. Su creatividad halla vías de expresión en los viajes (especialmente si Marte está en la Casa 3 o en la 9), o en los deportes (con Marte en la Casa 5), y puede ser muy original en estas áreas. Nunca se amilana ante un reto y se sumerge animosamente en todos sus asuntos. Sus amigos son predominantemente hombres y disfruta creando una imagen machista, incluso si es una mujer. No le gusta que otras personas le acosen con exigencias o peticiones, pero dará voluntariamente su ayuda y su tiempo en la mayoría de los casos.

Los Aspectos tensionados de Marte/Ascendente: Estos aspectos son de los que poseen más fuerza impulsora en todo el Zodíaco. Pero debe aprender a canalizar este impulso en áreas productivas y a no diseminar su energía a los cuatro vientos. Su intensidad puede causarle, a veces, problemas físicos, por ejemplo, nervios en el estómago o úlceras, especialmente si Marte se halla en la Casa 4 o en 6. Tiene a menudo un temperamento muy irritable, si Marte está situado en la Casa 3 o 10. Usado debidamente, Marte le da aquí la capacidad de producir en abundancia, tanto física como mentalmente, y si puede trabajar durante más horas que la mayoría de la gente y necesitar menos descanso. Frecuentemente, sin embargo, abandona el tacto y la diplomacia en disputas y discusiones, porque es muy competitivo y está siempre dispuesto a aceptar cualquier reto. Atrae a menudo a gente que le hacen pasar malos ratos, pero esto no le importa porque esa clase de gente es la única que le inspira respeto. Es importante que aprenda a hacer concesiones, porque así podrá unir su energía a la de los demás y alcanzar grandes y elevadas metas.

Júpiter Conjunción Ascendente: Es sociable, amistoso y generoso, al menos superficialmente. La religión o la filosofía tienen un gran papel en su vida y suele ser tolerante y está dispuesto a conceder a los demás el beneficio de la duda. Sin embargo, si Júpiter tiene aspectos difíciles, puede ser muy testarudo en sus opiniones, e incluso fanático. A menudo le atraen los campos de deportes, y sobresale en todo lo que exija destreza física. Es servicial para los demás y muy tolerante mientras se respeten sus normas morales y éticas. Le gusta viajar y le gusta el campo; trata de aceptar sugerencias e ideas que amplíen sus horizontes. Si Júpiter se halla en la Casa 1o, no es tan sociable, pero es muy afortunado y los demás le consideran como una persona de suerte. Algunas veces, Júpiter en la Casa 1 puede causar problemas de obesidad.

Los Aspectos fluidos de Júpiter/Ascendente: La gente es importante para esta persona y, con su encanto y personalidad sociable, no tiene dificultad en atraerla. Los amigos tienen un papel importante en su vida y le ayudan a menudo a conseguir sus fines. Ocurrente, amante de la diversión y sociable, disfruta cuanto puede de la vida y suele ser el centro de cualquier fiesta. Debe procurar no ser excesivamente locuaz y superficial, buscando solo el placer, sin darse cuenta de que tiene la posibilidad de destacar en religión, leyes, filosofía, o otros campos de estudio. Su palabra clave parece ser viaje, y su lema podría ser: “No me cierren el camino”, porque le place estar constantemente en movimiento. A menudo tiene éxito en un país extranjero.

Los Aspectos tensionados de Júpiter/Ascendente: Tiene la tendencia a exagerar y dramatizar los hechos cotidianos. Si canaliza esta tendencia apropiadamente, puede usar esta habilidad para escribir o actuar en teatro. Hay otras personas importantes en su plan de vida, pero siente la necesidad de dominar en sus asociaciones y en situaciones sociales. Descubrirá que, para que sus relaciones adquieran madurez, debe aprender a hacer concesiones y a considerar algo más que su propio punto de vista. Sus padres tienen una importancia vital en la formación de su concepto moral y ético; es posible que trate, por todos los medios, de vivir de acuerdo con la imagen que ellos forjaron y sus expectaciones. Es una persona inquieta, tanto mental como físicamente, y es imperativo que se procure una adecuada válvula de escape para canalizar esta energía productivamente.

Saturno Conjunción Ascendente: Saturno aquí añade un matiz de gravedad a la personalidad. Algo sombrío, le cuesta decidirse a reír o a sonreír, sobre todo en su adolescencia. Es una persona responsable y en la que se puede confiar; la clase de persona a la que se conoce por estabilidad y entereza. Tiene buena estructura ósea; suele ser fotogénica, y esta situación puede hacerla esbelta, de poca estatura pero bien proporcionada, o enjuta. Saturno limita aquella parte en la que se halle; cuando está cerca del Ascendente, puede limitar el tamaño físico de la persona. Con aspectos difíciles, su salud puede presentarle problemas y, durante su infancia, puede incluso estar en peligro. Una vez pasados los primeros siete años, sin embargo, su salud mejora y puede esperar una larga vida. A menos que Venus, Mercurio o el Sol estén bien situados, esa persona puede ser muy pesimista, viendo sólo el lado oscuro de las cosas, sintiendo que la vida es difícil y que debe seguir el camino del trabajo duro. Es una persona seria; más adulta, durante su juventud, de lo que corresponde a su edad; con aspectos fluidos, sin embargo, aprende a relajarse, a disfrutar de la vida y parece rejuvenecerse al ir envejeciendo.

Los Aspectos fluidos de Saturno/Ascendente: Es un buen trabajador, lleno de firmeza y dedicación. De ideas serias, maneja bien la responsabilidad y es considerado un líder por muchas personas. Es leal y digno de confianza; muchos saben que pueden estar seguros de que su sentido de la realidad hará que las cosas lleguen a buen término. Se siente atraído principalmente por todo lo que es útil y ordenado; por ello, vale mucho para las matemáticas y la música. Tiende a despreciar cualquier cosa trivial o puramente decorativa. Considera que sus amigos son muy importantes, especialmente si Saturno está en la Casa 3 o en la 11, pero es exigente y prefiere tener uno o dos buenos amigos a tratar con grupos. Tiende a ser algo pedante y a aferrarse a lo ya conocido y probado, en lugar de aventurarse hacia lo nuevo y diferente. Esto suele suavizarse si Urano es fuerte.

Los Aspectos tensionados de Saturno/Ascendente: Su lema podría ser: “La vida es seria; la vida es intensa”. No es cosa fácil, para esa persona, relajarse y disfrutar, buscar a los demás, amar y ser amado. Esto no quiere decir que no sienta emociones: las experimenta, pero al hacerlo se siente tan culpable que, para ocultarlo, parece retraído, frío, incluso altivo. Es persona que gusta llevar a cabo bien lo que empieza, considera el trabajo muy importante y lo coloca en primer lugar en su plan personal. Si recibe un fuerte apoyo emocional, puede vencer su profunda tendencia a ocultar sus sentimientos. Es importante que aprenda a apreciarse a si misma, porque entonces sabrá que es digno de ser amado por otros. Esconde a menudo una sensación de inferioridad comportándose como un payaso o un comediante, burlándose de sí mismo. Esta situación puede indicar problemas de salud que pueden solucionarse con una dieta apropiada y una actitud mental sana. Le atrae la gente mayor, especialmente con la Oposición, porque se siente más a gusto con ellos. Nunca es fácil, para esa persona mantener relaciones con alguien y, si Saturno tiene aspectos difíciles, podría ser un completo solitario, que rehúye todo tipo de contacto con otras personas.

Urano Conjunción Ascendente: Siempre se siente distinto a los demás o, al menos, desea ser inimitable de algún modo especial. Toda su vida le parecerá que marcha al compás de una música distinta a la de los demás. Es siempre algo avanzado a su propia época, y le interesa cualquier cosa que sea vanguardista o poco convencional. Inquieto y a veces nervioso (según que aspectos tenga Urano), en su adolescencia fue el provocador de todas las travesuras entre sus compañeros: cualquier cosa para evitar la rutina de la vida cotidiana. Necesita estar siempre en movimiento. Debe tratar de canalizar su energía hacia áreas de productividad; prestar poca atención a los detalles y ser descuidado le conducirá a modos de obrar poco satisfactorios. Aunque este aspecto le convierte en rebelde, también le da un rasgo creativo y de invención que, si se usa positivamente, llega casi a la categoría del genio creador.

Los Aspectos fluidos de Urano/Ascendente: Este aspecto hace que le resulte fácil sobresalir en su campo, estar muy por encima de sus competidores. Independiente y lleno de energía, a muy temprana edad exigió el derecho a su propia personalidad, a seguir sus propias inclinaciones; cuando se le da esta oportunidad, tiene un extraordinario éxito. Puede ser tan franco al hablar que ofenda a los demás; sin embargo, a causa de su agilidad mental, de sus ideas inimitables y de su habilidad para liderar, nadie le guarda rencor por largo tiempo. Le atraen amigos y conocidos que sean originales y poco corrientes, y necesita un cambio constante. De hecho, la vida parecería aburrida si no se le presentara, frecuentemente, en pleno alboroto.

Los Aspectos tensionados de Urano/Ascendente: Es rebelde y confía en poder seguir su propio camino haciendo lo que guste y seguir siendo aceptado por el mundo que le rodea. Cuando Urano o el Ascendente tienen algunos aspectos útiles, eso suele suceder, y se le considera líder en su círculo. A causa de que ama la libertad hasta casi la excentricidad, le es difícil relacionarse con otras personas; todas sus relaciones se convierten, cuando menos, en un reto. Si otros deciden no aceptarle ni seguirle, esta persona líder en el pleno sentido de la palabra sigue su camino, haciendo lo que se había propuesto. La Cuadratura se manifiesta como rebeldía contra sus padres y contra el statu quo de su juventud, y suele abandonar el hogar a edad temprana para seguir el camino deseado. La oposición aporta dificultades con asociados (en matrimonio o negocios) y le reta a aprender la lección de la cooperación si Urano se halla en la Casa 7. Si se encuentra en la Casa 6 la energía se manifestará en situaciones de salud y de trabajo. El Quincuncio aporta una gran tensión física y emocional que necesita canalizarse en una empresa verdaderamente inventiva o creativa, de lo contrario, repercutirá negativamente en el cuerpo físico.

Neptuno Conjunción Ascendente: Observa la vida de manera idealista y romántica, casi hasta el punto de apartarse de la realidad, especialmente si la Conjunción tiene solamente aspectos fluidos. Incluso con Cuadraturas y Oposiciones conserva su enfoque estético y está dispuesto a ver tan sólo lo mejor de los demás; sin embargo, ya es algo más realista y práctico. Es a menudo musical, artístico y creativo y es necesario que halle una salida para estas habilidades o tenderá a vagar por la vida, soñador, sin propósito determinado, buscando eternamente su propia utopía, donde todo el mundo sea como parece ser y la vida no presente ni retos ni exigencias. Esa persona depende, en gran manera, de las reacciones de los demás hacia ella; raramente actúa hasta que puede ver cómo sus acciones afectarán a los que la rodean. En su lado bueno, es una persona perceptiva e intuitiva; en el malo, es engañosa consigo mismo.

Los Aspectos fluidos de Neptuno/Ascendente: Es capaz de tejer una malla de ilusión; por lo tanto, el arte dramático, escribir, política y leyes son áreas en las que puede sobresalir. Su sensibilidad le ayuda mucho en su trato con los demás; puede sintonizar muchas veces con sus necesidades y expectaciones. Es intuitivo y perceptivo, sabe instintivamente lo que el público aceptará, y por ello podría desenvolverse bien en cualquier campo relacionado con ventas o con relaciones públicas. Tiene una imaginación en constante actividad y es muy creativo, si no en las artes, en artesanía. Debería confiar fuertemente en sus corazonadas, porque surgen de una poderosa fuente del interior de su subconsciente; cuando haya aprendido a escuchar esta voz pequeña y silenciosa, sabrá que ha encontrado su verdadero camino.

Los Aspectos tensionados de Neptuno/Ascendente: Estos aspectos dan tanta habilidad creativa y de inspiración como los Trígonos y Sextiles; solamente requieren un poco más de esfuerzo para ser productivos. Debe aprender a ser directo y sincero, más que evasivo y manipulativo. Cuando expone directamente su punto de vista, los que escuchan se sienten atraídos por sus palabras y por su inspirada manera de enfocar su discurso. Sin embargo, si fantasea, exagera y cuenta las cosas sin proporción ni medida, alejará a los que le escuchen y tendrá dificultades en todas sus relaciones con otros, porque a la gente le costará creerle y confiar en esta persona. Con el Quincuncio, debería tener mucho cuidado con las medicinas y con el alcohol; es muy susceptible a sustancias extrañas introducidas en su cuerpo. Con la Oposición, pueden engañarle fácilmente, y debe acostumbrarse a no asumir los problemas de los demás. Esta tendencia, unida a una profunda necesidad de que alguien necesite ayuda, le hace presa fácil para todo aquel que busca a alguien en quien descargar sus propios problemas. Debe tener mucho cuidado en evitar ser engañado, pero también debe evitar engañar a los demás.

Plutón Conjunción Ascendente: Éste es un poderoso aspecto para el bien o para el mal; da intensos poderes de concentración y la necesidad de ejercitar su voluntad y poder sobre otros. A menos que use este aspecto positivamente, puede causarle dificultades, porque le cuesta tomarse la vida a la ligera. Se lanza de cabeza en todo lo que hace, y sufre más tarde las consecuencias. Intensamente emotivo, dramatiza todo lo que le ocurre, a veces fuera de toda proporción y, cuando se halla así inmerso, puede ser irritable, susceptible e incluso irracional. Cuando se usa positivamente, este aspecto da gran resistencia física, el impulso de llevar las cosas a un fin, la habilidad de controlar casi cualquier situación. Su competividad hace que esa persona sea la dominante en la mayoría de las relaciones que sostenga; por eso, tiende a atraer gente débil, o a enfrentarse con los que tienen una personalidad fuerte en una competición y confrontación cara a cara.

Los Aspectos fluidos de Plutón/Ascendente: Entra en todas sus relaciones con gran intensidad, y muchas de sus amistades tienen una influencia duradera toda su vida. Atrae a la gente a causa de su fuerza y de su actitud positiva. Siente mucha curiosidad por saber qué es lo que mueve a los demás y siempre está envuelto en investigaciones psicológicas. Se toman la vida seriamente, es líder y promotor, y una vez ha tomado una decisión sobre algo, raras veces cambia de opinión. Necesita reformar y regenerar a los que le rodean, y la mayoría de las veces lo hace de modo positivo y productivo. Otras personas le buscan como guía y director y raras veces quedan desengañados.

Los Aspectos tensionados de Plutón/Ascendente: Dotado de una poderosa personalidad, tiene mucho que dar y mucho que compartir, pero debe hallar un modo positivo de hacerlo. Tiene la tendencia de tiranizar a los demás, inflingiéndoles su voluntad, sean o no receptivos a ella. Su vida parece ser una crisis tras otra -especialmente con el Quincuncio-, pero le gusta el estímulo de la agitación, a menudo tratando de manipular a otros para alcanzar sus fines. Generalmente, cuando no puede llevarse bien con los demás, no comprende que es, en parte, culpa suya que así suceda; al contrario, le parece que la culpa es toda de los demás, porque no hacen el esfuerzo de ver su punto de vista. Tiene que enfrentarse continuamente con su propia conducta coercitiva; debe evitar amistades que le lleven por el camino del engaño. 

Los Aspectos del Medio Cielo

El Signo del Medio Cielo simboliza algo hacia la cual fluimos y crecemos cuando envejecemos (aunque que exhibamos algunas de esas cualidades en "forma de semilla" cuando somos jóvenes), pero esto exige, a menudo, esfuerzo para alcanzar la óptima expresión de esas cualidades. El planeta regente del Medio Cielo es primordialmente importante, debido no sólo a su significado simbólico general, sino más específicamente debido al hecho de que su posición de Casa con mucha frecuencia muestra dónde nuestra vocación real entra en el foco más claro. La palabra vocación significa literalmente "aquello hacia lo cual somos llamados", y no sólo el Signo mismo del Medio Cielo sino también los otros factores de la 10 están íntimamente relacionados con qué clase de vocación es aquélla hacia la que somos atraídos. Pero el factor más útil parece ser la posición de Casa del regente del Medio Cielo, pues con mucha frecuencia esa Casa representa un campo de experiencia  que sentimos como nuestro verdadero llamado en un nivel más profundo. Tal vez creamos que finalmente hemos llegado a nuestro hogar para hacer realmente lo que nos proponíamos cuando empezamos a darnos cuenta de nuestra verdadera vocación. Es curioso que el Medio Cielo esté ubicado en la cima de nuestro mapa, y que él y su planeta regente simbolicen la "cima" de nuestros logros y ambiciones significativos. Cuando el Ascendente/Descendente se encuentran en Cuadratura perfecta con el Medio Cielo/ Bajo Cielo nos encontramos ante el CUADRADO COSMICO, que indica a las personas que lo poseen que su vida en general, en todo emprendimiento, experiencia y vivencia se les manifiestan pruebas, situaciones especiales. Este aspecto es kármico, es como si nacieran para enfrentarse con más cantidad de dificultades que el resto de las personas, pero esto es índice de que ellos son especiales, tienen esta prueba pero se distinguen del resto. Viven grandes desafíos pues son como una especie de “elegidos”.

Sol Conjunción Medio Cielo: Es importante para el desarrollo de su ego aprenda a liderar de modo positivo. Una carrera le es muy necesaria; incluso si no trabaja por dinero, convertirá en profesión el trabajo voluntario o hallará algún modo de brillar en la comunidad. A causa de su personalidad dominante, otros les seguirán; debe procurar por ello que su liderazgo merezca respeto. Considera muy importantes la admiración y el éxito y, si tiene las suficientes Cuadraturas y Oposiciones a esta Conjunción, puede alcanzar posiciones elevadas en cualquier campo. Es excelente cuando se trata de asumir el mando, pero le es muy difícil aceptar un papel subordinado; por lo tanto, donde mejor se desenvuelve es en un campo donde pueda obrar o brillar individualmente. Un hombre ejerce, muchas veces, una influencia importante en su vida, especialmente durante su juventud.

Los Aspectos fluidos del Sol/Medio Cielo: Es fácil para esa persona actuar como líder, y con Cuadraturas y Oposiciones en operación con este aspecto, puede llegar a ser un ejecutivo, director o administrador excelente. Le es fácil alcanzar el éxito en el área de trabajo que escoja y, al tratar de alcanzar su meta, raras veces se enfrenta con otras personas de modo conflictivo. La influencia que ha recibido de sus padres obra buenos efectos sobre esa persona, que ha aprendido a desarrollar un sentido de valores personal. Las dificultades, aquí, pueden basarse en una pereza inherente; a causa de que el éxito es tan fácilmente asequible, no parece que valga la pena esforzarse por llegar a él, y puede decidirse por elegir el camino que ofrece menos dificultades.

Los Aspectos tensionado del Sol/Medio Cielo: Con cualquiera de estos aspectos, el éxito es a menudo pasajero, o alcanzado solamente a costa de un gran esfuerzo y de fuerza de voluntad. Necesita avanzar en la vida y quiere situarse a cualquier precio, pero debe aprender a hacer concesiones, y quizá le sea difícil decidir qué es lo que quiere hacer con su vida. Hay a menudo un conflicto con la autoridad paterna: siente la necesidad de hacer lo que desea y no escuchará buenos consejos ni aceptará ayuda ofrecida con la mejor de las intenciones. Cuando aprenda a dirigir su subjetividad y su sentimiento interno de limitación, podrá realizar sus aspiraciones.

Luna Conjunción Medio Cielo: Sus sentimientos y emociones se hallan directamente enlazados con su ego, así que si alcanza rango social, honor y prestigio, su personalidad funciona bien. Sin embargo, si es contrariado en sus ambiciones, puede sentirse poco apreciado emocionalmente y por ello, reprimido. Tiene el don natural de saber lo que atrae al público; por esto, haría un buen trabajo en relaciones públicas o en el área de ventas. En general, las mujeres pueden ayudarle mucho en su carrera; sin duda, su madre tuvo una gran influencia en lo que esta persona eligió como área de trabajo de su vida. Si la Luna está en la Casa 10, pudo haber considerado a su madre como la representación de la autoridad durante su infancia; en el mapa de un hombre, a menos que el Sol, Marte o Saturno sean muy fuertes, su imagen masculina puede ser débil y es posible que necesite reiteradas ratificaciones para sentirse seguro.

Los aspectos fluidos de Luna/Medio Cielo: Desempeñaría bien algún tipo de carrera pública a causa de su innata comprensión de las necesidades y deseos de la gente, en general. Por ser compasivo y considerado, la gente confiará en su juicio; su sensibilidad en cuanto a las necesidades de los demás le facilitará el éxito. Aprende a través de sus emociones; es, por lo tanto, muy importante que tenga confianza en sus sentimientos y en sus corazonadas. Puede atraerle lo antiguo y tradicional, lo que ya ha demostrado que funciona, pero eso no impide que sintonice con las nuevas tendencias que el público aceptará. Podría tener éxito en una carrera en la que tuviera que ocuparse de bienes inmuebles, de agricultura, de minería o de la venta de mercancías. Si la Luna estuviera en la Casa 6, quizá probará diversos trabajos antes de decidirse por una carrera definitiva.

Los Aspectos tensionados de Luna/Medio Cielo: Puesto que muestra abiertamente sus sentimientos y emociones, la gente se percata de que es mejor evitarle o tratarle con suma consideración. Sus sentimientos tienden a estar en pugna con las necesidades y deseos de otros y le es difícil elegir entre satisfacer sus propias necesidades y exigencias emocionales o escuchar los consejos y sugerencias de los demás. A menudo, parece estar a merced de sus emociones y, en algún momento de su vida, quizá deba tener que resolver dificultades de negocios o de asociación. Aunque se siente fuertemente unido a su hogar y su familia, especialmente cuando la Luna está en la Casa 5, les volverá la espalda para imponer respeto y establecer su propia seguridad. Si la Luna tiene muchos aspectos difíciles, le será difícil alcanzar popularidad; a veces, alcanza la fama a través de la notoriedad o por razones que no son las debidas.

Mercurio Conjunción Medio Cielo: Su sentido del ego se desarrolla en proporción directa a su habilidad de comunicar sus pensamientos e ideas al mundo en general. Actor, maestro o político por naturaleza, es muy fácil para esa persona levantarse y hablar, a menos que Mercurio tenga aspectos muy difíciles. Por hallarse mentalmente sintonizado con el público y sus necesidades, trabajaría bien en cualquier área en la que debiera comunicar sus ideas y opiniones. A menos que Mercurio se halle en uno de los Signos de Tierra, debe aprender a cultivar la perseverancia en un tema; si no, con su enfoque vivaz de tantos temas distintos puede aparecer como superficial e inseguro. Tiene muchas veces un agudo sentido del humor que necesita compartir con los demás.

Los Aspectos fluidos de Mercurio/Medio Cielo: Hay una facilidad y fluidez en su habilidad para conversar y en sus hábitos de trabajo que atraen a los demás. Buscan y siguen muchas veces su consejo porque parece saber y comprender qué es lo que mueve a los demás. Se siente generalmente atraído hacia lo que será el trabajo de toda su vida a edad muy temprana, y le resulta fácil seguir los estudios necesarios para desempeñar ese trabajo. La relación con sus padres es casi siempre armoniosa, y le ayudan a establecerse en su campo profesional, sea cual sea: leyes, política, arte o escribir. Estudiar le parece fácil y disfruta aprendiendo, leyendo y con cualquier reto mental.

Los Aspectos tensionados de Mercurio/Medio Cielo: Estos aspectos no le quitan habilidad mental, pero a veces puede parecerle difícil poner sus pensamientos en palabras, al menos en palabras comprensibles para los demás. Existe la tendencia a envolverse tanto en sus propios pensamientos, palabras e ideas que olvide que los demás necesitan también expresarse. No puede mantener una buena discusión si no deja que el otro individuo diga una sola palabra. Con la Cuadratura, hay muchas veces una timidez inherente delante del público; esa persona puede ser muy locuaz en privado, pero tener dificultad cuando está en público. Esto, sin embargo, suele vencerse al llegar a la madurez y se puede desenvolver bien en cualquier escena. La tensión nerviosa, a veces, le hace decir las cosas sin pensarlas primero, sobre todo con el Quincuncio. Tiene que esforzarse para adquirir tacto y diplomacia, cosas ambas que no son naturales en esta persona.

Venus Conjunción Medio Cielo: Su ego se siente directamente enlazado con su apariencia, y considera muy importante aparecer ante el público como persona atractiva y triunfante. Si Venus se halla en la Casa 10, probablemente se ocupa en una carrera donde el arte, la actuación dramática o la belleza tienen importancia capital. Un excesivo optimismo puede acompañar este aspecto de Venus: la idea de que la vida es hermosa, es maravillosa y de que no tiene que trabajar para alcanzar el éxito. Esto es especialmente cierto si Venus tiene muchos Trígonos y Sextiles. Sin embargo, esa persona quiere llegar a ser alguien, le gusta la gente y suele llevarse bien con todo el mundo. Por lo tanto, podría tener éxito en el campo de las relaciones públicas o del espectáculo.

Los Aspectos fluidos de Venus/Medio Cielo: Por ser afable, social y atractivo, atrae a los demás y tiene muchas relaciones agradables y amistosas. Se esfuerza por ser agradable y amistoso y evitar enfrentamientos con otras personas. Todos aquellos con quienes se relaciona en su comunidad o en su trabajo tienen muy buena opinión de esa persona; generalmente, le cuesta poco avanzar en la vida. Sus padres le ayudan así como sus hermanos y hermanas, y su vida es armoniosa, tanto en el hogar como en los negocios. Si otras áreas del gráfico lo indican, éste puede ser un aspecto de habilidad artística. La belleza, en sí misma y por sí misma, es muy importante para esa persona.

Los Aspectos tensionados de Venus/Medio Cielo: Dar y recibir amor es tan vital para esa persona, que puede llegar a comprometer su innato sentido del decoro a causa de la popularidad. Es afectuoso y amante, tiene un fuerte impulso artístico y creativo, pero teme a menudo ayudar y ser útil a los demás para alcanzar la aceptación que tan importante le parece. Tiene una relación cálida y afectuosa con su familia y su pareja, y su hogar está decorado y amueblado con gusto. La aceptación social es importante para el bienestar de esta persona, y la tiene a menos que Venus no tenga una buena situación. Si Venus está en Quincuncio desde la Casa 5, puede haber un cambio de carrera, de un campo creativo a otro.

Marte Conjunción Medio Cielo: Su impulso y energía, idealmente, se orientan hacia una carrera. Se esfuerza para que sus méritos sean reconocidos, y lo hace con todas sus fuerzas. Es una persona muy decidida que sabe exactamente lo que se propone y se aproxima a sus fines con acción directa. En su avance no tolera ninguna interferencia y, si alguien se le enfrenta, no le resulta fácil retroceder con elegancia. Su personalidad es fuerte y dominante, y convendría que aprendiera a tratar con los demás amablemente y sin ira, cosa que es poco probable a menos que Marte posea algunos Trígonos y Sextiles. Aspira a tener una carrera donde pueda ocupar una posición de liderazgo o de autoridad, y a menudo tiene éxito en negocios de su propiedad.

Los Aspectos fluidos de Marte/Medio Cielo: Tiene mucha labia y, con sus palabras, puede tanto encontrarse envuelto en cualquier situación como salirse de ella. Su impulso y energía se canalizan productivamente y es capaz de una prodigiosa cantidad de esfuerzo. De voluntad fuerte y muy individualista, entra en acción con enorme entusiasmo. Expone sus ideas de modo positivo y los demás aceptan, generalmente, su liderazgo con un mínimo de protesta. Independiente y expansivo, es una persona muy tratable siempre que los demás comprendan y respeten su enfoque de la vida exuberante y entusiasta.

Los Aspectos tensionados de Marte/Medio Cielo: Fuerte y dominante, alcanza su meta cueste lo que cueste, venciendo toda clase de obstáculos, incluso enfrentándose a las más desfavorables circunstancias. Nada le detiene en su esfuerzo por avanzar; al menos, si algo le detiene, no es por mucho tiempo. Intrépido es un buen calificativo para esta persona. Si Marte está en la Casa 7, puede ser problemático, pero no le preocupa porque parece crecer en la adversidad. La gente puede alejarse de esa persona por su fuerza en imponerse, y debería tratar de usar algo de tacto y diplomacia al tratar con los demás. Una de las áreas difíciles es la actitud de esa persona hacia la autoridad; esta actitud podría tener su origen en la infancia, cuando quizá sintió que uno de sus progenitores trataba de dominarle. Una vez ha establecido seguridad, esta fuerte necesidad de vencer a los demás y a sus ideas es más manejable y la persona se dulcifica un poco.

Júpiter Conjunción Medio Cielo: Aparece como un ciudadano muy moral y muy recto. Su imagen pública le importa mucho y, aunque es ambicioso y quiere avanzar, nunca pondrá en peligro su posición en la comunidad para lograrlo. La religión puede tener un papel decisivo en su vida y su carrera envolverá, sin duda, viajes y deportes. Si Júpiter está en la Casa 9, puede descubrir que la enseñanza o el campo legal es una excelente salida para su interés en la ley, el orden y los valores éticos. Si Júpiter está en la Casa 10, su carrera recibirá la ayuda de amigos o de uno de sus progenitores.

Los Aspectos fluidos de Júpiter/Medio Cielo: Suerte es su palabra clave, y amigos y parientes le ayudan en todos los momentos de su vida. No tiene dificultad en llevarse bien con sus compañeros de trabajo, sus superiores y todas las personas con autoridad, a causa de su personalidad en apariencia dócil y de sus deseos de aprender. Nunca aparece ante los demás de modo dominante o amenazador. Sin embargo, a menos que haya fuertes aspectos de Saturno, puede ser algo perezoso para esforzarse en alcanzar la realización de sus ambiciones y tiene la tendencia de dejarse llevar. Como áreas de trabajo, le atraen los deportes, el trabajo social, las leyes, el trabajo editorial y la enseñanza. Sea cual sea el campo escogido, le será fácil triunfar en él.

Los Aspectos tensionados de Júpiter/Medio Cielo: Tiene grandes deseos de ganancias materiales, y cree que un buen día de trabajo vale un buen jornal. Posee muchas energía y quiere expresarse creativamente. Así se desenvuelve bien en espectáculos y deportes, además de los campos propios de Júpiter. Puede atraerle la política, donde es capaz de alcanzar mucha popularidad; debe, sin embargo, tener cuidado de no enemistarse con otras personas a causa de la franqueza y contundencia de su enfoque y de sus opiniones. Su hogar y su familia son de importancia primordial para esa persona y si Júpiter está en la Casa 4, su hogar será grande y suntuoso, situado en el centro de una gran extensión de terreno y, quizá, en una colina. No puede soportar sentirse confinado, ni física ni emocionalmente y, a causa de este sentimiento, puede existir la tendencia a huir de amistades íntimas.

Saturno Conjunción Medio Cielo: Ambición es su palabra clave; asume responsabilidad a una edad temprana y prospera con ella. La disciplina parece surgirle de su interior; aprendió a establecer su propio ritmo a edad temprana. Su triunfo o su fracaso dependerán, en gran manera, de cómo aprendió a manejar el triunfo o el fracaso en sus años jóvenes. En el primer retorno de Saturno -aproximadamente a sus 29 años- los sucesos que aporte y como esa persona los maneja serán una fuerte indicación de cómo reaccionará ante las experiencias de la vida en adelante. Debe aprender a abordad la autoridad. Antes de poder dirigir con éxito, debe aprender a seguir a otro. Haga lo que haga, otros le observarán; le guste o no le guste, les servirá de ejemplo, para bien o para mal.

Los Aspectos fluidos de Saturno/Medio Cielo: Paciente y concienzudo, hace las cosas de modo sistemático, cuidando bien sus posesiones y avanzando por la vida con método y organización. Si Saturno está en la Casa 3 o la 11, puede ser algo solitario, porque se dedica tanto a la consecución de sus fines, que no le queda mucho tiempo para actividades sociales. Sabe, intrínsicamente, que el éxito llega a base de mucho trabajo, y está más que dispuesto a hacer lo que le corresponda. Es un verdadero investigador, infatigable. Le parece más importante tener razón que ser popular. Es siempre respetuoso con la autoridad; por su actitud madura y digna de confianza, puede llegar a convertirse, por sí mismo, en figura de autoridad.

Los Aspectos tensionados de Saturno/Medio Cielo: Tiende a apartarse de los demás; no le resulta fácil la cooperación, especialmente la que sólo comprende dos personas. Hay una parte triste en su naturaleza: le parece, a este individuo, que a nadie le importa mucho lo que le suceda, que la vida es difícil y, a veces, ni siquiera vale la pena vivirla. Debe aprender a aceptar estos sentimientos surgen de su propio interior y que no son generados por circunstancias externas. Quizá tenga un progenitor dominante (Cuadratura , o que lo sea su pareja (Oposición), pero esto tiene arreglo si se enfrenta con el problema con madurez y sentido común. Es difícil para esa persona dar y recibir amor, a menos que Saturno tenga algunos aspectos fluidos; tiene que enfrentarse a menudo con la soledad y la depresión. Sin embargo, la ayuda le llegará de parte de personas de mayor edad y, una vez haya aprendido a enfrentarse con sus propios conflictos con serenidad y ecuanimidad, desarrollará su ego y tendrá éxito en cualquier posición en la que se necesiten y se admiren criterios elevados, moralidad y diligencia. Existe una tensión con lo que realmente queremos ser y lo que deberíamos ser frente la sociedad y los valores establecidos.

Urano Conjunción Medio Cielo: Este aspecto usualmente enfrenta al público de manera poco corriente. Se le considera completamente independiente, y rara vez sucumbe ante cualquier presión para adaptarse a las exigencias de la sociedad. Escoge a menudo un tipo de trabajo que se aparta de lo corriente; si escoge una de las áreas acostumbradas, sin embargo, la enfocará de modo nuevo y sin paralelo. A veces tiene un progenitor que no se ajusta al molde del hogar y en su niñez ésta fue una situación a la que le era difícil enfrentarse. Sin embargo, al ir creciendo, se dio cuenta de que podía infringir las normas y escapar a cualquier castigo a causa del ejemplo que tenía ante sus ojos. Muchas veces se siente atraído a una carrera en los medios de comunicación, en el campo de la electrónica o de los ordenadores.

Los Aspectos fluidos de Urano/Medio Cielo: Tiende a escoger un campo progresista al buscar una carrera, algo fuera de lo corriente, científico o técnico, donde pueda demostrar sus cualidades de innovación y de liderazgo. Al no estar nunca dispuesto a observar la traición, ni a dejarse apartar de su camino por ella, puede muy bien desarrollar su interés en las ciencias ocultas, en la astrología o filosofía. Le estimula su propia compañía y, aunque se relaciona bien con los demás, a menudo le gusta estar solo y disfrutar de la vida a su propio ritmo y a su manera. Raras veces se siente atado a sus posesiones materiales, ya que cree que éstas le obligarían a un estilo de vida convencional, y éste no es ciertamente apropiado para esa persona. Necesita vivir constantemente en estado de agitación y busca siempre lo nuevo y lo original.

Los Aspectos tensionados de Urano/Medio Cielo: Excéntrico, individualista y muy excitable, puede crear una conmoción donde quiera que vaya. Se siente feliz cuando puede mantener en la incertidumbre a los que le rodean, que andarán preguntándose qué otra cosa rara hará esa persona. Su método de comunicación es errático, para calificarlo de modo suave, y disfruta incomodando a los demás con su lenguaje inaceptable y observaciones insultantes. Parte de su conducta ofensiva puede deberse a una relación difícil con uno de sus progenitores o con los dos (especialmente en la Oposición). Su absoluto desprecio hacia lo convencional y la aceptación pública puede hacerle muy rebelde, y hacerle seguir su camino sin prestar ninguna atención a lo que otros puedan decir o pensar. A causa de su indocilidad, no le será fácil ni encontrar trabajo ni conservarlo, si lo obtiene, hasta que aprenda a canalizar la errática energía de Urano en áreas de productividad, que abarcan los campos científicos, técnicos, de ocultismo o astrológicos.

Neptuno Conjunción Medio Cielo: Su palabra clave es encanto. Otros le ven como carismático y apremiante. Con su imagen, le iría bien una carrera en el cine, en televisión, fotografía, petróleo o la marina mercante. Sensible a todo lo que le rodea, absorbe la experiencia como una esponja y, muchas veces, su sensibilidad para las impresiones que recibe le lleva a una carrera en el campo de la literatura. Debe evitar sentirse deprimido cuando las cosas no van como desea. Quizá tenga que probar muchas áreas antes de hallar una que le otorgue las recompensas espirituales que tan importantes son para esa persona. Muchas veces tiene habilidad intuitiva o psíquica y, si no la usa en una carrera pública, puede al menos servirle como guía privada.

Los Aspectos fluidos de Neptuno/Medio Cielo: Pasivo y amante de la paz, es idealista en su visión del mundo, y muy generoso en sus relaciones con los demás. Le atraen los animales y los necesitados; no hay nada que no hiciera para ayudar a sus semejantes. Creencias, color, raza y religión no significarán nada para esa persona en sus tratos con el público; es verdaderamente un ciudadano del mundo. Sin embargo, sí asume los sentimientos y vibraciones de aquellos con los que se asocia; por lo tanto, es necesario que trate de rodearse de gente positiva y jovial, en lugar de hacerlo de gente negativa y reprimida. Sus sentimientos, algo tímidos y reservados hasta que sabe que puede confiar en alguien, son fácilmente heridos. Es a menudo víctima de desprecios involuntarios.

Los Aspectos tensionados de Neptuno/Medio Cielo: Le es difícil enfrentarse a sus errores a causa de su inseguridad y sus dudas sobre sí mismo. Sus primeros años pueden haber sido dañados por una mala relación con uno o ambos progenitores, que pueden haber estado enfermos, o ser débiles, o alcohólicos. Debe esforzarse en desarrollar su propia imagen de si mismo, porque hasta que esa persona no halle en sí mismo algo digno de amor, en otros será difícil, si no imposible, hallarle algo digno de atención y de afecto. Tiende a disiparse en muchas direcciones y necesita definirse sus metas, en cuanto a una carrera, a edad temprana; de otro modo, andará dando tumbos indefinidamente, sin llegar nunca a establecerse realmente en un campo de trabajo. Perceptivo en intuitivo, e incluso religioso si lo indica su ambiente, puede hallar una gran paz mental en la búsqueda de una filosofía idealista.

Plutón Conjunción Medio Cielo: Necesita ser líder. Para esta persona, es imperativo estar al frente de lo que suceda. No toma nunca un segundo lugar; incluso nadie le sigue, hace las cosas siguiendo el camino que se ha trazado, sin mirar nunca hacia atrás y raramente haciendo concesiones. Uno de sus progenitores tiene un gran influencia sobre esa persona, y ambos tienen una relación intensa. Esto puede ser bueno, pero si la Conjunción tiene aspectos difíciles, este progenitor tratará de dominarle, en perjuicio suyo. En algún momento de su vida habrá un importante cambio de dirección, a veces sin que se de cuenta de ello, y lo comprenderá más tarde, al contemplarlo retrospectivamente.

Los Aspectos fluidos de Plutón/Medio Cielo: Una vez más aparece la habilidad de liderar, pero es más suave en su efecto y más fácilmente aceptada por aquellos con los que esta persona entra en contacto. Es ambiciosa, con deseos de triunfar; puede desenvolverse bien en ocupaciones en las que pueda dar consejos de asesoramiento. Generalmente, decidirá hacia que dirección se encaminará su carrera a edad temprana, a menudo con ayuda de un amigo en esta misma área. Dado que es una persona introspectiva y diestra en la manipulación financiera, la práctica de las leyes y la dirección de empresas son las profesiones en las que puede sentirse a gusto y en las que puede forjarse una buena reputación. Sorprendentemente, estos aspectos muchas veces indican triunfo en el campo de la música.

Los Aspectos tensionados de Plutón/Medio Cielo: Es una persona poderosa en su campo, pero necesita tiempo, energía y dedicación para alcanzar los fines que se ha propuesto. Muchas veces encontrará el fracaso en su camino hacia el éxito, y cada vez se levantará de las cenizas, como el ave Fénix, para continuar su camino. Puede usar algo de subterfugio y manipulación para alcanzar los deseos de los demás, encontrará muy difícil mantener buenas relaciones basadas en concesiones mutuas. Su peor defecto es tratar de tiranizar a otros para alcanzar el punto al que desea llegar; puede suceder que, cuando llegue a la cima, descubra que no es la cómoda cumbre que esperaba.



       
   
                                         Om Tat Sat